In­ven­tos pa­ra to­dos

Só­lo uno de ca­da 10 in­ven­tos nue­vos que apa­re­cen ca­da año en el mun­do es­tán pen­sa­dos pa­ra el 90% de la po­bla­ción, es­to es 6.500 mi­llo­nes de per­so­nas que ca­re­cen de ac­ce­so re­gu­lar a agua po­ta­ble, co­bi­jo y ali­men­tos. Un mo­vi­mien­to glo­bal de cien­tí­fi­cos, ing

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Cristina Sáez

Cien­tí­fi­cos, in­ge­nie­ros, ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res quie­ren que los es­fuer­zos se cen­tren en in­ven­tos que be­ne­fi­cien no só­lo a un pe­que­ño gru­po de per­so­nas, sino a la sociedad en ge­ne­ral, a cuan­tos más, me­jor

Ca­da año na­cen en el mun­do 20 mi­llo­nes de be­bés pre­ma­tu­ros, de los cua­les cua­tro mi­llo­nes aca­ban mu­rien­do a los po­cos días. De he­cho, se cal­cu­la que ca­da ho­ra pe­re­cen 450, la ma­yo­ría en paí­ses en vías de desa­rro­llo. Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas a que se en­fren­tan es­tos ni­ños es la hi­po­ter­mia, pues no son ca­pa­ces de re­gu­lar su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral. En Oc­ci­den­te eso no su­po­ne gran­des pro­ble­mas con las in­cu­ba­do­ras. Sin em­bar­go, en paí­ses del Áfri­ca sub­saha­ria­na y el Sud­es­te Asiá­ti­co, don­de se re­gis­tran las ta­sas más al­tas de na­ci­mien­tos tem­pra­nos, la his­to­ria es otra, des­gra­cia­da­men­te bien dis­tin­ta: ca­re­cen de ac­ce­so a in­cu­ba­do­ras (cues­tan 15.000 eu­ros) y tam­bién de la elec­tri­ci­dad ne­ce­sa­ria pa­ra man­te­ner­las en fun­cio­na­mien­to. De ahí que mu­chos pe­que­ños no su­peren el pri­mer mes de vi­da y los que so­bre­vi­ven a me­nu­do desa­rro­llen pro­ble­mas de sa­lud co­mo dia­be­tes, car­dio­pa­tías y un coe­fi­cien­te in­te­lec­tual ba­jo. Ha­ce más o me­nos una dé­ca­da, un gru­po de es­tu­dian­tes del Ins­ti­tu­to de Di­se­ño de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, en Es­ta­dos Uni­dos, se pro­pu­so cam­biar el des­tino de es­tos ni­ños y sus fa­mi­lias. Pa­ra ello via­ja­ron a Ne­pal, uno de los paí­ses con ta­sas de pre­ma­tu­ros más al­tas del mun­do, con el ob­je­ti­vo de es­tu­diar in si­tu la cues­tión. Des­pués de dos años de in­ves­ti­ga­cio­nes die­ron con la so­lu­ción. Di­se­ña­ron una in­cu­ba­do­ra por­tá­til que tan só­lo cues­ta 25 dó­la­res y no ne­ce­si­ta elec­tri­ci­dad pa­ra fun­cio­nar. Es una es­pe­cie de sa­co de dor­mir pe­que­ño que en la par­te tra­se­ra tie­ne un com­par­ti­men­to con una pla­ca de pas­ti­llas de ce­ra, que se de­rri­te en agua ca­lien­te, se in­tro­du­ce en el sa­qui­to y man­tie­ne al be­bé a una tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te de 37 gra­dos du­ran­te seis ho­ras. Aca­ba­do es­te tiem­po se re­pi­te la ope­ra­ción. Una idea sen­ci­lla pe­ro su­ma­men­te efi­caz que ya ha sal­va­do cien­tos de mi­les de vi­das. En el 2008, es­tos cua­tros cha­va­les de Stan­ford crea­ron Em­bra­ce Glo­bal (Em­bra­ce­glo­bal.org), una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro a tra­vés de la cual tra­tan de con­cien­ciar so­bre el pro­ble­ma de la hi­po­ter­mia y de fi­nan­ciar la fa­bri­ca­ción de los sa­cos. Que es­tos di­se­ña­do­res ha­yan de­di­ca­do es­fuer­zos y re­cur­sos pro­pios a desa­rro­llar es­ta in­cu­ba­do­ra es al­go real­men­te ex­cep­cio­nal. De he­cho, tan só­lo uno de ca­da 10 in­ven­tos y ser­vi­cios se pien­san y desa­rro­llan pa­ra el 90% de la po­bla­ción mun­dial. En con­tras­te, nue­ve de ca­da 10 se di­se­ñan y di­ri­gen a los ape­nas 700 mi­llo­nes de per­so­nas que pue­den pa­gar por un pro­ce­so de crea­ción. Esas ci­fras son una ex­tra­po­la­ción de da­tos del Fo­ro Glo­bal de In­ves­ti­ga­ción so­bre la Sa­lud. “Se­gu­ra­men­te, es­te sec­tor es en don­de el des­equi­li­brio tan enor­me que exis­te en el mun­do se ve de for­ma más pa­ten­te”, se­ña­la Jo­sé Ma­ría Me­di­na, di­rec­tor de la oe­ne­gé Pro­sa­lus y co­mi­sa­rio de la mues­tra In­ven­tos.

