Ta­ble­ta, por­tá­til o ul­tra­book. ¿Cuál con­vie­ne?

Se­me­jan­zas y di­fe­ren­cias en­tre los por­tá­ti­les, las ta­ble­tas y los ul­tra­books pa­ra fa­ci­li­tar por cual de­can­tar­se si tie­ne que de­ci­dir en­tre uno de es­tos pro­duc­tos

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Jor­di Jar­que

Man­da la mo­vi­li­dad o la po­ten­cia. Pa­ra de­ci­dir­se hay que sa­ber qué quie­re ha­cer con él. Aun­que con el ul­tra­book, es más di­fí­cil es­co­ger. Una com­pa­ra­ti­va

com­pa­ra­ti­vas en­tre or­de­na­do­res de so­bre­me­sa y los pór­ta­ti­les. Si­gue ha­bién­do­las, pe­ro las que pre­va­le­cen aho­ra son las rea­li­za­das en­tre las ta­ble­tas, los por­tá­ti­les y los ul­tra­book (a ca­ba­llo en­tre las dos an­te­rio­res). Man­da la mo­vi­li­dad. Y las du­das sur­gen en cuan­to si re­no­var­se con un nue­vo por­tá­til o ha­cer­se con al­gu­nos de los nue­vos for­ma­tos que han sa­li­do al mer­ca­do. Cuan­do la com­pa­ra­ción se li­mi­ta al por­tá­til o la ta­ble­ta, la elec­ción pa­re­ce sen­ci­lla por­que ge­ne­ral­men­te el uso del pri­me­ro vie­ne mar­ca­do por la ne­ce­si­dad de crear con­te­ni­dos, co­mo es­cri­bir un tex­to o ta­reas más com­ple­jas, mien­tras que la elec­ción del se­gun­do vie­ne de­ter­mi­na­do por la ne­ce­si­dad de con­su­mir con­te­ni­dos de for­ma rá­pi­da, ya sea via­jan­do por in­ter­net, le­yen­do y con­tes­tan­do co­rreos o par­ti­ci­pan­do en las con­ver­sa­cio­nes de re­des so­cia­les. Ideal pa­ra las per­so­nas que ne­ce­si­tan es­tar co­nec­ta­das en to­do mo­men­to y en cual­quier par­te sin ela­bo­rar con­te­ni­dos que re­quie­ran de pro­gra­mas po­ten­tes. En es­te ca­so la ta­ble­ta re­sul­ta muy prác­ti­ca por sus re­du­ci­das di­men­sio­nes y por su ra­pi­dez, co­sa en la que el por­tá­til que­da por de­trás. Así que la elec­ción pa­re­ce que vie­ne de­ter­mi­na­da por el ti­po de uso que se le va a dar al apa­ra­to. Pa­re­ce muy po­co pro­ba­ble que una ta­ble­ta sus­ti­tu­ya a un por­tá­til pre­ci­sa­men­te por su li­mi­ta­ción en cuan­to a ta­reas que pue­de rea­li­zar. Ni el por­tá­til a la ta­ble­ta por el ta­ma­ño y pe­so de la pri­me­ra. Más bien pue­den com­ple­men­tar­se. Pe­ro la di­fi­cul­tad de elec­ción se ha mul­ti­pli­ca­do ex­po­nen­cial­men­te en ape­nas tres años des­de que ha ate­rri­za­do en el mer­ca­do un hí­bri­do, al­go así co­mo una mez­cla de por­tá­til y ta­ble­ta, en la que se bus­ca la mo­vi­li­dad y ra­pi­dez de la ta­ble­ta jun­to con la po­ten­cia y ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo de un por­tá­til. Al­go así co­mo un dos en uno. Lo lla­man ul­tra­book y lo de­fi­nen co­mo un por­tá­til ul­tra­li­ge­ro. A pe­sar de sus ca­rac­te­rís­ti­cas tam­po­co es­tá cla­ro que va­ya a sus­ti­tuir al por­tá­til o a las ta­ble­tas. ¿O sí? Sa­muel J. Abi­zan­da, ingeniero in­for­má­ti­co, se­ña­la que hay di­fe­ren­cias en­tre los tres pro­duc­tos, aun­que las pres­ta­cio­nes pue­dan con­lle­var con­fu­sio­nes en oca­sio­nes por sus se­me­jan­zas. Ta­ma­ño La di­fe­ren­cia más vi­si­ble tal vez re­si­da en el ta­ma­ño (de­ter­mi­na­do por la pan­ta­lla) y des­pués en el gro­sor, en es­te úl­ti­mo ca­so uno de los cam­pos de ba­ta­lla de las ul­tra­books en re­la­ción con los por­tá­ti­les. Los pri­me­ros no pue­den so­bre­pa­sar los 20 mi­lí­me­tros de gro­sor pa­ra per­ma­ne­cer en la li­ga de las ul­tra­books, pe­ro en el mer­ca­do no es ex­tra­ño

