Con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas de la cri­sis eco­nó­mi­ca

Es di­fí­cil evi­tar que las si­tua­cio­nes de cri­sis eco­nó­mi­ca no pa­sen fac­tu­ra en el es­ta­do de áni­mo cuan­do se su­fre en la pro­pia piel, pe­ro no im­po­si­ble. Es im­por­tan­te re­co­no­cer es­ta di­fi­cul­tad pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Luis Mui­ño

La eco­no­mía afec­ta al es­ta­do de áni­mo, pa­re­ce de­ter­mi­nan­te

El ve­rano que aho­ra ter­mi­na no ha si­do ale­gre

pa­ra mu­chas per­so­nas. Su ini­cio, ju­nio, un mes tra­di­cio­nal­men­te op­ti­mis­ta en el que la ma­yo­ría de las per­so­nas em­pie­zan a an­ti­ci­par la lle­ga­da de las va­ca­cio­nes. fue pun­tua­do por un con­ti­nuo go­teo de no­ti­cias acer­ca de per­so­nas que se han ve­ni­do aba­jo en me­dio de pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que no han po­di­do afron­tar. El día 6, un hombre de na­cio­na­li­dad ale­ma­na se qui­ta­ba la vi­da: en la no­ta que de­jó pe­día per­dón por no ha­cer fren­te a la deu­da que man­te­nía con el arren­da­dor de su vi­vien­da. El día 11 mo­ría una per­so­na de 83 años que ha­bía de­ja­do de co­mer y be­ber por­que iba a ser desahu­cia­da jun­to con su ahi­ja­da dis­ca­pa­ci­ta­da de 41 años. Días más tar­de se sui­ci­da­ba un afec­ta­do por una eje­cu­ción hi­po­te­ca­ria en Can­ta­bria que ha­bía pues­to su ca­sa co­mo aval por­que te­nía pro­ble­mas en su pe­que­ño ne­go­cio... To­do es­to ocu­rrió an­tes de las va­ca­cio­nes que aca­ban de ter­mi­nar, en los días cer­ca­nos al 17 de ju­nio que, se­gún una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción da­ne­sa, es el “día más fe­liz del año”. Los cien­tí­fi­cos au­to­res del estudio lle­ga­ron a la con­clu­sión ana­li­zan­do la car­ga emo­cio­nal de las pa­la­bras que uti­li­za­mos en Twit­ter. Si les pre­gun­tá­ra­mos acer­ca del con­tras­te en­tre su in­ves­ti­ga­ción y los su­ce­sos dra­má­ti­cos an­te­rio­res, ar­gu­men­ta­rían que esos es­ca­lo­frian­tes he­chos ocu­rren tam­bién en to­dos los de­más me­ses del año. Y ten­drían ra­zón: de he­cho el te­rri­ble go­teo ha se­gui­do pro­du­cién­do­se du­ran­te es­tas va­ca­cio­nes y es pre­vi­si­ble que si­ga así. El pe­so de los fac­to­res eco­nó­mi­cos, de he­cho, es peor es­ta­dís­ti­ca­men­te, en fe­chas co­mo por ejem­plo es­te mes de sep­tiem­bre, en que ter­mi­na­mos el pa­rén­te­sis ve­ra­nie­go y vol­ve­mos a la cru­da reali­dad. Des­pués del ve­rano nos da­mos cuen­ta de que, co­mo di­jo Ju­les Re­nard, “lo que dis­tin­gue al hombre de los otros ani­ma­les son las preo­cu­pa­cio­nes fi­nan­cie­ras”. Y los pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos re­la­cio­na­dos con vi­vir en una épo­ca de cri­sis vuel­ven a po­ner­se de ma­ni­fies­to. La reali­dad es la que es. Es más, un an­ti­guo ada­gio afir­ma que la reali­dad es lo