Co­ra­les: sa­lud a to­do pul­món

Oxi­ge­na nues­tros ór­ga­nos, es un buen an­tí­do­to con­tra el es­trés y la de­pre­sión, ahu­yen­ta la so­le­dad e in­clu­so pue­de lle­gar a ac­tuar de es­cu­do con­tra en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas. A can­tar se ha di­cho

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Jon Fer­nán­dez

Beet­ho­ven fue el ge­nio que, al in­cor­po­rar una co­ral en su No­ve­na Sin­fo­nía con­vir­tió, por pri­me­ra vez, la voz hu­ma­na en un ins­tru­men­to más de la or­ques­ta. Al gran com­po­si­tor le ha­bría ve­ni­do es­tu­pen­da­men­te can­tar en un co­ro. Te­nía un ca­rác­ter bas­tan­te com­pli­ca­do y eso le hu­bie­se ayu­da­do. A Lud­wig le re­sul­ta­ba di­fí­cil en­ta­blar re­la­cio­nes so­cia­les, su­fría epi­so­dios de an­sie­dad y de­pre­sión, y se re­fu­gia­ba en la so­le­dad. Di­ver­sos es­tu­dios re­cien­tes apun­tan que, pre­ci­sa­men­te, can­tar en gru­po ayu­da a ali­viar con­si­de­ra­ble­men­te ese ti­po de pe­sa­res. Han lle­ga­do a la con­clu­sión de que el can­to co­ral es muy sa­lu­da­ble fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te pa­ra cual­quier per­so­na. No ha­ce fal­ta su­frir las an­gus­tias del com­po­si­tor ale­mán pa­ra be­ne­fi­ciar­se de las cuan­tio­sas apor­ta­cio­nes de can­tar en un gru­po co­ral. Jor­di A. Jau­set, es­pe­cia­lis­ta en neu­ro­cien­cia mu­si­cal, sub­ra­ya que can­tar en un co­ro ayu­da a cons­truir una gran re­la­ción de con­fian­za, de cohe­sión con los com­pa­ñe­ros e in­clu­so de ge­ne­ro­si­dad. El au­tor del li­bro Ce­re­bro y

