Ado­les­cen­cia sa­na

Al lle­gar a los 13 años, mu­chos chi­cos y chi­cas de­jan de ir pe­rió­di­ca­men­te al mé­di­co. Son jó­ve­nes y en su ma­yo­ría se sien­ten fuertes y sa­nos. Pe­ro du­ran­te la ado­les­cen­cia de­bu­tan al­gu­nas en­fer­me­da­des cró­ni­cas y los cam­bios fí­si­cos y de es­ti­lo de vi­da les

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to May­te Rius

Una eta­pa de la vi­da en la que se tien­den a re­la­jar los sa­lu­da­bles há­bi­tos. As­pec­tos que te­ner en cuen­ta aun dis­fru­tan­do de una vi­ta­li­dad li­dad ple­na

El 92% de los chi­cos y chi­cas de en­tre 11 y 18 años con­si­de­ra que su sa­lud es ex­ce­len­te o bue­na. El da­to, ex­traí­do del úl­ti­mo in­for­me del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad so­bre los es­ti­los de vi­da de los ado­les­cen­tes que in­ci­den en su sa­lud –que da­ta del 2010– ava­la la idea de que la ado­les­cen­cia es una eta­pa de bue­na sa­lud y per­mi­te en­ten­der que la ma­yo­ría de ado­les­cen­tes no se ha­ga re­vi­sio­nes mé­di­cas. Los mé­di­cos, por su par­te, opi­nan que en ge­ne­ral la sa­lud del ado­les­cen­te es bue­na pe­ro tam­bién muy vul­ne­ra­ble de­bi­do a los fuertes cam­bios fi­sio­ló­gi­cos y men­ta­les que ex­pe­ri­men­ta, a los há­bi­tos de vi­da que adop­ta, a sus com­por­ta­mien­tos y al he­cho de que hay en­fer­me­da­des que se ma­ni­fies­tan o em­peo­ran a esas eda­des. Nú­ria Cu­rell, pe­dia­tra res­pon­sa­ble de la Uni­dad de Ado­les­cen­cia del hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón Dexeus, ex­pli­ca que par­te de esa vul­ne­ra­bi­li­dad tie­ne que ver con que es “a esa edad cuan­do se ini­cian há­bi­tos o es­ti­los de vi­da que re­per­cu­ti­rán en su sa­lud de adul­tos”, de mo­do que es un mo­men­to cla­ve pa­ra ac­tuar de mo­do pre­ven­ti­vo tan­to por par­te de los mé­di­cos co­mo de las fa­mi­lias. “Los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de sa­lud de los ado­les­cen­tes tie­nen que ver con sus com­por­ta­mien­tos: no es só­lo que si be­ben y con­du­cen tie­nen ac­ci­den­tes y si arries­gan en los sal­tos con el ska­te se le­sio­nan; es tam­bién que si ins­tau­ran en su vi­da los há­bi­tos de fu­mar o de co­mer des­or­de­na­da­men­te eso con­di­cio­na­rá su sa­lud pos­te­rior”, afir­ma Jo­sé Ca­sas Ri­ve­ro, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na de la Ado­les­cen­cia del hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio La Paz. Fé­lix No­ta­rio, pe­dia­tra y res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de la Sociedad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na del Ado­les­cen­te (SE­MA), lo ilus­tra con un da­to: “El 80% de los cha­va­les que atra­vie­sen obe­sos la ado­les­cen­cia se que­da­rán co­mo adul­tos obe­sos”, con la ma­yor pro­ba­bi­li­dad de pa­de­cer en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res o dia­be­tes que ello su­po­ne. Se­gún los mé­di­cos, los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go pa­ra la sa­lud de los ado­les­cen­tes son la obe­si­dad y el se­den­ta­ris­mo –muy vin­cu­la­dos a al­gu­nos com­por­ta­mien­tos ha­bi­tua­les a esa edad: co­mer a cual­quier ho­ra, cual­quier co­sa y de cual­quier ma­ne­ra, pa­sar ho­ras de­lan­te de las pan­ta­llas ju­gan­do o cha­tean­do con los ami­gos, dor­mir po­co, aban­do­nar las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas pa­ra cen­trar­se en los es­tu­dios y los ami­gos…–, se­gui­dos de los ac­ci­den­tes, y en al­gu­nos ca­sos del con­su­mo de al­cohol, ta­ba­co y ha­chís y el abu­so de las tec­no­lo­gías. A sus con­sul­tas lle­gan tam­bién por le­sio­nes de­ri­va­das del rá­pi­do cre­ci­mien­to o del ex­ce­so de ac­ti­vi­dad fí­si­ca; por do­lo­res de es­pal­da oca­sio­na­dos por las mo­chi­las, un ex­ce­so de se­den­ta­ris­mo o una des­me­su­ra­da afi­ción a las má­qui­nas del gim­na­sio; por do­lo­res de ca­be­za pro­vo­ca­dos por el can­san­cio y po­cas ho­ras de sue­ño; por pro­ble­mas cu­tá­neos de la edad co­mo el ac­né o la pi­ti­ria­sis (man­chas)… No­ta­rio agre­ga que en es­ta eta­pa de cam­bios tam­bién se reac­ti­van al­gu­nas en­fer­me­da-

