Fir­me aquí (o no)

Fir­me o tem­blo­ro­sa, re­don­da o trian­gu­lar, co­con nom­bre o con rú­bri­ca, es­tam­pa­da con bo­li Bi Bic o es­ti­lo­grá­fi­ca… la fir­ma ma­nus­cri­ta es­tá pe per­dien­do el pro­ta­go­nis­mo del que ha go­za­do du­du­ran­te si­glos. Su ho­mó­lo­ga, la fir­ma di­gi­tal (asía co­mo otros mé­tod

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Yai­za Saiz

¿La fir­ma de pu­ño y le­tra es­tá en de­cli­ve? Hoy exis­ten nue­vas ma­ne­ras de cer­ti­fi­car la au­to­ría

¿Re­cuer­da la pri­me­ra vez que en­sa­yó su fir­ma? Pro­ba­ble­men­te in­vir­tió mu­chas ho­ras en prac­ti­car có­mo se­ría ese se­llo per­so­nal que le acom­pa­ña­ría a lo lar­go de su vi­da, bus­can­do un es­ti­lo pro­pio. “Elí­ge­la bien, por­que una vez ele­gi­da se­rá pa­ra siem­pre”, nos de­cían los adul­tos al en­se­ñar­nos a fir­mar nues­tros pri­me­ros do­cu­men­tos. Más re­don­da, trian­gu­lar, ta­cha­da o sub­ra­ya­da, la fir­ma y la rú­bri­ca tie­nen per­so­na­li­dad pro­pia y cons­ti­tu­yen un en­la­ce di­rec­to en­tre nues­tro pen­sa­mien­to más ín­ti­mo y el mun­do que nos ro­dea. Así lo ex­pli­ca su cien­cia. Se­gún la gra­fo­lo­gía, da­mos se­ña­les de nues­tro ver­da­de­ro yo ca­da vez que firmamos un re­ci­bo en el ban­co, en el tra­ba­jo o en las no­tas que de­ja­mos a los ami­gos. Es­tam­par la rú­bri­ca en un tro­zo de pa­pel his­tó­ri­ca­men­te siem­pre ha

De­ta­lle de una car­ta de Pau Cla­ris Ca­sa­de­munt (15861641), po­lí­ti­co y re­li­gio­so ca­ta­lán, pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya,

enviada a Dal­mau de Que­ralt. Que­ralt (fi­na­les del si­glo XVI-1640, fue el se­gun­do con­de de Que­ralt, ba­rón de Ponts y vi­rrey de Ca­ta­lun­ya en los tiem­pos de la co­ro­na de Fe­li­pe IV)

De­ta­lle de la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.