¿En qué con­sis­te el éxi­to?

Es una pa­la­bra con mil de­fi­ni­cio­nes, pe­ro so­le­mos dar por vá­li­da aque­lla que nos pro­po­ne la sociedad, que premia el re­co­no­ci­mien­to, el ni­vel de in­gre­so eco­nó­mi­co, el es­ta­tus so­cial y la ima­gen por en­ci­ma de to­do. ¿Qué pro­por­cio­na el éxi­to? ¿Qué sig­ni­fi­ca

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Irene Or­ce, coach

A ve­ces se ga­na y a ve­ces se apren­de. Es una ma­ne­ra de afron­tar los re­sul­ta­dos sin caer en las pa­to­lo­gías del triun­fo y el fra­ca­so

Éxi­to. Una pa­la­bra que nos ins­pi­ra a lo­grar lo im­po­si­ble, que nos ha­ce gran­des pro­me­sas y que sa­be có­mo di­bu­jar un fu­tu­ro digno de pos­tal. Su con­vin­cen­te vi­sión de­ter­mi­na mu­chas de nues­tras de­ci­sio­nes, nos em­pu­ja a no ren­dir­nos ja­más y mul­ti­pli­ca la pre­sión en el día a día. Es la ga­so­li­na que mue­ve a mi­llo­nes de per­so­nas des­de que se le­van­tan has­ta que se acues­tan. Cin­co le­tras car­ga­das de po­der y gran ca­pa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria. Pe­ro, ¿qué es el éxi­to? ¿En qué con­sis­te? ¿Es un es­ta­do, una me­ta o un pre­mio? La sociedad en la que vi­vi­mos lo de­fi­ne co­mo un es­ti­lo de vi­da que in­clu­ye re­co­no­ci­mien­to, po­der eco­nó­mi­co y una de­ter­mi­na­da ima­gen y repu­tación. Lo cierto es que las per­so­nas exi­to­sas des­pier­tan la ad­mi­ra­ción de mu­chos. Al­gu­nos de ellos in­clu­so se con­vier­ten en re­fe­ren­tes, al­guien a quien nos gus­ta­ría pa­re­cer­nos.

No en vano, des­de pe­que­ños apren­de­mos qué pa­sa cuan­do nos por­ta­mos bien, sa­ca­mos bue­nas no­tas o ga­na­mos el par­ti­do. El éxi­to nos ofre­ce aplau­sos, pa­la­bras agra­da­bles, pal­ma­das en la es­pal­da. Y nos pro­me­te mu­cho más. A me­di­da que cre­ce­mos se con­vier­te en la za­naho­ria que per­se­gui­mos sin des­can­so. Nos ase­gu­ra que es­con­de la lla­ve de la ple­ni­tud, la res­pues­ta a to­das las pre­gun­tas, ca­ren­cias e in­quie­tu­des. La­men­ta­ble­men­te, no siem­pre es ca­paz de cum­plir lo que nos su­su­rra al oí­do. Las mie­les del éxi­to pue­den ador­me­cer por un tiem­po –li­mi­ta­do– aque­llo que nos in­quie­ta. Pe­ro no tie­nen la ca­pa­ci­dad de lle­nar el va­cío, la in­sa­tis­fac­ción y la per­ma­nen­te sen­sa­ción de ur­gen­cia que nos atra­pa. El éxi­to es una si­re­na que con sus can­tos en­can­di­la a mi­les… y a ve­ces les con­du­ce a un tris­te desen­la­ce.

A me­nu­do, en el afán de lo­grar nues­tra me­ta, de al­can­zar el tan desea­do éxi­to y su es­te­la de pro­me­sas, ol­vi­da­mos lo más im­por­tan­te: el ca­mino que nos con­du­ce has­ta allí. Vi­vi­mos en­ce­rra­dos en un es­pe­jis­mo. Y eso ter­mi­na por pa­sar­nos fac­tu­ra. Por­que por lo ge­ne­ral, cuan­do al­can­za­mos ese oa­sis –tras la in­yec­ción de ener­gía y adre­na­li­na ini­cial– sue­le des­va­ne­cer­se y de­jar­nos de nue­vo so­los. Es el lu­gar don­de na­ce la pa­to­lo­gía del éxi­to.

Se tra­ta de una en­fer­me­dad ca­da vez más ex­ten­di­da. Con­sis­te en creer que el amor, la ad­mi­ra­ción y el res­pe­to son una con­se­cuen­cia de lle­gar a lo más al­to. Que una vez al­can­ce­mos aque­llo que la sociedad y nues­tro en­torno iden­ti­fi­can co­mo triun­fo se ter­mi­na­rán nues­tros pro­ble­mas. Al fin y al ca­bo, lo más im­por­tan­te en la vi­da es sen­tir­nos acep­ta­dos, va­lo­ra­dos, re­co­no­ci­dos y se­gu­ros. Y la me­jor ma­ne­ra pa­ra con­se­guir­lo es se­guir el ma­pa del éxi­to… ¿No?

