¿Qué re­qui­si­tos ha­cen fal­ta?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

quien re­gre­sa al tra­ba­jo re­suel­to a po­ner fin a su ma­tri­mo­nio. Y una vez de­ci­di­do se pre­gun­tan có­mo di­vor­ciar­se, por dón­de em­pe­zar, qué han de ha­cer. Con la ayu­da de In­ma­cu­la­da Ruz, pre­si­den­ta de la sec­ción de de­re­cho ma­tri­mo­nial y de fa­mi­lia del Col·le­gi d’Ad­vo­cats de Bar­ce­lo­na, de Ana­bel Cas­tán, di­rec­to­ra del ser­vi­cio de di­vor­cios por in­ter­net de Di­vor­cioIn­ter­net.com, y de An­to­ni Du­rán-Sin­dreu, di­rec­tor de Du­rán Sin­dreu Ase­so­res Le­ga­les y Tri­bu­ta­rios, he­mos ela­bo­ra­do una pe­que­ña guía prác­ti­ca.

Lle­var tres me­ses ca­sa­do. No hay que ale­gar mo­ti­vo al­guno. ¿Cuál es el pri­mer pa­so? Hay que pre­sen­tar una de­man­da, así que ha­ce fal­ta abo­ga­do y pro­cu­ra­dor. Si los dos cón­yu­ges es­tán de acuer­do, se pre­sen­ta una úni­ca de­man­da con el con­ve­nio que re­gu­la los efec­tos del di­vor­cio. Si no hay acuer­do, uno de los cón­yu­ges pre­sen­ta la de­man­da con sus pe­ti­cio­nes y se abre un pro­ce­di­mien­to con­ten­cio­so pa­ra que se ce­le­bre un jui­cio oral en el que el juez de­ci­di­rá se­gún lo ale­ga­do y pro­ba­do por ca­da par­te. ¿In­flu­ye te­ner hi­jos? Sí. Si hay hi­jos me­no­res o de­pen­dien­tes, en el con­ve­nio re­gu­la­dor del di­vor­cio han de in­cluir­se acuer­dos res­pec­to a la cus­to­dia, las vi­si­tas, la pen­sión ali­men­ti­cia... En Ca­ta­lun­ya se exi­ge acom­pa­ñar la de­man­da de un plan de pa­ren­ta­li­dad es­pe­cí­fi­co que de­ta­lle des­de có­mo se co­mu­ni­ca­rán los ni­ños con el pro­ge­ni­tor con quien no vi­van, has­ta có­mo se de­ci­di­rán sus ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res o los lu­ga­res de va­ca­cio­nes, en­tre otras cues­tio­nes (veá­se in­for­ma­ción de apo­yo). Tam­bién hay que pre­sen­tar al­gu­nos pa­pe­les más, co­mo el cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to de los hi­jos. ¿Es un pro­ce­so rá­pi­do? ¿Cuán­to tar­da? De­pen­de de la fa­ci­li­dad de los cón­yu­ges pa­ra po­ner­se de acuer­do, de que ha­ya o no hi­jos (lo que de­ter­mi­na la in­ter­ven­ción o no de un fis­cal) y de la car­ga de tra­ba­jo del juz­ga­do que re­suel­va. Si una de las par­tes en­tor­pe­ce y alar­ga el pro­ce­so, la otra pue­de so­li­ci­tar al juez que adop­te me­di­das pro­vi­sio­na­les so­bre el uso de la vi­vien­da, los hi­jos... En los di­vor­cios más sen­ci­llos –de mu­tuo acuer­do y que el fis­cal no pon­ga pe­gas a los pac­tos so­bre los hi­jos–, el pla­zo os­ci­la en­tre uno y tres me­ses. Es efec­ti­vo des­de la fe­cha de la sen­ten­cia. ¿Cuán­to cues­ta? Va­ría mu­cho en fun­ción de las cir­cuns­tan­cias de ca­da ma­tri­mo­nio. Di­vor­ciar­se de mu­tuo acuer­do es más ba­ra­to, por­que si se abre