mú­si­ca, una pa­re­ja sa­lu­da­ble (Círcu­lo Ro­jo), ex­pli­ca que es una ac­ti­vi­dad efec­ti­va con­tra los es­ta­dos de es­trés y de de­pre­sión. “El can­to au­men­ta los ni­ve­les de cor­ti­sol y de oxi­to­ci­na, hor­mo­na que en­tre otras co­sas re­fuer­za la au­to­con­fian­za y el ni­vel de bie­nes­tar per­so­nal”. El in­ves­ti­ga­dor Hans Günt­her Bas­tian, de la Uni­ver­si­dad de Frank­furt, co­gió mues­tras de san­gre de unos miem­bros del co­ro an­tes y des­pués de en­sa­yar du­ran­te una ho­ra el Ré­quiem de Mo­zart. El re­sul­ta­do fue el es­pe­ra­do. Au­men­ta­ron las con­cen­tra­cio­nes de in­mu­no­glo­bi­na A (un an­ti­cuer­po) y de cor­ti­sol (una hor­mo­na an­ti­es­trés). Así pues, con­clu­yó que can­tar for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Ade­más de ello, los cien­tí­fi­cos han com­pro­ba­do que al can­tar en gru­po se pro­du­cen en­dor­fi­nas, las mis­mas hor­mo­nas que du­ran­te una re­la­ción se­xual pro­du­cen sen­sa­ción de pla­cer. Got­zon Arri­za­ba­la­ga co­rro­bo­ra ese efec­to. “Mu­chas ve­ces vie­nes al en­sa­yo can­sa­do, no so­lo fí­si­ca­men­te sino tam­bién psi­co­ló­gi­ca­men­te. Pe­ro tras es­cu­char la in­creí­ble fu­sión de ar­mo­nía de vi­bra­cio­nes, uno se re­nue­va y sa­le más con­ten­to”, co­men­ta el pro­fe­sor de can­to del Or­feón Do­nos­tia- rra y pro­fe­sor de fi­lo­so­fía de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co. La res­pi­ra­ción es fun­da­men­tal a la ho­ra de can­tar, y fun­cio­na co­mo un fue­lle que me­jo­ra va­rias par­tes de nues­tro or­ga­nis­mo. “Te­ne­mos que res­pi­rar más pro­fun­da­men­te que en otros ejer­ci­cios fí­si­cos más ex­te­nuan­tes, por lo que to­ma­mos más oxí­geno y me­jo­ra la ca­pa­ci­dad ae­ró­bi­ca”, ex­pli­ca Graham Welch, di­rec­tor de es­tu­dios de edu­ca­ción mu­si­cal de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres. De he­cho, afir­ma que can­tar in­clu­so ayu­da a sen­tir­se más jo­ven: “Se ejer­ci­tan las cuer­das vo­ca­les y se man­tie­nen jó­ve­nes, in­clu­so en la ve­jez. Cuan­to me­nos cas­ti­ga­da por la edad sue­ne su voz, más jo­ven se va a sen­tir y va a pa­re­cer”. El pro­fe­sor lon­di­nen­se aña­de que la res­pi­ra­ción pro­fun­da for­ta­le­ce los pul­mo­nes, me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea y que, so­bre to­do, tonifica los múscu­los ab­do­mi­na­les e in­ter­cos­ta­les y el dia­frag­ma. Y es que un co­ris­ta nun­ca can­ta con la gar­gan­ta, sino con el dia­frag­ma. El ba­rí­tono ita­liano Leo Nuc­ci, por ejem­plo, ha desvelado en más de una oca­sión su se­cre­to pa­ra man­te­ner en per­fec­to es­ta­do su bue­na voz: ha­ce más de cien fle­xio­nes al día pa­ra en­tre­nar el múscu­lo del dia­frag­ma en lu­gar de cui­dar la gar­gan­ta. Jor­di Jau­set enu­me­ra otras bon­da­des que apor­ta el con­trol de la res­pi­ra­ción. “Cuan­do uno ne­ce­si­ta es­tar más tran­qui­lo y re­la­ja­do siem­pre se acon­se­ja in­ten­tar con­cen­trar­se só­lo en la res­pi­ra­ción. Ins­pi­rar y ex­pi­rar pro­fun­da­men­te va­rias ve­ces. Al ca­bo de unos mi­nu­tos no­ta­mos que nues­tro sis­te­ma cir­cu­la­to­rio es­tá más tran­qui­lo. Un co­ris­ta que ya con­tro­la bien la res­pi­ra­ción tie­ne es­ta es­tra­te­gia al al­can­ce de su mano en cual­quier mo­men­to”. Ade­más, la res­pi­ra­ción y el can­to tam­bién de­jan hue­lla en el ce­re­bro. El di­vul­ga­dor neu­ro­cien­tí­fi­co cuen­ta que se ha com­pro­ba­do que una per­so­na que se ha de­di­ca­do al can­to pro­fe­sio­nal­men­te du­ran­te diez años tie­ne las fi­bras ner­vio­sas en­tre la par­te au­di­ti­va y la par­te mo­to­ra mu­cho más grue­sas que una per­so­na nor­mal. Por ello, y por­que al can­tar se oxi­ge­na más de lo ha­bi­tual el ce­re­bro, Jau­set se­ña­la que el can­to pue­de ac­tuar co­mo una es­pe­cie de co­ra­za fren­te

