En jue­go

La Vanguardia - ES - - PORTADA - ORIOL RI­POLL es@la­van­guar­dia.es

Oriol Ri­poll pro­po­ne un jue­go se­gún quie­ra o no ce­le­brar o mal­de­cir el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum de Es­co­cia de es­ta se­ma­na

El jue­ves se ce­le­bró el re­fe­rén­dum es­co­cés y co­mo es­cri­bo es­te ar­tícu­lo cuan­do aún que­dan unos días pa­ra es­ta vo­ta­ción, no sé qué ha pa­sa­do. Pe­ro pro­pon­go dos for­mas lú­di­cas de va­lo­rar el re­sul­ta­do. Si es­tá con­ten­to po­dría ce­le­brar­lo con una tim­ba a la es­co­ce­sa. El rey Ja­co­bo VI de Es­co­cia y I de In­gla­te­rra e Ir­lan­da era muy afi­cio­na­do a ju­gar a las car­tas y, al pa­re­cer, a me­nu­do lle­va­ba una ba­ra­ja en las ma­nos. Su pre­fe­ri­do era el Maw, pe­ro des­afor­tu­na­da­men­te no te­ne­mos to­dos los de­ta­lles de su me­cá­ni­ca. Así que pue­den ju­gar a Spoil fi­ve, un jue­go muy pa­re­ci­do y que se prac­ti­ca­ba en la mis­ma épo­ca en Ir­lan­da. Ne­ce­si­ta­rán una ba­ra­ja de pó­ker, fi­chas pa­ra apos­tar y cin­co o seis ju­ga­do­res. To­dos apues­tan una fi­cha. Se re­par­te una car­ta bo­ca arri­ba a ca­da ju­ga­dor, has­ta que apa­rez­ca una J, es­te ju­ga­dor se­rá el pri­me­ro que

NAI­PES ES­CO­CE­SES, A JA­CO­BO VI LE GUS­TA­BA EL MAW, EN IR­LAN­DA JU­GA­BAN AL SPOIL FI­VE

re­par­ti­rá. El re­par­ti­dor da cin­co car­tas a ca­da ju­ga­dor y cuan­do ha aca­ba­do gi­ra una car­ta: es­te pa­lo es el triun­fo. Si la car­ta que se gi­ra es un as, el re­par­ti­dor pue­de que­dár­se­la y des­car­tar­se una de las car­tas que tie­ne en la mano, sin que ello ha­ga que el pa­lo del triun­fo cam­bie. Y si un ju­ga­dor tie­ne en la mano el as del triun­fo an­tes de que ha­ya ju­ga­do su pri­me­ra car­ta, pue­de que­dar­se la car­ta que se ha gi­ra­do y des­car­tar­se de una de las su­yas bo­ca aba­jo. El pri­mer ju­ga­dor ti­ra una car­ta. Si no es un triun­fo, ca­da ju­ga­dor de­ci­di­rá si quie­re sa­car una car­ta si­guien­do es­te pa­lo o ti­rar una de triun­fo. Si ha ti­ra­do una car­ta del pa­lo del triun­fo, es obli­ga­to­rio se­guir es­te pa­lo, siem­pre y cuan­do ten­gan al­gu­na car­ta. Co­mo ocu­rre en es­te ti­po de jue­gos, quien ha­ya ti­ra­do la car­ta de ma­yor va­lor, ga­na la mano y se­rá quien co­men­za­rá la si­guien­te. La par­ti­da con­ti­núa has­ta que se han ju­ga­do cin­co ron­das y a na­die le que­de una car­ta en la mano. El va­lor de las car­tas cam­bia se­gún el co­lor y si se es­tá si­guien­do el triun­fo o no. En ca­so de que no se si­ga el triun­fo la se­rie ro­ja (co­ra­zo­nes y dia­man­tes) es des­cen­den­te (K, Q, J, 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, as), y la se­rie ne­gra (picas y tré­bo­les) pun­túa se­gún el or­den in­ver­so (K, Q, J, as, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10). Y si se si­gue el triun­fo la car­ta más al­ta es el 5, la se­gun­da es la J, la ter­ce­ra es el as de co­ra­zo­nes y la cuar­ta el as del pa­lo. Por lo tan­to la se­rie ro­ja si­guien­do el triun­fo se­ría: 5, J, as de co­ra­zo­nes, as, K, Q, 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2 y la ne­gra 5, J, as de co­ra­zo­nes, as, K, Q, 2, 3, 4, 5, 6, 67, 8, 9, 10. Ga­na quien con­si­ga tres ron­das y el ju­ga­dor se que­da to­das las fi­chas que se han apos­ta­do. Si el ju­ga­dor ga­na las cin­co ma­nos, re­ci­be una fi­cha ex­tra de ca­da uno de sus opo­nen­tes. En ca­so que un ju­ga­dor ga­ne las tres pri­me­ras ron­das, pue­de re­co­ger las apues­tas y se aca­ba la par­ti­da pe­ro si no lo ha­ce de­be ga­nar las cin­co ron­das pa­ra co­brar las apues­tas. Tam­bién pue­de ser que el re­sul­ta­do elec­to­ral no le ha­ya gus­ta­do. En­ton­ces pue­de atri­buir­lo a que al­guien ha­ya pues­to un nue­ve de dia­man­tes a uno de los so­bres de vo­ta­ción y que, por tan­to, se ha ac­ti­va­do La mal­di­ción de Es­co­cia, que es co­mo se co­no­ce es­ta car­ta. Hay mu­chas teo­rías pa­ra ex­pli­car es­te mo­te. Una es que en el es­cu­do de ar­mas de la fa­mi­lia Dalrym­ple, que es­tu­vo de­trás de una gran ma­sa­cre a fi­na­les del si­glo XVII, hay nue­ve dia­man­tes.

Ilus­tra­ción

Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.