LOS PRI­ME­ROS MIL MI­NU­TOS

Qué ocu­rre en el ce­re­bro del be­bé en los pri­me­ros ins­tan­tes de vi­da

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Cristina Sáez

“El cuer­po de la ma­dre es la me­jor má­qui­na ja­más in­ven­ta­da. Apor­ta nu­tri­ción, tem­pe­ra­tu­ra, glu­co­sa, desa­rro­llo ce­re­bral y sa­lud con un cos­te mí­ni­mo”. Nils Berg­man sa­be bien de qué ha­bla. Es­te afri­cano de adop­ción na­ci­do en Sue­cia em­pe­zó a tra­ba­jar en 1988 co­mo mé­di­co en el Ma­na­ma Mis­sion Hos­pi­tal, en Zim­ba­bue, uno de los paí­ses más po­bres del mun­do. To­do era muy ru­di­men­ta­rio y no te­nían in­cu­ba­do­ras ni tam­po­co me­dios pa­ra tra­tar a los be­bés que na­cían an­tes de tiem­po, por lo que, pa­ra de­ses­pe­ra­ción de Berg­man, la ma­yo­ría de pre­ma­tu­ros aca­ba­ban mu­rien­do. En­ton­ces es­te mé­di­co, hi­jo, nieto y bis­nie­to de mé­di­cos mi­sio­ne­ros, oyó que en Bo­go­tá es­ta­ban usan­do un mé­to­do que ha­bían bau­ti­za­do co­mo

