“HI­JO, YO SÉ LO QUE ES ME­JOR PA­RA TI”

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Nues­tros hi­jos no so­mos no­so­tros de ni­ños. Aun­que pa­re­ce una ob­vie­dad, la fra­se en­tra­ña mu­chos con­flic­tos de pa­ren­ta­li­dad con los que Fran­cis­co Pa­la­cio-Es­pa­sa li­dia a me­nu­do. Con fre­cuen­cia, mu­chos pa­dres pro­yec­tan en sus hi­jos el ni­ño que les hu­bie­ra gus­ta­do ser. Y lo apun­tan a mú­si­ca, por­que a ellos les hu­bie­ra gus­ta­do to­car el piano. Pe­ro es im­por­tan­te, se­ña­la es­te psi­quia­tra es­pe­cia­lis­ta en in­fan­cia, que los críos desa­rro­llen sus pro­pias ca­pa­ci­da­des y de­seos. “Es cierto que en oca­sio­nes la elec­ción de los pa­dres per­mi­te a los ni­ños te­ner más po­si­bi­li­da­des, pe­ro la im­po­si­ción no es acon­se­ja­ble. Los pe­que­ños de­ben desa­rro­llar sus pro­pias ca­pa­ci­da­des pa­ra ele­gir su pro­pio ca­mino”, opi­na. La tan ma­ni­da fra­se de “Hi­jo, yo sé qué es me­jor pa­ra ti, lo que es más con­ve­nien­te que ha­gas”, pa­ra es­te psi­quia­tra no tie­ne sen­ti­do. “No es cierto por­que lo me­jor pa­ra él, lo que más le con­vie­ne, es la ex­pre­sión de sí mis­mo. Im­po­ner al­go se pue­de trans­for­mar en una fuen­te de in­hi­bi­ción y de di­fi­cul­ta­des de desa­rro­llo o ex­pre­sión”. Ma­len­ten­di­dos fre­cuen­tes Cuen­ta Fran­cis­co Pa­la­cioEs­pa­sa que el amor a los hi­jos es fun­da­men­tal, por­que sin él, es­tá cla­ro, si el ni­ño no se sien­te que­ri­do, las co­sas no van a ir bien. “De­be­mos de­cir­le a los hi­jos que los que­re­mos”, in­sis­te Urra. Aho­ra bien, el amor no es el úni­co in­gre­dien­te que va a me­diar en las re­la­cio­nes en­tre pa­dres e hi­jos. Y ade­más, a ve­ces amar se con­fun­de con otras co­sas, co­mo por ejem­plo sa­cri­fi­car­se por el otro. “Es un con­flic­to de pa­ren­ta­li­dad que tra­ta­mos muy a me­nu­do. Ma­dres y pa­dres que quie­ren ser su­pra­óp­ti­mos, hi­per­so­lí­ci­tos. Freud, aun­que ha­bló muy po­co de la in­fan­cia, sí se re­fi­rió al ni­ño que hay en el adul­to. Y en su In­tro­duc­ción al nar­ci­sis­mo se re­fe­ría a su ma­jes­tad, el be­bé, en el sen­ti­do de que a me­nu­do pro­yec­ta­mos so­bre los hi­jos nues­tro ideal de hi­jo y aca­ba­mos con­vir­tién­do­los en pe­que­ños ti­ra­nos. Y tam­bién cul­pa­bi­li­zán­do­los con la sen­sa­ción de ha­ber es­cla­vi­za­do a los pa­dres”. Du­ran­te tiem­po, con­si­de­ra Garriga, el sa­cri­fi­cio tu­vo cierto pres­ti­gio y pa­re­cía que si al­guien se sa­cri­fi­ca­ba por ti, eso le otor­ga­ba al­gún de­re­cho. “La de hi­jos que han su­fri­do eso de que sus pa­dres se sa­cri­fi­ca­ban tan­to por ellos y la deu­da que eso les ge­ne­ra­ba”, se la­men­ta es­te psi­co­te­ra­peu­ta, que aña­de que “es­tá cla­ro que criar a un hi­jo ge­ne­ra una deu­da, que se pa­ga no con los pa­dres, sino te­nien­do una bue­na vi­da. De es­ta for­ma se equi­li­bra to­do, por­que hay ve­ces en que den­tro de una mis­ma fa­mi­lia se pro­du­cen jue­gos psi­co­ló­gi­cos, en que los pa­dres pa­re­cen no dis­fru­tar de la vi­da por cul­pa de los hi­jos y los car­gan con esa deu­da”. De he­cho, se­ña­la Pa­la­cio-Es­pa­sa, mu­chos adul­tos que han sen­ti­do que te­nían ma­dres o pa­dres sa­cri­fi­ca­dos y que car­gan con esa es­pe­cie de cul­pa, no desean te­ner hi­jos; te­men que los ni­ños tam­bién les obli­guen a sa­cri­fi­car­se. “Sue­len ser esas per­so­nas que te di­cen que lo de los hi­jos es una cruz, que se te aca­ba la vi­da, que ya no pue­des ha­cer na­da de­bi­do a ellos… Se han sen­ti­do cul­pa­bles du­ran­te su in­fan­cia con sus pa­dres e in­cons­cien­te­men­te eso los lle­va a to­mar la de­ci­sión de no que­rer ni­ños”. En el fon­do, no hay nin­gu­na fór­mu­la má­gi­ca pa­ra ser un buen pa­dre. Y a me­nu­do las lec­tu­ras que ha­ce­mos de lo que nos gus­ta­ría o no nos gus­ta­ría co­mo hi­jos o co­mo pa­dres es­tán muy con­di­cio­na­das por los mo­de­los apren­di­dos. “Tal vez, si te pue­des de­te­ner a pen­sar so­bre aque­llo que te hi­zo da­ño, so­bre tus he­ri­das, so­bre có­mo es que te edu­ca­ron tus pa­dres, so­bre por qué lo hi­cie­ron así, y te pre­gun­tas y te cues­tio­nas –afir­ma la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Cons­tan­za González–, pue­de que eso no te lle­ve a ser me­jor pa­dre, pe­ro sí una per­so­na más li­bre en la crian­za con los hi­jos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.