El cui­da­dor per­so­nal pa­ra los ma­yo­res

Por in­de­pen­dien­tes que sean, lle­ga un mo­men­to en la vi­da de mu­chas per­so­nas ma­yo­res en que ne­ce­si­tan ayu­da de otros pa­ra ta­reas co­ti­dia­nas o pa­ra ocu­par­se de su sa­lud. Ele­gir el cui­da­dor ade­cua­do no es fá­cil; de él de­pen­de su bie­nes­tar

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to May­te Rius

Cua­li­da­des y re­qui­si­tos pa­ra es­co­ger la per­so­na más ade­cua­da que acom­pa­ñe el en­ve­je­ci­mien­to en ca­sa

De la no­che a la ma­ña­na y fru­to de una caí­da, la ma­dre de Je­sús, de 80 años, ne­ce­si­ta que al­guien la cui­de en ca­sa. El pa­dre de Ma­ría ha su­fri­do un ic­tus que afec­ta a su mo­vi­li­dad y ya no po­drá vi­vir so­lo. Jua­na, de 90 años, ca­da día se sien­te más frá­gil pa­ra sa­lir so­la, a ve­ces no se acuer­da de to­mar las me­di­ci­nas y se da cuen­ta que su doc­to­ra tie­ne ra­zón al de­cir que pa­ra se­guir vi­vien­do en ca­sa ha de bus­car a al­guien que la ayu­de. Y Je­sús, Ma­ría y Jua­na com­par­ten una an­gus­tia: de dón­de sa­car un cui­da­dor, qué per­fil pro­fe­sio­nal bus­car, en qué fi­jar­se pa­ra es­co­ger…

Lo­la se plan­teó las mis­mas du­das ha­ce seis me­ses, cuan­do tu­vo que es­co­ger una cui­da­do­ra pa­ra su sue­gra. En­ton­ces op­tó por acu­dir a una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da con pres­ti­gio en su ciu­dad pa­ra que le en­via­ran va­rias can­di­da­tas. Hoy, con la ex­pe­rien­cia de ha­ber cam­bia­do de per­so­na me­dia do­ce­na de ve­ces, ase­gu­ra que no va­le la pe­na ob­se­sio­nar­se con cuál es la me­jor for­ma de en­con­trar un cui­da­dor por­que no hay nin­gu­na per­fec­ta. “Si co­no­ces a al­guien que ha te­ni­do una bue­na ex­pe­rien­cia pro­ba­ble­men­te esa sea tu me­jor op­ción, aun­que co­rres el ries­go de que lue­go en­cuen­tre otro tra­ba­jo y se va­ya; si op­tas por una em­pre­sa tie­nes la tran­qui­li­dad de que si la per­so­na se va o no se adap­ta te en­vían otra, pe­ro a me­nu­do te man­dan gen­te a la que no co­no­cen y que tie­ne un cu­rrí­cu­lum con tí­tu­lo y re­fe­ren­cias pe­ro lue­go no sa­be lo que es una cu­ña, li­te­ral­men­te”, co­men­ta. En su opi­nión, la cla­ve es no te­ner mie­do a pro­bar y a cam­biar has­ta en­con­trar la per­so­na apro­pia­da. “Al fi­nal la prio­ri­dad es con­se­guir al­guien ama­ble, por­que la con­vi­ven­cia es di­fí­cil –tan­to pa­ra la per­so­na ma­yor co­mo pa­ra el cui­da­dor–, y pro­vo­ca ro­ces cuan­do no cho­ques de tre­nes, así que es im­por­tan­te ele­gir una per­so­na res­pe­tuo­sa y afa­ble”, re­fle­xio­na.

