Al­ter­na­ti­vas al What­sApp

La men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea se ha con­ver­ti­do en cin­co años en un ser­vi­cio esen­cial del que di­fí­cil­men­te se pue­de pres­cin­dir. Per­mi­te la co­mu­ni­ca­ción in­me­dia­ta con uno o va­rios usua­rios a la vez, de for­ma prác­ti­ca­men­te gra­tui­ta. What­sApp es la com­pa­ñía lí­der

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

En muy po­cos años han sur­gi­do va­rias apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea con mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos

“Va­le. Te lo en­vío por What­sApp”. Una fra­se ha­bi­tual que no es ex­tra­ño es­cu­char en el autobús o en cual­quier otra par­te. Con 600 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos en to­do el mun­do, What­sApp ca­si mo­no­po­li­za la men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea, una po­si­ción re­for­za­da des­pués de que Mark Zuc­ker­berg, el crea­dor de Fa­ce­book, la ad­qui­rie­ra es­te mis­mo año por 16.000 mi­llo­nes de eu­ros. Al ver es­te ti­po de ci­fras, la pri­me­ra im­pre­sión es que no se ha leí­do bien, pe­ro sí. Una can­ti­dad de­sor­bi­tan­te. 16.000 mi­llo­nes de eu­ros. Al­go ten­drá pa­ra que sea tan su­cu­len­ta pa­ra los mag­na­tes de las nue­vas tec­no­lo­gías. Un pas­tel tan gran­de atrae sí o sí. No es ex­tra­ño que con el tiem­po ha­yan ido sur­gien­do al­ter­na­ti­vas que quie­ren su par­te del man­jar. Des­de Ja­pón has­ta Ca­na­dá, pa­san­do por Co­rea del Sur, Chi­na, Ru­sia, Is­rael, in­clu­so Es­pa­ña (aun­que en es­te úl­ti­mo ca­so a po­cas per­so­nas les de­be de so­nar Spo­tb­ros). To­das con vo­ca­ción glo­ba­li­za­do­ra aun­que sus ini­cios es­tán cen­tra­dos en sus paí­ses de ori­gen. Pe­ro hay nom­bres que ya no re­sul­tan tan ex­tra­ños, co­mo Te­le­gram o Li­ne o Vi­ber. Y to­da­vía hay más apli­ca­cio­nes, aun­que por usua­rios ac­ti­vos no des­ban­can a WeChat (ca­si 400 mi­llo­nes), me­nos co­no­ci­da por­que su mer­ca­do na­tu­ral se en­cuen­tra cen­tra­do en Chi­na. Li­ne, que es ja­po­ne­sa, pue­de adu­cir que ella tam­bién tie­ne 400 mi­llo­nes de usua­rios. Pe­ro en es­te úl­ti­mo ca­so los da­tos se re­fie­ren a usua­rios re­gis­tra­dos, no a usua­rios ac­ti­vos. Hay di­fe­ren­cia sus­tan­cial en­tre re­gis­tra­dos y ac­ti­vos, y así lo pun­tua­li­zan los al­tos eje­cu­ti­vos de ca­da una de las com­pa­ñías cuan­do pre­sen­tan sus da­tos. Bre­ve­men­te: es­tar re­gis­tra­do y ha­ber­se ba­ja­do una apli­ca­ción no sig­ni­fi­ca que se es­té uti­li­zan­do. Tal vez en una oca­sión, pe­ro a ve­ces ni eso. Te­ner cuen­ta y no usar el ser­vi­cio no apor­ta va­lor a una com­pa­ñía de es­te ti­po. En cam­bio, los usua­rios ac­ti­vos, ade­más de es­tar re­gis­tra­dos es­tán ha­cien­do uso de la apli­ca­ción. Eso sí da va­lor a la com­pa­ñía y la ha­ce vi­si­ble pa­ra los anun­cian­tes y otras su­ti­le­zas de es­te ne­go­cio. Si Jan Koum, co­fun­da­dor de What­sApp, anun­ció la úl­ti­ma se­ma­na de agos­to que al­can­za­ron los 600 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos al mes, ha­brá que su- mar el po­ten­cial de las si­ner­gias de los 1.280 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos al mes de Fa­ce­book, aun­que es­tos úl­ti­mos tie­nen a de­do la apli­ca­ción Mes­sen­ger, que tras­la­da el chat de Fa­ce­book al mó­vil. Sea una u otra, Zuc­ker­berg ha con­so­li­da­do su rei­na­do de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea. No sig­ni­fi­ca que What­sApp sea la me­jor, a te­nor de los co­men­ta­rios que se sus­ci­tan en las re­des so­cia­les. Hay al­ter­na­ti­vas más com­ple­tas, con más fun­cio­nes y más se­gu­ras, co­mo Li­ne o Te­le­gram, pe­ro una vez ins­ta­la­dos, si los ami­gos y fa­mi­lia­res no es­tán co­nec­ta­dos tam­bién a es­tas apli­ca­cio­nes, de po­co sir­ve. Ge­ne­ral­men­te da pe­re­za em­pe­zar de nue­vo con otra app y es­pe­rar que el res­to tam­bién la des­car­gue. Muy mal ten­dría que ha­cer­lo la tra­di­cio­nal (aun­que só­lo ten­ga cin­co años) What­sApp pa­ra de­jar­la de la­do, a pe­sar de las caí­das de ser­vi­cio co­mo la que se pro­du­jo a los po­cos días de ser ad­qui­ri­da por Zuc­ker­berg. Hay re­sis­ten­cia a cam­biar de apli­ca­ción. De to­das ma­ne­ras, las nue­vas se van abrien­do pa­so al pas­tel de la men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea. Aquí se re­co­gen al­gu­nas al­ter­na­ti­vas más des­ta­ca­das que al­gu­nos de­no­mi­nan las what­sapps ki­ller.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.