LAS TA­BLE­TAS TIE­NEN MÁS AU­TO­NO­MÍA, PE­RO SON LAS ME­NOS PO­TEN­TES AL POR­TÁ­TIL LE SU­CE­DE AL RE­VÉS: PO­CA AU­TO­NO­MÍA Y MU­CHA PO­TEN­CIA

en­con­trar­los con gro­so­res de 11 mi­lí­me­tros, in­clu­so de nue­ve. Mien­tras que los por­tá­ti­les lo ex­cep­cio­nal es que só­lo mi­dan 22 mi­lí­me­tros de gro­sor. Es ha­bi­tual en­con­trar es­tas má­qui­nas con gro­so­res de 30 mi­lí­me­tros, pe­ro pue­den lle­gar in­clu­so a los 40 mi­lí­me­tros. En cuan­to a las ta­ble­tas no se en­cuen­tran va­lo­res sus­tan­cial­men­te di­fe­ren­tes de los ul­tra­books. Es nor­mal que ten­gan en­tre nue­ve y diez mi­lí­me­tros, y en al­gún ca­so que ape­nas lle­guen a los ocho mi­lí­me­tros. En cuan­to al ta­ma­ño de la pan­ta­lla, en las ta­ble­tas se si­túa en­tre 7 y 10 pul­ga­das, aun­que la ci­fra más ha­bi­tual se si­túa al­re­de­dor de 8 pul­ga­das. En cuan­to a los ul­tra­books se si­túa en­tre 10 y 14 pul­ga­das. Mien­tras que los por­tá­ti­les es­te ran­go pue­de su­bir a 17 pul­ga­das. A pri­me­ra vis­ta pue­de su­ce­der que al­gún mo­de­lo se con­fun­da vi­sual­men­te un ul­tra­book con un por­tá­til. Pe­so Con el pe­so las di­fe­ren­cias pue­den ser más evi­den­tes. A gran­des ras­gos los por­tá­ti­les son los más gran­des y pe­sa­dos. Más pe­que­ños son las ta­ble­tas. Mien­tras que los ul­tra­books han si­do di­se­ña­dos con la idea de ha­cer un por­tá­til con lo im­pres­cin­di­ble pa­ra que pe­se lo me­nos po­si­ble. Al me­nos pa­ra que sea con­si­de­ra­do ul­tra­book en­tre otras co­sas no de­be su­pe­rar los dos ki­los de pe­so. En el mer­ca­do es ha­bi­tual en­con­trar ul­tra­books cu­yo pe­so sue­le si­tuar­se en ci­fras pró­xi­mas a un ki­lo. Sin du­da y en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, los por­tá­ti­les son los más gran­des y pe­sa­dos. Sue­len su­pe­rar los dos ki­los, fá­cil­men­te lle­gan a los 3 y ca­si 4 ki­los. Que­da le­jos el pri­mer por­tá­til de al­go más de do­ce ki­los que se pre­sen­tó en la dé­ca­da de los ochen­ta, aun­que en­ton­ces ya en­tu­sias­mó. En el otro ex­tre­mo las ta­ble­tas ron­dan al­re­de­dor de los 500 gra­mos de pe­so. In­clu­so las hay de 300 gra­mos. Au­to­no­mía Sin du­da la ta­ble­ta ga­na la ba­ta­lla en es­te apar­ta­do. Aun­que es cierto que va­ría sus­tan­cial­men­te se­gún las apli­ca­cio­nes que se es­tén usan­do, las ba­te­rías pue­den pro­por­cio­nar a la ta­ble­ta una au­to­no­mía que pue­de lle­gar a las do­ce ho­ras, que pue­de re­du­cir­se a las seis ho­ras en un uso in­ten­si­vo de los pro­gra­mas y las co­ne­xio­nes de in­ter­net. En el otro ex­tre­mo se en­cuen­tran los por­tá­ti­les, don­de se echa de me­nos una ma­yor au­to­no­mía. El sis­te­ma re­quie­re ma­yor en­tra­da de ener­gía. Lo que sig­ni­fi­ca que la ba­te­ría se con­su­me en me­nos ho­ras. El por­tá­til ge­ne­ral­men­te pue­de con­fe­rir una au­to­no­mía de en­tre dos y cua­tro ho­ras. En­tre otras co­sas de­pen­de­rá del ta­ma­ño de la pan­ta­lla y la con­fi­gu­ra­ción del equi­po en la eje­cu­ción de ta­reas. En cuan­to a los ul­tra­books tie­nen me­nos ele­men­tos que los por­tá­ti­les que con­su­men ener­gía. Así que su au­to­no­mía pue­de so­bre­pa­sar am­plia­men­te las cua­tro ho­ras. Al­gu­nas mar­cas anun­cian nue­ve ho­ras de uso con­ti­nua­do en de­ter­mi­na­dos mo­de­los, en los que si ade­más se dis­mi­nu­ye la ilu­mi­na­ción de la pan­ta­lla, y no se uti­li­za in­sis­ten­te­men­te el GPS (un gran con­su­mi­dor de ener­gía), pue­de alar­gar la au­to­no­mía has­ta las diez y do­ce ho­ras. Aun­que es­tos úl­ti­mas ci­fras son real­men­te ex­cep­cio­na­les, el con­tras­te con los por­tá­ti­les es con­si­de­ra­ble por­que en la prác­ti­ca pue­de su­po­ner do­blar el tiem­po de au­to­no­mía real. Pa­ra con­se­guir es­te aho­rro de