Ideas que cam­bian vi­das, que pue­de ver­se has­ta el 23 de fe­bre­ro en el Cai­xa­Fo­rum Bar­ce­lo­na. Es pro­ba­ble que es­ta des­com­pen­sa­ción en otros ám­bi­tos tam­bién se pro­duz­ca y aun­que se ca­re­ce de da­tos es­pe­cí­fi­cos, se­gún Me­di­na “es ló­gi­co pen­sar que si en te­mas de sa­lud la po­bla­ción es en don­de re­ci­be más apo­yo, tan­to por par­te de ini­cia­ti­vas pú­bli­cas co­mo pri­va­das, en otros sec­to­res co­mo ocio, tec­no­lo­gía, vehícu­los, edu­ca­ción, la des­pro­por­ción sea in­clu­so ma­yor”. A es­tos da­tos se su­man los pu­bli­ca­dos re­cien­te­men­te por la OMS, jun­to a Mé­di­cos sin Fron­te­ras y la ini­cia­ti­va Me­di­ca­men­tos pa­ra En­fer­me­da­des Ol­vi­da­das, que se­ña­lan que tan só­lo el 4% de los nue­vos fár­ma­cos y va­cu­nas que sa­lie­ron al mer­ca­do en­tre el 2000 y el 2011 es­tán di­ri­gi­dos a en­fer­me­da­des que azo­tan a los paí­ses más po­bres, co­mo la ma­la­ria, tu­bercu­losis o las dia­rrei­cas, que de­jan mi­llo­nes de muer­tos ca­da año. La ma­yo­ría de es­tas afec­cio­nes ca­re­cen en la ac­tua­li­dad de fár­ma­cos efi­cien­tes pa­ra ser cu­ra­das. La si­tua­ción no pa­re­ce na­da ha­la­güe­ña, pe­ro al­go es­tá em­pe­zan­do a cam­biar... tí­mi­da­men­te. De un tiem­po a es­ta par­te pro­li­fe­ran más pro­yec­tos e ini­cia­ti­vas co­mo la de Stan­ford y su in­cu­ba­do­ra Em­bra­ce, en los que se con­ju­ga ta­len­to e in­ge­nio pa­ra bus­car so­lu­cio­nes de ba­jo cos­te des­ti­na­das a ese otro 90%. Y no es­tán ais­la­das, sino que for­man par­te de un mo­vi­mien­to glo­bal cre­cien­te –de mo­men­to po­co sig­ni­fi­ca­ti­vo– de cien­tí­fi­cos, in­ge­nie­ros, di­se­ña­do­res in­dus­tria­les, mé­di­cos, es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, oe­ne­gés y em­pren­de­do­res so­cia­les com­pro­me­ti­dos, que no bus­can lu­cro ni pres­ti­gio, sino dar res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción con ma­yo­res ca­ren­cias. Al­ta­men­te sen­ci­llos y efi­ca­ces In­ge­nio, crea­ti­vi­dad y so­li­da­ri­dad son los in­gre­dien­tes que ate­so­ran la ma­yo­ría de in­ven­tos so­cia­les. Al­gu­nos son su­ma­men­te sen­ci­llos, tan­to que sor­pren­de lo efi­cien­te que pue­den lle­gar a ser, co­mo ocu­rre con la bo­te­lla de luz so­lar. En Ma­ni­la, mi­les de per­so­nas vi­ven en ba­rra­cas que es­tán tan api­ña­das que no pe­ne­tra la luz so­lar y las fa­mi­lias vi­ven ca­si en com­ple­ta os­cu­ri­dad du­ran­te to­do el día. A co­mien­zos del 2000, a un me­cá­ni­co bra­si­le­ño lla­ma­do Al­fre­do Mo­ser se le ocu­rrió ilu­mi­nar su ta­ller usan­do una bo­te­lla de plás­ti­co con agua y un po­co de clo­ro pa­ra evi­tar que apa­re­cie­ran al­gas. La co­lo­có en un agu­je­ro en el te­cho y la usó pa­ra re­fle­jar los ra­yos de sol ha­cia el in­te­rior del ho­gar. Aque­lla sim­ple idea, ba­ra­ta y sos­te­ni­ble, te­nía la mis­ma po­ten­cia que una bom­bi­lla de 55 va­tios. Nue­ve años más tar­de, es­tu­dian­tes del Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Technology (MIT) me­jo­ra­ron la idea, con­tac­ta­ron con la fun­da­ción fi­li­pi­na My Shel­ter y em­pe­za­ron a co­lo­car es­tas bo­te­llas en los ho­ga­res de Ma­ni­la con el pro­yec­to Un Li­tro de Luz (Ali­te­ro­flight.org). Hoy en día es­ta en­ti­dad cal­cu­la que unos 28.000 ho­ga­res es­tán así ilu­mi­na­dos en la ca­pi­tal de Fi­li­pi­nas y otros tan­tos en la In­dia, In­do­ne­sia o in­clu­so Sui­za. La Uni­ver­si­tat Politècnica de Ca­ta­lun­ya (UPC) cuen­ta des­de ha­ce ca­si dos dé­ca­das con el Cen­tro de Coope­ra­ción pa­ra el Desa­rro­llo (CCD), des­de el que fo­men­tan que los es­tu­dian­tes de­di­quen sus pro­yec­tos de fi­nal de ca­rre­ra a ha­llar so­lu­cio­nes a reali­da­des con­cre­tas y se im­pul­san pro­yec­tos de coope­ra­ción. “No to­dos los fu­tu­ros in­ge­nie­ros pien­san só­lo en ga­nar­se muy bien la vi­da y co­brar mu­cho di­ne­ro. Tam­bién tie­nen con­cien­cia so­cial y pue­den apor­tar