des que ha­bían pa­de­ci­do de ni­ños, co­mo el as­ma o las re­la­cio­na­das con el ti­roi­des, y se de­tec­tan otras que ha­bían pa­sa­do des­aper­ci­bi­das has­ta en­ton­ces, co­mo la dia­be­tes, la epi­lep­sia, al­gu­nas pa­to­lo­gías reu­má­ti­cas co­mo el lu­pus, en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias in­tes­ti­na­les, la fi­bro­mial­gia o la es­co­lio­sis. Cla­ro que tam­bién hay en­fer­me­da­des que des­apa­re­cen o me­jo­ran al aban­do­nar la ni­ñez, co­mo los tras­tor­nos di­ges­ti­vos vin­cu­la­dos a aler­gias o a in­to­le­ran­cias, los ca­ta­rros y las bron­qui­tis re­pe­ti­ti­vas o la der­ma­ti­tis ató­pi­ca. Sub­ra­ya, no obs­tan­te, que una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de los mé­di­cos, más allá de la obe­si­dad, es la sa­lud men­tal, por­que el sui­ci­dio es la se­gun­da cau­sa de muerte en esas eda­des, des­pués de los ac­ci­den­tes. “Diag­nos­ti­ca­mos más de­pre­sio­nes, tras­tor­nos por dé­fi­cit de aten­ción e hi­pe­rac­ti­vi­dad y psi­co­sis que an­tes, y es­to tie­ne que ver con los há­bi­tos de vi­da, con el bull­ying, con el ci­be­ra­co­so, con el fra­ca­so escolar y con unas reali­da­des fa­mi­lia­res que ha­cen que mu­chos cha­va­les es­tén mu­cho so­los en ca­sa y sus víncu­los a ve­ces se es­ta­blez­can so­bre to­do en las re­des so­cia­les”, ase­gu­ra No­ta­rio. Y te­nien­do iden­ti­fi­ca­dos los prin­ci­pa­les riesgos pa­ra la sa­lud de los ado­les­cen­tes, los mé­di­cos tam­bién tie­nen cla­ro cuá­les son los as­pec­tos que de­ben cui­dar­se pa­ra me­jo­rar­la.