El mie­do al fra­ca­so Aun­que afec­ta a mu­chas áreas de la vi­da, es­te vi­rus se des­plie­ga con ma­yor fe­ro­ci­dad en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal. Pa­ra mu­chos, el tra­ba­jo es el lu­gar don­de las me­tas se mar­can con ma­yor pre­ci­sión. O en el que des­ta­car es­tá so­cial­men­te me­jor vis­to. En cual­quier ca­so, se es­ti­ma que mi­les de es­pa­ño­les de­di­can más de 12 ho­ras al día a su pro­fe­sión pa­ra al­can­zar el éxi­to. No en vano, vi­vi­mos en una sociedad que va­lo­ra y premia a los triun­fa­do­res y mar­gi­na e in­fra­va­lo­ra a quie­nes no lo­gran lo que se es­pe­ra de ellos.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, una de las se­cue­las más ex­ten-

di­das de la pa­to­lo­gía del éxi­to es el mie­do al fra­ca­so. Se tra­ta de una reali­dad pa­ra­li­zan­te y que afec­ta ca­da vez a más per­so­nas, ba­sa­da en la pre­mi­sa de que “es me­jor no in­ten­tar­lo que in­ten­tar­lo y no lo­grar­lo”. Es una es­pe­cie de es­cu­do emo­cio­nal que tra­ta de pro­te­ger­nos de la la­cra so­cial que se sue­le aso­ciar a no es­tar a la al­tu­ra de lo que se es­pe­ra de no­so­tros. De ahí que ha­ya quie­nes te­men la pa­la­bra éxi­to, y se ale­jen del ex­ce­so de aten­ción y es­cru­ti­nio que aca­rrea con to­dos los re­cur­sos a su al­can­ce. A me­nu­do in­clu­so sa­bo­tean sus pro­pios pro­yec­tos –cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te– pa­ra evi­tar que pros­pe­ren o se con­vier­tan en reali­dad. No se ven ca­pa­ces de li­diar con la pre­sión de no al­can­zar sus me­tas, y asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de errar.

Por lo ge­ne­ral, es­te te­mor es­tá muy vin­cu­la­do con nues­tra ima­gen y lo que los de­más pue­dan pen­sar de no­so­tros. De ahí la im­por­tan­cia de pre­gun­tar­nos: ¿que­re­mos vi­vir la vi­da se­gún opi­nio­nes aje­nas? Y más aún: ¿qué su­ce­de si la gen­te pien­sa mal de no­so­tros? En úl­ti­ma ins­tan­cia, la opi­nión de otras per­so­nas, sean quie­nes sean, só­lo ad­quie­re im­por­tan­cia si no­so­tros se la concedemos. Ha­ga­mos lo que ha­ga­mos con la vi­da, siem­pre ten­dre­mos ad­mi­ra­do­res, de­trac­to­res y gen­te a quien re­sul­te­mos in­di­fe­ren­te. Pe­ro en­ton­ces, ¿por qué te­ne­mos tan­to mie­do a equi­vo­car­nos? Po­si­ble­men­te por la con­cep­ción li­mi­ta­da que te­ne­mos del fra­ca­so. El dic­cio­na­rio lo de­fi­ne li­te­ral­men­te co­mo “fal­ta de éxi­to”. Y éxi­to, que pro­vie­ne del tér­mino la­tino exi­tus (sa­li­da), sig­ni­fi­ca “re­sul­ta­do fe­liz de un ne­go­cio o ac­tua­ción” y tam­bién “bue­na acep­ta­ción que tie­ne al­guien o al­go”.

Aun­que en prin­ci­pio opues­tas, am­bas de­fi­ni­cio­nes son tan re­la­ti­vas co­mo sub­je­ti­vas. So­le­mos aso­ciar el éxi­to con la vic­to­ria y la ob­ten­ción de re­co­no­ci­mien­to y mé­ri­tos. Pe­ro tam­bién es un triun­fo ga­nar las ba­ta­llas me­nos pú­bli­cas, las del día a día. Ca­da vez que nos proponemos una me­ta y la al­can­za­mos –apro­bar un exa­men, pe­dir un au­men­to de suel­do– aun­que na­die lo se­pa, lo­gra­mos ese tí­tu­lo. El éxi­to for­ma par­te de nues­tra vi­da co­ti­dia­na de mu­chas ma­ne­ras… al igual que el fra­ca­so.