mu­cho a es­tos paí­ses”, se­ña­la An­to­ni Su­drià, pro­fe­sor de la UPC y di­rec­tor del Cit­cea, un cen­tro de trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía de es­te cen­tro. Ha­ce un año, una pe­que­ña oe­ne­gé de Tarragona, Mi­sión y Desa­rro­llo pa­ra Goun­di, se pu­so en con­tac­to con el Cit­cea pa­ra ver si po­dían en­con­trar for­ma de ge­ne­rar ener­gía de for­ma sos­te­ni­ble en una pe­que­ña po­bla­ción de Chad, Goun­di. Has­ta el mo­men­to, se usa­ba el dié­sel, pe­ro era ca­ro, con­ta­mi­na­ba y ade­más era de ma­la ca­li­dad y po­co efi­cien­te. En el Cit­cea crea­ron una co­mi­sión for­ma­da por es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res y co­men­za­ron a in­ves­ti­gar op­cio­nes has­ta que op­ta­ron por un ga­si­fi­ca­dor de bio­ma­sa. “Que­ría­mos pro­mo­cio­nar la eco­no­mía lo­cal, de ahí que op­tá­se­mos por el ga­si­fi­ca­dor”, ex­pli­ca Jor­di Gi­ral, ingeniero al fren­te del pro­yec­to. La idea es que agri­cul­to­res del Chad plan­ten maíz que ven­den a la po­bla­ción, que a su vez se ali­men­ta me­jor. Una vez con­su­mi­do, se lle­va el co­ra­zón de la ma­zor­ca, un re­si­duo or­gá­ni­co no co­mes­ti­ble, a la plan­ta don­de es­té ubi­ca­do el ga­si­fi­ca­dor. Allí se so­me­te a una se­rie de pro­ce­sos quí­mi­cos y tér­mi­cos, por los que se ob­tie­ne un gas que, una vez de­pu­ra­do, ali­men­ta un mo­tor ca­paz de ge­ne­rar elec­tri­ci­dad”. El pro­yec­to, de ti­po open sour­ce, ha si­do fi­nan­cia­do en par­te con una cam­pa­ña de mi­cro­me­ce­naz­go.

