Pa­ra po­ner en mar­cha una par­ti­da de rol

ROL DE PRI­ME­RA

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

JOA­NA DO­MÈ­NECH a ve­ces bas­ta con un ta­ble­ro im­pro­vi­sa­do (o, en su de­fec­to, con co­ne­xión a in­ter­net), te­ner al­gu­nos da­dos a mano y re­unir ju­ga­do­res con mu­cha fan­ta­sía por de­lan­te y nin­gu­na pri­sa por ter­mi­nar. Aho­ra bien, pa­ra el au­tén­ti­co fri­qui que no con­ci­ba ser un el­fo os­cu­ro sin un mo­bi­lia­rio digno del po­der an­ces­tral que le ha si­do otor­ga­do; o bien pa­ra el nos­tál­gi­co que se nie­gue a que una pan­ta­lla de or­de­na­dor aca­be subs­ti­tu­yen­do al ta­ble­ro tra­di­cio­nal exis­te una so­lu­ción. Se lla­ma Sultan y su nom­bre es to­da una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios: con­ver­tir­se en el rey de los ta­ble­ros de rol. Ad­qui­rir es­ta ma­ra­vi­lla de la fir­ma Geek Chick, no só­lo sig­ni­fi­ca cum­plir con un gran ca­pri­cho, sino de­jar bo­quia­bier­to has­ta al ga­me­mas­ter más exi­gen­te. La me­sa pue­de aco­ger de 6 a 10 ju­ga­do­res –se­gún el mo­de­lo– que dis­pon­drán de ca­jo­nes pro­pios, po­sa­va­sos, es­tan­te­rías ple­ga­bles y com­par­ti­men­tos se­cre­tos pa­ra ali­men­tar la in­tri­ga. Las di­men­sio­nes del mue­ble son su­fi­cien­tes pa­ra guar­dar cen­te­na­res de fi­gu­ras y ma­pas en su in­te­rior y mu­cho más. To­do ello fa­bri­ca­do con ma­de­ra de pri­me­ra ca­li­dad y pulido con unos aca­ba­dos que ha­rán pa­li­de­cer al res­to del mo­bi­lia­rio del ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.