un pro­ce­di­mien­to con­ten­cio­so se mul­ti­pli­can las vi­si­tas al abo­ga­do pa­ra pre­pa­rar el jui­cio, hay que jus­ti­fi­car lo que se pi­de en la de­man­da... Pe­ro tam­bién un di­vor­cio pac­ta­do pue­de cos­tar 300 o 3.000 eu­ros en fun­ción de si los pac­tos es­tán cla­ros des­de el prin­ci­pio o los abogados han de me­diar mu­cho, de si hay bie­nes en co­mún y se quie­ren ad­ju­di­car y re­gis­trar a nom­bre de ca­da uno, de si hay o no hi­jos... Al pe­dir pre­su­pues­to con­vie­ne ase­gu­rar­se de qué in­clu­ye, pues hay abogados que dan un pre­cio “to­do in­clui­do”, otros que fac­tu­ran a par­te los gas­tos de ges­tión de do­cu­men­tos o los ho­no­ra­rios del pro­cu­ra­dor –al­gu­nos co­bran se­gún la cuan­tía de la pen­sión, otros una cuo­ta fi­ja–, o que co­bran en fun­ción del pa­tri­mo­nio re­ci­bi­do. Y al­gu­nos pre­cios que se ofer­tan en in­ter­net son por cón­yu­ge. Un di­vor­cio sen­ci­llo, sin bie­nes ni hi­jos, cues­ta a par­tir de unos 360 eu­ros por in­ter­net o 600 con vi­si­tas pre­sen­cia­les. ¿Da igual dón­de te di­vor­cias? No. La ley que re­gu­la có­mo se tra­mi­ta el di­vor­cio es co­mún en to­da Es­pa­ña, pe­ro el con­te­ni­do del di­vor­cio de­pen­de de nor­ma­ti­vas au­to­nó­mi­cas. En Ca­ta­lun­ya ri­ge el Có­di­go Ci­vil ca­ta­lán. Tam­po­co uno pue­de ele­gir dón­de se di­vor­cia. La de­man­da se pre­sen­ta don­de es­té el do­mi­ci­lio fa­mi­liar, y si la pa­re­ja ya vi­ve se­pa­ra­da, don­de co­rres­pon­da al do­mi­ci­lio del de­man­da­do. Si hay hi­jos, el lu­gar lo mar­ca su re­si­den­cia. ¿Pue­des di­vor­ciar­te a dis­tan­cia, por in­ter­net? Aun­que el di­vor­cio sea de mu­tuo acuer­do hay que acu­dir siem­pre al juz­ga­do pa­ra ra­ti­fi­car el con­ve­nio. Si los cón­yu­ges vi­ven en ciu­da­des di­fe­ren­tes pue­de pe­dir­se que a ca­da uno le ci­ten en los juz­ga­dos de su lo­ca­li­dad, pe­ro eso alar­ga el pro­ce­so. Só­lo se pue­de evi­tar ir al juz­ga­do si se re­si­de en el ex­tran­je­ro y se dan po­de­res al pro­cu­ra­dor a tra­vés del con­su­la­do es­pa­ñol. El res­to de trá­mi­tes –con­tac­tar con el abo­ga­do, en­viar la do­cu­men­ta­ción, re­dac­tar el con­ve­nio...– pue­den ha­cer­se on li­ne o por co­rreo. ¿Es po­si­ble di­vor­ciar­se por in­ter­net si hay hi­jos? Sí, aun­que los abogados acon­se­jan cui­dar mu­cho que las con­di­cio­nes que se pac­tan pa­ra su cui­da­do y ma­nu­ten­ción ten­gan en cuen­ta las cir­cuns­tan­cias de ca­da uno y la ca­suís­ti­ca que pue­da pre­sen­tar­se en el fu­tu­ro, sin caer en la ten­ta­ción de re­lle­nar un acuer­do es­tán­dar. Tam­bién hay que ase­so­rar­se so­bre si esos pac­tos se­rán acep­ta­dos por el fis­cal, y que no su­pon­drán cos­tes tri­bu­ta­rios in­ne­ce­sa­rios o no fo­men­ta­rán la con­flic­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.