Cien­cia ciu­da­da­na Omar Ma­se­ra es uno de esos cien-

MU­CHOS PRO­YEC­TOS NA­CEN PA­RA ME­JO­RAR LA SA­LUD DE LA PO­BLA­CIÓN MÁS PO­BRE

tí­fi­cos con­ven­ci­dos de que las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y de­ben desa­rro­llar in­ven­cio­nes ac­ce­si­bles a to­da la po­bla­ción. Es in­ves­ti­ga­dor al fren­te del la­bo­ra­to­rio de bio­ener­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Mé­xi­co (UNAM) y ha­ce unos años pu­so en mar­cha un pro­yec­to jun­to a una co­mu­ni­dad in­dí­ge­na me­xi­ca­na pa­ra desa­rro­llar una es­tu­fa lim­pia que ha vis­to la luz y se lla­ma Pat­sa­ri. “Es un ejem­plo de tec­no­lo­gía so­cial, por­que a par­tir de la ne­ce­si­dad de una po­bla­ción y de un pro­ble­ma am­bien­tal muy gra­ve, con­se­gui­mos ha­llar una so­lu­ción”, ex­pli­ca Ma­se­ra a Es­ti­los de Vi­da vía Sky­pe. Co­mo ocu­rre en otras re­gio­nes del mun­do, la ma­yor par­te de la po­bla­ción ru­ral me­xi­ca­na co­ci­na con fo­go­nes ali­men­ta­dos con le­ña, sin sis­te­mas de ven­ti­la­ción apro­pia­dos ni chi­me­neas, lo que pro­vo­ca que el hu­mo se con­cen­tre en las es­tan­cias y afec­te a los pul­mo­nes y a la vi­sión. Los fo­go­nes, ade­más, son in­efi­cien­tes y re­quie­ren mu­chos ta­ru­gos y tron­cos. Lo que hi­cie­ron Ma­se­ra y su equi­po fue or­ga­ni­zar un gru­po de tra­ba­jo for­ma­do por in­ge­nie­ros, cien­tí­fi­cos, pro­mo­to­res de las co­mu­ni­da­des lo­ca­les y usua­rios. “Que­ría­mos que el di­se­ño fue­ra par­ti­ci­pa­ti­vo. Íba­mos pro­po­nien­do me­jo­ras a las mu­je­res in­dí­ge­nas, a las que in­cor­po­ra­mos al pro­ce­so, y ellas nos de­cían si les ser­vían”. Así fue co­mo di­se­ña­ron una es­tu­fa lim­pia, sos­te­ni­ble, que se po­día cons­truir en las pro­pias co­mu­ni­da­des con ma­te­ria­les y mano de obra lo­ca­les. Hoy unas 150.000 fa­mi­lias me­xi­ca­nas la usan y los in­ves­ti­ga­do­res ya han mos­tra­do có­mo se pue­den fa­bri­car en va­rios paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca. De la es­tu­fa Pat­sa­ri, só­lo el nom­bre es­tá pa­ten­ta­do, en un in­ten­to de con­tro­lar la ca­li­dad. Han desa­rro­lla­do un es­que­ma de cer­ti­fi­ca­ción so­cial y to­das las es­tu­fas que quie­ran lla­mar­se Pat­sa­ri de­ben cum­plir­lo. “No es­ta­mos en con­tra de las pa­ten­tes. Mu­chas ve­ces hay un cos­te de la in­no­va­ción y de­be po­der re­cu­pe­rar­se. Pe­ro en el ca­so de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, don­de to­dos ya co­bra­mos por el tra­ba­jo, cree­re­mos que tie­ne que ha­ber un com­pro­mi­so so­cial”, opi­na Ma­se­ra. Fre­nan­do la bre­cha tec­no­ló­gi­ca Aun­que la sa­lud es el ám­bi­to prin­ci­pal de ac­ción de la ayu­da que lle­ga a es­tos paí­ses en vías de desa­rro­llo, tam­bién se lan­zan