Crear

La Vanguardia - ES - - PORTADA - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

En oca­sio­nes hay cierto ali­vio, o mu­cho, cuan­do otros su­fren una si­tua­ción. Hay va­rios me­ca­nis­mos por los que su­ce­de es­to y no tie­nen que ver con una mal­dad per­ver­sa. Lo ex­pli­ca Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na

Al es­cri­bir Dic­cio­na­rio de los sen­ti­mien­tos, des­cu­brí la per­fec­ción de los ma­pas sen­ti­men­ta­les in­te­gra­dos en el len­gua­je. Son más ri­cos que los mos­tra­dos en los li­bros de psi­co­lo­gía, por­que ate­so­ran los ma­ti­ces de una ex­pe­rien­cia mi­le­na­ria. Uno de los ca­pí­tu­los de ese li­bro se ti­tu­la: “His­to­ria de las ven­tu­ras y des­ven­tu­ras aje­nas”. So­mos se­res so­cia­les y nos afec­tan los su­ce­sos, tris­tes o ale­gres, de los de­más. La di­cha de otros pue­de des­per­tar un sen­ti­mien­to de con­gra­tu­la­ción, de ale­gría com­par­ti­da; o un sen­ti­mien­to de en­vi­dia, que tra­di­cio­nal­men­te se ha de­fi­ni­do co­mo “tris­te­za pro­vo­ca­da por el bien ajeno”. Por su par­te, la des­di­cha de los de­más pue­de des­per­tar la com­pa­sión, que es sen­tir­se tris­te por el su­fri­mien­to de los otros; o la ale­gría an­te el mal ajeno. No sé si exis­te en ca­ta­lán una pa­la­bra pa­ra es­te sen­ti­mien­to. En cas­te­llano hu­bo dos –re­go­ci­jo y re­go­deo- que in­di­ca­ban

SEN­TIR­SE A SAL­VO ES PLA­CEN­TE­RO, TAL VEZ POR ESO HAY UNA CU­RIO­SI­DAD MOR­BO­SA AN­TE LA DES­GRA­CIA

una ale­gría ma­lig­na, pe­ro cu­yo sig­ni­fi­ca­do se ha di­lui­do. Sí exis­te la pa­la­bra en ale­mán– Scha­den­freu

den- y en in­glés – gloat-, ale­gría por el fra­ca­so ajeno. ¿Cuál es el des­en­ca­de­nan­te de es­te sen­ti­mien­to? ¿So­mos na­tu­ral­men­te crue­les? Cuan­do no en­con­tra­mos nin­gún mo­ti­vo pa­ra ese sen­ti­mien­to, el dic­cio­na­rio lo atri­bu­ye a la ín­do­le ma­lig­na o per­ver­sa de una per­so­na. Pe­ro lo nor­mal es que po­da­mos en­con­trar al­gún mo­ti­vo. El más fre­cuen­te es ale­grar­se con el mal de nues­tro enemi­go, por­que eso nos li­bra de él. Otro mo­ti­vo muy fre­cuen­te es el cum­pli­mien­to del de­seo de ven­gan­za. De­sea­mos que el mal­va­do re­ci­ba su cas­ti­go. Nietzs­che en­con­tra­ba el ori­gen de la Scha­den­freu­den en el re­sen­ti­mien­to. Ci­ta­ba con de­lec­ta­ción y as­co un re­pul­si­vo pa­sa­je de Ter­tu­liano, se­gún el cual uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos de la bie­na­ven­tu­ran­za de los que es­tán en el cie­lo es ver có­mo ar­den en el in­fierno los ma­gis­tra­dos ro­ma­nos. El ad­mi­ra­ble es­cri­tor ro­mano Lu­cre­cio (si­glo I a.C.) des­cri­bió otro mo­ti­vo: “Es gra­to, cuan­do en al­ta mar tur­ban las aguas los vien­tos, con­tem­plar des­de tie­rra los gran­des tra­ba­jos de otros; no por­que el tor­men­to del pró­ji­mo sea un go­zo­so pla­cer sino por­que ver ma­les de que se es­tá exen­to es gra­to”. Sen­tir­se a sal­vo es una ex­pe­rien­cia pla­cen­te­ra. Tal vez es­ta sea la ra­zón de la cu­rio­si­dad mor­bo­sa an­te las des­gra­cias. Ve­mos un ac­ci­den­te y nos pa­ra­mos a con­tem­plar el san­grien­to su­ce­so. En la te­le­vi­sión nos atra­pan las imá­ge­nes de bom­bar­deos y tra­ge­dias. ¿Pue­de acha­car­se a al­gún ti­po de per­ver­si­dad en cier­nes? Creo que no. El atrac­ti­vo de es­tas es­ce­nas de­ri­va de la in­ten­si­dad de la ex­pe­rien­cia, más que de que re­pre­sen­ten el mal. “El ser hu­mano quie­re sen­tir, sea lo que sea”, es­cri­bió Vir­gi­nia Woolf. En oca­sio­nes, la

Scha­den­freu­den y la com­pa­sión pue­den ir mez­cla­das. ”La pie­dad es dul­ce –es­cri­be Rous­seau- por­que al po­ner­nos en el lu­gar del que su­fre sen­ti­mos el pla­cer, sin em­bar­go, de no su­frir co­mo él”. Po­dría se­guir am­plian­do es­te ma­pa, pe­ro, afor­tu­na­da­men­te pa­ra us­te­des los lí­mi­tes de la pá­gi­nas les pro­te­gen de ello. Quie­ro men­cio­nar, in ex­tre­mis, un fe­nó­meno em­pa­ren­ta­do. ¿Por qué nos reí­mos de al­gu­nas des­gra­cias aje­nas: las caí­das, los res­ba­lo­nes, las equi­vo­ca­cio­nes, los de­fec­tos fí­si­cos? Es­te asun­to me­re­ce otro ar­tícu­lo.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.