DI­ME CÓ­MO FIR­MAS Y TE DI­RÉ QUIÉN ERES

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES -

Nues­tra le­tra nos re­tra­ta, así lo afir­man cien­cias co­mo la gra­fo­lo­gía o el gra­foa­ná­li­sis. Pe­ro a pe­sar de la creen­cia po­pu­lar, no bas­ta con la fir­ma so­la pa­ra po­der lle­var a ca­bo un aná­li­sis ex­haus­ti­vo de la per­so­na­li­dad, sino que pa­ra ello la fir­ma se de­be con­tras­tar­se al me­nos con apro­xi­ma­da­men­te unas quin­ce lí­neas de tex­to ma­nus­cri­to. “La fir­ma o la rú­bri­ca sue­len apor­tar so­bre to­do da­tos so­bre los me­ca­nis­mos de de­fen­sa del yo o so­bre có­mo quie­re mos­trar­se la per­so­na a los de­más”, ex­pli­ca el gra­foa­na­lis­ta Fran­cis­co Vi­ñals. La pre­sión, la dis­tri­bu­ción del es­pa­cio, la di­men­sión de la le­tra y de la rú­bri­ca, la ve­lo­ci­dad, la for­ma y la es­té­ti­ca de la fir­ma sue­len ser los pa­rá­me­tros más ha­bi­tua­les pa­ra de­ter­mi­nar la per­so­na­li­dad del fir­man­te. Aquí al­gu­nos ejem­plos pro­pues­tos por el pro­pio Vi­ñals.

Las fir­mas muy re­car­ga­das con rú­bri­cas com­pli­ca­das sue­len in­di­car un ex­ce­so de los me­ca­nis­mos de de­fen­sa, y exa­ge­ran la ne­ce­si­dad de au­to­pro­tec­ción.

Las fir­mas sim­pli­fi­ca­das, en cam­bio, si son le­gi­bles y apro­ve­chan un tra­zo pa­ra que for­me par­te del si­guien­te, sue­len in­di­car in­te­li­gen­cia. Pe­ro cuan­do la sim­pli­fi­ca­ción es ex­ce­si­va, y los tra­zos son ile­gi­bles o eva­si­vos, sue­len in­di­car que la per­so­na no quie­re com­pro­me­ter­se o te­me que­dar atra­pa­do en al­go.

Fir­mar omi­tien­do o mi­ni­mi­zan­do el pri­mer ape­lli­do, pe­ro des­ta­can­do el se­gun­do, sue­le de­la­tar al­gún com­ple­jo de Edi­po no li­qui­da­do. Por el con­tra­rio, quien fir­ma só­lo con el nom­bre sue­le in­di­car que desea re­ci­bir un tra­to más fa­mi­liar, en con­tra­po­si­ción con quién fir­ma só­lo con el pri­mer ape­lli­do, que tra­ta de dar más im­por­tan­cia a su pa­pel so­cial o pro­fe­sio­nal.

Las per­so­nas que no se gus­tan a sí mis­mas tien­den a ta­char su pro­pio nom­bre en la fir­ma co­mo sím­bo­lo de anu­la­ción.

Las fir­mas si­tua­das en el ex­tre­mo iz­quier­do y tam­bién las que apre­tu­jan y con­cen­tran las le­tras en­tre sí sue­len in­di­car te­mor o des­con­fian­za al ex­te­rior. En cam­bio, la fir­ma de la per­so­na ex­pan­si­va avan­za ha­cia el la­do de­re­cho, des­in­hi­bien­do los mo­vi­mien­tos de for­ma pro­gre­si­va.

Fir­mar con fir­me­za in­di­ca se­gu­ri­dad, mien­tras que ha­cer­lo con tra­zos flo­jos o blan­dos sue­le de­la­tar de­bi­li­dad.

El me­ga­ló­mano exa­ge­ra los tra­zos, las ini­cia­les o ela­bo­ra una fir­ma des­pro­por­cio­na­da (si por él fue­ra ocu­pa­ría una pá­gi­na), mien­tras que el me­ticu­loso la ha­ce pe­que­ñi­ta y cui­da­da, y en oca­sio­nes la co­rri­ge por su obsesión de­ta­llis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.