Mar­ga mi­ró em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das cuan­do bus­ca­ba quien cui­da­ra a su ma­dre, en­fer­ma de alz­hei­mer, pe­ro se des­ani­mó al cons­ta­tar que no co­no­cen a las per­so­nas que en­vían. En­ton­ces ha­bló con la asis­ten­ta so­cial de Cáritas de su mu­ni­ci­pio y con su ayu­da con­tra­tó a una de las per­so­nas que ha­bían par­ti­ci­pa­do en el pro­gra­ma de for­ma­ción co­mo em­plea­das do­més­ti­cas y cui­da­do­ras que ofre­ce es­ta or­ga­ni­za­ción. Han pa­sa­do sie­te me­ses y es­tá sa­tis­fe­cha de su elec­ción. “Me fi­jé mu­cho en que era ca­ri­ño­sa y dul­ce, en que ha­bla­ba per­fec­ta­men­te cas­te­llano y en­ten­día ca­ta­lán, que es la len­gua en que me­jor se ex­pre­sa mi ma­dre, y en el pe­rio­do de prue­ba ob­ser­vé có­mo in­ter­ac­tua­ba y las reacciones de mi pa­dre y de mi ma­dre du­ran­te la con­vi­ven­cia”, re­su­me.

Ex­pe­rien­cias co­mo las de Je­sús, Ma­ría, Jua­na, Lo­la o Mar­ga son tan fre­cuen­tes que los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en con­tac­to con per­so­nas ma­yo­res o de­pen­dien­tes, a fuer­za de oír­las, han aca­ba­do por con­ver­tir­se en es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria y tie­nen su pro­pio cri­te­rio so­bre las cua­li­da­des que de­be re­unir un buen cui­da­dor, dón­de bus­car­lo, a qué cues­tio­nes hay que es­tar aten­to, qué per­fil for­ma­ti­vo es más apro­pia­do en ca­da ca­so… El pre­si­den­te de la Sociedad Es­pa­ño­la de Ge­ria­tría y Ge­ron­to­lo­gía (SEGG), Jo­sé An­to­nio Ló­pez, la psi­quia­tra del cen­tro de sa­lud men­tal de Sants de la Fun­da­ció Sant Pe­re Cla­ver, Joa­na La­ra, y el ge­ren­te de la Fun­da­ció per a l’Aten­ció a Per­so­nes De­pen­dents, Jo­sep Se­rrano, dan prue­ba de ello y res­pon­den a las du­das más ha­bi­tua­les. ¿Có­mo sa­ber cuán­do una per­so­na ma­yor pre­ci­sa un cui­da­dor? “El in­di­ca­dor bá­si­co es su au­to­no­mía pa­ra las ac­ti­vi­da­des bá­si­cas de la vi­da dia­ria: el aseo y el ba­ño, deam­bu­lar, ela­bo­rar la co­mi­da, co­mer so­lo… Cuan­do fa­llan es­tas ca­pa­ci­da­des, la per­so­na ne­ce­si­ta que al­guien le su­pla”, in­di­ca el pre­si­den­te de la SEGG.

¿Qué per­fil de per­so­na hay que bus­car? ¿Un en­fer­me­ro? Mé­di­cos y es­pe­cia­lis­tas en per­so­nas de­pen­dien­tes coin­ci­den en que ha­ce fal­ta bus­car per­so­nas cua­li­fi­ca­das, que se­pan có­mo cui­dar a una per­so­na y có­mo tra­tar a los ma­yo­res, que ten­gan cier­ta for­ma­ción en cues­tio­nes prác­ti­cas a la ho­ra de mo­ver­las, de ali­men­tar­las o de pro­po­ner ac­ti­vi­da­des y que se in­for­men bien de los cui­da­dos o li­mi­ta­cio­nes que im­pli­can las en­fer­me­da­des que ten­ga, sin que eso sig­ni­fi­que que ha­yan de ser en­fer­me­ros. “En reali­dad la ma­yo­ría de ma­yo­res ne­ce­si­ta al­guien que cui­de de sus ru­ti­nas dia­rias por­que su sa­lud ya es­tá aten­di­da por el sis­te­ma sa­ni­ta­rio que cuan­do ha­ce fal­ta en­vía ser­vi­cios de en­fer­me­ría a do­mi­ci­lio pa­ra cu­ras y se­gui­mien­to de tra­ta­mien­tos, et­cé­te­ra”, in­di­ca Jo­sep Se­rrano. El doc­tor Ló­pez apun­ta que la elec­ción de un en­fer­me­ro o en­fer­me­ra co­mo cui­da­dor pue­de ser con­ve­nien­te si la per­so­na tie­ne que to­mar in­su­li­na u otros pro­duc­tos que no se ad­mi­nis­tran por vía oral o ne­ce­si­ta cu­ras fre­cuen­tes. Y agre­ga que en ca­so de de­men­cias o pro­ble­mas men­ta­les es im­por­tan­te que el cui­da­dor ten­ga for­ma­ción al res­pec­to pa­ra sa­ber ma­ne­jar las si­tua­cio­nes y que cual­quier al­te­ra­ción de con­duc­ta no des­en­ca­de­ne un caos do­més­ti­co.

