¿Un cla­vo sa­ca otro cla­vo?

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sé An­drés Ro­drí­guez

Em­pe­zar una nue­va re­la­ción pa­ra ol­vi­dar­se la rup­tu­ra an­te­rior pue­de ser un bál­sa­mo, pe­ro im­pi­de ela­bo­rar el lu­to

Afe­rrar­se a una nue­va pa­re­ja cuan­do aún no se ha ol­vi­da­do a la an­te­rior pue­de ali­viar tem­po­ral­men­te el do­lor de la rup­tu­ra, pe­ro di­fi­cul­ta ela­bo­rar el due­lo por la re­la­ción per­di­da. Y, muy pro­ba­ble­men­te, la nue­va re­la­ción aca­be nau­fra­gan­do

Que una pa­re­ja se se­pa­re hoy en día es al­go ha­bi­tual. Es tan fre­cuen­te que en el año 2012 se rom­pie­ron en Es­pa­ña 110.764 ma­tri­mo­nios, en­tre nu­li­da­des, se­pa­ra­cio­nes y di­vor­cios. Es de­cir, unas 300 rup­tu­ras al día (o 1 ca­da 5 mi­nu­tos, po­co más o me­nos el tiem­po que le lle­va­rá a us­ted leer es­te re­por­ta­je), sin con­tar las nu­me­ro­sas pa­re­jas que no es­tán ca­sa­das y que tam­bién de­ci­den con­ti­nuar sus ca­mi­nos por sen­das di­fe­ren­tes. Pe­ro qui­zá sea más im­pac­tan­te en­te­rar­se de que una per­so­na ha ini­cia­do una re­la­ción dos se­ma­nas des­pués de que su ex, con quien com­par­tió hi­jos, años e hi­po­te­ca, di­je­ra que la his­to­ria es­ta­ba aca­ba­da. ¿Pue­de lle­gar el amor po­cos días o se­ma­nas des­pués de una rup­tu­ra? ¿Cuán­to tiem­po ne­ce­si­ta un co­ra­zón ro­to pa­ra re­com­po­ner­se? ¿Son es­tas nue­vas re­la­cio­nes una de­ses­pe­ra­da hui­da ha­cia ade­lan­te? “Es al­go que su­ce­de mu­cho”, co­men­ta Ana Cas­tro, psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga. “Mu­chas per­so­nas ini­cian una re­la­ción in­me­dia­ta­men­te des­pués de de­ci­dir rom­per con su pa­re­ja o de que es­ta les de­je. Hoy en día es muy sen­ci­llo co­no­cer a gen­te, te­ner al­gu­na aven­tu­ra, y en­gan­char­se a al­guien”. No siem­pre por amor, sino pa­ra in­ten­tar dri­blar a la so­le­dad, la an­gus­tia y el va­cío que de­jan una se­pa­ra­ción. Pa­ra ol­vi­dar la re­la­ción. “Es una for­ma de no en­fren­tar­se a la reali­dad, de evi­tar el do­lor”, ex­pli­ca Ma­rie­la Michelena, psi­coa­na­lis­ta y au­to­ra del li­bro Me cues­ta tan­to ol­vi­dar­te (La Es­fe­ra de los Li­bros). Pe­ro, si la nue­va re­la­ción em­pie­za de es­ta ma­ne­ra, ¿qué fu­tu­ro tie­ne? “Más bien po­co”, se­ña­la es­ta psi­coa­na­lis­ta. “Son re­la­cio­nes de pa­so. Es­tán des­ti­na­das a aca­bar mal, por­que uno de sus miem­bros no ha ela­bo­ra­do el due­lo de la rup­tu­ra an­te­rior. Ni sir­ven pa­ra ol­vi­dar al ex, ni sue­len fun­cio­nar”. Así que un cla­vo no sa­ca a otro cla­vo. Es­tas re­la­cio­nes de tran­si­ción pue­den ser un anal­gé­si­co pa­ra el do­lor, pe­ro no re­pa­ran la frac­tu­ra emo­cio­nal. Qui­zás du­ran­te un tiem­po uno vi­ve ins­ta­la­do en