Crear

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es Ilus­tra­ción Raúl

¿A par­tir de qué mo­men­to se to­man las de­ci­sio­nes? El ce­re­bro nos pre­ce­de, se­gún Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na

He te­ni­do que to­mar una de­ci­sión im­por­tan­te. La he me­di­ta­do mu­cho y, sin em­bar­go, no sé exac­ta­men­te cuán­do me de­ci­dí. Es­ta si­tua­ción me re­sul­ta muy in­có­mo­da. In­ten­tan­do acla­rar­me, he leí­do un tex­to de Da­niel Den­net, un co­no­ci­do fi­ló­so­fo ame­ri­cano: “Mu­chos de los mo­men­tos de­ci­si­vos de nues­tra vi­da no es­tu­vie­ron acom­pa­ña­dos por de­ci­sio­nes cons­cien­tes. Cuan­do uno se di­ce: ‘He de­ci­di­do acep­tar el tra­ba­jo’, uno es­tá se­gu­ro de que se es­tá in­for­man­do a sí mis­mo de al­go que ha he­cho re­cien­te­men­te; pe­ro la re­mi­nis­cen­cia só­lo mues­tra que ayer uno es­ta­ba in­de­ci­so y que hoy ya no lo es­tá. La de­ci­sión de­be de ha­ber su­ce­di­do en el in­ter­va­lo. ¿Dón­de su­ce­dió?”. Pen­sa­mos con ex­ce­si­vo op­ti­mis­mo que so­mos se­res ra­cio­na­les, pa­ra com­pro­bar con omi­no­sa fre­cuen­cia que pri­me­ro to­ma­mos una de­ci­sión y lue­go bus­ca­mos las ra­zo­nes pa­ra jus­ti­fi­car­la. Pa­ra em­peo­rar

MI­LÉ­SI­MAS AN­TES DE QUE DE­CI­DA­MOS

AL­GO, EL CE­RE­BRO HA TO­MA­DO LA DE­CI­SIÓN POR NO­SO­TROS

la si­tua­ción, la neu­ro­lo­gía nos di­ce que unos 200 mi­li­se­gun­dos an­tes de to­mar una de­ci­sión cons­cien­te­men­te, mi ce­re­bro ya ha de­ci­di­do. Gra­cias a las re­so­nan­cias aho­ra sa­be­mos cuán­do se ac­ti­van las áreas ce­re­bra­les co­rres­pon­dien­tes. Mi ad­mi­ra­do Joa­quín Fus­ter aca­ba de pu­bli­car Ce­re­bro y li­ber­tad (Ariel), en el que tra­ta de eso. Y po­dría ci­tar­les otros que de­fien­den que cuan­do las de­ci­sio­nes ma­ne­jan más de cua­tro va­ria­bles, no hay que con­fiar en la ra­zón cons­cien­te, sino en la emo­ción. Re­co­no­ce­rán que el des­con­cier­to de mi ca­be­za car­te­sia­na es­tá jus­ti­fi­ca­do. So­bre to­do por­que to­do mi pro­yec­to pe­da­gó­gi­co –la Uni­ver­si­dad de Pa­dres– se ba­sa en la edu­ca­ción de la to­ma de de­ci­sio­nes. Es cierto que es­tas pro­ce­den del fon­do no cons­cien­te de una in­te­li­gen­cia que pue­de ser edu­ca­da pa­ra to­mar bue­nas de­ci­sio­nes. El mo­men­to del cor­te (de-ci­sión) no es el im­por­tan­te. Lo im­por­tan­te, en efec­to, su­ce­de an­tes. El se­cre­to ya­ce en los há­bi­tos in­te­lec­tua­les, emo­cio­na­les, éti­cos que he cul­ti­va­do. Los tra­ta­dis­tas clá­si­cos lla­ma­ban sin­dé­re­sis al buen jui­cio, a la ha­bi­li­dad de to­mar bue­nas de­ci­sio­nes, y de­cían que era un “há­bi­to na­tu­ral”, al­go po­co ex­pli­ca­ble. Con­si­de­ra­ban que un po­lí­ti­co de­bía po­seer­la, por­que la ra­pi­dez de la vi­da y la com­ple­ji­dad de los acon­te­ci­mien­tos no per­mi­tían un aná­li­sis de­ta­lla­do de la si­tua­ción. Ha­ce años, es­tu­dié un ac­to muy con­cre­to de to­ma de de­ci­sión: la de un ju­ga­dor de aje­drez al mo­ver pie­za. La can­ti­dad de va­rian­tes que hay ha­ce im­po­si­ble ana­li­zar­las to­das. Sin em­bar­go, el gran ju­ga­dor sue­le acer­tar en su elec­ción. ¿Có­mo lo ha­ce? Los psi­có­lo­gos que en­tre­na­ban al equi­po ru­so de aje­drez adies­tra­ban lo que de­no­mi­na­ban “sen­ti­mien­to de pe­li­gro”, es de­cir, la ca­pa­ci­dad de de­tec­tar de un vis­ta­zo cuál era la zo­na com­pro­me­ti­da del ta­ble­ro. So­bre esa zo­na po­dían con­cen­trar su aná­li­sis. El sen­ti­mien­to de pe­li­gro era una pe­cu­liar es­truc­tu­ra de la memoria. Se su­po­ne que un gran maes­tro de­be me­mo­ri­zar unas 50.000 ju­ga­das y ser ca­paz de ma­ne­jar­las a la vez. La memoria es par­te esen­cial de las bue­nas de­ci­sio­nes, sea en po­lí­ti­ca, en ma­te­má­ti­cas o en la com­pra en el mer­ca­do. Pe­ro una memoria muy es­pe­cial. La que lla­ma­mos working me­mory, memoria en ac­ción. In­te­grar­la en los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos es mi gran ob­je­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.