la en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas. “Can­tar es una es­pe­cie de gim­na­sia neu­ro­nal”. Pe­ro no pien­se que es­to no va con us­ted. No ha­ce fal­ta ser pro­fe­sio­nal, ni can­tar es­pe­cial­men­te bien, ni can­tar un ti­po con­cre­to de can­cio­nes pa­ra be­ne­fi­ciar­se del can­to. “Lo mis­mo da can­tar una ha­ba­ne­ra que un cha­cha­chá. La cla­ve es que un gru­po ha­ga lo mis­mo con un fin co­mún y que se lo pa­se bien”, sub­ra­ya Jau­set. De he­cho, mu­chos de los be­ne­fi­cios de can­tar en gru­po son so­cia­les. El fi­ló­so­fo y mú­si­co Arri­za­ba­la­ga re­cuer­da que Pla­tón de­fen­día que la edu­ca­ción pa­ra crear “bue­nos ciu­da­da­nos” se de­bía ba­sar en el ejer­ci­cio fí­si­co y la mú­si­ca, y so­bre to­do en el can­to. “Me­dian­te la edu­ca­ción mu­si­cal in­cor­po­ra­mos in­cons­cien­te­men­te va­lo­res co­mo el amor a la dis­ci­pli­na, al or­den, a la ar­mo­nía”, ar­gu­ye Arri­za­ba­la­ga. “Al can­tar en gru­po in­terio­ri­za­mos que ha­ce fal­ta dis­ci­pli­na per­so­nal y co­lec­ti­va pa­ra can­tar to­dos al mis­mo rit­mo, se­guir las pau­tas del di­rec­tor, afi­nar bien, es­cu­char al de al la­do”. El neu­ro­psi­có­lo­go y mú­si­co ale­mán Ste­fan Ko­lesch tam­bién de­fien­de el po­der de cohe­sión so­cial que tie­ne el can­to co­ral. Ase­gu­ra que re­fuer­za la co­mu­ni­ca­ción y la coope­ra­ción en­tre las per­so­nas. Su má­xi­ma es que to­dos so­mos se­res mu­si­ca­les. Así lo cree tam­bién Guillermo Da­lia, psi­có­lo­go es­pe­cia­lis­ta en mú­si­cos, y ase­ve­ra que los be­ne­fi­cios de can­tar en gru­po vie­nen de muy an­ta­ño. Es­tá con­ven­ci­do de que la mú­si­ca y el can­to han si­do una ne­ce­si­dad evo­lu­ti­va del ser hu­mano. “Com­par­tir gri­tos o vo­ces a co­ro afian­za la sen­sa­ción de gru­po, co­la­bo­rar en equi­po era un mo­de­lo de ac­tuar pri­mor­dial pa­ra so­bre­vi­vir. Nues­tros an­te­pa­sa­dos com­par­tían bai­les y can­tos an­tes de ca­zar o en­trar en ba­ta­lla pa­ra es­tar me­jor pre­pa­ra­dos pa­ra la ac­ti­vi­dad fí­si­ca”. Un ves­ti­gio de ello es el ri­to bai­la­do y can­ta­do que ha­cen al ini­cio de ca­da par­ti­do de rugby los ju­ga­do­res neo­ze­lan­de­ses. “Los in­te­gran­tes de un gru­po que can­ta en co­ro se­gre­gan ma­yor can­ti­dad de en­dor­fi­nas y so­por­tan me­jor el do­lor que aque­llos que can­tan so­los”, ex­pli­ca Da­lia. Pe­ro el psi­có­lo­go va más allá al ase­gu­rar que el can­to lle­gó a ser una ven­ta­ja evo­lu­ti­va pa­ra aque­llos que la ejer­cían en la prehis­to­ria. “Las per­so­nas que can­tu­rrea­ban da­ban a en­ten­der que po­seían me­jor sa­lud que los que no

PRO­TE­GE FREN­TE A DO­LEN­CIAS NEU­RO­NA­LES Y ME­JO­RA EL HU­MOR CAN­TAR ES RES­PI­RAR Y DA FUE­LLE A LOS ÓR­GA­NOS VI­TA­LES

