Ele­na Ga­del y sus ve­las

Pio­ne­ra en Ope­ra­ción Triun­fo, com­pa­gi­na su ca­rre­ra co­mo can­tau­to­ra con la de mu­si­ca­les. Fue Riz­zo en ‘Grea­se’, y aho­ra pre­pa­ra a Ro­sa en ‘El Prin­ci­pi­to’

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Cristina Sáez Fotos Mai­te Cruz

Pio­ne­ra en Ope­ra­ción

Triun­fo, can­tau­to­ra y es­tre­lla de mu­si­ca­les, sien­te pa­sión por las ve­las de co­lo­res

Iba pa­ra maes­tra y de re­pen­te es­ta­ba en­ci­ma de un

es­ce­na­rio, des­lum­bran­do a me­dia Es­pa­ña con su voz. De ni­ña, Ele­na Ga­del (Bar­ce­lo­na, 1982) po­nía a sus mu­ñe­cas en fi­la, de­lan­te de una pi­za­rra. Y les en­se­ña­ba a leer y las re­ga­ña­ba si se des­pis­ta­ban. “¡Era muy man­do­na!”. Can­tar, tam­bién can­ta­ba, “en to­das par­tes, siem­pre es­ta­ba ha­cien­do el ton­to y no lo ha­cía mal”. Pe­ro ni se le ha­bía pa­sa­do por la ca­be­za de­di­car­se a es­te ar­te. “Eso me vino des­pués, co­mo un re­ga­lo de la vi­da”, re­cuer­da. Es­ta mu­cha­cha de ri­zos ne­gros y san­gre an­da­lu­za le da­ba al gos­pel en un co­ro en el ins­ti­tu­to “co­mo

hobby”. Has­ta que las ami­gas le in­sis­tie­ron tan­to pa­ra que se pre­sen­ta­ra a un fa­mo­so con­cur­so de la te­le que al fi­nal ac­ce­dió, “un po­co por pro­bar, sin pen­sar real­men­te en se­rio que me co­ge­rían”. Y eso que en­ton­ces “ya es­cri­bía mis can­cio­nes, pe­ro no las ha­bía en­se­ña­do, por­que no creía de­ma­sia­do en mí”. Y va­ya si en­tró. Y aque­lla ex­pe­rien­cia le cam­bió la vi­da. Des­de en­ton­ces, Ga­del ha gra­ba­do cua­tro ál­bu­mes, el úl­ti­mo, De­li­ca­da. Y ha en­tra­do en el uni­ver­so de los mu­si­ca­les. Ha da­do vi­da a Blan­ca de Mar i cel, un mon­ta­je de Da­goll Da­gom, y a la Riz­zo de Grea­se. Tam­bién ha pre­pa­ra­do El Prin­ci­pi­to, ba­jo las ór­de­nes de Àn­gel Llà­cer. “To­do lo que he apren­di­do en los mu­si­ca­les me sir­ve pa­ra mis con­cier­tos. En los mu­si­ca­les –ex­pli­ca la can­tan­te– tie­nes que sen­tir las pa­la­bras que di­ces. Y es al­go que siem­pre in­ten­to en mis can­cio­nes, ex­pli­car una his­to­ria, con co­sas per­so­na­les que me han pa­sa­do, que lle­gue a la gen­te”. Y des­de que se de­di­ca a la mú­si­ca, di­ce, es­tá a me­nu­do ro­dea­da de mu­cha gen­te que ni co­no­ce, por lo que va­lo­ra mu­cho te­ner un mo­men­to pa­ra ella y po­der de­di­car­se a la lec­tu­ra, a com­po­ner, a ver la te­le, a sim­ple­men­te es­tar. “Soy muy ho­ga­re­ña, me gus­ta mu­cho es­tar en ca­sa y cuan­do es­toy, me ape­te­ce es­tar bien”. Pa­ra ello, cuen­ta, tie­ne co­lo­ca­das ve­las por to­das par­tes, por­que su luz le re­sul­ta aco­ge­do­ra. Sus ami­gos lo sa­ben y se las re­ga­lan de to­das for­mas y co­lo­res. Al­gu­nas son muy cu­rio­sas, co­mo una ne­gra gran­de en for­ma de cla­ve de sol. “An­tes me da­ba mie­do es­tar so­la y en cam­bio aho­ra es una de las co­sas que más agra­dez­co. Me gus­ta lle­gar a ca­sa, pre­pa­rar­me un té y po­der dis­fru­tar de un buen li­bro o sim­ple­men­te ver la te­le ro­dea­da de la ca­li­dez de las lla­mas de las ve­las”.

De­li­ca­da

Su ma­dre es de Gra­na­da. Y a ella el fla­men­co siem­pre le ha ti­ra­do mu­cho. “Son raí­ces y alma”, ase­gu­ra. Sin em­bar­go, nun­ca se ha­bía atre­vi­do a uti­li­zar­lo pa­ra can­tar. Has­ta que em­pe­zó a ges­tar es­te úl­ti­mo ál­bum, De­li­ca­da. “Me plan­teé que si me gus­ta­ba tan­to, si lo es­cu­cha­ba siem­pre, ¿por qué no de­mos­trar­lo cuan­do can­ta­ba? Y aho­ra to­das las ver­sio­nes que ha­go de La llo­ro­na, de Joan Baez, las ti­ro ha­cia allí. Y me lo pa­so ge­nial. Me sien­to muy có­mo­da ha­cien­do aque­lla mú­si­ca que sien­to bo­ni­ta”.

LA PRUE­BA DEL MU­SI­CAL

Ase­gu­ra Ga­del que no le re­co­mien­da a na­die vi­vir con ella mien­tras es­tá ha­cien­do un mu­si­cal. Y muy se­ria ex­pli­ca: “No ha­blo, si­go una dis­ci­pli­na muy du­ra; to­do el día es­toy a ba­se de in­fu­sio­nes pa­ra la voz, vahos, con la man­ti­ta en­ci­ma. Can­tar en un mu­si­cal es muy bo­ni­to pe­ro muy can­sa­do, por­que a me­nu­do te­ne­mos dos se­sio­nes un mis­mo día. Que­do ago­ta­da. Así que ni pue­do sa­lir. Es fun­ción y a ca­sa. Y así los me­ses que du­re”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.