QUE NO SE ACA­BE LA VI­DA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Mu­chas per­so­nas cuan­do tie­nen un hi­jo aban­do­nan su lu­gar pa­ra só­lo ser la ma­dre o el pa­dre de. Y en ese cam­bio de pa­pel pue­den lle­gar in­clu­so a ol­vi­dar a la pa­re­ja. Pa­ra Pa­la­cio-Es­pa­sa es­te es uno de los com­por­ta­mien­tos más fre­cuen­tes que se re­pi­ten y que aca­ban pro­vo­can­do que mu­chas pa­re­jas ten­gan pro­ble­mas. “Los pa­dres tie­nen que es­tar aten­tos a pre­ser­var su pro­pia pa­re­ja, su vi­da per­so­nal, pro­fe­sio­nal, sus di­ver­sio­nes. Es muy im­por­tan­te por­que si no esos pa­dres sin que­rer­lo tras­la­dan al ni­ño el sen­ti­mien­to de que les es­tá arrui­nan­do la vi­da, de que los es­tá es­cla­vi­zan­do”, se­ña­la es­te ex­per­to, que aña­de que es uno de los con­flic­tos de pa­ren­ta­li­dad que más a me­nu­do tra­tan, el de “los pa­dres es­cla­vos de los hi­jos”. Esos ni­ños, ex­pli­ca Pa­la­cioEs­pa­sa, tie­nen un sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad, que los con­vier­te pri­me­ro en ti­ra­nos y lue­go, de más ma­yo­res, ha­ce que se de­pri­man por­que se sien­ten muy cul­pa­bles. “Cuan­do tie­nen 10 años, son ni­ños que tie­nen mu­chos pro­ble­mas en el co­le­gio, que no pres­tan aten­ción, que son in­hi­bi­dos. Y lue­go de adul­tos no quie­ren te­ner hi­jos por­que te­men que ha­rán con ellos lo mis­mo que hi­cie­ron sus pa­dres. Pa­ra esas per­so­nas te­ner un hi­jo es una cruz, ase­gu­ran que se les aca­ba la vi­da. Se han sen­ti­do cul­pa­bles y lo pa­gan in­cons­cien­te­men­te con sus hi­jos.” una re­la­ción po­bres en­tre pa­dres e hi­jos se co­rre­la­cio­na di­rec­ta­men­te con pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos en los ado­les­cen­tes. Otro estudio pu­bli­ca­do el año pa­sa­do por la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia tam­bién so­bre la crian­za de los hi­jos, rea­li­za­do con una mues­tra de 1.000 me­no­res de 6 a 14 años, ana­li­za­ba di­fe­ren­tes es­tra­te­gias pa­ren­ta­les y có­mo eso in­fluía en el ni­vel de agre­si­vi­dad in­fan­til, au­to­es­ti­ma del ni­ño, es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal, lo­gros aca­dé­mi­cos y com­pe­ten­cias so­cia­les. El estudio aca­ba­ba con­clu­yen­do que lo más be­ne­fi­cio­so pa­ra los chi­cos eran al­tos ni­ve­les de afec­to e im­pli­ca­ción de am­bos pa­dres, jun­to con ba­jos ni­ve­les de con­trol. No obs­tan­te, de la teo­ría a la prác­ti­ca hay un lar­go ca­mino. Y a me­nu­do la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos dis­ta mu­cho de ser una bal­sa de acei­te. Pre­sen­ta di­fi­cul­ta­des y es­co­llos. Mu­chos tie­nen que ver con nues­tra in­fan­cia, con los mo­de­los que he­mos te­ni­do e in­terio­ri­za­do. Y es que por mu­cho que nos ha­ya­mos di­cho una y otra vez que no ac­tua­ría­mos co­mo nues­tros pro­ge­ni­to­res, cuan­do