¿Dón­de bus­car? “Lo im­por­tan­te es di­ri­gir­se a al­guien que ins­pi­re con­fian­za, con quien se pue­da ha­blar con li­ber­tad, a tra­vés de fa­mi­lia­res o co­no­ci­dos que ha­yan vi­vi­do la mis­ma si­tua­ción, del cen­tro de asis­ten­cia pri­ma­ria o de or­ga­ni­za­cio­nes de vo­lun­ta­rios que cui­dan a ma­yo­res”, apun­ta Joa­na La­ra. El pre­si­den­te de la SEGG ex­pli­ca que no hay un cir­cui­to es­ta­ble­ci­do pa­ra en­con­trar cui­da­do­res y, co­mo la ne­ce­si­dad sur­ge muy a me­nu­do de for­ma ines­pe­ra­da e im­pe­rio­sa, ca­da uno bus­ca sus pro­pias vías. No obs­tan­te, apun­ta que pue­den bus­car­se re­fe­ren­cias, ade­más de por el bo­ca a bo­ca de co­no­ci­dos, en ins­ti­tu­cio­nes que tra­ba­jan con ma­yo­res, co­mo re­si­den­cias. El ge­ren­te de la Fun­da­ció per a l’Aten­ció a Per­so­nes De­pen­dents, por su par­te, re­co­mien­da acu­dir a em­pre­sas acre­di­ta­das por la ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca pa­ra ofre­cer asis­ten­cia do­mi­ci­lia­ria “por­que cuen­tan con pro­fe­sio­nal cua­li­fi­ca­do y con la ti­tu­la­ción exi­gi­da, cum­plen to­dos los com­pro­mi­sos la­bo­ra­les y ga­ran­ti­zan la co­ber­tu­ra de in­ci­den­cias, sus­ti­tu­cio­nes, ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios, et­cé­te­ra”.

¿Có­mo ele­gir? Jo­sé A. Ló­pez ase­gu­ra que el pri­mer pa­so “y prin­ci­pal” es con­tar con la per­so­na ma­yor pa­ra que el cui­da­dor no se con­vier­ta en al­guien im­pues­to. Ad­mi­te que no es fá­cil por­que mu­chas per­so­nas se nie­gan a re­ci­bir ayu­da ex­ter­na ya que el me­ro he­cho de te­ner un ex­tra­ño en ca­sa sus­ci­ta re­ce­lo y per­ci­ben que se va a vio­lar su in­ti­mi­dad si otro se en­car­ga de ba­ñar­los, ves­tir­los u or­ga­ni­zar sus en­se­res. Su con­se­jo es ha­cer una la­bor de con­vic­ción has­ta pac­tar la in­cor­po­ra­ción del cui­da­dor, que pue­de abrir­se ca­mino po­co a po­co, em­pe­zan­do por echar una mano de for­ma pun­tual, en ta­reas con­cre­tas. Tam­bién la doc­to­ra La­ra de­fien­de que “en la me­di­da en que la per­so­na ma­yor ten­ga cri­te­rio, hay

que bus­car y ele­gir a su cui­da­dor con ella por­que hay cui­da­do­res muy ca­pa­ces de es­tar a gus­to con el an­ciano y de lo­grar que en po­co tiem­po és­te lo acep­te co­mo de la fa­mi­lia”. Opi­na que a me­nu­do la re­la­ción es más fá­cil si el cui­da­dor es una per­so­na de me­dia­na edad que tie­ne ex­pe­rien­cia en el tra­to con ma­yo­res y to­le­ra me­jor el sa­ber que sus cui­da­dos no van a dar co­mo re­sul­ta­do una cu­ra­ción, sino que per­si­guen evi­tar un de­te­rio­ro rá­pi­do.