pro­yec­tos que bus­can es­tre­char la bre­cha di­gi­tal. En Áfri­ca, cuen­ta Pe­dro Gue­rra, es­pe­cia­lis­ta en pro­tec­ción de la in­fan­cia de Uni­cef, el ac­ce­so a la tec­no­lo­gía es muy ba­jo. Ape­nas el 15% de la po­bla­ción tie­ne elec­tri­ci­dad. Y esa ci­fra des­cien­de has­ta tan só­lo el 3% en Bu­run­di, don­de tra­ba­ja. Des­de ha­ce años es­te or­ga­nis­mo desa­rro­lla pro­yec­tos en los que la tec­no­lo­gía es el pro­ta­go­nis­ta. En Ugan­da di­se­ña­ron una es­pe­cie de pla­ta­for­ma cons­trui­da con dos bi­do­nes de me­tal re­ci­cla­dos y sol­da­dos en­tre ellos, den­tro de la cual co­lo­ca­ron un or­de­na­dor por­tá­til, te­cla­dos re­sis­ten­tes al agua y pa­ne­les so­la­res. Y lo co­nec­ta­ron a in­ter­net. La ex­pe­rien­cia fue un éxi­to ro­tun­do y re­cien­te­men­te se ha pues­to en mar­cha en Bu­run­di, uno de los 10 paí­ses más po­bres del mun­do, don­de han co­lo­ca­do es­tos tam­bo­res en es­cue­las y cen­tros so­cia­les pa­ra jó­ve­nes. “La pri­me­ra vez que es­tos cha­va­les to­ca­ron un or­de­na­dor te­nías que ver la ve­lo­ci­dad con que apren­dían a usar­lo”, ex­pli­ca emo­cio­na­do Gue­rra. Aho­ra, di­ce, tie­nen co­mo re­to lle­var es­tos tam­bo­res di­gi­ta­les tam­bién a al­deas re­mo­tas. Pa­ra ello, tra­ba­jan con otras oe­ne­gés de la zo­na y usan es­tos or­de­na­do­res co­mo apo­yo o com­ple­men­to a la es­cue­la, ya que lle­van preins­ta­la­do con­te­ni­do de re­fuer­zo escolar. Tam­bién pue­den co­nec­tar­se a in­ter­net. “Vi­vi­mos en un mun­do glo­ba­li­za­do y las tec­no­lo­gías e in­ter­net les per­mi­ten te­ner ac­ce­so a in­for­ma­ción, me­jo­rar su edu­ca­ción y su co­no­ci­mien­to del mun­do. Tam­bién ha­cer es­cu­char su voz. Pa­ra unos críos que es­tán don­de nun­ca na­die va, don­de na­die les es­cu­cha nun­ca, po­der col­gar sus fotos en in­ter­net, con­tar sus his­to­rias, in­ter­cam­biar­las con ni­ños de otros lu­ga­res, es muy be­ne­fi­cio­so”, con­si­de­ra Gue­rra. Por lo ge­ne­ral, el mo­de­lo de em­pren­di­mien­to hu­ma­ni­ta­rio se ba­sa en el desa­rro­llo de in­ven­tos sub­ven­cio­na­dos con ayu­das pú­bli­cas, de go­bier­nos, fun­da­cio­nes o pri­va­das por par­te de oe­ne­gés o do­nan­tes. Sin em­bar­go, no exis­te con­flic­to al­guno en­tre ha­cer el bien y ne­go­cios, co­mo de­mues­tra el ca­so de Mik­kel Ves­ter­gaard Frand­sen y su pa­ji­ta de la vi­da. Es­te da­nés ha­bía tra­ba­ja­do con el Car­ter Cen­tre, una or­ga­ni­za­ción pa­ra los de­re­chos hu­ma­nos fun­da­da por el ex­pre­si­den­te de EE.UU. Jimmy Car­ter y su es­po­sa, Ro­salynn, en cam­pa­ñas pa­ra erra­di­car el gu­sano de Gui­nea, un pa­rá­si­to que en­tra en el cuer­po a tra­vés de agua con­ta­mi­na­da y que emer­ge a tra­vés de do­lo­ro­sí­si­mas am­po­llas en la piel.