lle­gan los hi­jos nos des­cu­bri­mos re­pi­tien­do pa­tro­nes y com­por­ta­mien­tos, o tra­tan­do de com­pen­sar ca­ren­cias y he­ri­das. De eso sa­be mu­cho Fran­cis­co Pa­la­cio-Es­pa­sa, psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta, que ha de­di­ca­do más de 40 años a es­tu­diar los tras­tor­nos de los ni­ños y ado­les­cen­tes, y a tra­tar a fa­mi­lias con pro­ble­mas de pa­ren­ta­li­dad, eso es di­fi­cul­ta­des en­tre pa­dres e hi­jos. Pa­ra es­te ali­can­tino ex­ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Gi­ne­bra y que di­ri­ge el Ser­vi­cio de Psi­quia­tría del Ni­ño y el Ado­les­cen­te del hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Gi­ne­bra, “las vi­ven­cias que te­ne­mos co­mo hi­jos sue­len de­ter­mi­nar en bue­na me­di­da có­mo ejer­ce­re­mos de pa­dres, de ma­ne­ra que si no con­se­gui­mos un cierto equi­li­bro, po­de­mos ha­cer que nues­tros hi­jos su­fran tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos, co­mo ba­ja men­ta­li­za­ción, que no es otra co­sa que la po­ca ca­pa­ci­dad de com­pren­sión de las vi­ven­cias pro­pias y del otro. Y en es­tos ca­sos, hay más riesgos de que los hi­jos desa­rro­llen pro­ble­mas”. Pa­ra es­te ex­per­to, que pre­ci­sa­men­te par­ti­ci­pó ha­ce unos me­ses en un ta­ller so­bre con­flic­tos de pa­ren­ta­li­dad or­ga­ni­za­do por el hos­pi­tal Sant Joan de Déu de Bar­ce­lo­na, em­pe­za­mos a apren­der a ser pa­dres des­de que na­ce­mos. “En oca­sio­nes, en te­ra­pias con ma­dres y be­bés, a ve­ces es­ta­mos por ejem­plo ha­blan­do con una mu­jer que ha per­di­do a su ma­dre re­cien­te­men­te y se po­ne a llo­rar. Y el be­bé, de un añi­to o po­co más, la mira, la aca­ri­cia y tra­ta de con­so­lar­la co­mo a él lo con­sue­lan. El be­bé ya tie­ne una di­men­sión pa­ren­tal, se iden­ti­fi­ca con los as­pec­tos de la ma­dre pro­tec­to­ra”, ex­pli­ca es­te psi­quia­tra. De tal pa­lo, ¿tal as­ti­lla? En el 2010, el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios so­bre Vio­len­cia Cen­tro Rei­na So­fía pre­sen­tó un in­for­me en el que se­ña­la­ba que cua­tro de ca­da diez mal­tra­ta­do­res ha­bían si­do an­tes víc­ti­mas, o ha­bían su­fri­do ma­los tra­tos o ha­bían si­do tes­ti­gos de vio­len­cia do­més­ti­ca de ni­ños. Si­tua­cio­nes tan trau­má­ti­cas co­mo es­ta son ca­pa­ces de in­fluir en la bio­lo­gía del ce­re­bro, ase­ve­ra­ba el estudio. La or­ga­ni­za­ción nor­te­ame­ri­ca­na Na­tio­nal Fat­her­hood Ini­tia­ti­ve cuen­ta con un in­for­me en el que tam­bién aler­ta so­bre las re­per­cu­sio­nes que tie­nen di­ver­sos ti­pos de crian­za so­bre la sa­lud men­tal de los fu­tu­ros adul­tos; así, avi­sa que los hi­jos de pa­dres au­sen­tes tie­nen tres ve­ces más pro­ba­bi­li­da­des de fra­ca­sar so­cial­men­te por la es­ca­sa to­le­ran­cia a la frus­tra­ción; 10 ve­ces más de con­su­mir sus­tan­cias