un agra­da­ble es­pe­jis­mo. Ha en­con­tra­do a al­guien y cree que se ha sal­va­do de cru­zar el de­sier­to del due­lo. Aun­que, co­mo ex­pli­ca Isa­bel Me­nén­dez, psi­coa­na­lis­ta, “el due­lo aca­ba apa­re­cien­do. La tris­te­za, la sen­sa­ción de pér­di­da, to­dos los re­cuer­dos, lo que se hi­zo mal… al… To­do eso hay que ela­bo­rar­lo pa­ra que el pro­ce­so de due­lo sea sano”. En ca­so con­tra­rio, la nue­va re­la­ción aca­ba­rá sa­bo­tea­da por la fal­ta de ver­da­de­ro amor y por to­do lo que no se ha ela­bo­ra­do dee la an­te­rior. “Na­die es in­sus­ti­tui­ble. Eso es cierto. Siem­pre pue­des en­con­trar de nue­vo el amor. Pe­ro na­die es in­ter­cam­bia­ble. No pue­des po­ner a una per­so­na en el lu­gar de tu ex. Eso no es una re­la­ción. Es un ta­pón pa­ra la an­gus­tia”, apun­ta Me­nén­dez. Hay quien acep­ta que, tras una re­la­ción, apa­re­cen la tris­te­za, la in­cer­ti­dum­bre so­bre el fu­tu­ro y la an­gus­tia. Es nor­mal que uno se sien­ta to­ca­do, ca­si hun­di­do. Y no es ma­la idea re­ti­rar­se a los cuar­te­les de in­vierno a re­cu­pe­rar­se. Ya lle­ga­rá de nue­vo el amor, cuan­do lle­gue, por­que aho­ra es prio­ri­ta­rio re­com­po­ner­se. Pe­ro otras per­so­nas no se ven con fuer­zas pa­ra afron­tar la an­gus­tia. Ne­ce­si­tan afe­rrar­se a al­guien. Por­que tras una se­pa­ra­ción se pier­de mu­cho más que a la per­so­na con la que se han com­par­ti­do años y vi­ven­cias. Se pier­de par­te de uno mis­mo. “Y apa­re­ce la an­gus­tia –se­ña­la Isa­bel Me­nén­dez– “ya que de­jas de ser al­guien muy im­por­tan­te pa­ra otra per­so­na. Se te rom­pe al­go de tu pro­pia iden­ti­dad”. Ya no es só­lo la me­lan­co­lía del desamor. Es la ame­na­za que su­po­ne per­der par­te de uno mis­mo. Por eso, las can­cio­nes de desamor es­tán pla­ga­das de frases co­mo “si te vas, me mue­ro” o “sin ti no soy na­da”. Y por eso hay per­so­nas que se aga­rran al pri­me­ro que mues­tra un po­co de in­te­rés. Es una so­lu­ción de emer­gen­cia pa­ra evi­tar que se des­mo­ro­ne su iden­ti­dad. “Hay per­so­nas que van en­ca­de­nan­do una re­la­ción tras otra con el úni­co ob­je­ti­vo de ta­po­nar la an­gus­tia por esa pér­di­da de iden­ti­dad”, aña­de Isa­bel Me­nén­dez. Sue­len ser per­so­nas con pro­ble­mas de de­pen­den­cia emo­cio­nal, frá­gi­les psí­qui­ca­men­te, que no sa­ben có­mo en­fren­tar­se a su so­le­dad y que ne­ce­si­tan a una pa­re­ja, ca­si da igual la que sea, pa­ra man­te­ner su equi­li­brio psi­co­ló­gi­co. “Pa­ra es­tas per­so­nas, una pa­re­ja es una for­ma de lle­nar sus ca­ren­cias”, apun­ta Ana Cas­tro. Por otro la­do, hoy en día es más sen­ci­llo que ha­ce unos años co­no­cer a gen­te dis­pues­ta a ini­ciar a

