Pa­leo­trai­ning

La Vanguardia - ES - - CREAR -

El pa­leo­trai­ning (Pa­leo­trai­ning.eu) es un mé­to­do de en­tre­na­mien­to que se ins­pi­ra en la vi­da co­ti­dia­na y los mo­vi­mien­tos que rea­li­za­ba el Ho­mo sa­piens. “Par­tien­do de las fun­cio­nes mo­tri­ces he­re­da­des del pa­leo­lí­ti­co y an­cla­das en los ge­nes del hombre ac­tual, el mé­to­do se ba­sa en la ré­pli­ca de los mo­vi­mien­tos rea­li­za­dos por sus an­te­pa­sa­dos pa­ra so­bre­vi­vir, con el fin de re­cu­pe­rar y desa­rro­llar las ca­pa­ci­da­des fí­si­cas ori­gi­na­rias del ser hu­mano que el hombre mo­derno ha per­di­do por la for­ma de vi­da ac­tual”, ex­pli­ca Da­vid Var­gas, co­fun­da­dor de Pa­leo­trai­ning. El mé­to­do bus­ca de es­ta ma­ne­ra re­cu­pe­rar el es­ta­do de sa­lud fí­si­co que pre­ce­dió al hombre en sus orí­ge­nes. “Pro­pug­na una vuel­ta al pa­sa­do pa­ra es­ti­mu­lar los ge­nes y pro­vo­car una me­jo­ra no­ta­ble en sa­lud, si­lue­ta, pos­tu­ra, pro­por­ción cor­po­ral y ren­di­mien­to fí­si­co”, aña­de. Equi­lí­bra­te Los gim­na­sios DiR pro­po­nen una se­sión de­no­mi­na­da Equi­li­bra’t, que fu­sio­na téc­ni­cas de yo­ga, pi­la­tes, es­ti­ra­mien­tos es­tá­ti­cos... “El ob­je­ti­vo es to­ni­fi­car la mus­cu­la­tu­ra, in­cre­men­tar la fle­xi­bi­li­dad, po­ten­ciar la con­cen­tra­ción y la re­la­ja­ción y re­du­cir los des­equi­li­brios mus­cu­la­res y ten­sio­nes emo­cio­na­les ca­rac­te­rís­ti­cos de la vi­da se­den­ta­ria y del es­trés”, se­gún ex­pli­can. La se­sión em­pie­za con diez mi­nu­tos de ac­ti­va­ción (hi­po­pre­si­vos di­ná­mi­cos y con­cen­tra­ción). Des­pués si­gue con dos tan­das de to­ni­fi­ca­ción (pos­tu­ras en mo­vi­mien­tos ins­pi­ra­dos en el yo­ga y com­bi­na­dos con los ejer­ci­cios de pi­la­tes). Lue­go hay re­cu­pe­ra­ción ac­ti­va con equi­li­brios ins­pi­ra­dos en la dan­za y aca­ba con fle­xi­bi­li­dad di­ná­mi­ca con mo­vi­mien­tos otra vez de yo­ga (va­ria­cio­nes de sa­lu­dos al sol), más per­cep­ción de los sen­ti­dos con ejer­ci­cios de con­cen­tra­ción..