que que­da cuan­do to­do lo de­más ter­mi­na. Pe­ro aun así nues­tra for­ma de ana­li­zar los da­tos pue­de aca­bar en­te­rran­do cual­quier he­cho. Cuan­do se ha­bla de la in­fluen­cia de lo eco­nó­mi­co en nues­tro es­ta­do de áni­mo, por ejem­plo, hay dos dis­tor­sio­nes ha­bi­tua­les que pue­den cam­biar com­ple­ta­men­te nues­tra in­ter­pre­ta­ción de los tre­men­dos acon­te­ci­mien­tos ci­ta­dos al prin­ci­pio del ar­tícu­lo. Por una par­te, exis­te el ries­go de acha­car to­dos los pro­ble­mas de las per­so­nas en ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca a sus cir­cuns­tan­cias ma­te­ria­les. Aun­que una per­so­na se sui­ci­de en una di­fí­cil si­tua­ción eco­nó­mi­ca, en su de­ci­sión in­ter­vie­ne su es­ta­do de áni­mo y su red de apo­yo emo­cio­nal, ade­más de otros fac­to­res in­ter­nos, ge­né­ti­cos, am­bien­ta­les... Pe­ro exis­te tam­bién otro ries­go: apli­car el pen­sa­mien­to naif tan de mo­da que afir­ma que “lo im­por­tan­te es la for­ma en que afron­ta­mos los acon­te­ci­mien­tos” y no los he­chos en sí. Mu­chos de los pro­mo­to­res de es­te pen­sa­mien­to po­si­ti­vo idea­lis­ta pa­re­cen in­si­nuar que la cri­sis só­lo afec­ta a aque­llos que se de­jan afec­tar por ella, co­mo si es­tu­vie­ra en nues­tras ma­nos per­ma­ne­cer im­pa­si­bles an­te cir­cuns­tan­cias ex­tre­mas. Lo cierto es que las cir­cuns­tan­cias ma­te­ria­les in­flu­yen en nues­tro es­ta­do de áni­mo. Ha­ce unas dé­ca­das, los an­tro­pó­lo­gos y so­ció­lo­gos que em­pe­za­ron a prac­ti­car el ma­te­ria­lis­mo cultural re­vo­lu­cio­na­ron la for­ma de en­ten­der los fe­nó­me­nos so­cio­cul­tu­ra­les. Sus da­tos mos­tra­ban re­la­cio­nes en­tre he­chos que pa­re­cían per­te­ne­cer al ám­bi­to es­pi­ri­tual, mo­ral o afec­ti­vo (la ado­ra­ción de cier­tos ani­ma­les en de­ter­mi­na­das so­cie­da­des; la prohi­bi­ción del in­ces­to; el fo­men­to de la pa­re­ja monógama en la ma­yo­ría de las cul­tu­ras del pla­ne­ta...) y fac­to­res que te­nían que ver con la lu­cha por la su­per­vi­ven­cia (esos ani­ma­les son im­pres­cin­di­bles en esa eco­no­mía y es me­jor di­vi­ni­zar­los que co­mer­los; la des­cen­den­cia pro­duc­to de las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res sue­le te­ner pro­ble­mas ge­né­ti­cos; las re­la­cio­nes de dos per­so­nas cum­plen me­jor de­ter­mi­na­das fun­cio­nes eco­nó­mi­cas...). Li­bros co­mo Va­cas, cer­dos, guerras y bru­jas: los enig­mas de la cul­tu­ra, de Marvin Ha­rris plan­tea­ban has­ta qué pun­to la be­li­co­si­dad de cier­tas cul­tu­ras, los mo­vi­mien­tos me­siá­ni­cos o el ma­chis­mo po­dían te­ner cau­sas ma­te­ria­les. Lo que pu­sie­ron de ma­ni­fies­to es­tos au­to­res es que, aun­que no nos gus­ta ha­blar de ello, el com­por­ta­mien­to y la psi­co­lo­gía de las per­so­nas tie­nen mu­cho que ver con las cir­cuns­tan­cias ma­te­ria­les en las que vi­ven.

