PO­DER ‘NERD’

EL ÉXI­TO EM­PRE­SA­RIAL CON­VIER­TE EN MO­DE­LO A LOS DE­NOS­TA­DOS EM­PO­LLO­NES DE AN­TES

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

“Al prin­ci­pio es­ta­ba asus­ta­do, es­ta­ba pe­tri­fi­ca­do. Po­nías mi ca­be­za en el re­tre­te va­rias ve­ces, me ba­ja­bas los pan­ta­lo­nes..., pe­ro lue­go pa­sé mu­chas no­ches pen­san­do en mi gran ven­gan­za: se­ré tu je­fe. Y tú se­rás mi es­cla­vo. Abu­sa­ré de to­do mi po­der. Yo se­ré el con­se­je­ro de­le­ga­do y tú se­rás el que lus­tra mis za­pa­tos. Te lla­ma­ré día y no­che. Y te en­via­ré men­sa­jes de tex­to tam­bién, pi­dién­do­te mi­les de co­sas, ase­gu­rán­do­me de que nun­ca des­can­ses. Ja­más ten­drás un au­men­to. Re­ci­bi­rás el mis­mo suel­do has­ta el fi­nal de tus días. Y des­de tu mi­núscu­lo es­cri­to­rio, te arre­pen­ti­rás de lo que me hi­cis­te. Se­rás mi mas­co­ta, se­rás mi mas­co­ta, ¡Yeah, Yeah!”. Lo que aca­ban de leer es el tex­to de una cam­pa­ña, ex­traí­da de un ví­deo des­ter­ni­llan­te y re­trans­mi­ti­da por el ca­nal es­ta­dou­ni­den­se VH1 con­tra el aco­so escolar. El spot quie­re sen­si­bi­li­zar con su men­sa­je a los jó­ve­nes es­tu­dian­tes de que no hay que mal­tra­tar a los em­po­llo­nes. Por­que, co­mo bien se di­ce, es pro­ba­ble que al­gún día lle­ga­rán a ser sus je­fes. Y es cierto: las an­ti­guas ra­tas de bi­blio­te­ca, aque­llos es­tu­dian­tes de ga­fas de pas­ta que pre­fe­rían cen­trar­se en los li­bros en lu­gar de prac­ti­car de­por­te y per­se­guir a las chi­cas más bo­ni­tas de la cla­se hoy son los que man­dan en mu­chos sec­to­res. En par­ti­cu­lar, en aque­llos más pun­te­ros y avan­za­dos, co­mo las com­pa­ñías que ope­ran en las nue­vas tec­no­lo­gías. Por po­ner un ejem­plo, Bill Ga­tes y Ste­ve Jobs, cuan­do crea­ron sus im­pe­rios en el ga­ra­je eran con­si­de­ra­dos

en EE.UU. co­mo unos nerd. Hoy, con sus in­ven­tos, han cam­bia­do nues­tra for­ma de vi­vir. Es­ta ter­mi­no­lo­gía in­gle­sa tie­ne un ori­gen dis­cu­ti­do y con­fu­so. Apa­re­ció en 1950 en un li­bro del es­cri­tor Theo­dor Seuss Gei­sel, que le ha­bía da­do es­te nom­bre a un per­so­na­je, pe­que­ña cria­tu­ra siem­pre en­fa­da­da que vi­vía den­tro de un te­le­vi­sor. Pa­ra otros, en cam­bio, el ter­mino ten­dría ori­gen en la ex­pre­sión “ne’er-do-well”, bueno pa­ra na­da en in­glés. O del acró­ni­mo Not­hern Elec­tric Re­search De­ve­vlop­ment, De­par­ta­men­to de Desa­rro­llo e In­ves­ti­ga­ción Eléc­tri­ca, pa­ra se­ña­lar a aque­llas per­so­nas ca­pa­ces de ti­rar­se ho­ras en ve­la tra­ba­jan­do en ho­jas de cálcu­los. En to­do ca­so, el tér­mino se po­pu­la­ri­zó en los se­ten­ta por el filosofo Ti­mothy Char­les Paul, que usó la pa­la­bra pa­ra des­cri­bir un es­te­reo­ti­po de per­so­na muy es­tu­dio­sa con ga­fas pro­nun­cia­das, apa­ren­te­men­te po­co atrac­ti­va con re­du­ci­das ha­bi­li­da­des so­cia­les, ob­je­to de bur­las. En aque­lla épo­ca ser nerd no se ele­gía, era al­go que se su­fría. Aho­ra, en cam­bio, se ce­le­bra. Pro­li­fe­ran se­ries con el nerd de pro­ta­go­nis­ta. The Big Bang

