EL BUEN OCIO

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Cuan­do Key­nes es­cri­bió Po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas pa­ra nues­tros nie­tos, uno de los as­pec­tos que más le preo­cu­pa­ba era si el hombre del si­glo XXI se­ría ca­paz de em­plear to­do aquel tiem­po li­bre del que, cre­yó, iba a dis­po­ner. El ejem­plo que veía en los des­preo­cu­pa­dos ri­cos de su épo­ca no era muy edi­fi­can­te; en par­ti­cu­lar, se­ña­ló, el de las es­po­sas de los ri­cos, cu­yas vi­das va­cías y frí­vo­las le pa­re­cían un mal­gas­to. Da­do lo que veía, al eco­no­mis­ta le preo­cu­pa­ba la po­si­ble de­pre­sión ner­vio­sa de una sociedad ro­dea­da de abun­dan­cia pe­ro in­ca­paz de dis­fru­tar del ar­te de la vi­da. El ocio, en de­fi­ni­ti­va, tam­bién re­que­ría una pre­pa­ra­ción. Pe­ro, ¿qué es exac­ta­men­te el ocio? ¿En qué con­sis­te? En ¿Cuán­to es su­fi­cien­te? (ed. Crí­ti­ca), el eco­no­mis­ta y bió­gra­fo de Key­nes, Ro­bert Ski­delsky, y su hi­jo Edward, fi­ló­so­fo, lo de­fi­nen co­mo uno de los pi­la­res de una bue­na vi­da. Pa­ra ellos, el ocio es el ha­cer al­go sin pre­sio­nes, por­que sí, por­que nos gus­ta: pue­de ser tan­to leer, eer, mi­rar el mar, ju­gar a fút­bol, bol, co­lec­cio­nar se­llos o to­carr la gui­ta­rra. “Lo im­por­tan­tee no es el ni­vel in­te­lec­tual de la ac­ti­vi­dad, sino su ca­rác­te­rer de­de de­ter­mi­na­ción sin pro­pó­si­to”. ósi­to”. Pe­ro pa­ra ha­cer al­go “por­que or­que sí”, re­cuer­dan, hay que te­ner ener sin du­da tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.