De­tec­tar la ca­li­dad del cur­so

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES -

to­mar cons­cien­cia del ni­vel del que uno par­te. Si cree que no sa­be tan­to y se apun­ta a un cur­so muy sen­ci­llo, pue­de en­con­trar­se que se abu­rra so­be­ra­na­men­te por­que los con­te­ni­dos ya los do­mi­na so­bra­da­men­te. La ten­ta­ción de aban­do­nar el cur­so es gran­de. Y si no se en­te­ra de na­da al apun­tar­se a un cur­so de­ma­sia­do es­pe­cia­li­za­do al que se creía más que pre­pa­ra­do, ca­za­rá ma­ri­po­sas y tam­bién la ten­ta­ción de aban­do­nar el cur­so se­rá gran­de. Hay que ajus­tar ex­pec­ta­ti­vas y una au­to­vi­sión que se acer­que a la reali­dad, que no es­té tan dis­tor­sio­na­da co­mo pa­ra no po­der va­lo­rar la ca­li­dad de cur­so. Tam­bién pue­de re­que­rir do­sis de atre­vi­mien­to, co­mo in­di­ca Verena Fried. “Por ejem­plo, yo que­ría desa­rro­llar la ca­na­li­za­ción de las emo­cio­nes. Pues me apun­té a un cur­so de pa­ya­sos. Yo no que­ría sa­nar emo­cio­nes, sino sa­ber có­mo ex­pre­sar me­jor la tris­te­za. Y des­de la pers­pec­ti­va de un pa­ya­so es tan exa­ge­ra­do que me per­mi­te ju­gar. Hay que es­tar abier­to a la pro­pia in­tui­ción”.

Com­pa­rar. “An­tes que na­da he­mos de bus­car el te­ma en el que nos que­re­mos for­mar y com­pa­rar”, de­ta­lla Mag­da Galvez. Se pue­den com­pa­rar la can­ti­dad de ho­ras del cur­so, los con­te­ni­dos de los pro­gra­mas, la me­to­do­lo­gía, los cu­rri­cu­lums de los for­ma­do­res, el pres­ti­gio de la en­ti­dad que lo or­ga­ni­za. Es­ta ex­per­ta es par­ti­da­ria de ana­li­zar los pros y con­tras pa­ra ele­gir la me­jor op­ción, así co­mo va­lo­rar los be­ne­fi­cios que pro­me­te y ver si son rea­lis­tas, no por lo que di­fun­de el pro­pio cen­tro que or­ga­ni­za el cur­so, sino tam­bién por tes­ti­mo­nios de an­ti­guos alum­nos, de otras per­so­nas que han ya han rea­li­za­do to­do el cur­so: “Ver las acre­di­ta­cio­nes de la or­ga­ni­za­ción, si es­tá ava­la­da por otras en­ti­da­des re­co­no­ci­das. Te­ner en cuen­ta quien lo im­par­te y quien lo or­ga­ni­za. Que sea una ins­ti­tu­ción re­co­no­ci­da con una con­tras­ta­da ex­pe­rien­cia en el mer­ca­do”. Ade­más de la ins­ti­tu­ción es re­co­men­da­ble sa­ber quién im­par­te el cur­so. Quién lo ha­ce “Hay per­so­nas que se apun­tan en se­gui­da a cur­sos on­li­ne, pe­ro es­tá bien po­der ha­blar con quien los or­ga­ni­za. Ha­blar di­rec­ta­men­te te da una vi­sión tam­bién in­tui­ti­va. Si te es po­si­ble, in­ten­ta co­no­cer al for­ma­dor ¿Qué sen­sa­ción te cau­sa? Es muy im­por­tan­te”, afir­ma Ro­sa Da­niel. Verena Fried aña­de que no es­tá de más in­for­mar­se del his­to­rial de quien im­par­te el cur­so. “Al fin y al ca­bo te vas a po­ner en ma­nos de aque­lla per­so­na y eso re­quie­re con­fian­za. ¿Qué apren­di­za­je me pue­de dar esa per­so­na