Con el ego por los sue­los

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

pa­li­za, o una bue­na co­lle­ja en el me­jor de los ca­sos. Los in­ves­ti­ga­do­res del com­por­ta­mien­to hu­mano tie­nen cla­ro que nues­tras ac­ti­tu­des y va­lo­res han em­pe­za­do a cam­biar. “Cri­sis es si­nó­ni­mo de trans­for­ma­ción y exi­ge a la per­so­na ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a la mis­ma. La ac­tual cri­sis eco­nó­mi­ca trae con­si­go cam­bios tras­cen­den­ta­les, no só­lo en el es­ta­tus eco­no­mi­co­so­cial, sino tam­bién en có­mo nos en­fren­ta­mos e in­ter­pre­ta­mos el mun­do que nos ro­dea. Cuan­do nos en­con­tra­mos con es­te ti­po de si­tua­cio­nes de ines­ta­bi­li­dad, po­ne­mos en mar­cha me­ca­nis­mos psi­co­ló­gi­cos que nos ayu­dan a re­cu­pe­rar el equi­li­brio per­di­do”, ana­li­za Ma­ría Re­yes Bueno Mo­reno, psi­có­lo­ga so­cial y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla. “El có­mo se­re­mos tras la cri­sis –aña­de– de­pen­de­rá de la for­ma en que ha­ya­mos in­ter­pre­ta­do y afron­ta­do di­chos acon­te­ci­mien­tos. Ha­brá per­so­nas que per­ma­ne­ce­rán pa­ra­li­za­das por el mie­do; otras de­sen­can­ta­das, sin es­pe­ran­za y des­ani­ma­das; y per­so­nas for­ta­le­ci­das en to­dos los sen­ti­dos, con re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer fren­te a even­tos de cual­quier ín­do­le”. Con la re­ce­sión, coin­ci­den los ex­per­tos, he­mos re­ci­bi­do una bue­na y do­lo­ro­sa cu­ra de hu­mil­dad, de esas que, cuen­tan, no se ol­vi­dan y nun­ca vie­nen mal. De esas que nos ha­cen cam­biar el rum­bo de la vi­das. To­dos es­tán de acuer­do en que el im­pac­to de las va­cas fla­cas en nues­tras con­cien­cias ha si­do trau­má­ti­co, pe­ro no coin­ci­den a la ho­ra de es­ta­ble­cer cuán­to du­ra­rá su efec­to, por­que al­gu­nas co­rrien­tes po­nen en du­da que la trans­for­ma­ción que es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do sea sin­ce­ra. Pa­ra es­tos, no se tra­ta más que de un es­pe­jis­mo. Sí, nos he­mos adap­ta­do, pe­ro si re­gre­sa el tiem­po de bo­nan­za ol­vi­da­re­mos las pe­nas y re­to­ma­re­mos an­ti­guos há­bi­tos. En ese sen­ti­do, te­ne­mos la mis­ma memoria que un pez. Pa­ra otros, no hay du­da de que he­mos vuel­to la vis­ta a va­lo­res que creía­mos ol­vi­da­dos. Se im­po­nen el es­fuer­zo, la dis­ci­pli­na, el sa­cri­fi­cio, el aho­rro, el con­su­mo ra­cio­nal, la mo­des­tia, la sen­sa­tez, el ser. “En los años an­te­rio­res a la cri­sis, una gran par­te de ciu­da­da­nos se ha­bía en­tre­ga­do a mu­chos ex­ce­sos con­su­mis­tas. Uno de los efec­tos del cam­bio de cli­ma so­cio­eco­nó­mi­co que ha traí­do la cri­sis es que se han fre­na­do al­gu­nos de es­tos ex­ce­sos y se han re­cu­pe­ra­do, al me­nos en par­te, la sen­sa­tez y la pru­den­cia. Aho­ra so­mos más ra­cio­na­les que emo­ti­vos a la ho­ra de com­prar, por ejem­plo. Aun­que el trau­ma­tis­mo so­cial de la cri­sis des­apa­rez­ca, las cir­cuns­tan­cias y las ac­ti­tu­des de los ciu­da­da­nos, co­mo con­su­mi­do­res, no se­rán ya las mis­mas”, ar­gu­men­ta Ja­vier Garcés Prie­to, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Es­tu­dios Psi­co­ló­gi­cos y So­cia­les.

El re­vés eco­nó­mi­co es­tá sien­do du­ro y gol­pea di­rec­ta­men­te al bol­si­llo, aun­que tam­bién el nar­ci­sis­mo con que nos ma­ne­já­ba­mos ha­ce unos años, en opi­nión de los ex­per­tos. Que­rer ser los me­jo­res, dis­po­ner de lo más pre­cia­do y ex­hi­bir­lo co­mo re­fle­jo de nues­tros lo­gros, te­nía un cos­te. Ser los pri­me­ros en el ran­king eu­ro­peo de pro­pie­ta­rios de pri­me­ra vi­vien­da y los ter­ce­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.