El cie­lo en Me­teo­ra

Los mo­nas­te­rios grie­gos de Me­teo­ra flo­tan en las bru­mas y ocu­pan el va­lle que los ro­dea, si­mu­lan­do que le­vi­tan en el ai­re. Son la al­ter­na­ti­va es­pec­ta­cu­lar a la vi­si­ta del mon­te At­hos, prohi­bi­do a las mu­je­res

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

En­tre bru­mas se al­zan los mo­nas­te­rios en es­ta par­te del nor­te de Gre­cia, pre­pa­ran­do el via­je al más allá, co­mo así in­di­ca su eti­mo­lo­gía

En­trar en la ter­ce­ra edad pro­vo­ca a ve­ces un de­ba­te tan urgente co­mo ne­ce­sa­rio: ¿dón­de nos cui­da­rán me­jor, en ca­sa o en una ins­ti­tu­ción? Afron­tar es­te gé­ne­ro de de­ci­sio­nes no es pla­to del gus­to de to­dos, si bien la res­pues­ta de­pen­de mu­cho de la sociedad en la que se vi­ve. Hay paí­ses que ni se plan­tean otra op­ción a la de cui­dar de los an­cia­nos den­tro de la uni­dad fa­mi­liar. E in­clu­so hay lu­ga­res don­de las con­vic­cio­nes re­li­gio­sas lle­van a es­co­ger un re­ti­ro es­pi­ri­tual pa­ra pa­sar los úl­ti­mos años, sus­ti­tu­yen­do la fa­mi­lia con­san­guí­nea por otra, aca­so me­jor dis­pues­ta, ba­sa­da en la her­man­dad. Po­de­mos en­con­trar bue­nas mues­tras de ello en los mo­nas­te­rios de Me­teo­ra, en el nor­des­te de Gre­cia. El nom­bre de Me­teo­ra de­ri­va de la pa­la­bra grie­ga

me­teos, más allá, es de­cir, se tra­ta de mo­nas­te­rios que es­tán en lo al­to o en los cie­los. Pa­ra lle­gar has­ta ellos hay que cru­zar la lla­nu­ra de Te­sa­lia, que li­mi­ta al sur con el mí­ti­co pa­so de las Ter­mó­pi­las, el es­ce­na­rio de la épi­ca de­fen­sa que hi­zo Leó­ni­das I del ac­ce­so a Gre­cia, en­fren­tan­do a 300 es­par­ta­nos con to­do el ejér­ci­to per­sa. Por des­gra­cia, mu­chos mi­tos tie­nen los pies de ba­rro y el te­mi­ble pa­so es hoy car­ne de au­to­pis­ta, con un mo­nu­men­to per­di­do en me­dio del trá­fi­co que re­cuer­da la ges­ta. Lue­go se su­ce­den los cam­pos de oli­vos, en los que los ci­pre­ses po­nen los pun­tos de ad­mi- ra­ción. Los agri­cul­to­res lo­ca­les los plan­tan pa­ra que las po­ten­tes raí­ces de es­tos ár­bo­les ayu­den a traer a la su­per­fi­cie las sa­les mi­ne­ra­les de las pro­fun­di­da­des. Las sa­les abun­dan, ya que ha­ce mi­les de años, don­de hoy se em­pla­za Me­teo­ra, ha­bía un gran río o in­clu­so un lago que aca­bó por dre­nar en el Egeo, de­po­si­tan­do mi­ne­ra­les en sus­pen­sión a su pa­so. Tam­bién pro­vo­có de­rrum­bes que die­ron ori­gen a los pi­nácu­los de 600 me­tros de al­tu­ra so­bre los que se asien­tan las co­mu­ni­da­des de mon­jes. El ac­ce­so a las mis­mas se rea­li­za des­de la po­bla­ción de Ka­lam­ba­ka, que es­tá a sus pies. El nom­bre ha­ce re­fe­ren­cia al cas­ti­llo Pres­ti­gio­so, for­ta­le­za oto­ma­na que se cons­tru­yó aquí y de la que no que­da ni el re­cuer­do, pues­to que el ejér­ci­to ale­mán lo arra­só to­do du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. De to­dos mo­dos, el ac­ce­so al Gran Me­teo­ro o mo­nas­te­rio de la Trans­fi­gu­ra­ción es emo­cio­nan­te. Es­te es el pri­me­ro que vi­si­ta­re­mos, pues­to que fue el que fun­dó san Ata­na­sio en el si­glo XIV al huir de los tur­cos y al­ba­ne­ses que ase­dia­ban el mon­te At­hos, al es­te. Pa­ra al­can­zar­lo, hay que tre­par por una es­ca­le­ri­lla en la ro­ca muy em­pi­na­da que nos ha­ce mi­rar con en­vi­dia al sis­te­ma de ca­bles que trans­por­ta, en frá­gi­les ces­tas, los ví­ve­res y otros en­se­res por el ai­re. Por suer­te, las fre­cuen­tes pa­no­rá­mi­cas que pro­pi­cia la as­cen­sión son la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra re­cu­pe­rar el alien­to. De los 24 mo­nas­te­rios que lle­ga­ron a exis­tir en la

zo­na, seis han lle­ga­do has­ta nues­tros días y es­tán cla­si­fi­ca­dos co­mo pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad des­de el año 1988. En ellos en­con­tra­mos siem­pre una igle­sia de cruz grie­ga, con un nár­tex ri­ca­men­te de­co­ra­do con fres­cos e ico­nos, pin­ta­dos con co­lo­res que re­ve­lan la in­fluen­cia cultural ve­ne­cia­na, lle­ga­da pri­me­ro vía Cre­ta y ex­pan­di­da más tar­de por la Gre­cia con­ti­nen­tal. Aun­que mu­chos se han res­tau­ra­do, a al­gu­nos de los san­tos y per­so­na­jes re­pre­sen­ta­dos les fal­tan los ojos, ya que en otras épo­cas se con­si­de­ra­ba que es­tos eran la fuen­te de la vi­da, por lo que los enemi­gos re­li­gio­sos se ase­gu­ra­ban de bo­rrar­los. La luz es es­ca­sa, at­mos­fé­ri­ca, y el al­tar se ocul­ta de­trás de tres puer­tas. Al con­tra­rio que la de­vo­ción, ya que los grie­gos creen que ser or­to­do­xo no es cues­tión de fe, sino de iden­ti­dad. Has­ta ha­ce po­co cons­ta­ba en el DNI.

El mo­nas­te­rio Gran Me­teo­ra es el pri­me­ro que se cons­tru­yó en los ma­ci­zos ro­co­sos

Vis­ta de la ciu­dad de Ka­lam­ba­ka des­de las mon­ta­ñas don­de se ubi­can los mo­nas­te­rios

El osa­rio del mo­nas­te­rio Gran Me­teo­ra re­co­ge los hue­sos de de­ce­nas de mon­jes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.