can­gu­ro: na­da más na­cer co­lo­ca­ban a los re­cién na­ci­dos pre­ma­tu­ros des­nu­dos so­bre el ab­do­men de sus ma­dres. Gra­cias a aque­llo, co­men­za­ban a re­gu­lar su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, el rit­mo car­día­co y no mo­rían. Y Berg­man em­pe­zó a re­pli­car aquel sis­te­ma en Zim­ba­bue. “Eran be­bés que na­cían con ape­nas 800 o 1.000 gra­mos, con me­nos de 30 se­ma­nas, y tras po­ner­los piel con piel, ¡so­bre­vi­vían! Era in­creí­ble. In­clu­so abrían los ojos y te mi­ra­ban, y eso que sus ce­re­bros no es­ta­ban for­ma­dos”, re­cuer­da es­te mé­di­co, que tras aque­llas pri­me­ras ex­pe­rien­cias se pu­so a in­ves­ti­gar por qué ocu­rría aque­llo y qué be­ne­fi­cios con­cre­tos com­por­ta­ba adop­tar esa pos­tu­ra del can­gu­ro. Gra­cias a sus es­tu­dios y des­cu­bri­mien­tos, hoy en día es­te mé­di­co es una de las más repu­tadas vo­ces mun­dia­les en desa­rro­llo de la neu­ro­cien­cia del be­bé re­cién na­ci­do o pe­ri­na­tal. Jun­to a su mu­jer, Jill Berg­man ha sen­ta­do las ba­ses cien­tí­fi­cas de con­cep­tos co­mo el cui­da­do piel con piel, el mé­to­do can­gu­ro y la se­pa­ra­ción ce­ro, y ase­gu­ra que los mil pri­me­ros mi­nu­tos de vi­da son su­ma­men­te im­por­tan­tes pa­ra la exis­ten­cia. “No he­mos in­ven­ta­do na­da nue­vo. Só­lo he­mos re­cor­da­do aque­llo que du­ran­te mi­llo­nes de años ha he­cho nues­tra es­pe­cie y que ha­cen el res­to de ma­mí­fe­ros”, afir­ma se­rio Nils Berg­man. “Reivin­di­ca­mos vol­ver a al­go que es­tá es­cri­to en nues­tro ADN y que pa­re­ce que he­mos ol­vi­da­do. Co­sas co­mo el con­tac­to piel con piel y la lac­tan­cia ma­ter­na es lo que nues­tro ge­nes es­pe­ran. Y es lo que fo­men­ta el buen ca­blea­do del ce­re­bro, que se es­ta­blez­can las co­ne­xio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra su buen fun­cio­na­mien­to”, aña­de. Pa­ra Vio­le­ta Te­no­rio, neu­ró­lo­ga pe­dia­tra de BCNa­tal (Clí­nic-Sant Joan de Déu), “se tra­ta de vol­ver a nues­tro ins­tin­to, a to­do lo que he­mos aban­do­na­do, so­bre to­do a par­tir de los se­ten­ta, cuan­do se me­di­ca­li­zó to­do mu­cho, tam­bién la ma­ter­ni­dad”. En­ton­ces, se em­pe­zó a ge­ne­ra­li­zar lo de se­pa­rar al re­cién na­ci­do de la ma­dre na­da más na­cer, que dur­mie­ra so­lo en su cu­na, que to­ma­ra le­che si­guien­do unos ho­ra­rios. “Hoy sa­be­mos que to­do eso que ha­cía­mos pro­vo­can un gran es­trés en el ce­re­bro del ni­ño y per­tur­ba­ban su desa­rro­llo nor­mal”, sub­ra­ya es­ta neo­na­tó­lo­ga. Los pri­me­ros mil mi­nu­tos A di­fe­ren­cia de otras es­pe­cies, al na­cer el ser hu­mano es bas­tan­te in­ma­du­ro. La es­truc­tu­ra de su ce­re­bro va ma­du­ran­do en fun­ción de los ge­nes y la bio­lo­gía, pe­ro tam­bién por la in­ter­ac­ción con el me­dio. En las úl­ti­mas dos dé­ca­das se ha vis­to que las ex­pe­rien­cias que te­ne­mos afec­tan a la cons­truc­ción del ca­blea­do neu­ro­nal y mo­de­lan el ce­re­bro, lo que afec­ta al desa­rro­llo fu­tu­ro tan­to emo­cio­nal co­mo in­te­lec­tual, a la memoria, a la aten­ción y al apren­di­za­je. “La mie­li­ni­za­ción (un pro­ce­so en el que las neu­ro­nas se re­cu­bren de mie­li­na, una sus­tan­cia lí­pi­da blan­que­ci­na que fa­ci­li­ta la trans­mi­sión de im­pul­sos ner­vio­sos en­tre las cé­lu­las ner­vio­sas) no se de­tie­ne has­ta los 15 años. Al na­cer, el be­bé tie­ne muy po­cas zo­nas del ce­re­bro mie­li­ni­za­das, só­lo aque­llas aso­cia­das a las co­sas más ins­tin­ti­vas o de su­per­vi­ven­cia. Es co­mo si fue­ra un lien­zo en blan­co y po­de­mos in­fluir en él”, ex­pli­ca Vio­le­ta Te­no­rio. Esa in­fluen­cia co­mien­za jus­to des­pués del par­to y la ma­dre desem­pe­ña un pa­pel cru­cial. “De la ma­dre de­pen­de en bue­na me­di­da có­mo se or­ga­ni­ce ese cam­po abo­na­do, que es el ce­re­bro del be­bé, y en bue­na me­di­da cuán fér­til sea des­pués”, ex­pli­ca An­na Ma­ria Morales con­sul­to­ra cer­ti­fi­ca­da en lac­tan­cia. Morales, miem­bro fun­da­dor del cen­tro de sa­lud fa­mi­liar Ma­re­nos­trum (Ma­re­nos­tru­mCsf.com/) en Bar­ce­lo­na es dou­la, per­so­na que acom­pa­ñan a otras mu­je­res du­ran­te el em­ba­ra­zo y le dan apo­yo fí­si­co y emo­cio­nal du­ran­te el par­to y las pri­me­ras se­ma­nas. Y al pa­re­cer los mil pri­me­ros mi­nu­tos de vi­da re­sul­tan cru­cia­les en ese pro­ce­so, tal co­mo reivin­di­ca el ma­tri­mo­nio Berg­man. Co­rres­pon­den más o me­nos a la pri­me­ra no­che y el pri­mer día del ni­ño y es el pe­rio­do du­ran­te el cual se es­ta­ble­cen las ba­ses pa­ra crear el víncu­lo en­tre ma­dre e hi­jo, el lla­ma­do ape­go en jer­ga cien­tí­fi­ca, esen­cial pa­ra el desa­rro­llo neu­ro­nal del pe­que­ño; tam­bién pa­ra una lac­tan­cia co­rrec­ta. Y am­bos de­ben en ese pe­rio­do es­tar en piel con piel, sin se­pa­rar­se, res­pe­tan­do los pro­ce­sos na­tu­ra­les e ins­tin­ti­vos que se su­ce­den. “Si la ma­dre es­tá mal por­que ha ha­bi­do al­gu­na com­pli­ca­ción en el par­to pue­de ser el pa­dre quien es­té piel con piel, en se­pa­ra­ción ce­ro”, sub­ra­ya Nils Berg­man. Y eso que en Es­can­di­na­via es un pro­to­co­lo re­gu­lar y que, co­mo se­ña­la Mar­ta Es­par en el li­bro Los se­cre­tos de un par­to fe­liz (Gri­jal­bo), se con­si­de­ra un de­re­cho del be­bé en paí­ses co­mo Di­na­mar­ca, en Es­pa­ña ha­ce ape­nas cin­co años que al­gu­nos cen­tros, co­mo Sant Joan de Déu, co­mien­zan a apli­car­lo. “Es­tá en nues­tro ins­tin­to. Nues­tros an­ces­tros ya ha­cían eso ha­ce más de un mi­llón de años. Nues­tros ce­re­bros se em­pe­za­ron a desa­rro­llar con la piel con piel y la se­pa­ra­ción ce­ro. La sa­lud del ADN co­mien­za de es­ta for­ma, que ac­ti­va el ol­fa­to y es­te, el víncu­lo en­tre ma­dre e hi­jo, que a su vez dis­pa­ra el ca­blea­do