una re­la­ción. Las nu­me­ro­sas rup­tu­ras de pa­re­ja ha­cen que el mer­ca­do de sol­te­ros es­té ani­ma­do a ca­si cual­quier edad. Y las pá­gi­nas de con­tac­tos de in­ter­net ofre­cen un menú de mi­les de sol­te­ros y sol­te­ras a un so­lo clic. “Pue­des te­ner diez ci­tas al mes, y al­go cae­rá. Mu­chas per­so­nas ini­cian una bús­que­da fre­né­ti­ca de pa­re­ja en in­ter­net cuan­do se aca­ban de que­dar sol­te­ras”, co­men­ta Ana Cas­tro. Y más ellos que ellas, coin­ci­den las ex­per­tas con­sul­ta­das. Co­mo se­ña­la Ma­rie­la Michelena, “en mi con­sul­ta veo mu­cho que los hom­bres co­rren a bus­car a otra mu­jer cuan­do se que­dan so­los. Ge­ne­ra­li­zan­do, ellos de­jan la re­la­ción cuan­do tie­nen a una sus­ti­tu­ta. Ellas la de­jan cuan­do es­tán mal con su pa­re­ja, aun­que eso su­pon­ga que­dar­se so­las me­ses o años”. Pe­ro su­pe­rar una rup­tu­ra no sig­ni­fi­ca que ha­ya que ol­vi­dar a la per­so­na con la que se ha con­vi­vi­do o te­ni­do hi­jos. “Se tra­ta de no se­guir de­pen­dien­do de ella, de no re­cor­dar cons­tan­te­men­te el pa­sa­do, de no te­ner sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos…”, co­men­ta Isa­bel Me­nén­dez. En es­te ti­po de he­ri­das, es com­pli­ca­do aven­tu­rar un tiem­po es­ti­ma­do de ci­ca­tri­za­ción. De­pen­de, so­bre to­do, del tra­ba­jo per­so­nal que se ha­ga y no tan­to del ca­len­da­rio. De­pen­de tam­bién de que se asu­man los erro­res que se co­me­tie­ron en la re­la­ción, de que se acep­te real­men­te que es­ta se ha aca­ba­do, de que se vi­va la tris­te­za co­mo una con­se­cuen­cia ló­gi­ca. “Hay que ela­bo­rar sen­ti­mien­tos co­mo la cul­pa y el re­sen­ti­mien­to. Ha­cer es­te tra­ba­jo es lo que per­mi­te que lle­gue el mo­men­to en el que te sien­tes li­bre pa­ra amar de nue­vo”, aña­de Isa­bel Me­nén­dez. Por su par­te, Ana Cas­tro acon­se­ja “ha­blar con al­guien de to­dos los sen­ti­mien­tos que sur­gen tras una rup­tu­ra, ya sea con un te­ra­peu­ta o un ami­go. Así te lim­pias de sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos”. Aun­que, en opi­nión de es­ta psi­có­lo­ga, po­cas per­so­nas se pa­ran a re­fle­xio­nar so­bre lo que ha su­pues­to la re­la­ción con su ex. “Vi­vi­mos en la vo­rá­gi­ne de ti­rar pa­ra ade­lan­te, de em­pe­zar ya de nue­vo, de no per­der el tiem­po en el pa­sa­do”. Pe­ro, si no se ha­ce un pa­rén­te­sis, se co­rre el ries­go de re­pe­tir los mis­mos erro­res. “Si no sa­bes qué quie­res de una pa­re­ja, vas a en­ca­de­nar una re­la­ción tras otra pa­ra no es­tar so­lo. Mu­chas per­so­nas co­no­cen a al­guien que les pa­re­ce ma­jo, que tie­ne un buen tra­ba­jo, y pien­san: ‘Bueno, me va­le’”, co­men­ta Cas­tro. Pe­ro ini­ciar una re­la­ción con la mo­chi­la car­ga­da de re­sen­ti­mien­to, tris­te­za y sue­ños ro­tos es una bom­ba de re­lo­je­ría que es­ta­lla­rá an­tes o des­pués. “Es