EL ME­JOR RE­GA­LO A UN HI­JO, LOS LÍ­MI­TES

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

que es­tos po­cas ve­ces, o nun­ca, lle­gan a ser co­mo ellos qui­sie­ron edu­car­les. El estudio, ade­más, re­co­ge y plas­ma la di­fi­cul­tad de al­gu­nos pro­ge­ni­to­res pa­ra en­ten­der y por tan­to re­la­cio­nar­se con sus hi­jos, so­bre to­do du­ran­te el pe­río­do de la ado­les­cen­cia. Y arro­ja más da­tos in­tere­san­tes, co­mo por ejem­plo que prác­ti­ca­men­te to­dos los pa­dres –el 97%- con­si­de­ra muy im­por­tan­te man­te­ner unas bue­nas re­la­cio­nes fa­mi­lia­res. Y cua­tro de ca­da 10 con­fie­san que a me­nu­do se sue­len sen­tir des­bor­da­dos de­bi­do a los pro­ble­mas con sus hi­jos. Per­do­nar a los pa­dres De­cía el dra­ma­tur­go ir­lan­dés Os­car Wil­de que los hi­jos co­mien­zan por amar a los pa­dres; cuan­do ya han cre­ci­do, los juz­gan y, al­gu­nas ve­ces, has­ta los per­do­nan. “Só­lo te pue­des ale­jar del mo­de­lo si con­si­gues es­tar en paz con tus pa­dres”, con­si­de­ra Joan Garriga, co­fun­da­dor del Ins­ti­tu­to Ges­talt. “Hay quie­nes se des­cu­bren a los 40 di­cien­do ‘me pro­me­tí que no le gri­ta­ría a mis hi­jos y les es­toy gri­tan­do co­mo mi ma­dre ha­cía con­mi­go’. Es esen­cial po­der ha­cer las pa­ces con aque­llo que vi­vis­te de ni­ño, por­que re­pe­tir­nos una y otra vez que no re­pe­ti­rás

al­go que hi­cie­ron tus pa­dres es aca­bar ha­cién­do­lo”. Hay quie­nes in­ten­tan ser pa­dres des­de la ra­zón y tra­tan de in­cor­po­rar ele­men­tos de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal que leen en li­bros y ma­nua­les. Pe­ro esa es­tra­te­gia, aun­que pue­de apor­tar he­rra­mien­tas, no sue­le ser de­ma­sia­do efi­cien­te. “Mu­chas per­so­nas se en­fras­can a leer mil li­bros por­que tie­nen una ma­yor sen­sa­ción de se­gu­ri­dad, de con­trol, si tie­nen co­no­ci­mien­tos. Pe­ro lo in­tere­san­te, y so­bre to­do cuan­do se tra­ta de los hi­jos, es po­der co­nec­tar con la ex­pe­rien­cia, con la vi­ven­cia”, aña­de. De­te­ner­se, fil­trar aque­llo que nos ocu­rrió, apren­der y pen­sar de qué ma­ne­ra po­de­mos ser no­so­tros, los pa­dres, pa­ra los hi­jos. El víncu­lo que es­ta­ble­ce­mos con los pa­dres es su­ma­men­te im­por­tan­te en la vi­da y tie­ne mu­cho pe­so aun­que no sea­mos en mu­chas oca­sio­nes cons­cien­tes de ello. De ahí, se­ña­la el psi­có­lo­go Joan Garriga, la im­por­tan­cia de sa­ber ges­tio­nar­lo y de ma­ne­jar la re­la­ción ac­tual que te­ne­mos con ellos de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. A ve­ces esa ges­tión de la re­la­ción con­sis­te en po­ner dis­tan­cias y lí­mi­tes, por­que hay pa­dres que han si­do muy di­fí­ci­les o que nos han he­ri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.