Re­la­cio­nes es­pi­no­sas

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Si al­guien se pro­pu­sie­ra re­unir to­da la li­te­ra­tu­ra de au­to­ayu­da em­pre­sa­rial so­bre li­de­raz­go –y se pro­pu­sie­ra ha­cer­lo en for­ma­to de pa­pel– ne­ce­si­ta­ría de­ce­nas de es­tan­te­rías, por­que ca­da año se edi­tan cien­tos de tí­tu­los so­bre es­te te­ma, y no pa­re­ce, a pe­sar de có­mo es­tá el mer­ca­do la­bo­ral o tal vez pre­ci­sa­men­te por có­mo es­tá, que va­ya a me­nos. La ra­zón, ob­via­men­te, es que la re­la­ción en­tre je­fes y su­bor­di­na­dos, aun­que a ve­ces pa­rez­ca que no lo su­fi­cien­te, preo­cu­pa en las em­pre­sas. Fe­lip Vi­van­co tra­ta en es­te nú­me­ro de ES el es­pi­no­so víncu­lo que une a am­bos, y en torno al cual, tras el pa­rén­te­sis de paz ve­ra­nie­ga, hay nor­mal­men­te una sen­si­bi­li­dad más acu­sa­da. No hay re­ce­tas má­gi­cas pa­ra me­jo­rar esa re­la­ción, pe­ro sí con­se­jos, y ya que la li­te­ra­tu­ra em­pre­sa­rial se lle­na de in­di­ca­cio­nes pa­ra los je­fes, es­te su­ple­men­to di­ri­ge al­gu­nas pre­ci­sa­men­te a los em­plea­dos: me­jor no pe­lear en to­das las ba­ta­llas, sino que es me­jor con­cen­trar es­fuer­zos en las que se pue­dan ga­nar; ad­mi­tir que las cir­cuns­tan­cias son las que son por mu­cho que no gus­ten; y que vin­cu­lar lo emo­cio­nal con lo pro­fe­sio­nal, lo la­bo­ral con lo per­so­nal, tal vez no sea lo más ade­cua­do, aun­que a ve­ces sea inevi­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.