¿Qué cua­li­da­des de­be re­unir? Más allá de su ti­tu­la­ción, ex­pe­rien­cia o re­fe­ren­cias, la cla­ve pa­ra un buen cui­da­dor es­tá en su ca­rác­ter. “Es im­pres­cin­di­ble que ha­ya buen fee­ling en­tre cui­da­dor y cui­da­do”, re­mar­ca Ló­pez. Por eso, co­mo bien re­su­mía Lo­la, al fi­nal hay que bus­car per­so­nas ama­bles, de ca­rác­ter afa­ble, ale­gre, res­pe­tuo­sas, con pa­cien­cia y mano iz­quier­da. El pre­si­den­te de la SEGG ase­gu­ra que to­do eso es cla­ve pe­ro no su­fi­cien­te. “Han de ser per­so­nas que ha­blen bien el idio­ma de quien van a cui­dar pa­ra que los cau­ces de co­mu­ni­ca­ción sean ade­cua­dos; con un ni­vel de res­pon­sa­bi­li­dad al­to por­que han de es­tar pen­dien­tes de los ho­ra­rios, de las re­vi­sio­nes mé­di­cas, de la me­di­ca­ción y de las ne­ce­si­da­des de al­guien que tie­ne li­mi­ta­das sus ca­pa­ci­da­des pa­ra au­to­cui­dar­se y una sa­lud dé­bil; y con unas mí­ni­mas no­cio­nes y for­ma­ción, por­que pa­ra cui­dar no bas­tan las bue­nas in­ten­cio­nes, hay que sa­ber có­mo dar de co­mer si se tie­nen pro­ble­mas pa­ra tra­gar, có­mo cam­biar de pos­tu­ra a quien no pue­de mo­ver­se, có­mo fa­ci­li­tar el ba­ño…”, re­su­me Ló­pez.

Joa­na La­ra en­fa­ti­za la im­por­tan­cia de ele­gir cui­da­do­res pa­cien­tes –“ca­pa­ces de to­le­rar que una per­so­na ma­yor les pre­gun­te vein­te ve­ces lo mis­mo en una ho­ra o que un en­fer­mo de par­kin­son tar­de tres cuar­tos de ho­ra en co­mer”–, y or­ga­ni­za­dos –“ca­pa­ces de man­te­ner un rit­mo y no al­te­rar las ru­ti­nas, que es al­go muy ne­ce­sa­rio pa­ra los ma­yo­res”–, pe­ro tam­bién fí­si­ca­men­te fuertes –“ca­pa­ces de mo­ver y le­van­tar a la per­so­na”–, que se­pa co­ci­nar pla­tos apro­pia­dos pa­ra quien ape­nas tie­ne dien­tes y con ini­cia­ti­va pa­ra re­sol­ver im­pre­vis­tos o pa­ra in­for­mar­se so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de la en­fer­me­dad con­cre­ta que pa­de­ce la per­so­na a quien cui­da.

¿Có­mo fa­ci­li­tar la con­vi­ven­cia? La psi­quia­tra de la Fun­da­ció Sant Pe­re Cla­ver sub­ra­ya que pa­ra fa­ci­li­tar la in­te­gra­ción del cui­da­dor en la vi­da dia­ria de una per­so­na ma­yor es fun­da­men­tal que es­te sea ex­tre­ma­da­men­te res­pe­tuo­so con ella y con sus ob­je­tos. “Pa­ra el ma­yor la ca­sa es ca­si una ex­ten­sión de su cuer­po, un es­pa­cio muy su­yo don­de to­dos los ob­je­tos y es­tan­cias es­tán lle­nos de re­cuer­dos, son su memoria, así que es im­por­tan­te que el cui­da­dor no al­te­re mu­cho el or­den de la ca­sa y se mues­tre in­tere­sa­do y res­pe­tuo­so con las co­sas que hay allí”, de­ta­lla.

