CUES­TIÓN DE PRIORIDAPRIORIDADES

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Pa­ra apren­der a ges­tio­nar el tiem­po la cla­ve es prio­ri­zar. Eso es lo que des­cu­brió Bri­gid Schulte des­pués de una tar­de par­ti­cu­lar­men­te en­lo­que­ci­da, cuan­do tu­vo que de­jar a me­dias su tra­ba­jo en una no­ti­cia de por­ta­da de The Was­hing­ton Post pa­ra lle­var a su hi­ja al ba­llet. “La can­gu­ro no po­día ir, así que fui yo, co­rrien­do, con­du­cien­do co­mo una lo­ca mien­tras ha­cía lla­ma­das, gri­tán­do­le a la ni­ña...”. En aquel mo­men­to Schulte cre­yó que ha­bía he­cho lo co­rrec­to, de­mos­trán­do­le a su hi­ja que te­nía de­re­chos. Pe­ro, una se­gun­da re­fle­xión le hi­zo pen­sar que “pro­ba­ble­men­te, una me­jor lec­ción hu­bie­ra si­do de­cir­le que ella es im­por­tan­te pa­ra mí pe­ro que yo ten­go un tra­ba­jo y que es im­por­tan­te que lo ha­ga bien; por lo que una cla­se ba­llet no pue­de des­ba­ra­tar­me la vi­da”. Pre­pa­ran­do su li­bro, Schulte con­sul­tó a un ex­per­to en ges­tión de tiem­po, un ti­po de pro­fe­sión que ya exis­te en EE.UU. La receta que le dio fue sen­ci­lla:: vol­ver a re­vi­sar sus prio­ri­da­de­ses y, tam­bién, sus emo­cio­nes. nes. Una vez iden­ti­fi­ca­das, el tiem­po li­bre es­ta­ría allí­lí pa­ra en­con­trar­lo, aun­que fue­raue­ra en pe­que­ñas por­cio­nes dee diez,diez, quin­ce mi­nu­tos... “Prio­ri­zar ori­zar es fun­da­men­tal”, coin­ci­de cide Nat­ha­lie Li­ze­ret­ti, “pe­ro,ro, pa­ra ello, ne­ce­si­ta­mos pa­rar­nos, ar­nos, res­pi­rar y to­mar con­cien­cia en­cia pa­ra po­der asig­nar el jus­to va­lor que tie­nen pa­ra no­so­tros las co­sas”. La psi­có­lo­ga, es­pe­cia­li­za­da en in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, cree que son “las emo­cio­nes au­tén­ti­cas”, las que pue­den ayu­dar­nos a es­ta­ble­cer las prio­ri­da­des. “Pue­de que la res­pues­ta no sea un mó­vil de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción o unas va­ca­cio­nes ace­le­ra­das en la otra pun­ta del mun­do, sino un tiem­po de tran­qui­li­dad, pa­ra leer, ha­cer ejer­ci­cio, re­la­jar­se, com­par­tir con ami­gos y fa­mi­lia...”. En de­fi­ni­ti­va, “tiem­po pa­ra pa­rar el di­cho­so re­loj que nos re­cuer­da que ca­da vez nos que­da me­nos tiem­po”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.