LAS TA­ZAS DE MAR COLL

Con 28 años ro­dó su pri­me­ra pe­lí­cu­la, ‘Tres días con la fa­mi­lia’ y ob­tu­vo tres pre­mios en el fes­ti­val de Má­la­ga y un Go­ya. Vol­vió con ‘To­dos que­re­mos lo me­jor pa­ra ella’, y se con­fir­mó co­mo una de las ci­neas­tas jó­ve­nes más bri­llan­tes

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

de ca­fé que des­de ha­ce al­gún tiem­po han vuel­to a su co­ti­dia­ni­dad. Eran de sus pa­dres y es­ta­ban en la ca­sa en la que cre­ció, en el ba­rrio bar­ce­lo­nés de Les Corts. A los 20 años se mar­chó de allí pa­ra vol­ver, con otra piel y otras vi­das, a ha­bi­tar­la de nue­vo una dé­ca­da des­pués. Y a pe­sar de los mu­chos in­qui­li­nos que han pa­sa­do mien­tras por allí, el jue­go de ta­zas per­du­ra. “Pa­ra mí re­pre­sen­tan lo ex­tra­ño que re­sul­ta vol­ver a un es­pa­cio en que ya ha­bías vi­vi­do, diez años más tar­de, en una si­tua­ción di­fe­ren­te, pe­ro que com­por­ta mu­chos re­cuer­dos. Y es ca­si un ejer­ci­cio de nos­tal­gia be­ber­me el ca­fé en ellas ca­da ma­ña­na. Me ha­ce mu­cha ilu­sión”. Pa­ra Coll, la nos­tal­gia tie­ne que ver mu­cho con el ci­ne, con el he­cho de re­gis­trar las co­sas. Y co­mo su­ce­de con una sim­ple ta­za, a es­ta ci­neas­ta sus his­to­rias en ce­lu­loi­de tam­bién son ca­pa­ces de trans­por­tar­la a una épo­ca de su vi­da, a un pai­sa­je emo­cio­nal. “En el fon­do, una de las co­sas bue­nas de ha­cer­se ma­yor es la memoria, que con los años se va lle­nan­do de re­cuer­dos, de mo­men­tos, tal vez idea­li­za­dos, trans­for­ma­dos, pe­ro que son una fuen­te de pla­cer al evo­car­los. Y los pe­que­ños ob­je­tos que vas con­ser­van­do, que te van acom­pa­ñan­do, co­mo las fotos o pa­ra mí las pe­lí­cu­las, cum­plen esa fun­ción de ayu­dar­nos a re­vi­vir emo­cio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.