MÁS RÁ­PI­DO QUE EL POR­TÁ­TIL, EL UL­TRA­BOOK ES DE ME­NOR TA­MA­ÑO Y PE­SO

ener­gía, en­tre otras co­sas los ul­tra­books tie­nen la tar­je­ta grá­fi­ca in­te­gra­da en el pro­ce­sa­dor con una ca­li­dad más que acep­ta­ble.

Al­ma­ce­na­mien­to Tal vez uno de los ele­men­tos que di­fe­ren­cian más un ti­po de pro­duc­to u otro y que vie­ne de­fi­ni­do por la ca­pa­ci­dad de guar­dar ar­chi­vos del usua­rio. Sin du­da no es el pun­to fuer­te de las ta­ble­tas. Se­gún el mo­de­lo tie­nen una memoria de en­tre 16 y 128 GB que pue­den ser am­plia­bles con tar­je­tas de memoria ex­ter­na si el dis­po­si­ti­vo lo per­mi­te. Si­guen los ul­tra­books que tie­nen más ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to, lle­gan­do sin pro­ble­mas a los 512 GB. En al­gu­nos ca­sos igua­la a gran par­te de los por­tá­ti­les, que sin du­da, son los que tie­nen una ma­yor memoria in­ter­na pa­ra guar­dar ar­chi­vos. Tam­bién es cierto que pa­ra los más dies­tros pue­de no preo­cu­par­les de­ma­sia­do es­te fac­tor por­que do­mi­nan sus pro­pios es­pa­cios en la nu­be vir­tual don­de guar­dan sus do­cu­men­tos pa­ra uti­li­zar­los in­dis­tin­ta­men­te des­de cual­quier par­te. En to­do ca­so, en los por­tá­ti­les ac­tua­les no es di­fí­cil en­con­trar una ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to de 1 TGB (1.000 GB), aun­que tam­po­co es lo más ha­bi­tual.