La cues­tión eco­nó­mi­ca, en nues­tra sociedad, es el gran te­ma ma­te­rial. Al igual que en otras cul­tu­ras el nú­me­ro de hi­jos, la can­ti­dad de tie­rras cul­ti­va­das o el es­ta­tus ayu­dan a que la gen­te sea más fe­liz, en la nues­tra el di­ne­ro es uno de los fac­to­res im­por­tan­tes de bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co. Una in­ves­ti­ga­ción re­cien­te re­cor­da­ba es­te he­cho evi­den­te pa­ra el sen­ti­do co­mún pe­ro co­mún­men­te ig­no­ra­do por los apo­lo­gis­tas del po­si­ti­vis­mo naif. En ella se lle­ga­ba a la con­clu­sión, des­pués de ana­li­zar una gran can­ti­dad de da­tos ex­traí­dos de paí­ses muy di­fe­ren­tes, de que el di­ne­ro es un fac­tor ne­ce­sa­rio (aun­que no su­fi­cien­te) pa­ra con­se­guir la fe­li­ci­dad. Aque­llos que dis­po­nen de más in­gre­sos dis­fru­tan de un ma­yor bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co: la pro­por­ción de per­so­nas fe­li­ces es ín­fi­ma en aque­llos que vi­ven en la po­bre­za o tie­nen una gran in­cer­ti­dum­bre so­bre su si­tua­ción eco­nó­mi­ca fu­tu­ra. Co­mo nos re­cor­da­ban los cien­tí­fi­cos au­to­res del estudio, da igual que uno com­pa­re per­so­nas que vi­ven en di­fe­ren­tes paí­ses o en un mis­mo país du­ran­te el mis­mo pe­rio­do de tiem­po: la con­clu­sión es que es ca­si im­po­si­ble es­tar con­ten­to sin te­ner ase­gu­ra­da la cues­tión fi­nan­cie­ra. ¿Por qué ten­de­mos a ne­gar esa evi­den­cia? ¿A qué vie­ne esa ne­ga­ción de la im­por­tan­cia de es­te fac­tor? Por su­pues­to, hay siem­pre una pri­me­ra ra­zón sub­je­ti­va. La ma­yo­ría de los que es­cri­ben so­bre es­tos te­mas son per­so­nas que nun­ca han te­ni­do pro­ble­mas eco­nó­mi­cos gra­ves. Y eso les ha­ce mi­ni­mi­zar la im­por­tan­cia del di­ne­ro: na­da es va­lio­so si nun­ca se ha ca­re­ci­do de ello. Pe­ro hay tam­bién otro fac­tor que pue­de ex­pli­car es­te despiste: la ma­yo­ría de las in­ves­ti­ga­cio­nes nie­gan que los ri­cos sean más fe­li­ces que las per­so­nas de cla­se me­dia. Se es­gri­men va­rias ra­zo­nes pa­ra es­te fe­nó­meno: las ex­ce­si­vas ex­pec­ta­ti­vas (pa­re­ce que las ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas cre­cen de for­ma lo­ga­rít­mi­ca, no ex­po­nen­cial), la de­pen­den­cia de un ni­vel de vi­da, los com­pro­mi­sos so­cia­les con­ti­nuos, la di­fi­cul­tad de en­con­trar re­la­cio­nes ver­da­de­ras... Pe­ro el re­sul­ta­do fi­nal pa­re­ce cla­ro: la lí­nea de la fe­li­ci­dad es­tá en un ni­vel me­dio, a par­tir de ahí da un po­co igual cuán­to ga­ne­mos. El pro­ble­ma es que ese es, jus­ta­men­te, uno de los fac­to­res en los que la cri­sis eco­nó­mi­ca va a cam­biar nues­tras vi­das. El Glo­bal risk re­port, un in­for­me rea­li­za­do es­te año por en­ti­da­des po­co sos­pe-

cho­sas de dra­ma­ti­zar las di­fe­ren­cias so­cia­les (Zu­rich In­su­ran­ce Group, Mars&McLen­nan o la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de EEUU.) avi­sa­ba de que una de las con­se­cuen­cias se­rá la acen­tua­ción de las dis­tan­cias en­tre ri­cos y po­bres. La po­la­ri­za­ción eco­nó­mi­ca (y la con­si­guien­te po­la­ri­za­ción psi­co­ló­gi­ca) se­rá el gran pro­ble­ma mun­dial de la pró­xi­ma dé­ca­da, se­gún es­te estudio. El in­for­me pro­nos­ti­ca la pro­gre­si­va dis­mi­nu­ción de la cla­se me­dia, esa fron­te­ra ase­qui­ble de fe­li­ci­dad que po­dían as­pi­rar a tras­pa­sar las per­so­nas que aho­ra tie­nen po­cos in­gre­sos. La es­pe­ran­za de bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co se­rá, ca­da vez más, un pa­raí­so al que só­lo po­drán as­pi­rar unos cuan­tos. Ade­más, al acen­tuar­se la bre­cha se ha­rá más pa­ten­te un efec­to so­cial que sur­ge con­ti­nua­men­te en