Es­te da­nés co­men­zó a dar­le vuel­tas a có­mo con­se­guir pu­ri­fi­car el agua que aque­lla gen­te be­bía, a me­nu­do sin her­vir. Fue así co­mo in­ven­tó Li­feS­traw, una es­pe­cie de pa­ji­ta que con­tie­ne una se­rie de fil­tros que eliminan el 99% de las bac­te­rias y vi­rus del agua. Ca­da una pue­de pu­ri­fi­car unos 700 li­tros y tam­bién exis­te un mo­de­lo fa­mi­liar. Pe­ro lo más in­tere­san­te de es­te ca­so, ade­más de que gra­cias a es­tas pa­ji­tas cien­tos de mi­les de per­so­nas han sal­va­do la vi­da, es la fór­mu­la que ha en­con­tra­do Ves­ter­gaard pa­ra fi­nan­ciar­las: rea­li­za una con­ta­bi­li­dad ex­haus­ti­va de la can­ti­dad de CO que se arro­ja a la at­mós­fe­ra ca­da vez que se de­be usar le­ña pa­ra her­vir el agua y con­ta­bi­li­za la can­ti­dad que se aho­rra­ría de usarse Li­feS­traw. En­ton­ces co­mer­cia­li­za ese aho­rro de CO en el mer­ca­do internacional del car­bono. Con el di­ne­ro con­se­gui­do, man­tie­ne el pro­gra­ma y lo va ex­ten­dien­do a otros paí­ses.

