4 de 10

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

En el 2011, 6 de ca­da 10 per­so­nas pen­sa­ban que al­qui­lar un pi­so era ti­rar el di­ne­ro. En el 2013 lo pen­sa­ban 4 de ca­da 10. mo­des­tia se tra­du­ce en que la ma­yo­ría, en torno a un 80% se­gún da­tos de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Es­tu­dios Psi­co­ló­gi­cos y So­cia­les, de­cla­ra que cuan­do aca­be la re­ce­sión no vol­ve­rá a con­su­mir co­mo an­tes. Nos lo pen­sa­re­mos me­jor an­tes de gas­tar. Y un 91% de los afec­ta­dos por la cri­sis tie­ne cla­ro que gas­ta­rá me­nos. Tam­bién son mul­ti­tud (84%) los que quie­ren aho­rrar y le­gión (95,9%) quie­nes se lo pen­sa­rán me­jor an­tes de en­deu­dar­se. Es­ta­mos vol­vien­do a la eco­no­mía do­més­ti­ca, la que mi­ni­mi­za los gas­tos y con­tro­la fé­rrea­men­te las en­tra­das y las sa­li­das de di­ne­ro. “Una de las reacciones de los con­su­mi­do­res an­te la cri­sis ha si­do, por ejem­plo, la com­pra de ar­tícu­los con mar­ca blan­ca y el re­em­pla­zo de los pro­duc­tos más ca­ros por su­ce­dá­neos u otras al­ter­na­ti­vas de más ba­jo pre­cio. Son cam­bios fa­vo­re­ci­dos por la cri­sis, pe­ro no des­apa­re­ce­rán cuan­do aca­be, pues­to que los con­su­mi­do­res los van a ir in­cor­po­ran­do de for­ma per­ma­nen­te a su es­ti­lo de vi­da”, apun­ta Ja­vier Garcés. El cam­bio en el mo­do de con­ce­bir el con­su­mo re­fle­ja, di­cen los ex­per­tos, una nue­va mi­ra­da so­bre la sen­ci­llez, so­bre lo au­tén­ti­co, en tér­mi­nos más ge­ne­ra­les. Es­ta­mos res­ca­tan­do la hu­mil­dad del baúl de los re­cuer­dos, esa pa­ra la que se ne­ce­si­ta gran­de­za, co­mo de­cía el es­cri­tor Er­nes­to Sá­ba­to, y per­so­na­jes pú­bli­cos que ha­cen ga­la de ella se han con­ver­ti­do en au­tén­ti­cos ídolos. Véa­se, sino, a Vi­cen­te del Bos­que, o al pa­pa Fran­cis­co, o a Le­ti­cia Chen, una de las diez me­jo­res em­pre­sa­rias chi­nas en el ex­tran­je­ro, que ha­ce unos me­ses de­cla­ra­ba que “cuan­do más arri­ba es­tás, más hu­mil­de tie­nes que ser, por­que en una bo­te­lla lle­na ya no ca­be na­da más, no pue­des apren­der.” Pa­ra Ma­ría Re­yes Bueno, co­mo con­se­cuen­cia de la cri­sis, “nos he­mos vis­to en la ne­ce­si­dad de re­es­truc­tu­rar to­do nues­tro sis­te­ma de va­lo­res y he­mos re­cu­pe­ra­do al­gu­nos que te­nía­mos ol­vi­da­dos: aus­te­ri­dad, sen­ci­llez, hu­mil­dad, es­fuer­zo, va­lo­ra­ción de lo que real­men­te es im­por­tan­te”, de­ta­lla. Un cam­bio com­ple­jo y len­to que “nos per­mi­te orien­tar­nos y con­du­cir­nos de for­ma cohe­ren­te y óp­ti­ma por una si­tua­ción de cri­sis”. Más fe­li­ces y más sa­nos. Los psi­có­lo­gos po­nen de ma­ni­fies­to los gran­des be­ne­fi­cios que tie­ne la hu­mil­dad (que no la su­mi­sión) pa­ra cuer­po y men­te. Nos ayu­da a apren­der de los erro­res, so­mos más cons­cien­tes de nues­tras for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des, au­men­ta la ca­pa­ci­dad pa­ra apren­der... ¿Qué más? Nos li­be­ra­mos de pre­sio­nes in­ne­ce­sa­rias por­que re­gu­la­mos la au­to­exi­gen­cia, so­mos más fle­xi­bles y nos adap­ta­mos me­jor a las si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, re­du­ci­mos con­si­de­ra­ble­men­te los ni­ve­les de es­trés y nos acer­ca­mos a los de­más, so­mos más so­li­da­rios. En re­su­men, es­ta­mos más sa­nos por­que dis­mi­nu­yen las po­si­bi­li­da­des de su­frir en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, re­ge­ne­ra­mos me­jor los te­ji­dos cor­po­ra­les por­que dor­mi­mos más pla­cen­te­ra­men­te, nos ali­men­ta­mos en con­di­cio­nes con las con­si­guien­tes me­jo­ras en el or­ga­nis­mo, el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co se en­ri­que­ce, pa­de­ce­mos me­nos ca­ta­rros y aler­gias, y un lar­go et­cé­te­ra. “El ser hu­mil­de pro­por­cio­na fle­xi­bi­li­dad, adap­ta­bi­li­dad y au­men­ta la ca­pa­ci­dad de es­fuer­zo pa­ra asu­mir nue­vos re­tos. A la vez con­vier­te a las per­so­nas en re­fe­ren­tes pa­ra los de­más. Es­to las si­túa en una mag­ní­fi­ca po­si­ción res­pec­to a los otros, en el sen­ti­do de que las per­so­nas hu­mil­des ven in­cre­men­ta­da su ca­pa­ci­dad pa­ra con­se­guir lo que desean, no a ex­pen­sas de los de­más, sino con ellos. En de­fi­ni­ti­va, si so­mos ca­pa­ces de ale­jar­nos del or­gu­llo y acer­car­nos a la sen­ci­llez dis­fru­ta­re­mos de una vi­da más se­re­na, más tran­qui­la, más fe­liz y lle­na de opor­tu­ni­da­des”, ex­po­ne Bueno. Y si la fe­li­ci­dad es el ob­je­ti­vo de hom­bres y mu­je­res, la hu­mil­dad se abre an­te no­so­tros co­mo uno de los ca­mi­nos que con­du­cen a ella, co­mo ejem­pli­fi­ca el mon­je bu­dis­ta fran­cés Matt­hieu Ri­card. Él la prac­ti­ca a dia­rio en su bús­que­da in­fa­ti­ga­ble de la di­cha y ha si­do con­si­de­ra­do por el dia­rio The In­de­pen­dent el hombre más fe­liz del mun­do a raíz de los es­tu­dios de su ce­re­bro rea­li­za­dos por la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin (Es­ta­dos Uni­dos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.