En jue­go

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - ORIOL RI­POLL es@la­van­guar­dia.es

Se cum­plen 100 años de la Gran Gue­rra. Oriol Ri­poll lo con­me­mo­ra a su ma­ne­ra

Nor­mal­men­te nos han con­ta­do la his­to­ria só­lo des­de los he­chos ge­ne­ra­les: he­mos es­tu­dia­do la po­lí­ti­ca, las guerras y los tra­ta­dos res­pec­ti­vos. Sin em­bar­go, los an­he­los de sus pro­ta­go­nis­tas, ven­ce­do­res o ven­ci­dos, que­dan en se­gun­do plano. Qui­zá por eso la ma­yo­ría de vi­deo­jue­gos con te­má­ti­ca bé­li­ca só­lo sue­len ser en pri­me­ra per­so­na y con un ar­ma en la mano. Cuan­do el equi­po de desa­rro­llo de Ubi­soft Mont­pe­llier se pu­so a tra­ba­jar con Va­liant Hearts, tu­vo cla­ro que no que­ría ha­cer otro jue­go bé­li­co sino uno que ha­bla­ra de las his­to­rias de quie­nes van a las guerras. Y por es­te mo­ti­vo ca­da es­ce­na y ca­da ob­je­to tie­ne un sen­ti­do por­que ha­bla de un he­cho his­tó­ri­co con­cre­to. El re­sul­ta­do es un jue­go re­don­do, que per­mi­te pa­sar un buen ra­to a la vez que se des­cu­bren los as­pec­tos hu­ma­nos de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

‘VA­LIANT HEARTS’ (CO­RA­ZO­NES VA­LIEN­TES) EX­PLO­RA LA DI­MEN­SIÓN HU­MA­NA DE LA GRAN GUE­RRA

Co­mo si fue­ra una no­ve­la grá­fi­ca ani­ma­da, Va­liant Hearts nos ex­pli­ca las vi­ven­cias de sus per­so­na­jes cuan­do en­tran en com­ba­te. La his­to­ria co­mien­za cuan­do, po­co des­pués del ase­si­na­to del ar­chi­du­que Fran­cis­co Fernando en Sa­ra­je­vo, Fran­cia co­mien­za a de­por­tar a to­dos los ciu­da­da­nos ale­ma­nes. Y en­ton­ces Karl, pro­ta­go­nis­ta del jue­go, se ve obli­ga­do a aban­do­nar el país de­jan­do a Ma­rie y su hi­jo pa­ra alis­tar­se en el ejér­ci­to ale­mán. En el mis­mo mo­men­to Émi­le, el pa­dre de Ma­rie, es­tá en el ejér­ci­to fran­cés. Y así, sue­gro y yerno se ha­lla­rán en ban­dos con­tra­rios. Los otros pro­ta­go­nis­tas que nos acom­pa­ña­rán por los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios del con­flic­to son un nor­te­ame­ri­cano, Fred­die, An­na, una en­fer­me­ra bel­ga, y Walt, un pe­rro que ha­ce de hi­lo con­duc­tor. La na­rra­ti­va del jue­go pa­sa de la mi­ra­da de un pro­ta­go­nis­ta a la de otro, ha­cien­do que ten­gan que su­pe­rar acer­ti­jos pa­ra avan­zar en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios de la gue­rra. A lo lar­go de la par­ti­da tam­bién se pue­den en­con­trar di­fe­ren­tes ob­je­tos cla­ves pa­ra en­ten­der el es­ce­na­rio don­de se es­tá ju­gan­do. Ca­da ob­je­to per­mi­te abrir una fi­cha con fo­to­gra­fías de la épo­ca y un bre­ve tex­to ex­pli­ca­do con ri­gor. Un equi­po de his­to­ria­do­res ha co­la­bo­ra­do en la ela­bo­ra­ción de es­te pa­sa­tiem­po. Y por úl­ti­mo hay que va­lo­rar la es­té­ti­ca del jue­go. To­das las ilus­tra­cio­nes es­tán muy ela­bo­ra­da y ubi­ca­das en es­ce­na­rios reales. Pa­ra ter­mi­nar de ce­rrar el círcu­lo, la pro­pues­ta es­tá acom­pa­ña­da por di­fe­ren­tes mú­si­cas adap­ta­das a ca­da si­tua­ción con el fin de des­per­tar en el ju­ga­dor di­fe­ren­tes emo­cio­nes. To­do lo que les he ex­pli­ca­do ha­ce que Va­liant Hearts pue­da ca­ta­lo­gar­se de ex­pe­rien­cia di­dác­ti­ca de la his­to­ria vi­vi­da en cla­ve lú­di­ca y pa­ra di­fe­ren­tes pla­ta­for­mas (PC, Xbox, PS3, PS4, te­lé­fo­nos mó­vi­les y ta­ble­tas de Ap­ple). El ju­ga­dor tie­ne en to­do mo­men­to la sen­sa­ción dual de es­tar apren­dien­do y pa­sán­do­lo bien. Si con to­do lo ex­pli­ca­do tie­nen ga­nas de pro­bar­lo y no son ju­ga­do­res muy ex­pe­ri­men­ta­dos, no pa­sa na­da. Los neó­fi­tos tam­bién po­drán pa­sar un buen ra­to ya que tie­ne una cur­va de apren­di­za­je tra­ba­ja­da pa­ra que el ju­ga­dor en­tre en la par­ti­da a su rit­mo: el ex­pe­ri­men­ta­do in­ten­ta­rá bus­car to­dos los ob­je­tos, al me­nos mu­cho le bas­ta­rá con su­pe­rar los ni­ve­les usan­do las ayu­das que acom­pa­ñan a las par­ti­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.