Ali­men­ta­ción “Man­te­ner unos há­bi­tos ali­men­ti­cios sa­lu­da­bles es un fac­tor de pro­tec­ción fren­te a las en­fer­me­da­des or­gá­ni­cas y men­ta­les y con­tri­bu­ye a la ma­du­ra­ción ce­re­bral”, ase­gu­ra Ca­sas. Y pre­vie­ne la obe­si­dad y tras­tor­nos ali­men­ta­rios co­mo la anore­xia y la bu­li­mia, agre­gan otros es­pe­cia­lis­tas. Pe­ro cual­quier fa­mi­lia con ado­les­cen­tes en su en­torno sa­be que no es fá­cil lo­grar que si­gan unos ho­ra­rios y una die­ta equi­li­bra­da, ni que se man­ten­gan en la me­sa un mi­nu­to más del que tar­dan en va­ciar el pla­to. “Se le­van­tan con la ho­ra pe­ga­da, no desa­yu­nan y lue­go tie­nen ham­bre y se com­pran un bo­llo, por­que mu­chos pa­dres les dan di­ne­ro en lu­gar de un bo­ca­di­llo; y co­mo su cuer­po les ani­ma a co­mer hi­dra­tos de car­bono por­que pre­ci­sa ener­gía, co­men con im­pul­si­vi­dad y son ca­pa­ces de to­mar­se un pa­que­te de ce­rea­les de una so­la vez, y les re­sul­ta más di­ver­ti­do co­mer­se una piz­za o una ham­bur­gue­sa con los ami­gos que la ver­du­ra y el pes­ca­do pre­pa­ra­dos en ca­sa”, coin­ci­den Ca­sas y Cu­rell. Los da­tos del estudio so­bre los es­ti­los de vi­da de los ado­les­cen­tes que in­ci­den en su sa­lud son cla­ri­fi­ca­do­res: só­lo al­go más de la mi­tad desa­yu­na, y el por­cen­ta­je ba­ja en­tre las chi­cas y en el gru­po de más edad. Y el con­su­mo de fru­ta y ver­du­ra dis­mi­nu­ye a me­di­da que cum­plen años, so­bre to­do en­tre los chi­cos. En cam­bio, el con­su­mo dia­rio de dul­ces y de re­fres­cos au­men­ta en­tre los 11 y los 16 años. “Es­ta­mos a la ca­be­za de los paí­ses eu­ro­peos en so­bre­pe­so y obe­si­dad de es­ta fran­ja de po­bla­ción; con­su­men más co­mi­da pre­co­ci­na­da y más fri­tos, mu­cha bo­lle­ría y mu­chos re­fres­cos azu­ca­ra­dos”, in­di­ca Carmen Mo­reno, ca­te­drá­ti­ca de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla y una de las au­to­ras de ese in­for­me. Nú­ria Cu­rell su­gie­re al­gu­nas pau­tas fa­mi­lia­res pa­ra re­du­cir es­tos des­ór­de­nes ali­men­ta­rios y evi­tar pos­te­rio­res pro­ble­mas de sa­lud: “En nues­tra mano es­tá po­ner a su al­can­ce co­mi­da más sa­na, de­jar a la vis­ta fru­ta atrac­ti­va y bo­ca­di­llos en el con­ge­la­dor pa­ra que só­lo ten­gan que co­ger­los, y le­van­tar­nos más pron­to pa­ra cul­ti­var el desa­yuno co­mo un mo­men­to de reunión fa­mi­liar”. Man­te­ner la ru­ti­na de co­mer un pri­mer y un se­gun­do pla­to, sen­ta­dos a la me­sa, a po­der ser en fa­mi­lia, es otra de las re­ce­tas pre­ven­ti­vas que re­ce­tan los mé­di­cos. Sue­ño Otra cues­tión im­por­tan­te pa­ra la sa­lud de los ado­les­cen­tes es cui­dar las ho­ras y la ca­li­dad del sue­ño. Un re­to que, co­mo ocu­rre con los há­bi­tos ali­men­ti­cios, no re­sul­ta fá­cil. Cu­rell ex­pli­ca que, de en­tra­da, los cam­bios fi­sio­ló­gi­cos aso­cia­dos a la edad pro­vo­can un re­tar­do en las fa­ses del sue­ño de mo­do que por la no­che les cues­ta más dor­mir­se y tie­nen mu­cho sue­ño por la ma­ña­na. Y a eso se su­man unos há­bi­tos de vi­da que tam­po­co fa­vo­re­cen su des­can­so: las cla­ses co­mien­zan muy pron­to, lo que les obli­ga a ma­dru­gar, y la afi­ción por las tec­no­lo­gías ha­ce que mu­chos se que­den has­ta bien en­tra­da la ma­dru­ga­da ju­gan­do o cha­tean­do. “Es di­fí­cil de con­tro­lar por­que se lle­van el mó­vil a la habitación, a la ca­ma, y mu­chos pa­dres ni se en­te­ran de que eso es­tá pa­san­do, y van re­tra­san­do su ho­ra­rio has­ta que se ha­ce en­fer­mi­zo, y lue­go lle­gan a la con­sul­ta chi­cos y chi­cas con fal­ta de sue­ño cró­ni­ca, con in­som­nio, con do­lo­res de ca­be­za, can­san­cio, irri­ta­bi­li­dad…”, co­men­ta Ca­sas. Mo­reno, por su par­te, ex­pli­ca que al es­tu­diar los há­bi­tos de vi­da de los ado­les­cen­tes se ob­ser­va que a me­di­da que au­men­ta la edad tie­nen más ne­ce­si­da­des de sue­ño y sin em­bar­go ca­da vez se acues­tan más tar­de aun­que ha­yan de ma­dru­gar. Y es­ta fal­ta de des­can­so se re­la­cio­na con un ma­yor ries­go de ac­ci­den­tes (prin­ci­pal cau­sa de muerte a esa edad), de fra­ca­so escolar, de tras­tor­nos de com­por­ta­mien­to, de obe­si­dad y de pro­ble­mas de cre­ci­mien­to. Se­gún los mé­di­cos los ado­les­cen­tes han de dor­mir un mí­ni­mo de ocho ho­ras “de ca­li­dad”, es de­cir, sin in­te­rrup­cio­nes, y con­si­de­ran que la úni­ca receta vá­li­da es que los pa­dres li­mi­ten el uso de la tec­no­lo­gía y es­ta­blez­can ho­ra­rios cla­ros pa­ra el des­can­so. Ejer­ci­cio fí­si­co El ejer­ci­cio fí­si­co, por ex­ce­so o de­fec­to, es una ame­na­za pa­ra la sa­lud del ado­les­cen­te. Las es­ta­dís­ti­cas glo­ba­les in­di­can que son mu­chos los que lle­van una vi­da se­den­ta­ria y rea­li­zan po­co ejer­ci­cio fí­si­co, so­bre to­do en­tre las chi­cas, que a me­di­da que avan­zan los cur­sos es­co­la­res y au­men­tan las exi­gen­cias aca­dé­mi­cas a lo pri­me­ro que re­nun­cian es a las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas. Y el se­den­ta­ris­mo con­lle­va do­lo­res de es­pal­da y ma­yor pro­ba­bi­li­dad de so­bre­pe­so y, en el fu­tu­ro, de pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res. Pe­ro tam­bién ca­da día hay más jó­ve­nes que prac­ti­can de­por­te de for­ma muy in­ten­sa y, fru­to de la edad, in­ten­tan­do en­con­trar sus lí­mi­tes. La con­se­cuen­cia es una al­ta pro­ba­bi­li­dad de ac­ci­den­tes, le­sio­nes y, en un gru­po más re­du­ci­do, la vi­go­re­xia o adic­ción fí­si­ca, que preo­cu­pa es­pe­cial­men­te a los mé­di­cos por­que el ex­ce­so de ho­ras de gim­na­sio y la in­ges­ta de com­ple­men­tos pro­tei­cos y ami­noá­ci­dos re­sul­ta es­pe­cial­men­te da­ñi­na pa­ra un cuer­po que aún es­tá en cre­ci­mien­to.

