¿Có­mo se cal­cu­la la pen­sión pa­ra a los hi­jos?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

De­pen­de en gran me­di­da del po­der ad­qui­si­ti­vo de ca­da uno, de cuán­to tiem­po pa­san con ca­da pro­ge­ni­tor, y de que ha­ya acuer­do en la pa­re­ja, aun­que los jue­ces uti­li­zan unos ba­re­mos o ta­blas de re­fe­ren­cia que va­rían se­gún la lo­ca­li­dad. Co­mo es­te di­ne­ro tie­ne un be­ne­fi­cio fis­cal pa­ra quien lo pa­ga, los jue­ces re­vi­san que no sean can­ti­da­des desor­bi­ta­das pa­ra los gas­tos de ma­nu­ten­ción –ali­men­tos, ves­ti­do, edu­ca­ción, ocio y sa­ni­dad–, pe­ro en el con­ve­nio pue­den pac­tar­se otros pa­gos adi­cio­na­les si se desea. La ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va de los pa­dres tam­bién cuen­ta en la cus­to­dia com­par­ti­da, en la que los gas­tos no se su­fra­gan al 50% sino en pro­por­ción de los in­gre­sos de ca­da pro­ge­ni­tor. Tam­bién compu­tan co­mo pen­sión pa­gos en es­pe­cie co­mo fa­ci­li­tar la vi­vien­da don­de vi­vi­rán o pa­sar más tiem­po con ellos. A la ho­ra de pa­gar, es im­por­tan­te de­jar cons­tan­cia de ello, así que se re­co­mien­da ha­cer­lo por in­gre­so ban­ca­rio, en una cuen­ta co­mún pa­ra los gas­tos de los hi­jos, y di­fe­ren­cian­do el con­cep­to por el que se rea­li­za ca­da in­gre­so. ¿Has­ta qué edad hay que pa­sar pen­sión a un hi­jo? Has­ta que ten­ga in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca o ac­ce­so al mer­ca­do la­bo­ral. Si pa­san los años y no se preo­cu­pa por tra­ba­jar se le pue­de re­du­cir la asig­na­ción y su­fra­gar só­lo su ali­men­ta­ción, pues el Có­di­go Ci­vil re­gu­la la obli­ga­ción de ali­men­tar a un fa­mi­liar. Una vez di­vor­cia­dos, ¿Quién de­ci­de so­bre los hi­jos? El pro­ge­ni­tor que tie­ne la cus­to­dia no pue­de de­ci­dir uni­la­te­ral­men­te cues­tio­nes im­por­tan­tes sin con­sul­tar al otro por­que la pa­tria po­tes­tad si­gue sien­do de los dos. Eso sig­ni­fi­ca que han de con­sen­suar to­do lo que afec­te a la edu­ca­ción, los cam­bios de do­mi­ci­lio o los tra­ta­mien­tos mé­di­cos, en­tre otros asun­tos de re­le­van­cia. ¿Qué im­pli­ca­cio­nes fis­ca­les tie­ne el di­vor­cio? El re­par­to de bie­nes y los pa­gos en­tre los cón­yu­ges y a fa­vor de los hi­jos tie­nen con­se­cuen­cias tri­bu­ta­rias, así que con­vie­ne ase­so­rar­se bien an­tes de pre­sen­tar los acuer­dos al juez. Por ejem­plo, si uno de los dos se que­da con la vi­vien­da co­mún, de­pen­de­rá del va­lor que pac­ten en el con­ve­nio que Ha­cien­da con­si­de­re que se ha pro­du­ci­do una al­te­ra­ción pa­tri­mo­nial o no. Y si uno re­ci­be co­mo com­pen­sa­ción una ca­sa que per­te­ne­cía al otro cón­yu­ge, ne­ce­si­ta­rá li­qui­dez pa­ra pa­gar el im­pues­to de Do­na­cio­nes o el IRPF co­rres­pon­dien­te con una al­te­ra­ción pa­tri­mo­nial. En cuan­to a la pen­sión ali­men­ti­cia de los hi­jos, el pro­ge­ni­tor que tie­ne la cus­to­dia y la re­ci­be no tri­bu­ta por ello y el que la pa­ga res­ta ese di­ne­ro de sus in­gre­sos anua­les pa­ra cal­cu­lar la cuo­ta de IRPF, lue­go apli­ca a la pen­sión la es­ca­la del im­pues­to y su­ma am­bas cuo­tas, así que re­du­ce la pro­gre­si­vi­dad del im­pues­to y pa­ga me­nos. En el ca­so de la pen­sión com­pen­sa­to­ria y de la com­pen­sa­ción por de­di­ca­ción a la fa­mi­lia, el cón­yu­ge que pa­ga res­ta ese di­ne­ro de los in­gre­sos a in­cluir en su de­cla­ra­ción de ren­ta, y el que la re­ci­be tri­bu­ta co­mo sa­la­rio. Si es­tas com­pen­sa­cio­nes se re­ci­ben co­mo un úni­co pa­go y por un ma­tri­mo­nio que du­ró más de dos años, se apli­ca una re­duc­ción del 40% siem­pre que no se su­peren los 300.000 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.