No sin mi cas­co

El co­di­rec­tor de Ata­puer­ca es uno de los pa­leo­an­tro­pó­lo­gos más emi­nen­tes del mun­do. Sus des­cu­bri­mien­tos han re­vo­lu­cio­na­do la vi­sión clá­si­ca de la teo­ría de la evo­lu­ción hu­ma­na en Eu­ro­pa. Le gus­ta de­fi­nir­se co­mo ‘pro­fe­sor’

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Cristina Sáez Fotos Da­ni Duch

El pa­leo­an­tro­pó­lo­go y co­di­rec­tor de Ata­puer­ca Juan Luis Ar­sua­ga con­fie­sa que sin su cas­co no po­dría es­tar des­cu­brien­do quie­nes so­mos. Su há­bi­tat es la cue­va, no cual­quie­ra

“Si quie­res sa­ber lo que es la prehis­to­ria, ve­te a un

bos­que. Por­que la prehis­to­ria es eso, la vi­da en la na­tu­ra­le­za. Tal vez no veas bi­son­tes pe­ro te en­con­tra­rás cor­zos, cier­vos, zo­rros. Y si agu­zas el oí­do, es­cu­cha­rás pá­ja­ros, el vien­to en los ár­bo­les, lo que era el pai­sa­je so­no­ro de nues­tros an­te­pa­sa­dos, su mú­si­ca”, afir­ma Juan Luis Ar­sua­ga, co­di­rec­tor de los ya­ci­mien­tos de Ata­puer­ca y to­da una re­fe­ren­cia mun­dial en pa­leo­an­tro­po­lo­gía. A es­te vas­co na­ci­do en 1954 en Ma­drid (su pa­dre, Pe­dro Mari Ar­sua­ga ju­ga­ba en el Real Ma­drid), el 7 de ju­lio de 1992 le cam­bió la vi­da. Fue ese día cuan­do reali­zó un ha­llaz­go que con­ver­ti­ría a aquel ya­ci­mien­to en uno de los más im­por­tan­tes del mun­do. Ba­jo tie­rra, en una pe­que­ña ca­vi­dad lla­ma­da Si­ma de los Hue­sos, en­cla­va­da a 13 me­tros de pro­fun­di­dad en la

LLE­VA ES­TE ATUEN­DO DE TRA­BA­JO DES­DE HA­CE TREIN­TA AÑOS SIN LA PRO­TEC­CIÓN NO PO­DRÍA ADEN­TRAR­SE EN LA CUE­VA

cue­va Ma­yor de la sie­rra de Ata­puer­ca, des­en­te­rró di­ver­sos crá­neos de Ho­mo hei­del­ber­gen­sis, un an­te­pa­sa­do nues­tro de ha­ce unos 400.000 años. Y en­tre esos res­tos se ha­lla­ba el nú­me­ro 5, bau­ti­za­do co­mo Mi­gue­lón, por Mi­guel In­du­rain, que aquel año ga­nó el Tour de Fran­cia y el Gi­ro; su im­por­tan­cia ra­di­ca en que se tra­ta del crá­neo más com­ple­to que se con­ser­va en el re­gis­tro fó­sil mun­dial. Y to­dos los mu­seos de­di­ca­dos a la evo­lu­ción del mun­do ex­hi­ben hoy en día una ré­pli­ca, a ex­cep­ción del de Bur­gos, el MEH, don­de se mues­tra el ori­gi­nal. Des­de que en­con­tra­ran a Mi­gue­lón, se han ido su­ce­dien­do nue­vos e im­por­tan­tí­si­mos ha­llaz­gos que han ido arro­jan­do al­go de luz aun­que tam­bién mis­te­rio a la his­to­ria de los li­na­jes hu­ma­nos. Y des­de en­ton­ces, tam­bién, Ar­sua­ga no ha sa­li­do de esa cue­va, a la que ac­ce­de usan­do téc­ni­cas de es­pe­leo­lo­gía. “¡Qué pa­ra­dó­ji­co!, ¿no? A mí lo que siem­pre me ha gus­ta­do es el cam­po, la na­tu­ra­le­za, nun­ca pen­sé que me fue­ra a de­di­car yo a la es­pe­leo­lo­gía co­mo cien­tí­fi­co. Y mí­ra­me, he ter­mi­na­do pa­sán­do­me la vi­da en cue­vas, sin sen­tir el can­to de los pá­ja­ros ni ver el sol ni las nu­bes”. Y el cas­co for­ma par­te de su in­du­men­ta­ria. “Re­pre­sen­ta mi lu­gar de tra­ba­jo, don­de ten­go mi ofi­ci­na”, bro­mea es­te cien­tí­fi­co, miem­bro de la Academia de Cien­cias de Es­ta­dos Uni­dos, un ho­nor re­ser­va­do a muy po­cos in­ves­ti­ga­do­res (só­lo cin­co es­pa­ño­les han con­se­gui­do en­trar), ade­más de pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca y Téc­ni­ca y otros cuan­tos ga­lar­do­nes más. “Es fas­ci­nan­te es­tar allí aba­jo y es­pe­ro po­der ba­jar has­ta los cien años”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.