adic­ti­vas y son 20 ve­ces más pro­pen­sos a la de­pre­sión. ¿Es pues un des­tino ineluc­ta­ble el que te­ne­mos por de­lan­te en fun­ción de co­mo nos ha­yan edu­ca­do? “Afor­tu­na­da­men­te, no es 100% de­ter­mi­nan­te. Hay mu­chos otros fac­to­res im­pli­ca­dos y que nos edu­quen de una for­ma con­cre­ta no quie­re de­cir que se­gu­ro que re­pe­ti­re­mos ese pa­trón”, ma­ti­za Garriga, psi­có­lo­go co­fun­da­dor del Ins­ti­tu­to Ges­talt. Sin em­bar­go, ¿qué hay que ha­cer con esa ma­le­ta de re­cur­sos que he­re­da­mos de los pa­dres y que sue­le ser un mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción? En oca­sio­nes, so­bre to­do cuan­do te­ne­mos hi­jos, so­le­mos re­pe­tir­nos frases co­mo “yo no quie­ro ser co­mo mi ma­dre”, “ten­go mie­do de ha­cer con mis hi­jos lo mis­mo que mis pa­dres hi­cie­ron con­mi­go”, “no quie­ro ser un pa­dre hi­per­con­tro­la­dor y rí­gi­do co­mo el mío”, “mi pa­dre no es­tu­vo pre­sen­te en mi in­fan­cia y yo quie­ro es­tar­lo con mis hi­jos”.¿Les sue­nan? “Mal em­pe­za­mos si al te­ner un ni­ño ya co­men­za­mos di­cien­do que lo ha­re­mos me­jor que nues­tros pa­dres. Por­que con los años es muy po­si­ble que nos aca­be­mos pa­re­cien­do mu­cho a ellos. Y ade­más, hay que dar­se cuen­ta de que la ma­yo­ría [de pa­dres] no lo hi­cie­ron tan mal. No te­nían tan­tos li­bros ni re­vis­tas co­mo te­ne­mos aho­ra, pe­ro le echa­ron ga­nas”, opi­na Ja­vier Urra, psi­có­lo­go y pe­da­go­go te­ra­peu­ta, au­tor de li­bros co­mo El pe­que­ño dic­ta­dor. Cuan­do los pa­dres son las víc­ti­mas o Res­pues­tas prác­ti­cas pa­ra pa­dres ago­bia­dos. “Eso sí, tam­bién hay que re­co­no­cer que hay pa­dres ma­los, que an­te­po­nen las dro­gas a los hi­jos, o el egoís­mo, que mal­tra­tan a los ni­ños. Aun­que asi­mis­mo hay pa­dres que quie­ren mu­cho a sus hi­jos pe­ro no sa­ben có­mo re­la­cio­nar­se con ellos, son muy pa­to­sos”, aña­de Urra, quien, ade­más de ha­ber si­do el pri­mer de­fen­sor del me­nor de Es­pa­ña, des­de ha­ce tres años di­ri­ge un cen­tro en Ma­drid, re­cURRAGin­so, en el que tra­tan a cha­va­les con­flic­ti­vos, que sue­len agre­dir ver­bal y fí­si­ca­men­te a sus pa­dres. En es­te cen­tro, Urra jun­to a un equi­po de edu­ca­do­res, psi­có­lo­gos, pe­da­go­gos, tra­tan de ayu­dar a (re)te­jer la­zos –de en­ten­di­mien­to- en­tre los chi­cos y sus pro­ge­ni­to­res. Esos pa­dres con los que Urra tra­ta sue­len te­ner a me­nu­do un enor­me sen­ti­mien­to de cul­pa, al­go fre­cuen­te en la ma­yo­ría de per­so­nas con hi­jos. Se­gún un in­for­me ti­tu­la­do “Co­mu­ni­ca­ción y con­flic­tos en­tre hi­jos y pa­dres” y pu­bli­ca­do en el 2003 por la Fun­da­ción de Ayu­da con­tra la Dro­ga­dic­ción (FAD), el 15% de los pa­dres y ma­dres no se sien­ten sa­tis­fe­chos con la edu­ca­ción de sus hi­jos, ya que creen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.