LOS MIL PRI­ME­ROS MI­NU­TOS DE VI­DA SON BÁ­SI­COS PA­RA SO­BRE­VI­VIR LA PIEL CON PIEL AYU­DA AL BE­BÉ A SU­PE­RAR EL ES­TRÉS DEL PAR­TO

del ce­re­bro y ga­ran­ti­za la bue­na sa­lud de nues­tros ge­nes”, ex­pli­ca Berg­man. De he­cho, es así en to­dos los ma­mí­fe­ros. Cuan­do na­cen, la cría bus­ca a la ma­dre, se hue­len y crean un víncu­lo. “Si tú co­ges a esa cría y te la lle­vas na­da más na­cer, ya sea un ca­ba­llo, un mono, o un pe­rro, lue­go la ma­dre no la re­co­no­ce y la re­cha­za”, se­ña­la Ana Ri­ve­ro­la, mé­di­co neo­na­tó­lo­ga del hos­pi­tal Sant Joan de Déu. “Es al­go ins­tin­ti­vo que va aso­cia­do al con­cep­to de vi­da. Sin ello, nos hu­bié­ra­mos ex­tin­gui­do”, aña­de.

For­jan­do el ape­go Na­da más na­cer se pro­du­ce un pe­rio­do muy es­pe­cial que du­ra al­re­de­dor de dos ho­ras, en que el be­bé es­tá aler­ta pe­ro tran­qui­lo. Es­tá

pro­vo­ca­do por dos hor­mo­nas que se se­gre­gan du­ran­te el par­to, la oxi­to­ci­na y la no­ra­dre­na­li­na, que por una par­te es­ti­mu­lan el víncu­lo en­tre ma­dre e hi­jo y, por otra, des­pier­tan el ol­fa­to, uno de los sen­ti­dos más desa­rro­lla­dos en el be­bé al na­cer. “Ese pe­río­do es su­ma­men­te im­por­tan­te y no se de­be per­tur­bar, pues­to que es cuan­do co­mien­za a es­ta­ble­cer­se el ape­go en­tre ma­dre e hi­jo”, ex­pli­ca la