Co­nec­ti­vi­dad Si bien los ul­tra­books no cuen­tan con uni­da­des lec­to­ras de dis­cos co­mo las de DVD (pa­ra dis­mi­nuir pre­ci­sa­men­te su ta­ma­ño), sí cuen­tan con los so­por­tes de co­nec­ti­vi­dad ne­ce­sa­rios pa­ra fa­ci­li­tar la trans­fe­ren­cia de ar­chi­vos. En es­te sen­ti­do no sue­len ser di­fe­ren­tes de las que tam­bién cuen­ta un por­tá­til. Un ul­tra­book y un por­tá­til se ase­me­jan en es­te as­pec­to. En cuan­to a las ta­blet, si bien se­rá di­fí­cil el uso de una memoria USB, en el apar­ta­do de co­nec­ti­vi­dad inalám­bri­ca, sin du­da pue­de su­pe­rar al por­tá­til. Ade­más del wi-fi y el blue­tooth, mu­chas de ellas cuen­tan con co­ne­xión 3G o 4G. Tam­bién em­pie­zan a en­con­trar­se en el mer­ca­do ul­tra­books con co­ne­xión 3G o 4G. Ren­di­mien­to y ra­pi­dez Si se quie­re me­dir por po­ten­cia, la ta­ble­ta cuen­ta con un pro­ce­sa­dor me­nos po­ten­te que los dos otros dis­po­si­ti­vos. Su sis­te­ma ope­ra­ti­vo tam­bién es­tá sim­pli­fi­ca­do al es­ti­lo de un smartp­ho­ne, lo que li­mi­ta el uso de apli­ca­cio­nes com­ple­jas co­mo pro­gra­ma de tex­to (el Word, por ejem­plo) o ges­tión de da­tos con Ex­cel. Pe­ro es que una ta­ble­ta no es­tá con­ce­bi­da pa­ra rea­li­zar es­te ti­po de ta­reas. A lo su­mo cuen­ta con apli­ca­cio­nes adap­ta­das, pe­ro que no pue­den rea­li­zar el tra­ba­jo que sí pue­de lle­var­se a ca­bo con un or­de­na­dor de so­bre­me­sa. En cam­bio, los por­tá­ti­les, sí. Su ren­di­mien­to ya no tie­ne na­da que en­vi­diar a los de so­bre­me­sa, has­ta aho­ra los más po­ten­tes. En los en­cuen­tros de ju­ga­do­res, ya no es tan ex­tra­ño ver­les con por­tá­ti­les en lu­gar de las gran­des torres, ex­pli­ca Sa­muel J. Abi­zan­da que tam­bién par­ti­ci­pa anual­men­te en en­coun­ters in­ter­na­cio­na­les de jue­gos de or­de­na­dor. La du­da es­tá en si los ul­tra­books pue­den sus­ti­tuir a los por­tá­ti­les en ren­di­mien­to. Pa­ra jue­gos que ex­pri­men to­do el po­ten­cial grá­fi­co, me­jor no. Los usua­rios apa­sio­na­dos pi­den pan­ta­llas gran­des con al­ta re­so­lu­ción. Un por­tá­til pro­fe­sio­nal si­gue sien­do im­ba­ti­ble, aun­que es cierto que un ul­tra­books pro­fe­sio­nal ofre­ce po­ten­cia más que su­fi­cien­te pa­ra la ma­yo­ría de usua­rios. Son ca­pa­ces de eje­cu­tar sin pro­ble­mas sis­te­mas ope­ra­ti­vos y apli­ca­cio­nes tra­di­cio­na­les de los or­de­na­do­res de so­bre­me­sa. Ca­pí­tu­lo apar­te me­re­ce la ra­pi­dez, por­que ma­yor ren­di­mien­to no sig­ni­fi­ca que ten­ga que ser más rá­pi­do. Las lar­gas es­pe­ras que en oca­sio­nes se su­fren al in­ten­tar arran­car el sis­te­ma de un por­tá­til y al rea­li­zar ta­reas, en un ul­tra­books pue­de au­men­tar la ve­lo­ci­dad en un 20%. Uno de los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes es pre­ci­sa­men­te el ti­po de dis­po­si­ti­vo de al­ma­ce­na­mien­to, el dis­co du­ro. Los ul­tra­books vie­nen con unos dis­cos lla­ma­dos de es­ta­do só­li­do que le con­fie­ren una ma­yor in­me­dia­tez en la