Theory rin­de homenaje a es­te mun­do: Shel­don, el pro­ta­go­nis­ta, dos doc­to­ra­dos y una li­cen­cia­tu­ra con un co­cien­te in­te­lec­tual de 187, cum­ple a la per­fec­ción con es­te per­fil. Y Wal­ter Whi­te, la ca­ra vi­si­ble de Breaking Bad, es un pro­fe­sor de quí­mi­ca con ai­re nerd del que se bur­lan sus mis­mos alum-

nos. Fa­bri­zio Fe­rra­ro, pro­fe­sor del Iese, es­tu­vo tra­ba­jan­do una tem­po­ra­da jus­to en Si­li­con Va­lley de EE.UU., cal­do de cul­ti­vo de los em­po­llo­nes del or­de­na­dor que aho­ra son mi­llo­na­rios. “Allí en los cam­pus uni­ver­si­ta­rios si­guen ha­bien­do nerds. Pe­ro hoy ya na­die los ri­di­cu­li­za. El he­cho de que ha­gan se­ries te­le­vi­si­vas ex­pli­ca que han si­do re­va­lo­ri­za­dos en el ima­gi­na­rio po­pu­lar”, cuen­ta. ¿Qué es exac­ta­men­te un nerd? Tra­di­cio­nal­men­te aso­cia al con­cep­to de chi­co tran­qui­lo, con di­fi­cul­tad pa­ra re­la­cio­nar­se con el otro se­xo, víc­ti­ma de bro­mas pe­sa­das, que pa­sa su tiem­po hun­di­do en el fon­do de pan­ta­lla de su or­de­na­dor y en los li­bros. Un ti­po de es­tu­dian­te pro­di­gio, con co­no­ci­mien­tos teó­ri­cos muy de­ta­lla­dos aun­que po­co prác­ti­cos. No obs­tan­te, en los úl­ti­mos años, es­ta de­fi­ni­ción ha per­di­do su an­ti­guo ca­rác­ter des­pec­ti­vo pa­ra con­ver­tir­se en una de las nu­me­ro­sas tri­bus ur­ba­nas de los paí­ses oc­ci­den­ta­les.

Se­gún Ale­jan­do Soi­fer, au­tor del li­bro Que la fuer­za te acom­pa­ñe. La in­va­sión de las cul­tu­ras nerd, geek

y fri­ki, “ser nerd es es­tar co­nec­ta­do de una ma­ne­ra nostálgica con la in­fan­cia y en ge­ne­rar con­te­ni­dos nue­vos a par­tir de co­sas vie­jas. Se ma­ni­fies­ta con con­su­mo de ma­te­rial, co­lec­cio­nis­mo, obsesión y acu­mu­la­ción. Es el fa­ná­ti­co acé­rri­mo, que te va a dis­cu­tir to­do el tiem­po si di­ces o ha­ces al­go in­co­rrec­to. El nerd tie­ne obsesión por el pa­sa­do. Los re­ma­kes de pe­lí­cu­las ( Su­per­man), vi­deo­jue­gos ( Ma­rio Bros) y juguetes (Play­mo­bil) que tan­to éxi­to es­tán te­nien­do van en es­ta di­rec­ción y son un gui­ño a los nerd”. Se­gún la pá­gi­na Nerds­re­ven­ge.it, ser

nerd sig­ni­fi­ca “te­ner ga­nas de apren­der siem­pre y de bus­car la lla­ve de lec­tu­ra de las co­sas, ex­pan­dir co­no­ci­mien­to. No tie­ne na­da que ver la in­te­li­gen­cia”. Ni tie­ne que li­mi­tar­se es­ta de­fi­ni­ción a los fa­ná­ti­cos de las nue­vas tec­no­lo­gías. Pen­se­mos en el ci­ne. Woody Allen, Ste­ven Spiel­berg, Pe­ter Jackson, Quen­tin Ta­ran­tino tam­bién eran los em­po­llo­nes po­co agra­cia­dos del ins­ti­tu­to. Y hoy son estrellas pla­ne­ta­rias e in­flu­yen­tes. En el año 1984 (por cierto, cuan­do Ap­ple lan­zó su pri­mer Ma­cin­tosh) se es­tre­nó en las pan­ta­llas nor­te­ame­ri­ca­nas la pe­lí­cu­la La ven­gan­za de los