EN UNA CRI­SIS, LA RE­LA­CIÓN DE PO­DER EN EL TRA­BA­JO ES MÁS DE­SIGUAL

los es­tu­dios so­bre la po­bre­za: la in­vi­si­bi­li­dad. En ge­ne­ral no ve­mos a los ex­clui­dos. Nues­tra mi­ra­da tie­ne ni­ve­les: an­da­mos por la ca­lle sin mi­rar a los sin­te­cho que es­tán ti­ra­dos en el sue­lo. Y la geo­gra­fía im­po­ne tam­bién sus lí­mi­tes: hay ba­rrios y pue­blos cer­ca­nos a los que aque­llos que te­ne­mos un cierto ni­vel de vi­da no he­mos ido nun­ca. De he­cho, los mar­gi­na­dos son in­vi­si­bles in­clu­so aun­que ha­ble­mos de ellos y tra­te­mos de ayu­dar­les. Un co­no­ci­do ex­pe­ri­men­to pe­día a un gru­po de se­mi­na­ris­tas que rea­li­za­ra un tra­ba­jo so­bre per­so­nas sin ho­gar que re­que­ría ir a una bi­blio­te­ca pa­ra bus­car re­fe­ren­cias. Pa­ra ha­cer­lo, los vo­lun­ta­rios te­nían que cru­zar un pa­tio en el que un sin­te­cho ya­cía en el sue­lo: nin­gún se­mi­na­ris­ta pa­ró a aten­der­le y la ma­yo­ría pa­sa­ban sin no­tar­le... por la pri­sa que te­nían en rea­li­zar su al­truis­ta in­for­me. La sociedad nos en­se­ña a no mi­rar a los ex­clui­dos. Al au­men­tar las di­fe­ren­cias en­tre ri­cos y po­bres, es­te efec­to se­rá, pro­ba­ble­men­te, mu­cho ma­yor. Y con él ven­drá tam­bién la fal­ta de so­li­da­ri­dad. Una de las con­se­cuen­cias de esa bre­cha es la di­fi­cul­tad pa­ra la em­pa­tía. Las cri­sis eco­nó­mi­cas au­men­tan siem­pre el in­di­vi­dua­lis­mo, la tác­ti­ca del “Sál­ve­se quien pue­da”. En los mo­men­tos de apu­ro, los se­res hu­ma­nos es­ta­mos más aten­tos a fa­vo­re­cer lo nues­tro. In­clu­so cuan­do cree­mos que nos ocu­pa­mos de lo co­lec­ti­vo, só­lo aten­de­mos a asun­tos co­lec­ti­vos que ten­gan que ver con te­mas que nos afec­tan, acu­di­mos a ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra aque­llos que nos to­can nues­tros di­ne­ro­so mi­li­ta­mos en lob­bies que de­fien­den nues­tros in­tere­ses. Las si­tua­cio­nes lí­mi­te fa­vo­re­cen el ego­cen­tris­mo y esa se­rá, pro­ba­ble­men­te, una de las con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas so­cia­les más du­ra­de­ras que nos de­ja­rá es­ta cri­sis. Es­tas son al­gu­nas de las con­se­cuen­cias pre­vi­si­bles de la cri­sis a ni­vel co­lec­ti­vo. Pe­ro, por su­pues­to, lo más im­por­tan­te son los efec­tos que van a te­ner en las per­so­nas que