Más allá del Im­ser­so

Ser ma­yor, sé­nior o vie­jo, o co­mo quie­ran lla­mar­lo, no es­tá re­ñi­do con la pa­sión por los via­jes. Si el di­ne­ro al­can­za, y la sa­lud lo per­mi­te, mu­chas per­so­nas pre­fie­ren apa­gar el te­le­vi­sor y ha­cer turismo

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Jo­sé A. Ro­drí­guez

La ju­bi­la­ción cie­rra las puer­tas la­bo­ra­les, pe­ro pue­de abrir una ven­ta­na al mun­do. To­do el tiem­po que se de­di­ca­ba al tra­ba­jo aho­ra que­da li­bre pa­ra lo que a uno le ape­tez­ca. Aun­que, en es­tos tiem­pos de cri­sis, mu­chas per­so­nas ma­yo­res tie­nen que de­di­car sus pen­sio­nes a ayu­dar eco­nó­mi­ca­men­te a sus hi­jos o sus nie­tos, mu­chas otras se en­cuen­tran en una bue­na dis­po­si­ción pa­ra via­jar. Si tie­nen una pen­sión más o me­nos acep­ta­ble, el pi­so ya es­tá pa­ga­do y no cuen­tan con hi­jos a su car­go, es­tán en una ex­ce­len­te si­tua­ción pa­ra ha­cer las ma­le­tas y ver mun­do. “Los ma­yo­res de hoy en día son bas­tan­te di­fe­ren­tes a los de ha­ce vein­te o trein­ta años –ex­pli­ca Im­ma­cu­la­da Ar­ma­dans, pro­fe­so­ra de Psi­co­lo­gía So­cial de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na–. Es verdad que for­man un gru­po he­te­reo­gé­neo, no to­dos tie­nen los mis­mos in­tere­ses, pe­ro, en ge­ne­ral, han via­ja­do mu­cho más que los ju­bi­la­dos de ha­ce unas dé­ca­das”. Tie­nen un ni­vel cultural más ele­va­do por­que han lle­ga­do a la uni­ver­si­dad, sa­ben idio­mas y le han co­gi­do el gus­to a ha­cer turismo por­que du­ran­te su vi­da la­bo­ral han via­ja­do mu­cho más. Ya no via­jan úni­ca­men­te al pue­blo en los me­ses de ve­rano pa­ra ver a la fa­mi­lia o echan mano de las ofer­tas del Im­ser­so pa­ra ir a los clá­si­cos des­ti­nos de la cos­ta es­pa­ño­la. Mu­chas de las per­so­nas que tie­nen 65 años o más han cru­za­do el char­co, han re­co­rri­do bue­na par­te de Eu­ro­pa, han rea­li­za­do sa­fa­ris por Áfri­ca. Es cierto que la edad no per­do­na y que ya no dis­fru­tan de la mis­ma for­ma fí­si­ca y el ím­pe­tu que ha­ce vein­te años, pe­ro el de­seo de via­jar no en­ve­je­ce. “Quie­ren se­guir ha­cien­do turismo por­que les gus­ta que su tiem­po li­bre ten­ga un sen­ti­do es­pe­cial”, se­ña­la Im­ma­cu­la­da Ar­ma­dans. Así que quie­ren des­ti­nos que les per­mi­tan dis­fru­tar del ar­te y la his­to­ria. Quie­ren co­no­cer si­tios nue­vos. Quie­ren dis­fru­tar de la gas­tro­no­mía de los lu­ga­res que vi­si­tan. En de­fi­ni­ti­va, apro­ve­char la vi­da al má­xi­mo. “Son cons­cien­tes de que en­ca­ran la úl­ti­ma eta­pa de su vi­da y desean apro­ve­char­la. Ade­más, al via­jar se re­la­cio­nan con otra gen­te –apun­ta es­ta psi­có­lo­ga–. Y es­te es uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos pa­ra que los ma­yo­res ha­gan turismo. Una de sus op­cio­nes pre­fe­ri­das son los via­jes or­ga­ni­za­dos, por­que, apar­te de que lo tie­nen to­do mon­ta­do, les es más sen­ci­llo co­no­cer a más per­so­nas. Asi­mis­mo, los que tie­nen ami­gos que ha­cen turismo via­jan más, por­que, de es­te mo­do, com­par­ten ex­pe­rien­cias”. Las em­pre­sas del sec­tor tu­rís­ti­co han vis­to un au­tén­ti­co fi­lón en el co­lec­ti­vo de la ter­ce­ra edad. Co­mo ex­pli­ca Ra­mon Se­rrat, con­sul­tor tu­rís­ti­co y pro­fe­sor de la es­cue­la uni­ver­si­ta­ria de Ho­te­le­ría y Turismo CETT-UB (Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na), “el 29% de las per­so­nas ma­yo­res de 65 años de la Unión Eu­ro­pea hi­cie­ron co­mo mí­ni­mo un via­je en el año 2011. Y el 20% del to­tal del gas­to tu­rís­ti­co en la UE en ese año lo rea­li­za­ron per­so­nas ma­yo­res. Ade­más, des­de el año 2006 es­tos in­di­ca­do­res es­tán au­men­tan­do. Por ejem­plo, el gas­to tu­rís­ti­co de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.