dou­la An­na Ma­ria Morales. Des­de ha­ce ya al­gu­nos años, tal co­mo re­co­ge Mar­ta Es­par en su li­bro, psi­có­lo­gos y psi­quia­tras re­cla­man que “es­tas pri­me­ras re­la­cio­nes se for­jen en las con­di­cio­nes más fa­vo­ra­bles, ya que la ca­li­dad del ape­go en­tre ma­dre e hi­jo es­ta­ble­ce la pri­me­ra ba­se de su fu­tu­ro desa­rro­llo emo­cio­nal y cog­ni­ti­vo”. En bra­zos de la ma­dre en esos pri­me­ros ins­tan­tes y más ade­lan­te em­pie­zan a for­mar­se las re­des de co­ne­xio­nes neu­ro­na­les de es­te víncu­lo, que re­sul­ta esen­cial pa­ra con­te­ner las pri­me­ras an­sie­da­des del ni­ño y es­ti­mu­lar cual­quier re­la­ción pos­te­rior. Gra­cias a es­ta pri­me­ra es­truc­tu­ra men­tal, el be­bé apren­de a to­le­rar la in­cer­ti­dum­bre y la frus­tra­ción. En es­te pe­río­do, ade­más, si se co­lo­ca di­rec­ta­men­te al be­bé so­bre el ab­do­men des­nu­do de la ma­dre, sin cor­tar el cor­dón um­bi­li­cal has­ta que deja de la­tir, es­te, guia­do por el olor ma­terno, rep­ta por su ab­do­men has­ta al­can­zar el pe­zón y co­mien­za a suc­cio­nar. “El be­bé so­li­to sa­be có­mo ha­cer­lo, es un ins­tin­to in­na­to. Y si se le deja ha­cer, se aga­rra bien al pe­zón, sin pro­ble­mas de lac­tan­cia”, afir­ma Ri­ve­ro­la. Res­pe­tar es­tos pri­me­ros 120 mi­nu­tos ayu­da en gran me­di­da a que no se pro­duz­can pro­ble­mas de lac­tan­cia más ade­lan­te. A ve­ces los be­bés in­te­gran for­mas de suc­cio­nar que no son las ade­cua­das y en­ton­ces se pro­du­cen grie­tas, he­ri­das, san­gran los pe­zo­nes u otras mo­les­tias. “Cuan­do el be­bé aprie­ta es una se­ñal. Si el ni­ño se co­ge mal, aprie­ta, due­le, la ma­dre ge­ne­ra me­nos oxi­to­ci­na, lo que re­du­ce el flu­jo de la le­che. Y en­ton­ces el be­bé aprie­ta más y así, ma­dre e hi­jo se em­bar­can en un ci­clo in­fer­nal. To­do eso se pue­de evi­tar de­jan­do que el be­bé si­ga su ins­tin­to en esas pri­me­ras dos ho­ras de vi­da”, in­di­ca Morales. Ade­más, se ha com­pro­ba­do que es­te pri­mer con­tac­to piel con piel en­tre ma­dre e hi­jo ayu­da a que el be­bé se re­cu­pe­re an­tes del es­trés del par­to, se nor­ma­li­cen los ín­di­ces de glu­ce­mia y se re­gu­le su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral. Tam­bién la ma­dre se ve be­ne­fi­cia­da, pues­to que el be­bé dis­pa­ra en ella la se­gre­ga­ción de hor­mo­nas de pla­cer, de bie­nes­tar, que ali­vian el do­lor del par­to. Una vez pa­sa­das es­tas dos pri­me­ras ho­ras, es re­co­men­da­ble que am­bos si­gan en piel con piel esos mil mi­nu­tos. De he­cho, Nils Berg­man ha rea­li­za­do nu­me­ro­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos con re­cién na­ci­dos (con­sul­ta­bles en la web: Ski­nToS­ki­nCon­tact.com) en los que com­pa­ra­ba las cons­tan­tes vi­ta­les de aque­llos que es­ta­ban piel con piel con la de aque­llos que tras el par­to, los po­nían a dor­mir cer­ca de la ma­dre pe­ro en una cu­ni­ta. Vie­ron que la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, fre­cuen­cia car­día­ca y ni­ve­les de azú­car en san­gre de los se­gun­dos es­ta­ban bas­tan­te al­te­ra­dos en com­pa­ra­ción con los pri­me­ros. Y que, ade­más, re­gis­tra­ban ap­neas de más de 20 se­gun­dos, una de las cau­sas prin­ci­pa­les de muerte sú­bi­ta del lac­tan­te. Se­pa­ra­ción ce­ro “Se­pa­rar al be­bé de la ma­dre al na­cer pro­vo­ca en los re­cién na­ci­dos an­sie­dad y es­trés, y ade­más ca­re­ce de ba­se cien­tí­fi­ca”, ase­gu­ra el doc­tor Berg­man. El ce­re­bro del neo­na­to, re­cal­ca Morales, fun­cio­na co­mo un ce­re­bro pri­mi­ti­vo prehis­tó­ri­co. No ra­zo­na, ni en­tien­de. Só­lo sien­te. “No sa­be que vi­ve en un pi­so, ni que hay puer­tas, ni que cuan­do lo de­jan en un lu­gar, la cu­ni­ta, los pa­pás es­tán en la ca­ma a su la­do. El ni­ño lo úni­co que sa­be es que cuan­do lo apar­tan de la ma­dre, pue­de ve­nir un león y co­mér­se­lo. Tan só­lo el olor cor­po­ral de la ma­dre, el mo­vi­mien­to, el so­ni­do, el tac­to, es lo que le di­ce al be­bé que es­tá se­gu­ro”. En cam­bio, cuan­do un be­bé se sien­te in­se­gu­ro, tie­ne mie­do, se es­tre­sa, suben sus ni­ve­les de an­sie­dad y co­mien­za a ge­ne­rar cor­ti­sol; si los ni­ve­les de es­ta hor­mo­na son ele­va­dos y se man­tie­nen en el tiem­po re­sul­tan tóxicos, ca­pa­ces de per­tur­bar la ar­qui­tec­tu­ra del ce­re­bro, re­per­cu­tir en su ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je y memoria, y pro­vo­car que los sis­te­mas de ges­tión del es­trés res­pon­dan a um­bra­les muy ba­jos. Son ni­ños que sue­len ser más irri­ta­bles, que lloran con mu­cha más fa­ci­li­dad. Asi­mis­mo se ha vis­to que el es­trés tem­prano al­te­ra la ex­pre­sión de los ge­nes, ac­ti­ván­do­los o des­ac­ti­ván­do­los, co­mo se­ña­lan nu­me­ro­sos es­tu­dios pu­bli­ca­dos por el cen­tro pa­ra el desa­rro­llo del ni­ño de la Uni­ver­si­dad de Har­vard (De­ve­lo­pin­gChild.Har­vard. edu/). Tie­ne una in­fluen­cia en la sa­lud del be­bé, in­clu­so cuan­do sea adul­to, ase­gu­ra Berg­man. En ese ca­so pue­de com­por­tar una me­nor es­pe­ran­za de vi­da. En cam­bio, un be­bé tran­qui­lo ge­ne­ra oxi­to­ci­na, que le ayu­da a es­ta­ble­cer re­la­cio­nes y ade­más es­ti­mu­la la se­gre­ga­ción de hor­mo­nas del cre­ci­mien­to y otras hor­mo­nas sa­lu­da­bles. “Se­pa­rar al be­bé de la ma­má es ne­ga­ti­vo. Pe­ro por suer­te con­ta­mos con un ce­re­bro su­ma­men­te plás­ti­co y con la ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia –pun­tua­li­za Te­no­rio–. No po­de­mos ser de­ter­mi­nis­tas y de­cir que si el ni­ño es se­pa­ra­do de la ma­dre al na­cer va a ser un psi­có­pa­ta o no va a te­ner bue­na re­la­ción con los pa­dres. Hay que te­ner cui­da­do con las afir­ma­cio­nes, por­que el ce­re­bro se va mo­de­lan­do”.

