Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

Ra­mi­ro Ca­lle po­ne én­fa­sis en la ne­ce­si­dad del res­pe­to en la pa­re­ja o, en ca­so con­tra­rio, po­ner una dis­tan­cia te­ra­péu­ti­ca

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, es­ta­ba desean­do que lle­ga­ra sep­tiem­bre pa­ra po­der es­cri­bir­le. He leí­do en su pá­gi­na de Fa­ce­book el tra­ba­jo que ti­tu­la El hombre-ca­fre y me ha con­mo­vi­do, pues aun­que mi pa­re­ja no sea del to­do un ca­fre, creo que se apro­xi­ma en mu­chos as­pec­tos. Me lla­mo Sa­ra, soy co­mer­cial de pu­bli­ci­dad pa­ra una em­pre­sa des­ta­ca­da y lle­vo con mi pa­re­ja va­rios años. No se le pue­de lle­var nun­ca la con­tra­ria por­que se trans­for­ma y se po­ne fu­rio­so. No sa­be dia­lo­gar y lo ha­ce to­do con gri­tos, ma­los mo­dos y des­pre­cios ha­cia mí, a ve­ces in­clu­so en pú­bli­co, sin re­pa­rar en na­da. No sé si se­rá por­que me sa­ca mu­chos años y me con­si­de­ra, co­mo él di­ce, “una in­fan­ti­loi­de” o por­que só­lo sa­be mi­rar por él. Me ha he­cho co­sas que ra­yan el mal­tra­to psí­qui­co y yo, bo­ba de mí, es­pe­ran­do que pue­da cam­biar. ¿Qué pue­do ha­cer?

HAY QUE CAM­BIAR EL ‘ME HA­CEN’ POR ‘ME HA­GO’, Y TO­MAR UNA SA­NA DIS­TAN­CIA

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­da Sa­ra, me gus­ta mu­cho que me es­cri­báis y me ha­gáis vues­tro con­fi­den­te. Em­pie­zo por de­cir­te con con­tun­den­cia: só­lo tú pue­des ayu­dar­te. En las cla­ses de yo­ga ha­go uso de un có­di­go de con­duc­ta in­te­rior que he­mos crea­do y uno de sus pun­tos es cam­biar “me ha­cen” por “me ha­go”. Te es­tás ha­cien­do mu­cho mal a ti mis­ma, po­nién­do­te al al­can­ce de esos ma­los tra­tos psí­qui­cos. La pa­la­bra, por ejem­plo, pue­de lle­gar a ser un es­ti­le­te en­ve­ne­na­do que hie­re el alma cuan­do es pa­ra me­nos­pre­ciar y ve­jar. Reac­cio­na. Me te­mo que esa per­so­na es una nar­ci­sis­ta que só­lo ve sus ne­ce­si­da­des y no las tu­yas. De­be te­ner una au­to­es­ti­ma muy ba­ja y ne­ce­si­ta afir­mar su ego agra­vián­do­te y vul­ne­rán­do­te o, peor aún, es si tie­ne y no fre­na sus pro­pen­sio­nes sá­di­cas. Ha­bla se­ria­men­te con él si es que hay al­gu­na po­si­bi­li­dad por su par­te de es­cu­char y lle­var a ca­bo un diá­lo­go cons­truc­ti­vo o, de otro mo­do, pon una dis­tan­cia te­ra­péu­ti­ca, que a me­nu­do da op­ti­mos re­sul­ta­dos. Va­ló­ra­te a ti mis­ma y no te ha­gas más da­ño. Me te­mo que ni esa dis­tan­cia te­ra­péu­ti­ca dé sus fru­tos po­si­ti­vos por lo que me cuen­tas y por­que él ya ha ad­qui­ri­do el feo y des­truc­ti­vo há­bi­to de re­pren­der­te y hu­mi­llar­te in­clu­so an­te otras per­so­nas, lo cual por sí mis­mo le des­ca­li­fi­ca. Hay que evi­tar, en to­da pa­re­ja, la fal­ta de res­pe­to, y no tra­tar a la otra per­so­na co­mo si fue­ra un ob­je­to de nues­tra pro­pie­dad o un me­que­tre­fe al que me­nos­pre­ciar. Eso es inad­mi­si­ble. Por tu pro­pia sa­lud men­tal y emo­cio­nal, si no hay po­si­bi­li­dad de que cam­bie de verdad su pro­ce­der, sus­pen­de la re­la­ción sen­ti­men­tal, e in­clu­so hay que so­pe­sar si me­re­ce te­ner una re­la­ción de amis­tad con una per­so­na que no se con­tro­la y ha­ce, te ha­ce, da­ño. Uno tie­ne que apren­der a ve­lar por uno mis­mo y no ser la diana de los dar­dos de las per­so­nas desapren­si­vas. Mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me. Cor­dial­men­te.

Ilus­tra­ción Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.