lo ha­cían, y por lo tan­to po­drían te­ner una des­cen­den­cia más sa­na”. Da­lia se aven­tu­ra a afir­mar que la mú­si­ca y el can­to es una ne­ce­si­dad fí­si­ca y bio­ló­gi­ca del ser hu­mano, da­do que ha si­do y es una he­rra­mien­ta pa­ra cohe­sio­nar co­mu­ni­da­des, pa­ra dis­fru­tar del ocio y fo­men­tar la­zos so­cia­les. “Ca­si con to­da se­gu­ri­dad, el pri­mer mú­si­co que hu­bo en es­te pla­ne­ta fue una ma­dre can­tán­do­le una na­na a su re­to­ño”, co­men­ta el psi­có­lo­go. “Era pu­ra su­per­vi­ven­cia. La ma­dre, que de­ja­ba a su hi­jo en el sue­lo y se apar­ta­ba pa­ra co­ger unas raí­ces o be­ber, em­pe­zó a can­tar por­que el can­to, en ese mo­men­to, era una pro­lon­ga­ción de su per­so­na. El ni­ño, al oír el can­to de su ma­dre te­nía me­nos mie­do, le ba­ja­ban me­nos las de­fen­sas, se ali­men­ta­ba me­jor”. El pro­fe­sor de can­to del Or­feón Do­nos­tia­rra pien­sa que el fac­tor de unión so­cial del can­to si­gue in­tac­to en los co­ros. “Es muy in­tere­san­te la in­ter­ac­ción que se pro­du­ce en­tre dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes. Esa in­ter­ac­ción abre tu men­te y tu mun­do. Al pa­sar mu­cho tiem­po jun­tos se crea una re­la­ción en­ri­que­ce­do­ra y na­tu­ral en­tre dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes”. Es tal la com­pe­ne­tra­ción en­tre los co­ris­tas que la Uni­ver­si­dad de Go­tem­bur­go ha des­cu­bier­to que el rit­mo car­día­co de los co­ris­tas lle­ga a sin­cro­ni­zar­se. To­dos los co­ra­zo­nes lle­gan a la­tir al mis­mo com­pás, se ace­le­ran o ra­len­ti­zan. La sin­cro­ni­za­ción re­si­de en el ner­vio va­go que co­nec­ta des­de la amíg­da­la has­ta el es­tó­ma­go, pa­san­do por el co­ra­zón, gar­gan­ta y pul­mo­nes. El di­rec­tor del estudio, el pro­fe­sor sue­co Bjorn Vick­hoff ase­gu­ra que can­tar re­gu­la la ac­ti­vi­dad del ner­vio va­go, que es­tá es­tre­cha­men­te li­ga­do a la vi­da emo­cio­nal y a la co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na. Se­gún él, can­tar en con­jun­to es una ex­pre­sión de vo­lun­tad co­lec­ti­va. “So­lo ha­ce fal­ta pen­sar en los es­ta­dios de fút­bol, can­cio­nes de tra­ba­jo, him­nos, pro­ce­sio­nes en fes­ti­va­les, co­ros re­li­gio­sos o des­fi­les mi­li­ta­res. Las in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que ri­tua­les sin­cro­ni­za­dos con­tri­bu­yen a la so­li­da­ri­dad del gru­po”. Por to­do ello, Ger­traud Ber­ka-Sch­mid, psi­co­te­ra­peu­ta y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de la Mú­si­ca y Ar­te de Vie­na de­fien­de que el can­to co­ral de­be­ría ser in­clu­so re­ce­ta­do por los mé­di­cos. Acla­ra que, ade­más de me­jo­rar la con­cen­tra­ción y la memoria, can­tar en gru­po re­fuer­za y com­pen­sa la ac­ti­vi­dad de los ner­vios pa­ra­sim­pá­ti­cos, en­tre ellos el ner­vio va­go, pro­por­cio­nan­do tran­qui­li­dad, re­for­zan­do las de­fen­sas e in­clu­so mi­ti­gan­do tras­tor­nos de sue­ño. Si siem­pre le ha gus­ta­do can­tar, es el mo­men­to de dar el sal­to del can­tu­rreo en la du­cha a com­par­tir su afi­ción en gru­po. Sa­be que no ha­ce fal­ta ser ni Plá­ci­do Domingo ni Mon­tse­rrat Ca­ba­llé pa­ra dis­fru­tar del can­to co­ral ni pa­ra que no­te có­mo le ha­ce for­ta­le­cer tan­to fí­si­ca co­mo emo­cio­nal­men­te. Es­te es un país al que le gus­ta can­tar, es­tá lleno de co­ros y or­feo­nes: en ca­da pue­blo, en ca­da ciu­dad, en ca­da ba­rrio... Se­gún la Federació Ca­ta­la­na d’Entitats Co­rals só­lo en Bar­ce­lo­na pue­de en­con­trar unos 150 agru­pa­cio­nes co­ra­les. Por fal­ta de ofer­ta no se­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.