Pre­ci­sa­men­te el fuer­te cre­ci­mien­to que ex­pe­ri- men­tan es­tá de­trás de al­gu­nas de las le­sio­nes más ha­bi­tua­les en­tre ado­les­cen­tes de­por­tis­tas, co­mo la en­fer­me­dad de Os­good-Schlatter (in­fla­ma­ción y do­lor en la ro­di­lla por­que el hue­so cre­ce más rá­pi­do que los ten­do­nes y ti­ra de ellos) y la de Se­ver (do­lor en el ta­lón por la in­fla­ma­ción del car­tí­la­go de cre­ci­mien­to). “Hay es­truc­tu­ras múscu­lo es­que­lé­ti­cas –hue­sos, múscu­los, ten­do­nes…– que du­ran­te el es­ti­rón pu­be­ral son muy vul­ne­ra­bles a las agre­sio­nes ex­ter­nas; es fun­da­men­tal que en esa eta­pa chi­cos y chi­cas ha­gan ejer­ci­cio por­que fa­vo­re­ce la hor­mo­na de cre­ci­mien­to y ayu­da a lle­gar a la ta­lla de­fi­ni­ti­va, pe­ro han de ha­cer­lo con el ca­len­ta­mien­to ade­cua­do, co­no­cien­do qué de­por­te prac­ti­can y qué es ade­cua­do pa­ra su edad, no co­ger un día la bi­ci y ha­cer 30 ki­ló­me­tros o po­ner­se a co­rrer sin más du­ran­te una ho­ra”, co­men­ta Fé­lix No­ta­rio, de SE­MA. Cu­rell, por su par­te, ad­vier­te que los ado­les­cen­tes no de­ben uti­li­zar las má­qui­nas de pe­sas de los gim­na­sios has­ta que ha­yan de­ja­do de cre­cer sal­vo que es­tén di­ri­gi­dos por un buen pre­pa­ra­dor fí­si­co.

