82,9%

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

El 82,9% de los ciu­da­da­nos afec­ta­dos por la cri­sis ma­ni­fies­ta que, a par­tir de aho­ra es­ta­rá más aten­to a la po­si­bi­li­dad de po­der ven­der, cam­biar, pres­tar o re­ga­lar pro­duc­tos o ser­vi­cios sin in­ter­me­dia­rios a tra­vés de in­ter­net. Ade­más, se es­tán ex­ten­dien­do otras ini­cia­ti­vas fue­ra de la red, co­mo los mer­ca­di­llos de in­ter­cam­bio, los gru­pos de au­to­con­su­mo, et­cé­te­ra. de con­se­guir el má­xi­mo de be­ne­fi­cios con el me­nor cos­te po­si­ble y cuan­do ha­bla­mos de cos­tes no só­lo nos referimos a eco­nó­mi­cos, sino tam­bién a fí­si­cos, per­so­na­les y so­cia­les. Es­ta ley es la que ha pre­va­le­ci­do en tiem­pos de bo­nan­za, por­que el error de­ri­va­do de es­ta for­ma de ac­tuar te­nía po­cas o nin­gu­na con­se­cuen­cia. Con­se­guía­mos lo que deseá­ba­mos con fa­ci­li­dad, ca­si sin es­fuer­zo, am­bi­cio­ná­ba­mos lo que es­ta­ba nues­tro al­can­ce y lo que no”. ¿Pe­ro de verdad nos me­re­cía­mos es­ta cu­ra de hu­mil­dad, que más que cu­ra es una du­cha a pre­sión con agua he­la­da? An­te los que opi­nan que sí, que he­mos vi­vi­do por en­ci­ma de nues­tras po­si­bi­li­da­des y que has­ta so­mos los cul­pa­bles de la cri­sis, sur­gen otras vo­ces que, si bien no nos exi­men de cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad por in­cons­cien­cia y ex­ce­si­vo op­ti­mis­mo, no co­mul­gan con las te­sis de que sea­mos los que he­mos pues­to el sis­te­ma eco­nó­mi­co pa­tas arri­ba. “Hay al­go que se re­pi­te mu­cho, que ha ca­la­do en­tre no­so­tros y que ha­ce re­fe­ren­cia al con­cep­to de la cul­pa co­lec­ti­va. Hay una es­pe­cie de com­ple­jo de cul­pa co­lec­ti­vo, co­mo si to­dos nos hu­bié­ra­mos vuel­to lo­cos du­ran­te años, pe­ro ese dis­cur­so ha si­do ela­bo­ra­do por los que han si­do más cul­pa­bles, aque­llos a los que les in­tere­sa pro­pa­gar ese sen­ti­mien­to de cul­pa co­lec­ti­vo. Po­ca gen­te se le­van­ta di­cien­do ‘oye, que yo no ha­cía na­da, que no vi­vía por en­ci­ma de mis po­si­bi­li­da­des’. Ha triun­fa­do esa es­tra­te­gia de di­fu­mi­nar res­pon­sa­bi­li­da­des a cos­ta de re­par­tir­las en­tre to­dos. Es verdad que he­mos pe­ca­do de de­jar­nos arras­trar por una bo­nan­za fic­ti­cia, pe­ro la res­pon­sa­bi­li­dad de un con­su­mi­dor de a pie no se pue­de com­pa­rar con la de las en­ti­da­des ban­ca­rias o em­pre­sa­rios que hi­cie­ron co­sas ile­ga­les o po­co éti­cas”, re­fle­xio­na Ja­vier Garcés. La mo­des­tia, un va­lor al al­za Al mar­gen de re­pro­ches, y a te­nor de los da­tos, sí pa­re­ce cla­ro que es­ta­mos cam­bia­do, que una de las con­se­cuen­cias de la cu­ra de hu­mil­dad que nos he­mos lle­va­do ha si­do, pre­ci­sa­men­te, re­cu­pe­rar­la co­mo va­lor, co­mo ac­ti­tud fren­te a la vi­da. Con­ver­ti­da en eu­ros, esa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.