TO­DO MÉ­TO­DO DE­BE SER RES­PE­TUO­SO Y ADAP­TAR­SE A CA­DA CUER­PO

que “el en­tre­na­mien­to, aun­que es­tan­da­ri­za­do por ni­ve­les, de­be­rá con­tem­plar las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da per­so­na. Por ejem­plo, de­be­mos te­ner en cuen­ta la edad, se­xo, há­bi­tos de­por­ti­vos, his­to­rial de le­sio­nes y ni­vel ini­cial de con­di­ción fí­si­ca”. Tam­bién de­be mi­mar­se el prin­ci­pio de pro­gre­sión: “To­do or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta un tiem­po de adap­ta­ción, des­pués de en­tre­nar. La car­ga, el vo­lu­men e in­ten­si­dad de los en­tre­na­mien­tos, de­ben ir au­men­tan­do gra­dual­men­te, en fun­ción del tiem­po de adap­ta­ción del or­ga­nis­mo”, re­cuer­da el ex­per­to. El si­guien­te prin­ci­pio es el de la con­ti­nui­dad, aña­de Flo­ren­sa. “Pa­ra que se pro­duz­can adap­ta­cio­nes cró­ni­cas, só­li­das, de­be­mos apli­car una car­ga de for­ma re­gu­lar y re­pe­ti­da en el tiem­po. Es de­cir, ha­cer ejer­ci­cio ca­da se­ma­na, al me­nos tres ve­ces por se­ma­na. Si al­gún mé­to­do só­lo con­tem­pla dos, de­ben in­for­mar­te que de­bes ha­cer un ter­cer día. In­clu­so, cuan­do ya es­tés más en for­ma, un cuar­to día”. Tam­bién de­be exi­gir­se a cual­quier dis­ci­pli­na que con­tem­ple el prin­ci­pio de va­rie­dad. “No exis­te nin­gún mé­to­do de en­tre­na­mien­to o de­por­te, que por sí so­lo, sea la pa­na­cea”, ad­vier­te Flo­ren­sa quien re­cuer­da que “en tus en­tre­na­mien­tos de­bes com­bi­nar ejer­ci­cios de fuer­za, con ma­te­rial, con el pro­pio pe­so del cuer­po, ejer­ci­cios de re­sis­ten­cia, de mo­vi­li­dad ar­ti­cu­lar, de fle­xi­bi­li­dad, et­cé­te­ra. Es­te he­cho te per­mi­ti­rá pre­ve­nir le­sio­nes, te man­ten­drá mo­ti­va­do y, por en­ci­ma de to­do, ha­rá que la evo­lu­ción de tu con­di­ción fí­si­ca se dis­pa­re. Tus se­ma­nas en­tre­nan­do nun­ca pue­den ser igua­les du­ran­te to­do el año. Por eso, los bue­nos mé­to­dos con­tem­plan que ten­drás una evo­lu­ción a me­di­da que te va­yas adap­tan­do y, por tan­to, irás cam­bian­do tu for­ma de en­tre­nar, en in­ten­si­dad y va­rian­do los ejer­ci­cios”. Pa­ra ter­mi­nar es­tán los prin­ci­pios de la re­la­ción óp­ti­ma “en­tre car­ga y re­cu­pe­ra­ción. Pa­ra que se pro­duz­can adap­ta­cio­nes po­si­ti­vas, el cuer­po ne­ce­si­ta asi­mi­lar el en­tre­na­mien­to des­can­san­do un tiem­po de­ter­mi­na­do. El en­tre­na­mien­to se asi­mi­la en el des­can­so”. Y re­quie­re pa­sar por dis­tin­tas eta­pas. “Sea el mé­to­do que sea, de­be con­tem­plar que lle­ga­rás a ad­qui­rir los ob­je­ti­vos en un tiem­po y, pa­ra ello, de­ben pro­por­cio­nar­te una guía con los pla­nes que tie­nen pa­ra ti. Y di­go guía, pues cual­quier pla­ni­fi­ca­ción rí­gi­da no es una bue­na pla­ni­fi­ca­ción”. Y cla­ro, los mé­to­dos es­co­gi­dos de­ben con­tem­plar tam­bién la ley de la so­bre­com­pen­sa­ción (cuan­do en­tre­na­mos “agre­di­mos al cuer­po”, si es en la me­di­da co­rrec­ta, des­pués de des­can­sar pa­ra asi­mi­lar el ejer­ci­cio, tu cuer­po se adap­ta­rá co­rrec­ta­men­te y se­rá más fuer­te) y la del um­bral que sig­ni­fi­ca que “pa­ra que se pro­duz­can adap­ta­cio­nes en tu cuer­po de­bes lle­gar y su­pe­rar un po­co tus lí­mi­tes. Si el en­tre­na­mien­to es de­ma­sia­do in­ten­so, no só­lo no se pro­du­cen adap­ta­cio­nes, sino que ade­más te pue­des le­sio­nar”, re­su­me Flo­ren­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.