la pa­dez­can en sus car­nes. Uno de los efec­tos se­gu­ros pa­ra aque­llas per­so­nas que vi­van pro­ble­mas eco­nó­mi­cos es el dis­trés, el es­trés ne­ga­ti­vo. Los se­res hu­ma­nos per­ci­bi­mos de dos for­mas dis­tin­tas las si­tua­cio­nes que exi­gen so­bre­es­fuer­zo: unas nos ge­ne­ran eus­trés (un sen­ti­mien­to po­si­ti­vo, mez­cla de ac­ti­va­ción y bie­nes­tar) y otras dis­trés. Es­te úl­ti­mo, el que se per­ci­be co­mo ne­ga­ti­vo, sur­ge cuan­do sen­ti­mos que la pre­sión es­ta­mos vi­vien­do es in­vo­lun­ta­ria –no se de­be a nin­gún re­to per­so­nal en el que no­so­tros he­mos ele­gi­do in­vo­lu­crar­nos– y des­bor­da nues­tras ca­pa­ci­da­des –y, por lo tan­to, es in­con­tro­la­ble–. Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos sue­len ex­pe­ri­men­tar­se así, co­mo si­tua­cio­nes que se nos han ve­ni­do en­ci­ma sin que ha­ya­mos de­ci­di­do afron­tar­las y en las que no lle­va­mos las rien­das. Por eso pro­du­cen, ha­bi­tual­men­te, sín­to­mas cau­sa­dos por el dis­trés, el es­trés ne­ga­ti­vo. Di­fi­cul­tad pa­ra des­co­nec­tar (el pro­ble­ma de ser po­bre es que ocu­pa to­do el tiem­po), irri­ta­bi­li­dad, pro­ble­mas de há­bi­tos co­mo el sue­ño o la co­mi­da, an­sie­dad con­ti­nua o pér­di­da de la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción son al­gu­nos de los sín­to­mas po­si­bles. Ese con­ti­nuo es­ta­do de aler­ta tie­ne, ade­más, otra con­se­cuen­cia: el pro­gre­si­vo ale­ja­mien­to de las de­más per­so­nas. Los psi­co­te­ra­peu­tas ven, ca­da vez con más fre­cuen­cia, a per­so­nas que han caí­do en lo que po­dría­mos de­no­mi­nar sín­dro­me del lo­bo so­li­ta­rio. Son in­di­vi­duos que han per­te­ne­ci­do a la cla­se me­dia, que han te­ni­do una vi­da in­te­gra­da, ro­dea­dos de fa­mi­lia y ami­gos y que, pro­gre­si­va­men­te, han ido ca­yen­do en la ex­clu­sión so­cial. Gra­dual­men­te han de­ja­do de es­tar adap­ta­dos y se han que­da­do so­los. La cau­sa es sim­ple: no son per­so­nas com­pe­ti­ti­vas, no tie­nen el afán de­pre­da­dor que se ne­ce­si­ta pa­ra so­bre­vi­vir en es­ta sociedad ca­da vez más com­pe­ti­ti­va, pro­duc­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Otra de las con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas de es­ta si­tua­ción se­rá la fal­ta de aser­ti­vi­dad. Se de­no­mi­na así