Ocio Otra pau­ta pa­ra me­jo­rar su sa­lud, se­gún Carmen Mo­reno, es fo­men­tar el uso crea­ti­vo de su tiem­po li­bre, pro­mo­ver que reali­cen ac­ti­vi­da­des or­ga­ni­za­das don­de pue­dan po­ner a prue­ba ha­bi­li­da­des nue­vas, por­que ello evi­ta que el bo­te­llón o las pan­ta­llas sean la úni­ca for­ma de di­ver­sión. “Es im­por­tan­te que cul­ti­ven afi­cio­nes de tiem­po li­bre crea­ti­vo no só­lo pa­ra ale­jar con­duc­tas de ries­go y adic­cio­nes, sino por­que les que­da mu­cha vi­da por de­lan­te, mu­chos ma­los ra­tos que pa­sar, y en esos mo­men­tos es muy útil te­ner una afi­ción pa­ra eva­dir­se de la ad­ver­si­dad y del es­trés”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga. Cu­rell, por su par­te, acon­se­ja su­per­vi­sar el uso o abu­so que los hi­jos ha­cen de las nue­vas tec­no­lo­gías, con­cien­ciar­les de los riesgos que co­rren y ani­mar­les a pe­dir ayu­da en ca­so de que al­guien les mo­les­te por las re­des so­cia­les “por­que esos pro­ble­mas afec­tan di­rec­ta­men­te a su sa­lud”.

Sa­lud men­tal “La me­jor for­ma de pre­ve­nir pro­ble-

LA SA­LUD DE ADUL­TOS DE­PEN­DE­RÁ MU­CHO DE LOS HÁ­BI­TOS DE JÓ­VE­NES AL­GU­NOS CRE­CEN TAN RÁ­PI­DO QUE SU­FREN DO­LOR O LE­SIO­NES

mas de sa­lud en un ado­les­cen­te es es­tar lo más cer­ca po­si­ble de él y con­vi­vir de verdad, dán­do­le una au­to­no­mía dia­lo­ga­da y pres­tan­do aten­ción a lo que le su­ce­de, a qué ha­ce y a có­mo se com­por­ta”, in­di­ca Fé­lix No­ta­rio. Es­ta pro­xi­mi­dad es es­pe­cial­men­te útil pa­ra evi­tar o de­tec­tar rá­pi­da­men­te pro­ble­mas de sa­lud men­tal, pa­ra sa­ber si un cha­val es­tá o no adap­ta­do a su en­torno, si es acep­ta­do y to­le­ra­do o si tie­ne bue­na au­to­es­ti­ma. “Si un ado­les­cen­te es­tá po­co adap­ta­do a su en­torno aca­ba sa­lien­do por don­de pue­de, y eso a ve­ces sig­ni­fi­ca de­pre­sión, neu­ro­sis, es­qui­zo­fre­nia…”, ad­vier­te. Cu­rell lla­ma la aten­ción so­bre el he­cho de que la de­pre­sión no se ma­ni­fies­ta en el ado­les­cen­te “co­mo un ni­ño que se en­cie­rra y se me­te en la ca­ma, sino co­mo un ni­ño en­fa­da­do, aun­que no de­je de sa­lir de juer­ga con los ami­gos”. Mo­reno ase­gu­ra que los tra­ba­jos he­chos con ado­les­cen­tes po­nen de ma­ni­fies­to que, en ge­ne­ral, tie­nen un al­to ni­vel de sa­tis­fac­ción vi­tal (la me­dia es 7,86 so­bre 10), aun­que con la edad –y de for­ma más acu­sa­da en el ca­so de las chi­cas–, las preo­cu­pa­cio­nes y los ago­bios au­men­tan, tan­to los re­la­cio­na­dos con los es­tu­dios co­mo con las re­la­cio­nes se­xua­les o con su apa­rien­cia fí­si­ca. “Es cu­rio­so que cuan­do les pre­gun­tas so­bre su apa­rien­cia fí­si­ca, aun­que en ge­ne­ral los chi­cos es­tán peor fí­si­ca­men­te –tie­nen más ín­di­ce de so­bre­pe­so y obe­si­dad–, son las chi­cas las que se mues­tran más in­sa­tis­fe­chas; ellas vi­ven más pre­sio­na­das y es­tán peor psí­qui­ca­men­te”, co­men­ta. Ca­sas aler­ta que un mo­men­to crí­ti­co pa­ra la au­to­es­ti­ma de los cha­va­les acos­tum­bra a ser el del es­ti­rón pu­be­ral: “Cre­cen muy rá­pi­do, su as­pec­to cam­bia muy de­pri­sa y a ve­ces les re­sul­ta di­fí­cil adap­tar­se, so­bre to­do si son de los pri­me­ros o de los úl­ti­mos de su gru­po en desa­rro­llar­se; en ge­ne­ral a los chi­cos les afec­ta más ser de los úl­ti­mos, mien­tras que a las chi­cas les oca­sio­na más pro­ble­mas te­ner un desa­rro­llo pre­coz y ser de las pri­me­ras en cre­cer”. Los mé­di­cos re­cuer­dan tam­bién que mu­chos pro­ble­mas psi­quiá­tri­cos de los ado­les­cen­tes se des­en­ca­de­nan por el abu­so del al­cohol o de dro­gas, de mo­do que pre­ve­nir es­tos con­su­mos es la me­jor for­ma de evi­tar­los.

