So­bre el fra­ca­so

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Cuen­ta una his­to­ria que cuan­do Thomas Alva Edi­son tra­ba­ja­ba en uno de sus in­ven­tos, se que­dó es­tan­ca­do con una pie­za en par­ti­cu­lar. No pa­re­cía ha­ber ma­ne­ra de re­sol­ver el pro­ble­ma. La­bo­rio­so y me­ticu­loso, Edi­son cons­tru­yó cer­ca de 200 de es­tas pie­zas, pe­ro una tras otra fa­lla­ron. Los días pa­sa­ban, y sus co­la­bo­ra­do­res em­pe­za­ron a des­ani­mar­se por to­dos los erro­res con­se­cu­ti­vos. Sin en­ten­der mu­cho lo que pa­sa­ba, el más jo­ven de sus ayu­dan­tes le pre­gun­tó: –¿Qué es­tá ha­cien­do aho­ra? –Tra­to de ha­llar un nue­vo ti­po de acu­mu­la­dor –res­pon­dió Edi­son–, ya he ex­pe­ri­men­ta­do con 200 pro­to­ti­pos. –Pe­ro ha fra­ca­sa­do una y otra vez –di­jo el jo­ven. –No –re­pli­có ta­jan­te­men­te Edi­son–, no he fra­ca­sa­do ni una so­la vez. –Pe­ro nun­ca han fun­cio­na­do… eso no son bue­nos re­sul­ta­dos –re­pli­có el jo­ven. –Mis re­sul­ta­dos han si­do ex­tra­or­di­na­rios –res­pon­dió Edi­son sin di­la­ción. Y aña­dió: –Ya sé que hay 200 fór­mu­las que no me sir­ven pa­ra na­da. Con op­ti­mis­mo y per­se­ve­ran­cia, Edi­son si­guió tra­ba­jan­do y po­co tiem­po des­pués, en 1877, pre­sen­tó su nue­vo in­ven­to, el fo­nó­gra­fo, el pri­mer apa­ra­to ca­paz de gra­bar y re­pro­du­cir so­ni­dos. Y de­jó a su ayu­dan­te una va­lio­sa lec­ción. Fren­te a cual­quier ex­pe­ri­men­to, un pro­yec­to y has­ta la vi­da mis­ma, un re­sul­ta­do ne­ga­ti­vo no es un fra­ca­so a me­nos que uno desis­ta de se­guir in­ten­tán­do­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.