Cien­cia com­pro­me­ti­da Tan­to la pa­ji­ta pu­ri­fi­ca­do­ra de agua co­mo la in­cu­ba­do­ra Em­bra­ce o la es­tu­fa Pat­sa­ri no bus­can tan­to un ren­di­mien­to eco­nó­mi­co co­mo un be­ne­fi­cio so­cial. “Mu­chos de es­tos in­ven­tos ga­nan di­ne­ro, lo que pa­sa es que la re­tri­bu­ción que con­si­guen es mo­des­ta, no es com­pa­ra­ble a la que tal vez ob­ten­drían si de­di­ca­ran sus es­fuer­zos a otro ti­po de em­pre­sa”, con­si­de­ra Me­di­na, de Pro­sa­lus. Y en­ton­ces, ¿pa­ra qué in­ver­tir en ellos? Por res­pon­sa­bi­li­dad y com­pro­mi­so con el mun­do, res­pon­den sin ti­tu­bear los crea­do­res de los in­ven­tos de que he­mos ha­bla­do en es­te re­por­ta­je. De­cía Ni­ko­la Tes­la, quien se­gu­ra­men­te fue­ra el in­ven­tor más ge­nial y pro­lí­fi­co de to­dos los tiem­pos, que “la cien­cia no es sino una per­ver­sión de sí mis­ma a me­nos que ten­ga co­mo ob­je­ti­vo fi­nal la me­jo­ra de la hu­ma­ni­dad”. Es­to pa­re­ce una ob­vie­dad, por­que la cien­cia en ge­ne­ral pre­ten­de me­jo­rar la hu­ma­ni­dad y, de he­cho, tie­ne un re­torno so­cial. El pro­ble­ma, se­ña­la Omar Ma­se­ra, es que a me­nu­do “ba­jo la ló­gi­ca tra­di­cio­nal ca­pi­ta­lis­ta, la ma­yo­ría de es­tos in­ven­tos aca­ba sien­do cap­tu­ra­dos por el mer­ca­do y no lle­gan a las po­bla­cio­nes que más los ne­ce­si­tan”. Pa­ra Gui­do Bar­bu­ja­ni, ca­te­drá­ti­co de Ge­né­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Fe­rra­ra y miem­bro del con­se­jo di­rec­ti­vo de la aso­cia­ción internacional Scien­ce for Pea­ce, el pro­ble­ma es que es una ca­de­na de con­se­cuen­cias di­fí­cil de rom­per. “Vi­vi­mos en un sis­te­ma en que los cien­tí­fi­cos ne­ce­si­tan di­ne­ro pa­ra in­ves­ti­gar y pre­pa­ran pro­yec­tos que pue­dan ser fi­nan­cia­dos. Par­te del di­ne­ro vie­ne de fon­dos pú­bli­cos pe­ro la ma­yo­ría pro­ce­de de em­pre­sas, en mi sec­tor por ejem­plo so­bre to­do de far­ma­céu­ti­cas. ¿Por qué es­co­ge­rían desa­rro­llar fár­ma­cos que lle­gan só­lo al 10% de la po­bla­ción? Eso só­lo sal­va­ría vi­das y no da­ría di­ne­ro. Y el di­ne­ro se in­vier­te pa­ra ge­ne­rar más di­ne­ro”. Des­de que en 1955 Al­bert Eins­tein y Ber­trand Rus­sell re­dac­ta­ran el ma­ni­fies­to con­tra la bom­ba ató­mi­ca, en el que aler­ta­ban –en ple­na gue­rra fría– de los pe­li­gro­sos que en­tra­ña­ba la pro­li­fe­ra­ción de ar­ma­men­to nu­clear, se creó la con­fe­ren­cia Pug­wa­sh (Pug­wa­sh.org), en­cuen­tro internacional so­bre cien­cia y otros asun­tos en que par­ti­ci­pan cien­tí­fi­cos, pe­ro tam­bién fi­ló­so­fos y hu­ma­nis­tas. Uno de los te­mas que se de­ba­ten des­de ha­ce tiem­po en es­tos en­cuen­tros es la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial del cien­tí­fi­co en te­mas co­mo la sos­te­ni­bi­li­dad hu­ma­na del pla­ne­ta. Y re­cla­man un nue­vo con­tra­to so­cial de la cien­cia. La ecua­ción es muy com­ple­ja. “Veo el pro­ble­ma, no la so­lu­ción”, apun­ta pe­si­mis­ta Bar­bu­ja­ni. Tal vez, el cam­bio pue­da ve­nir des­de la cien­cia que se ha­ce en uni­ver­si­da­des y cen­tros pú­bli­cos. Mien­tras que pa­ra al­gu­nos cien­tí­fi­cos lo­grar pa­ten­tes es una ma­ne­ra de crear ri­que­za que re­vier­te en fon­dos pa­ra in­ves­ti­gar, otros co­mo Ma­se­ra opi­nan que “to­dos los que de­pen­de­mos del sec­tor pú­bli­co de­be­ría­mos ejer­cer una es­pe­cie de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y desa­rro­llar pro­duc­tos que re­sol­vie­ran las ne­ce­si­da­des de la sociedad, pe­ro de to­da, no só­lo de la más ri­ca que

HAY VO­CES QUE PI­DEN UNA ALIAN­ZA

EN­TRE UNI­VER­SI­DAD SOCIEDAD Y

CIEN­CIA

pue­de pa­gar por ello. Si ya es­ta­mos re­mu­ne­ra­dos por nues­tro tra­ba­jo, no te­ne­mos por qué lu­crar­nos con nues­tros in­ven­tos”. Y es­te me­xi­cano no se de­tie­ne aquí y de­fien­de que la cien­cia de­ber es­cu­char e in­cor­po­rar a la sociedad, pa­ra en­ri­que­cer­se con co­no­ci­mien­tos mu­tua­men­te. El nue­vo mo­vi­mien­to glo­bal de cien­tí­fi­cos apues­ta por in­cor­po­rar a los usua­rios, que ten­gan un pe­so ma­yor en el qué, el có­mo y tam­bién en el por qué in­ves­ti­gar. “De­be­mos ha­cer­les par­ti­ci­pan­tes ac­ti­vos en las in­no­va­cio­nes –se­ña­la Ma­se­ra–. No pue­de ser que los usua­rios se que­den de bra­zos cru­za­dos y se li­mi­ten a opi­nar so­bre una in­ven­ción que ya es­tá so­bre la me­sa, co­mo pue­dan ser los trans­gé­ni­cos. La cien­cia de­be es­ta­ble­cer un ver­da­de­ro diá­lo­go de sa­be­res”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.