Pre­ve­nir los tras­tor­nos ali­men­ta­rios

Co­mer en fa­mi­lia, pro­mo­ver la au­to­es­ti­ma de los hi­jos des­ta­can­do sus cua­li­da­des más allá de su fí­si­co. Hay mu­chas y bue­nas re­ce­tas pa­ra evi­tar que los ado­les­cen­tes se ob­se­sio­nen y cai­gan pre­sos de los tras­tor­nos ali­men­ta­rios

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Carmen Gi­ró

Un buen dia­lo­go en­tre los miem­bros de la fa­mi­lia a la ho­ra de co­mer ayu­da a co­ger bue­nos há­bi­tos

El con­cep­to pho­toshop ya es de do­mi­nio pú­bli­co.

To­do el mun­do sa­be que con es­ta he­rra­mien­ta cual­quier per­so­na se em­be­lle­ce, se adel­ga­za, se le qui­tan las arru­gas y los mi­che­li­nes en un abrir y ce­rrar de ojos. Sa­be­mos que las mo­de­los que sa­len en las fo­to­gra­fías de las re­vis­tas han pa­sa­do por es­te fil­tro in­for­má­ti­co –y por otros más–, y tam­bién sa­be­mos que hay que co­mer sano, que lo im­por­tan­te es el in­te­rior y no el ex­te­rior. ¿Tan cla­ro te­ne­mos el con­cep­to de au­to­es­ti­ma? Pa­re­ce ser que no, o co­mo mí­ni­mo, no es tan fuer­te co­mo pa­ra re­sis­tir fren­te a la pre­sión so­cial y me­diá­ti­ca con­ti­nua de la dic­ta­du­ra de la be­lle­za, la del­ga­dez y la ju­ven­tud eter­na. Se­gún los úl­ti­mos da­tos, un 11% de los jó­ve­nes es­pa­ño­les es­tá en ries­go de pa­de­cer al­gún tras­torno ali­men­ta­rio. ¿Qué es­tá fa­llan­do en una épo­ca en la que hay más in­for­ma­ción que nun­ca? Una de las ra­zo­nes po­dría ser, pre­ci­sa­men­te, esa cas­ca­da con­ti­nua de in­for­ma­ción, por­que vie­ne en las dos di­rec­cio­nes: por una par­te, los jó­ve­nes y to­das las per­so­nas re­ci­ben mu­chos da­tos so­bre

pre­ven­ción, sa­lud y bue­nos há­bi­tos. Pe­ro por otra par­te, los me­dios, las re­des so­cia­les, las se­ries, si­guen pro­mo­vien­do un mo­de­lo es­tán­dar que no se co­rres­pon­de con la reali­dad. Los tras­tor­nos ali­men­ta­rios pue­den apa­re­cer a cual­quier edad y en cual­quier se­xo, co­mo re­cuer­da la es­cri­to­ra Es­pi­do Freire, ella mis­ma con es­tos tras­tor­nos de jo­ven, en su li­bro Que­ría vo­lar. Pe­ro mu­chas ve­ces se ges­tan en la épo­ca de la ado­les­cen­cia y ju­ven­tud. Mó­ni­ca Cha­mo­rro y Gra­cie­la Por­ta, die­tis­tas nu­tri­cio­nis­tas de Stic­sa, rea­li­zan nu­me­ro­sas con­fe­ren­cias y ta­lle­res pa­ra pa­dres, ado­les­cen­tes y ni­ños, en aso­cia­cio­nes y cen­tros edu­ca­ti­vos, a me­nu­do ofre­ci­das por la es­cue­la de pa­dres que or­ga­ni­za la Fa­pac. Ha­blan a dia­rio con chi­cos y chi­cas preo­cu­pa­dos por su as­pec­to. “La ado­les­cen­cia es una épo­ca di­fí­cil, don­de hay mu­chos cam­bios. Mu­chos jó­ve­nes se cui­dan o tie­nen una es­té­ti­ca de­ter­mi­na­da por la mo­da ac­tual. La au­to­es­ti­ma es bá­si­ca, y a eso ayu­da a me­nu­do el he­cho de te­ner una fa­mi­lia es­truc­tu­ra­da, há­bi­tos sa­lu­da­bles, rea­li­zar ejer­ci­cio y te­ner unas bue­nas amistades”. Es­tas dos nu­tri­cio­nis­tas ase­gu­ran que los jó­ve­nes vi­ven con mu­cha in­ten­si­dad los men­sa­jes con­tra­dic­to­rios que re­ci­bi­mos ca­da día. “Po­de­mos en­con­trar de to­do, pe­ro hay tan­ta in­for­ma­ción que les pro­vo­ca des­in­for­ma­ción. Hay mu­chos men­sa­jes en la te­le­vi­sión, la pu­bli­ci­dad, en las tien­das de ro­pa, don­de la mis­ma ta­lla pue­de va­riar en cen­tí­me­tros en di­fe­ren­tes tien­das… To­do es­to pue­de pro­vo­car una ba­ja au­to­es­ti­ma con­jun­ta­men­te con as­pec­tos fa­mi­lia­res, per­so­na­les, so­cia­les y psi­co­ló­gi­cos, y pue­de lle­var a tras­tor­nos ali­men­ta­rios y obe­si­dad.”.

