Crear

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Hay mu­chos ti­pos de ca­pi­tal, co­mo cuen­ta Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na, y des­ta­ca la im­por­tan­cia de sa­ber in­ver­tir bien el educativo

La pa­la­bra ca­pi­tal pro­ce­de del la­tín ca­put (ca­be­za), y tie­ne mu­chas acep­cio­nes. Ha­ce unos años es­cri­bí un li­bro so­bre los pe­ca­dos ca­pi­ta­les. ¿Re­cuer­dan el ca­te­cis­mo? So­ber­bia, ava­ri­cia, lu­ju­ria, ira, en­vi­dia, gu­la y pe­re­za. La acep­ción eco­nó­mi­ca ha des­ban­ca­do a las de­más, y ha da­do lu­gar a un is­mo ba­jo sos­pe­cha: ca­pi­ta­lis­mo. Que­rría rei­vin­di­car un con­cep­to hon­ro­so de es­te ti­po de ca­pi­tal. Co­men­za­ré con una de­fi­ni­ción: “Ca­pi­tal es un con­jun­to de re­cur­sos acu­mu­la­dos que am­plía las po­si­bi­li­da­des de ac­ción de una per­so­na, una ins­ti­tu­ción o una sociedad”. Lo im­por­tan­te es que am­plía las po­si­bi­li­da­des. Los re­cur­sos pue­den ser de mu­chos ti­pos. Ade­más del mo­ne­ta­rio, se ha­bla de ca­pi­tal in­te­lec­tual, emo­cio­nal, cultural. Pie­rre Bour­dieu, un sociólogo fran­cés, es­tu­dió el ca­pi­tal so­cial, que in­clu­ye las re­la­cio­nes. De las gran­des uni­ver­si­da­des ame­ri­ca­nas se di­ce que

ME EN­CAN­TA­RÍA SER UN ASE­SOR DE IN­VER­SIO­NES EDU­CA­TI­VAS PA­RA CON­SE­GUIR TA­LEN­TO

no só­lo pro­por­cio­nan una bue­na for­ma­ción, sino una ex­ce­len­te red de con­tac­tos. To­dos co­no­ce­mos la im­por­tan­cia de las re­la­cio­nes en el mun­do pro­fe­sio­nal. Son el mo­do más fre­cuen­te de en­con­trar tra­ba­jo.

Aho­ra in­ten­to in­tro­du­cir el con­cep­to de ca­pi­tal educativo: es el con­jun­to de re­cur­sos que una per­so­na ad­quie­re a tra­vés de la edu­ca­ción. Has­ta ha­ce po­co se iden­ti­fi­ca­ba con el ca­pi­tal aca­dé­mi­co, es de­cir, ex­pe­dien­tes, más­ters, et­cé­te­ra. Pe­ro aho­ra se han ge­ne­ra­li­za­do tan­to que la di­fe­ren­cia vie­ne de otros fac­to­res. Las in­ves­ti­ga­cio­nes de Ja­mes Heck­man, pre­mio No­bel de Eco­no­mía, han mos­tra­do la im­por­tan­cia de lo que de­no­mi­na non- cog­ni­ti­ve skills, re­cur­sos que son al­go más que los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos. Eso es lo que he­mos in­tro­du­ci­do en los pro­gra­mas de la Uni­ver­si­dad de Pa­dres. Ade­más de ayu­dar­les en los pro­ble­mas edu­ca­ti­vos co­ti­dia­nos, acon­se­ja­mos a pa­dres y ma­dres so­bre có­mo au­men­tar el ca­pi­tal de sus hi­jos: cua­les son las me­jo­res opor­tu­ni­da­des, qué nos di­ce la neu­ro­cien­cia pa­ra for­ta­le­cer sus com­pe­ten­cias, ha­cia don­de va el mun­do, qué ca­na­les pa­ra­le­los de for­ma­ción exis­ten aho­ra, dón­de se pue­den con­se­guir be­cas o bol­sas de es­tu­dios, dón­de es me­jor es­tu­diar y, por úl­ti­mo, có­mo pue­den es­tar en re­la­ción con mu­chas otras per­so­nas muy in­tere­sa­das en la edu­ca­ción. Que­re­mos po­ner es­tos me­dios al al­can­ce de to­dos, por­que no te­ner­los pue­de mar­car una in­jus­ta di­fe­ren­cia de op­cio­nes.

Vol­vien­do a la me­tá­fo­ra eco­nó­mi­ca, el ca­pi­tal só­lo no bas­ta. Es ne­ce­sa­rio in­ver­tir­lo bien. Eso tam­bién es­tá in­clui­do en el con­cep­to de ca­pi­tal educativo. Los pa­dres sa­ben que de­jar un ca­pi­tal eco­nó­mi­co a sus hi­jos pue­de fa­ci­li­tar­les la vi­da. Aún más im­por­tan­te es de­jar­les un ca­pi­tal educativo y que se­pan uti­li­zar­lo. Les pon­dré un ejem­plo: te­ner una al­to co­cien­te in­te­lec­tual es, sin du­da, im­por­tan­te. Te­ner un ex­pe­dien­te aca­dé­mi­co so­bre­sa­lien­te, tam­bién. Pe­ro si esa per­so­na es pe­re­zo­sa, o tí­mi­da, o mie­do­sa, o in­cons­tan­te, o de­pen­dien­te de otros, o no es­tá bien orien­ta­do, pue­den no ser­vir­le pa­ra mu­cho. Lla­mo ta­len­to al buen uso de la in­te­li­gen­cia, a la bue­na in­ver­sión de los re­cur­sos per­so­na­les. Me en­can­ta­ría ser un ase­sor de in­ver­sio­nes edu­ca­ti­vas pa­ra con­se­guir ta­len­to. Si les in­tere­sa, pue­den in­gre­sar en la Uni­ver­si­dad de Pa­dres, una fun­da­ción sin áni­mo de lu­cro.

Ilus­tra­ción

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.