des­de su ex­pe­rien­cia?”, se pre­gun­ta Fried. Por otra par­te, Mag­da Galvez ex­pli­ca que cuan­do se vi­ven mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre co­mo los ac­tua­les, hay que te­ner cui­da­do a la ho­ra de ele­gir un pro­fe­sio­nal por­que no es oro to­do lo que re­lu­ce. “Pa­ra sa­ber si un pro­fe­sio­nal es real­men­te bueno y no nos es­tá ven­dien­do hu­mo, es im­por­tan­te sa­ber cual es su for­ma­ción, dón­de se ha for­ma­do y con quién. Tam­bién com­pro­bar que tie­ne las acre­di­ta­cio­nes, las ti­tu­la­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra im­par­tir esa for­ma­ción que ofre­ce. Asi­mis­mo com­pro­bar su ex­pe­rien­cia, los años que lle­va ejer­cien­do, su ba­ga­je pro­fe­sio­nal”. Galvez aña­de que in­ter­net fa­ci­li­ta po­si­bi­li­da­des se han mul­ti­pli­ca­do. Es­ta mis­ma ex­per­ta ase­gu­ra que el desa­rro­llo de la edu­ca­ción a dis­tan­cia ha si­do ver­ti­gi­no­so en los úl­ti­mos años. Apor­ta da­tos, en es­te ca­so de EE.UU. “En los años ochen­ta ha­bía unos 300.000 es­tu­dian­tes ma­tri­cu­la­dos en cur­sos a dis­tan­cia, a me­dia­dos de la dé­ca­da de los no­ven­ta más de 700.000, y en el año 2000 su­peró los dos mi­llo­nes. La va­rie­dad de cur­sos, for­ma­tos, dis­ci­pli­nas e ins­ti­tu­cio­nes in­vo­lu­cra­das en la en­se­ñan­za a dis­tan­cia se cons­ta­ta rá­pi­da­men­te con­sul­tan­do las ba­ses de da­tos on li­ne de la Uni­ver­sity of Te­xas o de la Glo­be­wi­de Net­work Aca­demy”. No só­lo en Es­ta­dos Uni­dos. Tam­bién en Es­pa­ña, aun­que da igual el te­rri­to­rio por­que la red de re­des per­mi­te ca­si to­do ti­po de cru­ces po­si­bles de na­cio­na­li­da­des en­tre es­tu­dian­tes e ins­ti­tu­cio­nes, sin con­tar las gran­des mul­ti­na­cio­na­les de los cur­sos co­mo Da­le Car­ne­gie, clá­si­co en­tre los clá­si­cos. Sus cur­sos so­bre te­mas de cre­ci­mien­to per­so­nal, ges­tión de re­cur­sos hu­ma­nos, ne­go­cia­ción de con­flic­tos, ven­tas y li­de­raz­go, en­tre otros, se van ex­pan­dien­do a tra­vés de su blog y de su web. mu­cho de­tec­tar la con­sis­ten­cia de la per­so­na que da­rá el cur­so. No es­tá de más vi­si­tar su si­tio web y ver la in­for­ma­ción que ofre­ce, por ejem­plo si es una per­so­na que es­tá ac­tua­li­za­da, que rea­li­za for­ma­ción con­ti­nua, si tie­ne pu­bli­ca­cio­nes, si in­ter­vie­ne en al­gún con­gre­so. Tam­bién ver sus tes­ti­mo­nios y ca­sos de éxi­to si los tie­ne. Es muy im­por­tan­te ver la opi­nión y va­lo­ra­ción de per­so­nas que ya han tra­ba­ja­do con él. Có­mo les ha ser­vi­do. Por úl­ti­mo in­vi­ta a es­cri­bir su nom­bre en Goo­gle y na­ve­gar por las re­fe­ren­cias que apa­rez­can so­bre él. “Ac­tual­men­te, te­ne­mos una hue­lla di­gi­tal que nos acom­pa­ña y que es­tá dis­po­ni­ble con só­lo un clic”. Có­mo sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho “Es