nerds. La his­to­ria cuen­ta de có­mo el gru­po de los em­po­llo­nes, ob­je­to de bur­las por par­te de los chi­cos gua­pos y de­por­ti­vos, con­si­gue re­be­lar­se y re­ver­tir el or­den es­ta­ble­ci­do, has­ta con­ver­tir­se en una pandilla de chi­cos po­pu­la­res y exi­to­sos con las chi­cas más gua­pas del ins­ti­tu­to. Tres dé­ca­das des­pués, la re­vo­lu­ción ha de­ja­do de ser una fic­ción. Ste­ve Za­cha­rias, guio­nis­ta de la pe­lí­cu­la, re­co­no­ce que su lar­go­me­tra­je fue ade­lan­ta­do a sus tiem­pos. “Yo siem­pre he creí­do po­si­ble que un nerd fue­ra po­pu­lar. No es un oxí­mo­ron. La gen­te que es po­pu­lar cae bien, es di­ver­ti­da y bien con­si­de­ra­da. Pues bien, los nerds pue­den ser in­clu­so más exi­to­sos”. Neil Gai­man, au­tor de có­mics y de no­ve­las, lo ad­mi­tía en la BBC: “Trein­ta años des­pués, la gen­te que era bue­na ju­gan­do al fút­bol no tie­ne tra­ba­jo mien­tras que los que no eran bue­nos con la pe­lo­ta y te­nían di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar a chi­cas han he­cho di­ne­ro y han cam­bia­do el mun­do”. A su vez, Duff McDo­nald, en­sa­yis­ta nor­te­ame­ri­cano, lo re­su­mía de es­ta ma­ne­ra. “Hu­bo un tiem­po en que man­da­ban los

MBA –los ges­to­res de em­pre­sas– y los cóc­te­les en el country club, mien­tras los chi­cos de IT –tec­no­lo­gía e in­ter­net– pa­sa­ban el tiem­po ins­ta­lan­do pro­gra­mas en el dis­co du­ro y ju­gan­do con los ca­bles. Es­to se aca­bó. La cien­cia, es­pe­cí­fi­ca­men­te la cien­cia in­for­má­ti­ca aho­ra es co­ol. Es el mun­do de Mark Zuc­ker­berg aho­ra”. Pues sí: Mark Zuc­ker­berg, el fun­da­dor de Fa­ce­book, o Ser­gey Brin y Larry Pa­ge, los crea­do­res de Goo­gle, dos de las em­pre­sas que más in­fluen­cia tie­nen en la ac­tua­li­dad, tam­bién fue­ron nerds en su ju­ven­tud. Así co­mo Chad Hur­ley o Ste­ve Chen, fun­da­do­res de YouTu­be. Pa­ra es­ce­ni­fi­car es­te cam­bio, la re­vis­ta The New Yor­ker, re­la­ta la evo­lu­ción que ha su­fri­do la Uni­ver­si­dad de Pa­lo Al­to en Ca­li­for­nia en los úl­ti­mos 35 años, cu­na de los nerds. “Lo que se con­si­de­ra­ba ha­ce años un pi­so me­diano en Pa­lo Al­to aho­ra se ven­de por un mi­llón y me­dio de eu­ros. El apar­ca­mien­to del cen­tro co­mer­cial de Stan­ford es­tá lleno de Au­dis. Y sus due­ños com­pran en Bur­berry y Louis Vuit­ton. Hay 50 mul­ti­mi­llo­na­rios y de­ce­nas de mi­les de mi­llo­na­rios en Si­li­con Va­lley”. Pa­ra Sherry Tur­kle, psi­có­lo­go del MIT y au­tor de li­bros so­bre sociedad de la in­for­ma­ción, “aho­ra so­mos to­dos tec­no­ló­gi­cos. De­pen­de­mos de es­tas per­so­nas. Se ha ge­ne­ra­do un cam­bio de po­der, es­ta­mos an­te un nue­vo pa­ra­dig­ma”. ¿Por qué los nerd han lle­ga­do al po­der? Des­de lue­go, es­te co­lec­ti­vo se ha be­ne­fi­cia­do de un cam­bio de con­tex­to. Er­nes­to Cas­tro, en­sa­yis­ta, dio re­cien­te­men­te en Ma­drid una char­la ti­tu­la­da Ner­ding is sexy: la ga­fa­pas­ta co­mo me­ca­nis­mo de dis­tin­ción. Se­gún él, los nerd no ha­brían nun­ca emer­gi­do sin la caí­da del mu­ro de Ber­lín. “Una vez ter­mi­na­da la gue­rra fría, a par­tir de fi­na­les de los ochen­ta, se pro­du­ce la pri­me­ra pri­va­ti­za­ción del con­su­mo de la tec­no­lo­gía mi­li­tar, un ám­bi­to en que ellos des­ta­can”. Pe­ro, ade­más, pa­ra Cas­tro, el nerd se be­ne­fi­cia de otras cir­cuns­tan­cias que jue­gan a su fa­vor. “En el mis­mo pe­rio­do se ex­pe­ri­men­ta la de­ca­den­cia del con­cep­to de ma­cho se­xual, con la apa­ri­ción del si­da. A par­tir de es­te mo­men­to, el re­pri­mi­do se con­vier­te en una es­té­ti­ca más”. Y, por úl­ti­mo, –agre­ga– si es­te co­lec­ti­vo ha con­se­gui­do su­bir los pel­da­ños ha­cia el po­der es tam­bién gra­cias al desa­rro­llo del ca­pi­ta­lis­mo salvaje que ha ca­rac­te­ri­za­do al mun­do oc­ci­den­tal an­tes de la úl­ti­ma dé­ca­da. “En la eco­no­mía mo­der­na, de­bes con­ver­tir­te en un pro­duc­to es­pe­cí­fi­co. Y el nerd lo es. Du­ran­te años es­ta fi­gu­ra ha si­do con­si­de­ra­do co­mo “el buen salvaje” de la era co­lo­nial. Pe­ro hoy es lo con­tra­rio: el nerd es el héroe de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de los tiem­pos ac­tua­les, por­que su ge­ne­ra­ción (se lla­me X o Y, los hi­jos del baby boom), ha sa­bi­do eman­ci­par­se de su con­di­ción pro­le­ta­ria gra­cias a su gran ca­pa­ci­dad téc­ni­ca”. Sea co­mo sea, la cues­tión es que ser nerd hoy... ¡es­tá de mo­da! Ge­ne Marks, ar­ti­cu­lis­ta de For­bes, es­cri­bió en un re­cien­te ar­tícu­lo. “Mi hi­jo es­tá a mi­tad de los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios y es­tá pen­san­do en lo que quie­re ser de ma­yor. Me pi­dió con­se­jo so­bre el fu­tu­ro. La res­pues­ta es sen­ci­lla. ‘Con­viér­te­te en un nerd, hi­jo mío. Tie­nes que ser un nerd’, le di­je. Son los nerds los que lle­van la ba­tu­ta de las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas. Cien­tí­fi­cos. In­ge­nie­ros. Bió­lo­gos. Y si tie­nen un po­co de ol­fa­to pa­ra los ne­go­cios, en­ton­ces me­jor que me­jor. La verdad es que la ges­tión de los ne­go­cios no es al­go di­fí­cil de apren­der. Com­pras

