Los gen­ti­les

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES -

De ni­ño, hu­bo dos li­bros que le mar­ca­ron y que des­per­ta­ron su in­te­rés por la prehis­to­ria. Uno fue El li­bro de la sel­va, que le­yó y re­le­yó va­rias ve­ces de chi­co; y otro, En bus­ca del fue­go. Más tar­de, en Bilbao, ya de ado­les­cen­te, so­lía ir a un ya­ci­mien­to de near­den­ta­les al que lue­go ha vuel­to de adul­to. Es­ta­ba cer­ca de Viz­ca­ya y de­bía co­ger va­rios au­to­bu­ses de lí­nea pa­ra lle­gar. “¡Era una ma­ta­da!”, re­cuer­da rien­do. “El pai­sa­je era muy bo­ni­to, con bru­mas, y el ya­ci­mien­to es­ta­ba muy cer­ca de una cue­va. Al la­do hay un enor­me ar­co de pie­dra, na­tu­ral, que en vas­co se lla­ma Jen­til­zu­bi, que quie­re de­cir puen­te de los gen­ti­les. Y gen­ti­les es el nom­bre que se le da a unos se­res que su­pues­ta­men­te ha­bi­ta­ban el mun­do, an­tes de que lle­ga­ran los hu­ma­nos”. En la mi­to­lo­gía vas­ca, los hu­ma­nos apren­die­ron de es­tos jen­ti­lak, co­mo, di­ce Ar­sua­ga, ocu­rrió con los near­den­ta­les. “Aquel ar­co, aquel pai­sa­je, me ca­la­ron, por­que me hi­cie­ron ver el tra­ba­jo co­mo al­go más que una pro­fe­sión, co­mo al­go más ín­ti­mo, más sen­ti­men­tal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.