Los mé­di­cos ase­gu­ran que tam­bién pue­de fa­ci­li­tar la con­vi­ven­cia que el cui­da­dor ten­ga la má­xi­ma in­for­ma­ción po­si­ble, so­bre to­do de ti­po prác­ti­co, de las en­fer­me­da­des o ca­ren­cias que ten­ga el an­ciano. “Una per­so­na con alz­hei­mer o con cán­cer de prós­ta­ta pue­de ori­nar­se en­ci­ma por­que no lo con­tro­la y só­lo se da cuen­ta una vez mo­ja­da; si el cui­da­dor tie­ne esa in­for­ma­ción sa­be que no se mo­ja pa­ra fas­ti­diar­le y sa­be que bas­tan­te ver­güen­za pa­sa co­mo pa­ra ade­más re­pro­chár­se­lo, así que es más fá­cil que sea sim­pá­ti­co y qui­te hie­rro a la si­tua­ción si se pro­du­ce”, ejem­pli­fi­ca. En es­te sen­ti­do, la SEGG ofre­ce en su web una se­rie de do­cu­men­tos de for­ma­ción pa­ra cui­da­do­res, sean fa­mi­lia­res o pro­fe­sio­na­les, con in­for­ma­ción prác­ti­ca so­bre la aten­ción que pre­ci­san di­fe­ren­tes ti­pos de en­fer­mos o las per­so­nas de­pen­dien­tes.

¿Qué hay que vi­gi­lar? Tan­to los pro­fe­sio­na­les co­mo quie­nes han vi­vi­do la ex­pe­rien­cia de se­lec­cio­nar cui­da­do­res ase­gu­ran que por más que uno se es­fuer­ce du­ran­te la en­tre­vis­ta no siem­pre se acierta en la elec­ción. Por eso acon­se­jan es­ta­ble­cer un pe­rio­do de prue­ba y es­tar muy aten­tos a có­mo in­ter­ac­túa el cui­da­dor. “Lo ideal se­ría em­pe­zar con unas po­cas ho­ras y los pri­me­ros días es­tar pre­sen­te o lle­gar an­tes de que se mar­che –co­mo cuan­do los ni­ños co­mien­zan la guar­de­ría– pa­ra ver có­mo fun­cio­na esa per­so­na y có­mo se re­la­cio­nan am­bas”, di­ce La­ra. El doc­tor Ló­pez sub­ra­ya que tam­bién hay al­gu­nas se­ña­les en el com­por­ta­mien­to y en el es­ta­do fí­si­co de la per­so­na ma­yor que pue­den dar pis­tas de que al­go no fun­cio­na bien en la con­vi­ven­cia con el cui­da­dor y a las que con­vie­ne es­tar aten­to, co­mo su hu­mor y es­ta­do de áni­mo, la mo­vi­li­dad, el aseo, la nu­tri­ción… “Si la per­so­na se re­trae emo­cio­nal­men­te o la ve­mos más tris­te es pro­ba­ble que no es­té bien pe­ro ten­ga mie­do a ma­ni­fes­tar­lo; tam­bién po­de­mos fi­jar­nos en si es­tá siem­pre lim­pia y bien hi­dra­ta­da, en si se la moviliza y se la cam­bia de pos­tu­ra fre­cuen­te­men­te, en si el cui­da­dor le in­fun­de áni­mos y le es­ti­mu­la la men­te o en el tono en que se ha­blan”, co­men­ta. Joa­na La­ra des­ta­ca que tam­bién hay que es­tar aten­to a al­gu­nas se­ña­les en el cui­da­dor, co­mo que gri­te, se en­fa­de o es­té de mal hu­mor.

