¿Un cas­ti­go me­re­ci­do?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

en po­seer se­gun­da re­si­den­cia, com­prar más de un mi­llón y me­dio de co­ches en­tre el 2004 y el 2006. Eso y las hi­po­te­cas, re­for­mas, via­jes, ce­nas fue­ra de ca­sa, ro­pa de mar­ca..., nos ha su­pues­to un sin­fín de gas­tos y de deu­da que en di­ciem­bre del año pa­sa­do as­cen­día a 787.393 mi­llo­nes de eu­ros, co­mo es­ta­ble­ce el Ban­co de Es­pa­ña. Un pre­cio que íba­mos pa­gan­do ca­da mes co­mo quien abo­na una ta­sa de re­co­no­ci­mien­to, de acep­ta­ción so­cial, en un en­torno en el que “lo que mar­ca­ba el éxi­to so­cial era el di­ne­ro, ca­si la úni­ca je­rar­quía que exis­tía. Esa es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la sociedad de con­su­mo, don­de la úni­ca no­ble­za es la del di­ne­ro, la no­ble­za del gas­to”, des­cri­be Ja­vier Garcés. Con la cri­sis, nues­tro ego ali­men­ta­do a gol­pe de ta­lo­na­rio ha que­da­do tan mal­tre­cho co­mo la cuen­ta ban­ca­ria. “La ima­gen que los in­di­vi­duos tie­nen so­bre sí mis­mos es apor­ta­da en gran me­di­da por su per­te­nen­cia a de­ter­mi­na­dos gru­pos o ca­te­go­rías so­cia­les. Cuan­do la cri­sis nos des­pla­za a otro sec­tor, cuan­do de ser pro­pie­ta­rios de nues­tro pi­so pa­sa­mos a ser desahu­cia­dos, o cuan­do de ser tra­ba­ja­do­res pa­sa­mos a ser pa­ra­dos, nues­tro ego se ve agre­di­do”, ex­pli­ca Ma­ría Re­yes Bueno. ¿Y qué ha­ce­mos en­ton­ces, cuan­do la eco­no­mía y sus gu­rús nos echan agua fría so­bre ese amor in­fi­ni­to que nos te­ne­mos? “Po­de­mos usar es­tra­te­gias del ti­po ‘yo es­toy mal, pe­ro tú es­tás peor’ pa­ra con­se­guir cier­ta iden­ti­dad po­si­ti­va por com­pa­ra­ción con otras ca­te­go­rías des­fa­vo­re­ci­das; o pen­sar ‘to­dos es­ta­mos igual’ y en ese ca­so la iden­ti­dad po­si­ti­va ven­dría ava­la­da por creer per­te­ne­cer a un gru­po ma­yo­ri­ta­rio; o po­de­mos mo­vi­li­zar­nos jun­to a otros que es­tán en nues­tra si­tua­ción pa­ra in­ten­tar cam­biar el es­ta­tus que te­ne­mos en ese mo­men­to”, aña­de la pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla.

Qui­zá sí sea cierto que vi­vía­mos des­preo­cu­pa­dos, tam­bién pue­de ser que ha­ya­mos es­ta­do enamo­ra­dos de nues­tros pen­sa­mien­tos. O que ha­ya­mos res­pon­di­do a la ley del mí­ni­mo es­fuer­zo, co­mo ob­ser­va Bueno: “Tra­ta­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.