VA­CA­CIO­NES EN EL MAR… PA­RA SOL­TE­ROS DE CIER­TA EDAD

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

El mer­ca­do de los sol­te­ros es muy ape­ti­to­so pa­ra em­pre­sas de to­do ti­po. Las se­pa­ra­cio­nes y los di­vor­cios en­tre los ma­yo­res de 65 años no de­jan de au­men­tar. Ade­más, mu­chos de los que han pa­sa­do a la sol­te­ría an­tes de esa edad to­da­vía si­guen bus­can­do pa­re­ja. Y tam­bién hay mu­chas per­so­nas que han en­viu­da­do y que desean reha­cer su vi­da sen­ti­men­tal an­tes o des­pués. Así que, del mis­mo mo­do que hay pá­gi­nas en in­ter­net que in­ten­tan que Cu­pi­do afi­ne su pun­te­ría, hay nu­me­ro­sas ofer­tas de via­jes pa­ra que los sol­te­ros sé­niors en­cuen­tren a su me­dia naranja o dis­fru­ten unos días co­no­cien­do a gen­te nue­va. Y, en­tre es­tas ofer­tas, una de las que más éxi­to tie­ne son los cru­ce­ros pa­ra sin­gles (la de­no­mi­na­ción in­gle­sa pa­ra sol­te­ro se es­tá im­po­nien­do en mu­chos anun­cios) que ade­más sean sé­niors. “Las em­pre­sas tu­rís­ti­cas han vis­to una bue­na opor­tu­ni­dad en es­te sen­ti­do y es­tán di­se­ñan­do pro­duc­tos pa­ra es­te mer­ca­do –ex­pli­ca Sònia Gil-Gi­ber­nau–. Co­mo los sé­niors sol­te­ros o viu­dos no quie­ren re­nun­ciar a en­con­trar pa­re­ja, y les en­can­ta via­jar, es­toy con­ven­ci­da de que ve­re­mos más via­jes de es­te ti­po en el fu­tu­ro. Por ejem­plo, es­tan­cias en ho­te­les ex­clu­si­vos pa­ra ellos. Es una bue­na com­bi­na­ción, por­que, a la vez que via­jas, co­no­ces a gen­te nue­va que tam­bién es­tá bus­can­do una nue­va re­la­ción de pa­re­ja”. un or­ga­nis­mo del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad que ofre­ce pro­gra­mas de va­ca­cio­nes pa­ra ma­yo­res. “El Im­ser­so si­gue sien­do una bue­na op­ción –co­men­ta Sònia Gil-Gi­ber­nau–, por­que ofre­ce des­ti­nos de pla­ya, cir­cui­tos cul­tu­ra­les so­bre to­do por Es­pa­ña y turismo de na­tu­ra­le­za. Es­tá muy bien de pre­cio, pe­ro mu­chas ve­ces no pue­des ele­gir des­tino, por­que te to­ca la pla­za que te to­ca”. Una op­ción que, a pe­sar de las ven­ta­jas eco­nó­mi­cas, se que­da cor­ta pa­ra mu­chas per­so­nas. Los cru­ce­ros son una de las ma­ne­ras fa­vo­ri­tas de via­jar de las per­so­nas de la ter­ce­ra edad y sue­len ha­ber ofer­tas muy in­tere­san­tes si se via­ja fue­ra de tem­po­ra­da. Y per­mi­ten vi­si­tar di­fe­ren­tes des­ti­nos en po­cos días, con un alo­ja­mien­to con­for­ta­ble y mé­di­co a bor­do. “Tam­bién cuen­tan con pro­gra­mas de ani­ma­ción, co­mo mu­chos ho­te­les, pa­ra ha­cer yo­ga, pi­la­tes, tai chi, bai­lar…”, se­ña­la Sònia Gil-Gi­ber­nau. “Co­mo hoy en día las per­so­nas ma­yo­res tie­nen mu­cha ex­pe­rien­cia via­jan­do, sue­len ser muy exi­gen­tes”, co­men­ta Ra­mon Se­rrat. Acos­tum­bran pe­dir que su es­tan­cia sea muy com­for­ta­ble y que se ten­gan en cuen­ta sus acha­ques de sa­lud. “Así que la ma­yo­ría de las agen­cias de via­jes ofre­cen bue­nos se­gu­ros mé­di­cos, tan­to si vas a un ho­tel co­mo si rea­li­zas un cru­ce­ro co­mo si op­tas por un bal­nea­rio…”, ex­pli­ca Sònia Gil-Gi­ber­nau. In­clu­so, mu­chos ho­te­les y cru­ce­ros, por ejem­plo, di­se­ñan me­nús es­pe­cia­les pa­ra ellos. “Die­tas sin sal, co­ci­na a la plan­cha, más hi­dra­tos de car­bono, pla­tos po­co pi­can­tes… Mu­chas em­pre­sas se es­tán adap­tan­do muy bien en es­te sen­ti­do”. Y es­tos re­qui­si­tos son to­da­vía más ne­ce­sa­rios a ma­yor edad o peor es­ta­do de sa­lud. “Mu­chas per­so­nas ma­yo­res pi­den ex­plí­ci­ta­men­te que el alo­ja­mien­to y el des­tino sean có­mo­dos, ac­ce­si­bles, pa­ra que se pue­dan mo­ver con fa­ci­li­dad”, apun­ta Ra­mon Se­rrat. Y tam­bién pre­fie­ren no te­ner que preo­cu­par­se de na­da. Ni de las en­tra­das de los mu­seos, ni de los des­pla­za­mien­tos, ni del alo­ja­mien­to. Quie­ren que to­do es­té ges­tio­na­do por la agen­cia de via­jes pa­ra que ellos pue­dan re­la­jar­se al má­xi­mo. “Así in­ten­tan evi­tar el es­trés pro­pio de un via­je en el que tie­nes que en­car­gar­te de es­tas co­sas. Y, so­bre to­do, evi­tan sor­pre­sas des­agra­da­bles de úl­ti­ma ho­ra y que se en­cuen­tren sin habitación cuan­do lle­guen a su des­tino”, ex­pli­ca Sònia Gil-Gi­ber­nau. Pla­ni­fi­ca­ción pa­ra evi­tar dis­gus­tos con la sa­lud es la receta de Mon­tse Que­ralt, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na de Fa­mi­lia y Ge­ria­tría y mé­di­co con­sul­tor de Ad­van­ce Me­di­cal. “Es acon­se­ja­ble que las per­so­nas ma­yo­res preparen el via­je con cierto tiem­po. Mu­chas tie­nen en­fer­me­da­des cró­ni­cas, co­mo hi­per­ten­sión, dia­be­tes, pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, ar­tro­sis…”. Es im­por­tan­te pre­gun­tar­le al mé­di­co de ca­be­ce­ra o al es­pe­cia­lis­ta qué es ne­ce­sa­rio que lle­ven en la ma­le­ta jun­to al ba­ña­dor y la guía tu­rís­ti­ca. “Hay que pre­ver qué me­di­ca­ción se va a ne­ce­si­tar. Mu­chas per­so­nas co­me­ten el error de no lle­var to­das las pas­ti­llas ne­ce­sa­rias pa­ra los días que van a es­tar fue­ra y tie­nen pro­ble­mas pa­ra con­se­guir­las en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.