CUAN­DO EL PA­RO CRE­CE EL 3%, LA TA­SA DE SUI­CI­DIO AU­MEN­TA EN UN 4,45%

a la ca­pa­ci­dad de man­te­ner re­la­cio­nes de igual­dad, dig­nas, en las que la in­ten­ción no sea im­po­ner­se a los de­más pe­ro tam­po­co hu­mi­llar­se. Es un fac­tor cla­ve en la sa­lud men­tal: aque­llas per­so­nas que con­si­guen ser asertivas en la ma­yo­ría de sus re­la­cio­nes go­zan de me­jor equi­li­brio por­que dis­fru­tan más del con­tac­to so­cial. Pe­ro la­men­ta­ble­men­te, es muy di­fí­cil ser aser­ti­vo en las si­tua­cio­nes de cri­sis. Las re­la­cio­nes de po­der en el mun­do la­bo­ral se ha­cen más de­sigua­les. Y co­mo re­cor­da­ba re­cien­te­men­te en una en­tre­vis­ta el fi­ló­so­fo Ma­rio Bun­ge: “La su­bor­di­na­ción a los je­fes nos en­fer­ma fí­si­ca y men­tal­men­te”. Mu­chos es­tu­dios re­la­cio­nan pro­ble­mas de sa­lud con re­la­cio­nes tó­xi­cas (hu­mi­lla­cio­nes, fal­ta de res­pe­to...) con las per­so­nas que es­tán por en­ci­ma de no­so­tros en el or­ga­ni­gra­ma la­bo­ral. El pro­ble­ma es que en los mo­men­tos de an­gus­tia eco­nó­mi­ca a mu­chas per­so­nas no les que­da más re­me­dio que to­le­rar es­te ti­po de ac­cio­nes. La al­ter­na­ti­va es eso o na­da. Y esa ne­ce­si­dad con­ti­nua de apar­car la aser­ti­vi­dad y so­me­ter­se tie­ne con­se­cuen­cias inevi­ta­bles en el es­ta­do de áni­mo. Es­trés ne­ga­ti­vo, ais­la­mien­to, re­la­cio­nes tó­xi­cas... un cú­mu­lo de cir­cuns­tan­cias di­fí­ci­les de so­bre­lle­var ha caí­do so­bre una gran can­ti­dad de per­so­nas. La con­se­cuen­cia es que el nú­me­ro de sui­ci­dios, que ha­bía des­cen­di­do du­ran­te la dé­ca­da an­te­rior a la cri­sis, ha au­men­ta­do dra­má­ti­ca­men­te a par­tir de la lle­ga­da del ca­ta­clis­mo. Un tra­ba­jo pu­bli­ca­do jus­to por las fe­chas su­pues­ta­men­te fe­li­ces que se men­cio­nan al prin­ci­pio del ar­tícu­lo cal­cu­la­ba que si no hu­bie­ra es­ta­lla­do la de­ba­cle eco­nó­mi­ca, en los tres años del ini­cio de la cri­sis (el 2008, el 2009 y el 2010) hu­bie­ra ha­bi­do 10.000 ca­sos me­nos en Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca. Otro estudio, es­te pu­bli­ca­do en The

Lan­cet, po­nía en ci­fras el re­sul­ta­do psi­co­ló­gi­co del des­em­pleo: ca­da 1% de au­men­to en el pa­ro se aso­ció con un au­men­to de 0,79% en la ta­sa de sui­ci­dios. Y un in­cre­men­to del des­em­pleo su­pe­rior al 3% tu­vo

un efec­to dra­má­ti­co, un 4,45% más de sui­ci­dios. Es di­fí­cil ais­lar fac­to­res y po­ner en ci­fras la in­ci­den­cia real de la cri­sis eco­nó­mi­ca en la sa­lud men­tal. Pe­ro ig­no­rar el im­pac­to bru­tal que ha te­ni­do y ten­drá en el es­ta­do de áni­mo de las per­so­nas en nom­bre de ese po­si­ti­vis­mo naif es cas­ti­gar a los que su­fren in­si­nuan­do que son cul­pa­bles de no ha­ber es­ta­do en el gru­po de los ele­gi­dos. A los que tie­nen suer­te, a los que de­bi­do en gran par­te a fac­to­res ex­ter­nos (ma­yo­res opor­tu­ni­da­des, con­tac­tos...) les gus­ta­ría pen­sar que “los que no tie­nen es por­que no han que­ri­do te­ner”. Pe­ro los que nos de­di­ca­mos a la sa­lud men­tal sa­be­mos que no es así: lo cierto es que la cri­sis eco­nó­mi­ca ha de­ja­do sin ape­nas opor­tu­ni­da­des de bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co a mi­llo­nes de per­so­nas. Y no ver­lo es un sui­ci­dio so­cial.

Un em­plea­do sa­lien­do de Lehman Brot­hers el 15 de sep­tiem­bre del 2008, cuan­do anun­ció la quie­bra

En ju­lio de 1979 co­la de gen­te en una ga­so­li­ne­ra de Nue­va York, con la cri­sis

desata­da en 1977

El crac bursátil en la Bol­sa de Nue­va York en 1929 desató la

in­tran­qui­li­dad

Ima­gen ha­bi­tual de la cri­sis de com­bus­ti­ble en 1973: em­pu­jar el co­che ha­cia la ga­so­li­ne­ra, en Bos­ton

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.