Una lu­na de piel Ade­más de la se­pa­ra­ción de la ma­dre, otra de las co­sas que es­tre­sa al be­bé, lo an­gus­tia y le ha­ce se­gre­gar cor­ti­sol es pa­sar ham­bre. Du­ran­te va­rias dé­ca­das se es­ta­ble­ció que los lac­tan­tes de­bían co­mer ca­da tres o cua­tro ho­ras. Pe­ro eso “no tie­ne nin­gún sen­ti­do y no en­ca­ja con nues­tra bio­lo­gía. El es­tó­ma­go de un ni­ño de tres ki­los de pe­so no es más gran­de que una mo­ne­da de un eu­ro y ape­nas le en­tran 20 ml. Eso es muy po­co. Ape­nas tar­da una ho­ra en va­ciar­se, lo que ade­más coin­ci­de con los ci­clos de sue­ño del ni­ño. ¿Có­mo lo vas a te­ner llo­ran­do dos ho­ras por­que aún no le to­ca co­mer?”, reivin­di­ca Morales. El sue­ño pro­fun­do es tam­bién otro fac­tor esen­cial en el co­rrec­to desa­rro­llo del ce­re­bro del re­cién na­ci­do. Du­ran­te las ho­ras en que el be­bé duer­me, se for­man los cir­cui­tos men­ta­les, por lo que es con­ve­nien­te de­jar­lo des­can­sar y no des­per­tar­lo. “Sue­lo acon­se­jar­les a las ma­dres que aca­ban de dar a luz que se pon­gan el be­bé piel con piel y lo ta­pen con su ca­mi­són. Se ha vis­to que así duer­men más pro­fun­da­men­te, lo que re­per­cu­te po­si­ti­va­men­te en el desa­rro­llo del ca­blea­do neu­ro­nal y, ade­más, se evi­ta que las vi­si­tas que ven­gan al hos­pi­tal o lue­go a la ca­sa quie­ran co­ger al be­bé, lo des­pier­ten y per­tur­ben sus ho­ras de sue­ño”, cuen­ta Jill Berg­man. ¿Y qué ha­cer cuan­do, una vez en ca­sa, el be­bé llo­ra por las no­ches? Jill Berg­man no du­da ni un se­gun­do en con­tes­tar: “Co­ger­lo, abra­zar­lo, cal­mar­lo. El re­cién na­ci­do no tie­ne la ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va de ges­tio­nar el ser aban­do­na­do ca­da no­che, por lo que su ce­re­bro in­te­gra un sen­ti­mien­to de in­de­fen­sión, de aban­dono, de in­se­gu­ri­dad. Mu­chas ve­ces ca­llan tras es­tar