En las re­des so­cia­les las ado­les­cen­tes pue­den ver vi­deos don­de en­se­ñan có­mo, en 30 se­gun­dos, con­vier­ten la fo­to de una mu­jer nor­mal en la fo­to de una síl­fi­de. En los ins­ti­tu­tos ha­blan de la anore­xia y la bu­li­mia y se tra­ba­jan los con­cep­tos de au­to­es­ti­ma, sa­lud, ejer­ci­cio y ali­men­ta­ción sa­na. Cir­cu­lan las ocu­rren­cias ti­po: “Có­mo te­ner un cuer­po de pla­ya”. En es­te sen­ti­do, la de­mo­cra­ti­za­ción de las re­des so­cia­les ha pro­pi­cia­do mu­cha más in­for­ma­ción que des­dra­ma­ti­za la ti­ra­nía de la del­ga­dez. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, en las mis­mas re­des so­cia­les, apa­re­cen ca­da día mi­les de web que de­fien­den

LA FA­MI­LIA CO­MO NÚ­CLEO SANO Y EN EL QUE SE CON­VER­SA ES CRU­CIAL

el “adel­ga­za en dos se­ma­nas”, “ope­ra­ción bi­ki­ni”, “ali­men­tos que en­gor­dan”, “ayu­na y te sen­ti­rás me­jor”… Con­cep­tos que son con­tra­dic­to­rios, per­ju­di­cia­les y en oca­sio­nes has­ta muy pe­li­gro­sos. Se­gún ex­pli­ca el psi­có­lo­go Eduar­do Se­rrano, coor­di­na­dor de la Uni­dad de Tras­tor­nos de Con­duc­ta Ali­men­ta­ria del hos­pi­tal Sant Joan de Déu de Bar­ce­lo­na, la pre­sión de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la pu­bli­ci­dad es muy po­ten­te. “El ado­les­cen­te es más vul­ne­ra­ble a la in­for­ma­ción en­ga­ño­sa. En las re­des so­cia­les ha­cen bús­que­da se­lec­ti­va de in­for­ma­ción, por ejem­plo, en Goo­gle bus­can ba­jar pe­so rá­pi­do. Te­ne­mos pa­cien­tes adul­tos que, de jó­ve­nes, ha­bían su­fri­do un tras­torno ali­men­ta­rio, que nos ex­pli­can que cuan­do eran ado­les­cen­tes se lo creían to­do y les da­ba igual lo que les de­cían maes­tros y pa­dres. La pre­sión de aso­ciar be­lle­za a éxi­to es muy fuer­te”. De he­cho, co­mo ex­pli­ca Se­rrano, el nú­me­ro de ca­sos de tras­tor­nos ali­men­ta­rios se ha es­ta­bi­li­za­do des­pués del gran boom de los años ochen­ta y no­ven­ta, pe­ro por otra par­te los ca­sos que lle­gan al hos­pi­tal, los más gra­ves, han au­men­ta­do, por ejem­plo en Sant Joan de Déu, en Bar­ce­lo­na, un 30%. Pre­ve­nir el pro­ble­ma La pre­ven­ción de tras­tor­nos de la con­duc­ta ali­men­ta­ria en jó­ve­nes y ado­les­cen­tes es un asun­to muy com­pli­ca­do pa­ra los pa­dres, por­que ade­más, cuan­do es­tos se dan cuen­ta de que al­go ex­tra­ño es­tá pa­san­do nor­mal­men­te ven la pun­ta de un ice­berg que se ha es­ta­do for­man­do a lo lar­go de me­ses. La ado­les­cen­cia es una eta­pa de cons­truc­ción de la iden­ti­dad y de re­fle­jar­se en los di­fe­ren­tes es­pe­jos so­cia­les que nos ro­dean. Co­mo cla­ves bá­si­cas pa­ra in­ten­tar pre­ve­nir es­tos tras­tor­nos, Eduar­do Se­rrano pro­po­ne unas lí­neas de ac­tua­ción. “La fa­mi­lia tie­ne que fo­men­tar há­bi­tos ali­men­ta­rios sa­lu­da­bles, con un buen ejem­plo. No hay que ol­vi­dar que la obe­si­dad in­fan­til se dis­pa­ra a los 3 o 4 años, cuan­do el ni­ño em­pie­za a co­mer lo mis­mo que co­men los pa­dres”. Evi­tar co­mer so­lo tam­bién ayu­da a pre­ve­nir. “Se ha de­mos­tra­do que ha­cer al me­nos una co­mi­da al día en fa­mi­lia re­du­ce un 35% el ries­go de te­ner un tras­torno de con­duc­ta ali­men­ta­ria”, ex­pli­ca es­te psi­có­lo­go, que re­cuer­da tam­bién la im­por­tan­cia de crear un am­bien­te de con­fian­za y co­mu­ni­ca­ción en­tre pa­dre e hi­jos. “Hay que fo­men­tar la au­to­es­ti­ma de