Re­vi­sio­nes mé­di­cas “Los ado­les­cen­tes van po­co al mé­di­co y cuan­do lo ha­cen no se sien­ten muy a gus­to por­que nor­mal­men­te no en­cuen­tran un mé­di­co que les se­pa es­cu­char y, ade­más, la ma­yo­ría de mé­di­cos tam­po­co es­tá có­mo­do con es­tos pa­cien­tes”, re­fle­xio­na Ca­sas. Sin em­bar­go, acu­dir pe­rió­di­ca­men­te a re­vi­sio­nes mé­di­cas es un ele­men­to im­por­tan­te pa­ra evi­tar, de­tec­tar o mi­ni­mi­zar pro­ble­mas de sa­lud –al­gu­nos tan co­mu­nes co­mo el ac­né y otros más ra­ros co­mo el lu­pus o en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias in­tes­ti­na­les (que se ma­ni­fies­tan de for­ma di­fe­ren­te a co­mo lo ha­cen en los adul­tos)– y tam­bién pa­ra re­sol­ver du­das y preo­cu­pa­cio­nes so­bre sa­lud se­xual, rit­mo de desa­rro­llo… “A la con­sul­tan lle­gan cha­va­les con pro­ble­mas es­to­ma­ca­les y si con­si­gues que con­fíen en ti des­cu­bres que es­tán muy ner­vio­so por­que han te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les, tie­nen mie­do a un em­ba­ra­zo o a que les es­tán aco­san­do en el co­le­gio”, de­ta­lla el es­pe­cia­lis­ta del hos­pi­tal La Paz. Cu­rell opi­na que en cues­tión de sa­lud se­xual pa­dres, pro­fe­so­res y mé­di­cos ha­cen mu­cho hin­ca­pié en el uso del pre­ser­va­ti­vo y en las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual –“que es­tán au­men­tan­do en­tre los ado­les­cen­tes, por lo que son im­por­tan­tes las re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas”– pe­ro ha­blan po­co de la se­xua­li­dad des­de el pun­to de vis­ta emo­cio­nal y eso pro­vo­ca que mu­chos chi­cos afron­ten sus re­la­cio­nes des­de el mie­do y la des­con­fian­za, lo que a me­nu­do afec­ta a su bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co. Des­de la Sociedad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na del Ado­les­cen­te, No­ta­rio cree que es im­por­tan­te que los ado­les­cen­tes man­ten­gan en­tre­vis­tas a so­las con el mé­di­co pa­ra po­der ha­blar en con­fian­za so­bre su se­xua­li­dad o so­bre el con­su­mo de al­cohol y de dro­gas. Ase­gu­ra que en una épo­ca de cam­bios fí­si­cos co­mo es­ta tam­bién es im­por­tan­te re­vi­sar cual­quier tras­torno sen­so­rial, cum­plir con el ca­len­da­rio de va­cu­nas, es­tar aten­to a al­te­ra­cio­nes del cre­ci­mien­to, de la mens­trua­ción o del com­por­ta­mien­to ali­men­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.