¿Con­vie­ne re­for­mar la ca­sa? A mu­chas per­so­nas ma­yo­res les cues­ta acep­tar los cam­bios, de mo­do que es me­jor que la lle­ga­da de un cui­da­dor mo­di­fi­que lo me­nos po­si­ble sus ru­ti­nas y sus es­pa­cios. No obs­tan­te, los es­pe­cia­lis­tas en­fa­ti­zan la im­por­tan­cia de des­com­pli­car la ca­sa y ex­pli­can có­mo al­gu­nas pe­que­ñas adap­ta­cio­nes fa­ci­li­tan la vi­da tan­to a los an­cia­nos co­mo a sus cui­da­do­res. El pri­mer con­se­jo de los ge­ria­tras es qui­tar las alfombras, al­go fá­cil de im­ple­men­tar y que evi­ta mu­chas caí­das. Tam­bién evi­ta tro­pie­zos ins­ta­lar al­gu­na luz fi­ja y te­nue en el dor­mi­to­rio o los pa­si­llos que ayu­de a orien­tar­se si se le­van­tan por la no­che. “Don­de más ac­ci­den­tes su­fre y más se cae la per­so­na ma­yor es en su do­mi­ci­lio, y hay adap­ta­cio­nes muy sen­ci­llas que pue­den evi­tar­lo y en las que a ve­ces no cae­mos, co­mo el he­cho de ba­jar un po­co la al­tu­ra de los mue­bles de la co­ci­na o po­ner per­chas más ba­jas pa­ra que la per­so­na ma­yor, que con la edad ve re­du­ci­da su es­ta­tu­ra, no ten­ga que for­zar el cue­llo ha­cia arri­ba al usar­los por­que ese mo­vi­mien­to mu­chas ve­ces pro­vo­ca ma­reos”, de­ta­lla Ló­pez. Otras de sus re­co­men­da­cio­nes son des­pe­jar la ca­sa de me­sas de cen­tro, ja­rro­nes y otros obs­tácu­los que pue­dan pro­vo­car tro­pie­zos, sus­ti­tuir la ba­ñe­ra por una du­cha a ras de sue­lo y co­lo­car asi­de­ros jun­to al ino­do­ro y la du­cha pa­ra que la per­so­na pue­da aga­rrar­se y es­té más se­gu­ra.

Jo­sep Se­rrano agre­ga que en el mer­ca­do hay una am­plia ofer­ta de ayu­das téc­ni­cas que fa­ci­li­tan el cui­da­do de las per­so­nas de­pen­dien­tes, des­de al­za­do­res pa­ra el vá­ter has­ta cu­bier­tos es­pe­cia­les pa­ra per­so­nas con

CON­VIE­NE IM­PLI­CAR A LA PER­SO­NA MA­YOR EN LA ELEC­CIÓN DE SU CUI­DA­DOR EL PER­FIL: AL­GUIEN AMA­BLE, RES­PE­TUO­SO, PA­CIEN­TE Y OR­GA­NI­ZA­DO

de­men­cia, pa­san­do por si­llas de du­cha, ba­ran­di­llas pa­ra la ca­ma, col­cho­nes an­ti­es­ca­ras…

¿Cuán­to cues­ta? El cos­te de te­ner un cui­da­dor en ca­sa va­ría mu­cho en fun­ción del lu­gar de re­si­den­cia, de las cir­cuns­tan­cias de la per­so­na ma­yor, de las ho­ras y las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, del cui­da­dor ele­gi­do. Se­rrano ex­pli­ca que las ta­ri­fa de asis­ten­cia do­mi­ci­lia­ria de la Fun­da­ció per a l’Aten­ció a Per­so­nes De­pen­dents es en es­tos mo­men­tos de 16,55 eu­ros la ho­ra, que se in­cre­men­tan si los cui­da­dos son por la no­che. Mu­chas em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das co­bran en­tre 300 y 600 eu­ros por fa­ci­li­tar can­di­da­tos y lue­go una cuo­ta de unos 30 eu­ros al mes pa­ra ga­ran­ti­zar la sus­ti­tu­ción si la cui­da­do­ra ele­gi­da fa­lla al­gún día. A ello se su­ma el suel­do del cui­da­dor, que en una gran ciu­dad co­mo Bar­ce­lo­na ron­da los 1.500 eu­ros men­sua­les si ha de es­tar día y no­che en ca­sa del an­ciano, más las ho­ras ex­tras por tra­ba­jo en fes­ti­vo, que se pa­gan a unos 6 eu­ros la ho­ra. Cuan­do el cui­da­dor se con­tra­ta a tí­tu­lo par­ti­cu­lar la hor­qui­lla de pre­cios es muy am­plia –en­tre 800 y 1.800 eu­ros men­sua­les más las cuo­tas a la Se­gu­ri­dad So­cial, apro­xi­ma­da­men­te 200 eu­ros más– en fun­ción de los pac­tos al­can­za­dos en­tre las par­tes en cuan­to a ho­ra­rios, li­bran­zas, et­cé­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.