los hi­jos elo­gian­do as­pec­tos de su per­so­na­li­dad y no so­la­men­te los fí­si­cos. Y po­ten­ciar las ha­bi­li­da­des de ca­da uno (de­por­te, mú­si­ca, et­cé­te­ra) des­de pe­que­ños con­tri­bu­ye a te­ner una ac­ti­tud crí­ti­ca an­te el cul­to al cuer­po y el ideal de be­lle­za que pro­pug­nan los me­dios de co­mu­ni­ca­ción”. Asi­mis­mo, hay di­ná­mi­cas fa­mi­lia­res que pue­den pro­pi­ciar un ries­go, co­mo el ex­ce­si­vo per­fec­cio­nis­mo y la exi­gen­cia, la ri­gi­dez y la so­bre­pro­tec­ción. “Los fac­to­res de ries­go siem­pre van aso­cia­dos a con­duc­tas de ries­go. Pa­ra unas ni­ñas, apun­tar­se a die­tas mi­la­gro co­mo la de una man­za­na al día y na­da más, se­rá la en­tra­da a un tras­torno ali­men­ta­rio”. Mó­ni­ca Cha­mo­rro y Gra­cie­la Por­ta acon­se­jan a los jó­ve­nes con los que ha­blan “que si­gan las pau­tas que sus pa­dres les han da­do y que no se in­fluen­cien en amistades nue­vas. Tie­nen que sa­ber que ca­da uno es di­fe­ren­te y úni­co, que no ha­ce fal­ta ha­cer cam­bios o es­fuer­zos pa­ra con­ten­tar a al­guien y que hay que que­rer­se tal y co­mo es uno”. En es­te sen­ti­do, re­cuer­dan que “la edu­ca­ción nu­tri­cio­nal es un tra­ba­jo que los pa­dres tie­nen que ha­cer con sus hi­jos des­de pe­que­ños: hay que edu­car­los pa­ra que los ni­ños co­man de to­do y pa­ra eso es im­por­tan­te que los pro­pios pa­dres den ejem­plo. Si los jó­ve­nes tie­nen una ba­se só­li­da, es más di­fí­cil que pa­dez­can un tras­torno ali­men­ta­rio”.