co­mo si em­pe­za­ras con la nue­va pa­re­ja en el mis­mo pun­to en el que aca­bó la his­to­ria an­te­rior”, se­ña­la Ana Cas­tro. “Sue­le pa­sar que se le exi­ge a la nue­va pa­re­ja lo que se le exi­gía a la an­te­rior. Y lle­gan las com­pa­ra­cio­nes, por­que qui­zás el ex si­gue idea­li­za­do”. Va­mos, el pre­lu­dio del desas­tre. Co­mo co­men­ta­ba Ma­rie­la Michelena, son re­la­cio­nes de pa­so… aun­que pue­dan du­rar ca­si to­da la vi­da. “Re­cuer­do el ca­so de una mu­jer que, des­pués de diez años de re­la­ción con un hombre con el que ha­bía co­men­za­do jus­to des­pués de que él se se­pa­ra­se, des­cu­brió que es­te se­guía enamo­ra­do de su ex. No la ha­bía ol­vi­da­do. Ella ha­bía co­no­ci­do a ese hombre cuan­to es­ta­ba ro­to, le ha­bía ayu­da­do, le ama­ba. Y se sin­tió com­ple­ta­men­te uti­li­za­da”. Los da­ños co­la­te­ra­les pa­ra la per­so­na que es­tá ver­da­de­ra­men­te enamo­ra­da e im­pli­ca­da en la re­la­ción pue­den ser muy do­lo­ro­sos. “Al­gu­nas de es­tas per­so­nas de­ci­den rom­per cuan­do se dan cuen­ta de que pa­ra el otro no son más que un me­dio pa­ra ol­vi­dar al ex y no sen­tir­se so­lo. Pe­ro otras, so­bre to­do si tie­nen la au­to­es­ti­ma ba­ja, pue­den aguan­tar y aguan­tar. Es­pe­ran que las co­sas cam­bien, al­go que no sue­le pa­sar”, apun­ta Ana Cas­tro. Es­ta psi­có­lo­ga ex­pli­ca que hay per­so­nas que se atraen en fun­ción de sus ne­ce­si­da­des y ca­ren­cias y no del amor. “Si es­tás de­pri­mi­do, atraes a al­guien en la mis­ma si­tua­ción o que ne­ce­si­ta es­tar con al­guien de­pri­mi­do y con la au­to­es­ti­ma ba­ja. En­ton­ces, sien­tes que esa per­so­na te da lo que no te da­ba tu ex. Sien­tes que te lo da to­do. Y crees que has en­con­tra­do a al­guien per­fec­to. Por­que só­lo ves lo que ne­ce­si­tas”. No se tra­ta de de­mo­ni­zar a las per­so­nas que tie­nen una aven­tu­ra po­co des­pués de una se­pa­ra­ción. Cuan­do una re­la­ción se aca­ba, se­gu­ra­men­te lle­va­ba me­ses o años ago­ni­zan­do. Así que pue­de apa­re­cer la atrac­ción sa­na por otra per­so­na, por­que qui­zás el de­seo se­xual por el ex lle­va­ba tiem­po apa­ga­do. “Cla­ro que pue­des ver­te con al­guien, sa­lir, di­ver­tir­te, dis­fru­tar de las re­la­cio­nes se­xua­les”, co­men­ta Ma­rie­la Michelena. El pro­ble­ma es­tá en con­ver­tir una dis­trac­ción en una re­la­ción de pa­re­ja si no se es­tá real­men­te pre­pa­ra­do. Si no se ha su­pe­ra­do la rup­tu­ra. “Im­pi­de ha­cer bien el due­lo y es un ries­go pa­ra la otra per­so­na, que qui­zás sí que se enamo­ra”. Y, vol­vien­do a la me­tá­fo­ra de si un cla­vo sa­ca otro cla­vo, “hay que te­ner en cuen­ta que el des­tino más pro­ba­ble de un cla­vo es que re­ci­ba un mar­ti­lla­zo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.