NI­CHOS DE HU­MOR

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Gui­llem Al­ba

No son ven­ga­do­res en un con­ven­to. El nom­bre Ven­ga Mon­jas res­pon­de más bien a una ex­pre­sión de áni­mo di­ri­gi­da a un gru­po hi­po­té­ti­co de mon­jas (‘¡Ven­ga, mon­jas, ven­ga!’). Es, al fin y al ca­bo, otra bro­ma en­tre Xa­vi Dau­ra y Es­te­ban Na­va­rro, una bro­ma que, des­pués de ocho años, pue­de con­si­de­rar­se ya una mar­ca. Ins­pi­ra­dos por los pro­gra­mas de la pro­duc­to­ra Hill Va­lley, em­pe­za­ron a tras­la­dar la gua­sa pro­pia de su gru­po de ami­gos a la red en el 2006. “En ese mo­men­to nos te­nía ab­so­lu­ta­men­te lo­cos el hu­mor de La ho­ra cha­nan­te”, di­ce Xa­vi Dau­ra, “per­ci­bía­mos que eran chis­tes que exis­tían en un círcu­lo pe­que­ño: uti­li­za­ban su pro­pio vo­ca­bu­la­rio y re­fe­ren­tes de Albacete”. Des­de Ríen mu­cho, su pri­mer gag col­ga­do en Youtu­be, han ali­men­ta­do un uni­ver­so lin­güís­ti­co y un for­ma­to au­dio­vi­sual pro­pios. Pe­se a que su há­bi­tat es la red, han emi­ti­do ví­deos en te­le­vi­sión, y fue su in­gre­so co­mo guio­nis­tas en Mu­seo Co­co­nut lo que les per­mi­tió co­nec­tar con sus re­fe­ren­tes de La ho­ra cha­nan­te. En pa­la­bras de Dau­ra, “fue co­mo in­de­pen­di­zar­se de ca­sa de los pa­dres”. Con­tra su pro­pio pro­nós­ti­co, hoy se ga­nan la vi­da en­tre el mun­do de la cul­tu­ra y el de la pu­bli­ci­dad. A me­nu­do se les eti­que­ta co­mo au­to­res de post­hu­mor, un con­cep­to pro­pues­to por el crí­ti­co Jor­di Cos­ta y de­fi­ni­do co­mo “ese hu­mor lle­va­do a un lí­mi­te que no pro­vo­ca la car­ca­ja­da, sino la in­co­mo­di­dad”. Un ejem­plo es lo que ellos mis­mos de­no­mi­nan “la téc­ni­ca de la re­sis­ten­cia” o, pa­ra abre­viar, “la pas­ti­lla”. La pas­ti­lla pue­de ser una fo­to­gra­fía de unas mon­ta­ñas ne­va­das que ocu­pe vein­te se­gun­dos del ví­deo. “Lo ma­lo es que cuan­do jue­gas de­ma­sia­do la car­ta de la re­sis­ten­cia y te en­cie­rras en tu pro­pio hu­mor…”, em­pie­za a de­cir Dau­ra. “... ¡Plof! Te con­vier­tes en un in­te­lec­tual”, con­clu­ye Es­te­ban Na­va­rro en­tre ri­sas. Es un mo­ti­vo pa­ra huir de ca­te­go­ri­za­cio­nes. “No­so­tros so­mos to­do co­ra­zón”, ase­gu­ra Na­va­rro. “Sue­len ser los pe­rio­dis­tas los que le po­nen nom­bre a to­do”, apun­ta Xa­vi Dau­ra. Em­pe­za­ron con po­co más de una cá­ma­ra y, tras ocho años, la es­pon­ta­nei­dad y la ex­pe­ri­men­ta­ción en el hu­mor les va­len un pú­bli­co que, si bien no es ma­si­vo, si es fiel. Aho­ra, aun­que con más re­cur­sos a su al­can­ce y más mi­ra­das so­bre ellos, si­guen co­mo em­pe­za­ron: ríen mu­cho.

Xa­vi Dau­ra 29 años

Es­te­ban Na­va­rro 29 años Hu­mo­ris­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.