No en vano, ca­da ser hu­mano lo re­la­cio­na con al­go di­fe­ren­te. Por po­ner un ejem­plo, en una ma­ra­tón quien lle­ga el pri­me­ro no es el úni­co due­ño del éxi­to. Tal vez pa­ra un co­rre­dor le­sio­na­do cru­zar la lí­nea de me­ta en­tre los cien pri­me­ros sea un triun­fo, e in­clu­so pa­ra quien lle­ga el úl­ti­mo el me­ro he­cho de ter­mi­nar ya le ha­ce sen­tir que la ex­pe­rien­cia ha si­do vic­to­rio­sa. Pe­ro quien lle­ga se­gun­do pue­de vi­vir su po­si­ción co­mo un au­tén­ti­co fra­ca­so. To­do se fun­da­men­ta en un jue­go de per­cep­cio­nes. De ahí la im­por­tan­cia de re­de­fi­nir nues­tro pro­pio con­cep­to de éxi­to y de fra­ca­so, tan­to en el ám­bi­to per­so­nal co­mo pro­fe­sio­nal.

El au­tén­ti­co triun­fo El úni­co fra­ca­so que exis­te es no apren­der de los erro­res y que­dar­nos es­tan­ca­dos en nues­tra zo­na de co­mo­di­dad. Equi­vo­car­nos de vez en cuan­do nos en­se­ña una va­lio­sa lec­ción de

ÉXI­TO TAM­BIÉN ES GA­NAR LAS BA­TA­LLAS DEL DÍA A DÍA

hu­mil­dad y nos ofre­ce pers­pec­ti­va. Los ba­ches en el ca­mino for­man par­te del pro­ce­so pa­ra al­can­zar cual­quier éxi­to que me­rez­ca ver­da­de­ra­men­te la pe­na. Pa­ra lo­grar­lo, te­ne­mos que em­pe­zar a tra­ba­jar pa­ra cul­ti­var nues­tra pro­pia au­to­con­fian­za. En la me­di­da en que sa­na­mos nues­tras he­ri­das y ga­na­mos en au­to­es­ti­ma, po­de­mos fi­nal­men­te eman­ci­par­nos emo­cio­nal­men­te de las opi­nio­nes de las per­so­nas que nos ro­dean. Y así es co­mo so­mos li­bres pa­ra ser quie­nes so­mos y se­guir nues­tro pro­pio ca­mino en la vi­da.

Tam­bién po­de­mos ir más allá de la de­fi­ni­ción es­tá­ti­ca de éxi­to y unir­la a con­cep­tos co­mo fe­li­ci­dad o ple­ni­tud. En úl­ti­ma ins­tan­cia, el éxi­to es la sa­tis­fac­ción in­te­rior de sa­ber que es­ta­mos ha­cien­do lo má­xi­mo po­si­ble pa­ra lle­gar a ser nues­tra me­jor ver­sión. Es una ma­ne­ra de pen­sar, de ac­tuar y de com­por­tar­nos que nos acer­ca a ser la per­so­na que que­re­mos ser. Y sur­ge co­mo re­sul­ta­do de la cons­tan­cia, la res­pon­sa­bi­li­dad, el es­fuer­zo y la en­tre­ga. Ca­da uno tie­ne su pro­pio ca­mino pa­ra al­can­zar­lo. Eso sí, ca­da ser hu­mano de­be­ría to­mar­se el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra cues­tio­nar qué es lo que ver­da­de­ra­men­te as­pi­ra a con­se­guir. Si te­ne­mos cla­ro el des­tino fi­nal, ten­dre­mos más po­si­bi­li­da­des de to­mar el ca­mino que nos lle­ve has­ta allí.

Pa­ra con­se­guir­lo, te­ne­mos que em­pe­zar por re­vi­sar nues­tras creen­cias, que nos lle­van a pen­sar que la fe­li­ci­dad de­pen­de de al­can­zar ob­je­ti­vos ex­ter­nos, co­mo el re­co­no­ci­mien­to, el pres­ti­gio, el po­der y el es­ta­tus so­cial y eco­nó­mi­co. Sin em­bar­go, al cen­trar­nos en to­das es­tas me­tas, que no de­pen­den úni­ca­men­te de no­so­tros, nos po­de­mos lle­gar a per­der en una ca­rre­ra sin fin, ol­vi­dán­do­nos de no­so­tros mis­mos y de aque­llas co­sas esen­cia­les de la vi­da, co­mo la sa­lud, el ocio, el des­can­so, la fa­mi­lia y los ami­gos. Por­que por mu­cho que la sociedad nos ha­ga creer que so­mos lo que con­se­gui­mos o que va­le­mos lo que te­ne­mos, la reali­dad es que el ver­da­de­ro éxi­to es sen­tir­nos fe­li­ces y en paz ha­cien­do una ac­ti­vi­dad cohe­ren­te con nues­tros va­lo­res más esen­cia­les y que nos per­mi­ta dar lo me­jor de no­so­tros mis­mo sir­vien­do a los de­más. Y cuan­do los inevi­ta­bles erro­res lla­men a la puer­ta, re­cuer­den aque­lla fra­se que re­za: “A ve­ces se ga­na y a ve­ces se apren­de”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.