Con ga­nas de apren­der

La ofer­ta de cur­sos pa­ra em­pe­zar en es­ta épo­ca del año es múl­ti­ple. Es fá­cil dis­per­sar­se, así que an­tes de to­mar una de­ci­sión no es­tá de más te­ner pre­sen­te una se­rie de con­si­de­ra­cio­nes

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES - Tex­to Jor­di Jar­que

Ob­je­ti­vos “Pri­me­ro hay que plan­tear­se ob­je­ti­vos, qué es­pe­ro del cur­so. La gen­te no siem­pre tie­ne de­ma­sia­do cla­ro qué quie­re, y se apun­ta a co­sas que des­pués no les sir­ve de­ma­sia­do”, co­men­ta Ro­sa Da­niel, pro­fe­so­ra de yo­ga acre­di­ta­da por la Ge­ne­ra­li­tat y fun­da­do­ra del Cen­tre de Io­ga Sidd­har­ta de Bar­ce­lo­na. In­clu­so hay quien ni tie­ne un ob­je­ti­vo cla­ro, más que el de un ami­go que tam­bién se ha apun­ta­do, co­mo in­di­ca Verena Fried, eco­no­mis­ta, coach per­so­nal y pro­fe­sio­nal, que fue coor­di­na­do­ra del área Eco­no­mía y Em­pre­sa del con­gre­so de Li­de­raz­go Fe­me­nino 2009. “Hay gen­te muy emo­cio­nal, y si una ami­ga ha­ce tal cur­so en­ton­ces tam­bién se apun­tan, sin pen­sar de­ma­sia­do”. Pa­tri­cia Naranjo, mé­di­co es­pe­cia­li­za­da en an­tien­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar y di­rec­to­ra de El Nu­do In­fi­ni­to, ex­pli­ca que pa­ra po­der es­co­ger “tie­nes que de­fi­nir muy bien cuál es tu ob­je­ti­vo. Yo an­tes era po­co prác­ti­ca e iba a to­do lo que tu­vie­ra que ver con mi pro­fe­sión, tan­to en Fran­cia co­mo en Sui­za o aquí, en Es­pa­ña. Pe­ro aho­ra he apren­di­do a dis­cri­mi­nar. Y pa­ra eso hay que ser dis­ci­pli­na­do e in­for­mar­se muy bien an­tes de ha­cer al­go por­que hay mu­cho sa­ca­pe­las”. Y pa­ra in­for­mar­se, pre­via­men­te es ne­ce­sa­rio sa­ber qué se quie­re con­se­guir con ese cur­sos, ex­pli­ca Mag­da Galvez, co­mu­ni­ca­do­ra mo­ti­va­cio­nal, fa­ci­li­ta­do­ra de apren­di­za­jes trans­for­ma­cio­na­les y coach. “Es fun­da­men­tal sa­ber por qué cree­mos que ne­ce­si­ta­mos ha­cer­lo. So­bre to­do evi­tar la dis­per­sión. En cual­quier de­ci­sión que to­mo me gus­ta ha­cer­me la pre­gun­ta: ¿Es­to me acer­ca a mi ob­je­ti­vo de vi­da o me ale­ja? Si me acer­ca, es una bue­na de­ci­sión, si me ale­ja es una de­ci­sión que me va a dis­traer de lo prin­ci­pal. He­mos de pa­rar­nos y re­fle­xio­nar so­bre por qué que­re­mos lo que que­re­mos y en­con­trar el va­lor que nos va a apor­tar“, co­men­ta es­ta ex­per­ta, fun­da­do­ra ade­más de Por­tal­de­lCoa­ching.com y Ar­qui­tec­tu­ra­de­lE­xi­to.com. ¿Es el mo­men­to? Una vez se tie­ne de­fi­ni­do el ob­je­ti­vo es ne­ce­sa­rio pre­gun­tar­se si aho­ra es el mo­men­to de ha­cer el cur­so, com­par­te Nuria Lan­greo, ex­per­ta en or­ga­ni­za­cio­nes de even­tos y cur­sos. El mis­mo cur­so pue­de ser en­ri­que­ce­dor en un mo­men­to da­do y no en otro. “Las per­so­nas evo­lu­cio­nan y se en­cuen­tran con unas cir­cuns­tan­cias y unas ne­ce­si­da­des di­fe­ren­tes se­gún las eda­des y eta­pas de la vi­da. Se ha de dis­cer­nir cuál es el más ade­cua­do en ca­da mo­men­to”. No es ba­la­dí. Hay per­so­nas que to­man las de­ci­sio­nes de for­ma im­pul­si­va sin te­ner pre­sen­te qué im­pli­ca, se­ña­la Mag­da Galvez. En­tre otras co­sas “tie­nes que va­lo­rar el tiem­po que dis-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.