Nue­va Del­hi, or­den en el caos

Nue­va Del­hi es la ca­pi­tal de la ma­yor de­mo­cra­cia del mun­do, y tam­bién la más di­ver­sa en cuan­to a ra­zas y cul­tu­ras. Sus ca­lles son el fiel re­fle­jo de es­ta mez­cla con­fu­sa en la que, a pe­sar de to­do, se per­ci­be un or­den en el caos

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Una ciu­dad lle­na de rui­do ui­do y con­ta­mi­na­ción. Y aún ún así tie­ne su en­can­to, su atrac­ti­vo, se­du­ce. Es lo que tie­ne In­dia, un país lleno de con­tras­tes

Via­jar a In­dia tie­ne po­co que ver con pa­sar unos días en un bal­nea­rio, aun­que el ca­lor y la hu­me­dad en cier­tos mo­men­tos del año pue­den in­du­cir a pen­sar lo con­tra­rio. Por ejem­plo, en Nue­va Del­hi, don­de la tem­pe­ra­tu­ra es as­fi­xian­te en­tre ma­yo y ju­nio, in­cor­po­ra ade­más la pe­sa­da sen­sa­ción de hu­me­dad de ju­lio a sep­tiem­bre, cuan­do des­car­gan los mon­zo­nes. En ca­so de que­rer via­jar a la ca­pi­tal de In­dia, me­jor es­pe­rar a oc­tu­bre. Pe­ro sus ha­bi­tan­tes no pue­den ele­gir cuan­do que­dar­se y cuan­do no, y si­guen rea­li­zan­do sus ac­ti­vi­da­des dia­rias en cual­quier con­di­ción. Siem­pre in­mer­sos en el fre­ne­sí, es­te se ha­ce pal­pa­ble li­te­ral­men­te en mer­ca­dos co­mo el de Sa­ro­ji­ni o en Chand­ni Chowk, la ca­lle prin­ci­pal de la ciu­dad vie­ja. En­tre den­sos olo­res de es­pe­cias y po­dre­dum­bre, una al­ter­nan­cia muy pro­pia del país, se amal­ga­man ven­de­do­res que nos plan­tan sus ofer­tas an­te las na­ri­ces, fa­qui­res y en­can­ta­do­res de serpientes que ex­hi­ben sus ha­bi­li­da­des, cuen­tis­tas y bus­ca­vi­das, así co­mo cha­va­les que co­rren a to­da ve­lo­ci­dad sor­tean­do per­so­nas y en­se­res, re­par­tien­do va­sos de té en­tre quie­nes los han en­car­ga­do. No tie­nen tiem­po pa­ra ha­cer un al­to, pa­ra re­fle­xio­nar so­bre su es­ti­lo de vi­da y, mu­cho me­nos, pa­ra pre­su­mir de ello. No se mue­ven por mo­das ni tendencias, sino por ham­bre.

Acer­car­se a la ciu­dad vie­ja es obli­ga­to­rio pa­ra to­do aquel que vi­si­ta Nue­va Del­hi al­gu­na vez, y no só­lo por sus mer­ca­dos, sino por­que allí se al­za la mez­qui­ta más gran­de de In­dia, la Jama Mas­jid. Sus mi­na­re­tes de 40 me­tros son vi­si­bles por en­ci­ma del dé­da­lo de ca­lle­jue­las y ad­vier­ten de que allí se mez­clan ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos mo­go­les e hin­dúes. Pa­ra con­fir­mar que aquí lo que se lle­va es la mez­cla de cul­tu­ras, en el in­te­rior se guar­dan las re­li­quias de Maho­ma. Tam­bién del si­glo XVII, el Fuer­te Ro­jo o Lal Qi­la re­pi­te la ex­pe­rien­cia de in­cluir de­ta­lles tár­ta­ros en su de­co­ra­ción. Ro­dea­das por sus mu­ros de pie­dra are­nis­ca, hay jo­yas co­mo la co­pia del trono del rey Sa­lo­món en el pa­tio del Di­wan, así co­mo es­pa­cios di­se­ña­dos si­guien­do la des­crip­ción pre­ci­sa que ha­ce El Co­rán del pa­raí­so. Otro anár­qui­co pe­ro inevi­ta­ble pun­to de la ciu­dad es la pla­za de Con­naught Pla­ce, ro­dea­da de tien­das y res­tau­ran­tes a la oc­ci­den­tal, así co­mo un mer­ca­do me­dio sub­te­rrá­neo lla­ma­do Jan­path. La pla­za es a la vez con­fluen­cia de ca­lles ra­dia­les, por lo que el trá­fi­co in­ten­so es­tá ga­ran­ti­za­do. En sus se­má­fo­ros se pue­den ver pa­ra­dos des­de co­ches ofi­cia­les a des­ven­ci­ja­dos ta­xis Ba­jaj o Ta­ta, aque­llos tri­ci­clos co­no­ci­dos co­mo ricks­haw e in­clu­so al­gún que otro ele­fan­te ca­bal­ga­do por su mahout. Só­lo fal­ta el tren. Si nos ape­te­ce to­mar­lo, po­de­mos ir has­ta la es­ta­ción de

Chad­ni Chowk es una de las ca­lles más po­pu­la­res y cen­tri­cas de la par­te his­tó­ri­ca de la vie­ja Del­hi La mez­qui­ta Jama Mas­jid es el cen­tro de cul­to mu­sul­mán más im­por­tan­te y gran­de de In­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.