un ra­to llo­ran­do y que na­die acu­da, pe­ro no quie­re de­cir que es­tén tran­qui­los. Es una ex­tin­ción de su ins­tin­to”. El ce­re­bro es­tre­sa­do de es­tos pe­que­ños se adap­ta pe­ro tie­ne con­se­cuen­cias. La amíg­da­la, la re­gión en­car­ga­da de las emo­cio­nes pri­ma­rias co­mo el mie­do, es­tá hi­per­ac­ti­va­da y los pre­dis­po­ne a la irri­ta­bi­li­dad. Ade­más se­gre­gan cor­ti­sol, que los ha­ce es­tar más es­tre­sa­dos, au­men­ta su pre­sión ar­te­rial y al fi­nal cuer­po y ce­re­bro ex­pe­ri­men­tan un des­gas­te. “Es cierto que du­ran­te mu­cho tiem­po los mé­di­cos he­mos fo­men­ta­do com­por­ta­mien­tos co­mo ‘si llo­ra, no lo co­jas, que se acos­tum­bra’, pe­ro aho­ra sa­be­mos que eso re­sul­ta tó­xi­co. Cuan­do un be­bé llo­ra, siem­pre hay que dar res­pues­ta a esa ne­ce­si­dad. Y eso que di­cen de que los be­bés ma­ni­pu­lan a los pa­dres no tie­ne nin­gún sen­ti­do. Ni tan si­quie­ra tie­nen la ca­pa­ci­dad men­tal pa­ra ha­cer­lo”, ase­gu­ra Te­no­rio. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud re­co­mien­da que el be­bé duer­ma con sus pa­dres, o bien en la mis­ma ca­ma, o bien en una cu­na muy cer­ca, de ma­ne­ra que pue­da oler y sen­tir que su ma­dre es­tá allí. “Los be­bés que duer­men con los pa­dres es­tán me­nos es­tre­sa­dos y aca­ban sin­cro­ni­zan­do an­tes los ci­clos de sue­ño. Al mes y me­dio ya em­pie­zan a dor­mir más se­gui­do”, apun­ta Morales. Eso sí, co­le­cho res­pon­sa­ble. Si los pa­dres fu­man, be­ben, se dro­gan, to­man me­di­ca­men­tos psi­quiá­tri­cos o pa­de­cen obe­si­dad mór­bi­da es me­jor que el be­bé duer­ma se­pa­ra­do. Es muy sen­ci­llo po­ner las ba­ses pa­ra un in­di­vi­duo sano y fe­liz”, re­pi­te Berg­man, sin per­der por un se­gun­do la son­ri­sa, una y otra vez. Y en­ton­ces vuel­ve a enu­me­rar: “piel con piel, se­pa­ra­ción ce­ro, pe­cho a de­man­da. ¿Ves qué fá­cil?”. An­na Ma­ria Morales, del cen­tro Ma­re­nos­trum, cuen­ta que “mu­cha gen­te com­pra mu­chas co­sas pa­ra el re­cién na­ci­do, pe­ro siem­pre les di­go a los pa­pás que vie­nen a ha­cer con­sul­tas al cen­tro o a pre­pa­ra­ción pa­ra el par­to que el be­bé no ne­ce­si­ta na­da de eso. Que lo me­jor que pue­den ha­cer es in­ver­tir en dar­les su pro­pia le­che ma­ter­na, tac­to y con­tac­to. Es la lu­na de piel que to­dos los ni­ños me­re­cen”.

MAR­TIN LLA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.