res­pues­ta a una ta­rea so­li­ci­ta­da. Son más rá­pi­dos. Se­gu­ri­dad Si bien los por­tá­ti­les pue­den ofre­cer agu­je­ros de se­gu­ri­dad, so­bre to­do cuan­do lle­van sis­te­mas ope­ra­ti­vos más an­ti­guos (en el mun­do in­for­má­ti­co la an­ti­güe­dad pue­de ser tres años), las ac­tua­li­za­cio­nes, par­ches y otras me­di­das pue­den blin­dar de al­gu­na ma­ne­ra la en­tra­da de per­so­nas aje­nas o vi­rus. Aun­que en los or­de­na­do­res no hay una se­gu­ri­dad al cien­to por cien­to, co­mo ma­ni­fies­tan los hac­kers. Los ul­tra­books, al es­tar di­se­ña­dos pa­ra un uso más pro­fe­sio­na­li­za­do, pue­den con­tar con más me­di­das pa­ra evi­tar in­tru­sos. Hay mo­de­los que han desa­rro­lla­do un soft­wa­re es­pe­cia­li­za­do pa­ra evi­tar el ro­bo de da­tos, con el que en ca­so de ex­tra­vío o ro­bo se pue­de blo­quear a dis­tan­cia el ac­ce­so a la in­for­ma­ción. En cuan­to a las ta­ble­tas se re­co­mien­da te­ner ins­ta­la­das apli­ca­cio­nes an­ti­vi­rus. Te­cla­do o pan­ta­lla Las ta­blets no cuen­tan con te­cla­do fí­si­co, aun­que se le pue­de in­cor­po­rar. Pe­ro lo usual es que fun­cio­nen por pan­ta­lla tác­til, mien­tras que el por­tá­til sí lo tie­ne. En tan­to que el ul­tra­books ha na­ci­do con te­cla­do, en el mer­ca­do hay los lla­ma­dos con­ver­ti­bles o 2 en 1, un ti­po de ul­tra­books que tan­to fun­cio­nan con el men­cio­na­do te­cla­do que con la pan­ta­lla tác­til, que ade­más pue­de gi­rar­se 180 gra­dos y ple­gar­se, de ma­ne­ra que se pue­de con­ver­tir en una ta­blet de di­men­sio­nes ge­ne­ro­sas. Un buen ca­pri­cho fun­cio­nal. Sín­te­sis La ta­ble­ta es ele­gan­te y có­mo­da. Muy prác­ti­ca so­bre to­do si só­lo hay que usar­lo pa­ra na­ve­gar por in­ter­net y es­tar co­nec­ta­do mien­tras se es­tá via­jan­do, con­tes­tar co­rreos elec­tró­ni­cos o to­do lo que el uni­ver­so de apli­ca­cio­nes pa­ra mó­vi­les pue­de ofre­cer. Ade­más, la ta­ble­ta se pue­de usar co­mo te­lé­fono, aun­que pue­da sor­pren­der a más de uno. Sin em­bar­go si ade­más re­quie­re ha­cer ta­reas si­mi­la­res a las que ha­ría en un or­de­na­dor de so­bre­me­sa, la op­ción es el ul­tra­book. Tie­ne las mis­mas apli­ca­cio­nes y una po­ten­cia de pro­ce­so si­mi­lar. ¿Que­da des­car­ta­do en­ton­ces el por­tá­til? Ex­cep­to pa­ra un uso pro­fe­sio­nal que re­quie­ra tra­ta­mien­tos di­gi­ta­les de imá­ge­nes o unos pro­gra­mas muy po­ten­tes el ul­tra­book po­dría sus­ti­tuir al por­tá­til. Pe­ro tam­bién jue­ga el pre­cio. Los por­tá­ti­les com­pa­ra­ti­va­men­te son más ba­ra­tos que los ul­tra­books de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res. Cuan­do pre­sen­tan ca­pa­ci­da­des pa­re­ci­das en cuan­to memoria y po­ten­cia, es fá­cil que el ul­tra­book do­ble en pre­cio al por­tá­til. El ta­ma­ño sí im­por­ta, to­do de­pen­de del pre­cio que es­té dis­pues­to a pa­gar pa­ra te­ner uno más pe­que­ño.

HAY UL­TRA­BOOKS QUE ADE­MÁS DE TE­CLA­DO TIE­NEN PAN­TA­LLA TÁC­TIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.