Eduar­do Se­rrano in­sis­te en la

PA­RA LOS JÓ­VE­NES EL AYUNO NO ES ACON­SE­JA­BLE SE­GÚN LOS MÉ­DI­COS

im­por­tan­cia de la de­tec­ción pre­coz, que se pue­de dar des­de la es­cue­la o des­de la fa­mi­lia. Es­te psi­có­lo­go de­ta­lla pis­tas que pue­den ayu­dar a los pa­dres a de­tec­tar pro­ble­mas: “A me­nu­do, lo pri­me­ro que se da es una al­te­ra­ción del es­ta­do de áni­mo. Es­tán más preo­cu­pa­dos, más irri­ta­bles, se aís­lan y no tie­nen ga­nas de sa­lir con ami­gos. Tam­bién, nor­mal­men­te hay una ba­ja­da del ren­di­mien­to escolar, pe­ro a ve­ces és­te pue­de me­jo­rar por­que tras­la­dan su obsesión por el pe­so a la obsesión por los es­tu­dios”. Cam­bios en el pe­so, au­men­to inusual de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, ex­cu­sas pa­ra no ir a la me­sa, son otras de las pis­tas que ci­ta Se­rrano: “Au­men­ta el in­te­rés por las die­tas, a ve­ces in­clu­so por co­ci­nar pe­ro pa­ra que se lo co­man los otros. Tam­bién au­men­ta el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra co­mer por­que ma­ni­pu­lan, des­me­nu­zan, ha­cen tro­zos muy pe­que­ños…”, aña­de.

El ayuno A me­nu­do, pa­re­ce que lo úni­co que mar­can los me­ses del año es la re­la­ción que man­te­ne­mos con nues­tro cuer­po. O hay que pre­pa­rar­lo pa­ra el bi­ki­ni, o pre­pa­rar­lo pa­ra las in­di­ges­tio­nes na­vi­de­ñas, o des­in­to­xi­car­lo de las fies­tas…Y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ofre­cen una su­ce­sión de tó­pi­cos don­de pa­re­ce que lo más im­por­tan­te es el en­vol­to­rio, mu­chas ve­ces con con­se­jos de ce­le­bri­ties so­bre die­tas, mé­to­dos y otros mi­la­gros. La úl­ti­ma mo­da es el ayuno, que se pre­sen­ta co­mo un mé­to­do pa­ra adel­ga­zar y des­in­to­xi­car al or­ga­nis­mo, no co­mien­do na­da o ca­si na­da ( ja­ra­be de ar­ce, si­ro­pe de sa­via, zu­mo de li­món) du­ran­te unos días o se­ma­nas. Pe­ro los mé­di­cos lo con­si­de­ran una con­duc­ta de ries­go, en es­pe­cial pa­ra los jó­ve­nes. No só­lo no es efec­ti­vo pa­ra per­der pe­so sino que pue­de traer con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas: au­men­ta el ries­go de pa­de­cer en­fer­me­da­des del co­ra­zón, dia­be­tes, dis­tin­tos ti­pos de cán­cer, os­teo­po­ro­sis o pro­ble­mas re­na­les y he­pá­ti­cos, y fo­men­ta ma­los há­bi­tos ali­men­ta­rios que pue­den pro­vo­car so­bre­pe­so, obe­si­dad y tras­tor­nos de la con­duc­ta ali­men­ta­ria, co­mo anore­xia y bu­li­mia ner­vio­sas, co­mo se­ña­la la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de So­cie­da­des de Nu­tri­ción, Ali­men­ta­ción y Die­té­ti­ca (Fes­nad). La edu­ca­do­ra so­cial Mi­reia Lu­na, des­pués de tra­ba­jar mu­cho tiem­po con ado­les­cen­tes, re­su­me: “Se pre­ten­de que re­cha­cen mu­chos com­por­ta­mien­tos y ac­ti­tu­des de con­su­mo que la pro­pia sociedad ani­ma a que se ti­ren de ca­be­za, y que, ade­más, acos­tum­bran a ir di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con la di­ver­sión, la bue­na ima­gen, la po­pu­la­ri­dad, las res­pues­tas in­me­dia­tas”. Por eso, Lu­na acon­se­ja: “Di­ri­gir­nos a ellos con prohi­bi­cio­nes o no que­rer mi­rar de ca­ra a to­da es­ta pre­sión no los ayu­da a lle­gar a to­mar de­ci­sio­nes sa­lu­da­bles ya que ellos vi­ven es­tos men­sa­jes sim­ple­men­te co­mo li­mi­ta­do­res de su sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta y no per­ci­ben los riesgos. Hay que fo­men­tar una ac­ti­tud crí­ti­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.