Mark Zuc­ker­berg El con­tro­ver­ti­do pro­gra­ma­dor crea­dor de Fa­ce­book, que cuen­ta con 1.280 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos al mes. Y a prin­ci­pios de es­te año se hi­zo con What­sApp por 16.000 mi­llo­nes de eu­ros. Su for­tu­na per­so­nal se ci­fra en 25.000 mi­llo­nes de eu­ros

Ste­ve Woz­niak Co­fun­da­dor de Ap­ple, es re­co­no­ci­do co­mo uno de los pa­dres del or­de­na­dor per­so­nal con la idea de que lo pu­die­ra usar cual­quier per­so­na sin co­no­ci­mien­tos in­for­má­ti­cos. Ya de pe­que­ño, con 11 años, creó su pro­pia ra­dio.

Ser­gey Brin y Larry Pa­ge Dos de los crea­do­res de Goo­gle, el bus­ca­dor por ex­ce­len­cia en in­ter­net. Su va­lor en el mer­ca­do ac­tual as­cien­de a 120.000 mi­llo­nes de eu­ros. El pro­pio Pa­ge cuen­ta con una for­tu­na de 17.000 mi­llo­nes de eu­ros. Tam­bién des­ta­ca por su pa­sión por las ma­te­má­ti­cas y or­de­na­do­res. Su pri­mer ar­tícu­lo cien­tí­fi­co so­bre Goo­gle es­cri­to con Brin en 1998 fi­gu­ró en­tre los diez más ci­ta­dos de to­dos los tiem­pos

Li­nus Tor­valds Creó un sis­te­ma ope­ra­ti­vo en abier­to, de uso li­bre co­no­ci­do co­mo Li­nux, y se con­vir­tió en uno de los cien in­ven­to­res más in­flu­yen­tes del mun­do

El ca­mino de los ci­neas­tas No es­tán en el ám­bi­to de la tec­no­lo­gía, pe­ro tam­bién en­car­nan al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas del nerd. En su ado­les­cen­cia Ste­ven Spil­berg es­ta­ba ob­se­sio­na­do en ha­cer pe­lí­cu­las. Woody Allen, con las ga­fas nerd, en un ros­tro po­co agra­cia­do. Y Quen­tin Ta­ran­tino, irre­ve­ren­te. Son de los ci­neas­tas más in­flu­yen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.