im­por­tan­te que una vez to­ma­da la de­ci­sión y ele­gi­do un cur­so, le sa­que­mos el má­xi­mo ren­di­mien­to y pa­ra ello es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta lo si­guien­te”, re­la­ta Mag­da Galvez. Pri­me­ro no pre­ten­der te­ner­lo to­do cla­ro to­do el tiem­po. Acep­tar los mo­men­tos de con­fu­sión e in­cer­ti­dum­bre que ló­gi­ca­men­te se van a pro­du­cir. “El apren­di­za­je es un pro­ce­so de subidas y ba­ja­das, re­cuer­da que pa­ra lle­gar al ama­ne­cer hay que atra­ve­sar la no­che. Va­ciar­nos de to­do lo que so­bre ese te­ma he­mos apren­di­do. De­jar el ‘ya lo sé’ en la puer­ta y en­trar dis­pues­tos a ad­qui­rir nue­vos pun­tos de vis­ta, nue­vas ma­ne­ras de ha­cer las co­sas. Es­tar abier­tos a lo nue­vo. No sen­tir ver­güen­za de pre­gun­tar. Es­ta­mos muy acos­tum­bra­dos a te­ner res­pues­tas y las pre­gun­tas son las que abren ca­mi­nos, nue­vas po­si­bi­li­da­des. De­be­mos pre­gun­tar y no que­dar­nos con la du­da. Con­fiar en la per­so­na que im­par­te el cur­so. Es ne­ce­sa­rio dar­le la au­to­ri­dad, re­co­no­cer su va­lía y por su­pues­to es­tar abier­tos a se­guir sus ins­truc­cio­nes pa­ra po­der apren­der. Tam­bién ne­ce­si­ta­mos con­fian­za en no­so­tros mis­mos y creer que po­de­mos apren­der. Si el cur­so tie­ne que ver con tu desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, ten en cuen­ta que den un cer­ti­fi­ca­do, una ti­tu­la­ción. Eso te pue­de ser­vir en el fu­tu­ro co­mo aval de tu for­ma­ción con­ti­nua”. Y una vez rea­li­za­do, ¿aho­ra qué? ¿Cuán­do es el pró­xi­mo? Los ex­per­tos re­co­mien­dan in­te­grar al­go de pa­cien­cia y dar­se tiem­po pa­ra asi­mi­lar lo que se aca­ba de apren­der. “Des­pués del ta­ller, ca­be re­fle­xio­nar en qué te ha be­ne­fi­cia­do y apli­car las he­rra­mien­tas o téc­ni­cas que te ha­yan da­do. Lo im­por­tan­te es ser cohe­ren­te con uno mis­mo, con­fiar y sa­ber si lo que has apren­di­do tie­ne sen­ti­do pa­ra ti”, ex­pli­ca Nuria Lan­greo. Tam­bién coin­ci­de Verena Fried. “Hay que pre­gun­tar­se: ¿có­mo in­te­gro es­te apren­di­za­je en mi vi­da, en mi pro­fe­sión?, y re­fle­xio­nar so­bre qué tan­to por cien­to he lo­gra­do de mi ob­je­ti­vo al asis­tir al cur­so”. Y si lle­ga a la con­clu­sión de que se ha equi­vo­ca­do con es­te cur­so, no se ob­se­sio­ne. En el peor de los ca­sos se be­ne­fi­cia­ran sus neu­ro­nas, co­mo ra­zo­na el ex­per­to en neu­ro­cien­cias apli­ca­das Néstor Brai­dot, di­rec­tor del Gru­po Brai­dot de Con­sul­to­ría y For­ma­ción, pre­si­den­te de Eu­ro­bu­si­ness (Es­pa­ña). “Hoy se sa­be que un es­tí­mu­lo de in­for­ma­ción, del mis­mo mo­do que cual­quier ex­pe­rien­cia, pro­vo­ca en el ce­re­bro una ac­ti­va­ción que pro­du­ce o re­fuer­za una co­ne­xión en­tre neu­ro­nas”. Sin pa­rar de apren­der. Ley de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.