Sí pue­des

LA AN­SIE­DAD ES UNA FOR­MA DE ENER­GÍA QUE HAY QUE UTI­LI­ZAR EN NUES­TRO FA­VOR, NO AL RE­VÉS

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

Ra­mi­ro Ca­lle cree que la an­sie­dad es una ener­gía que hay que apro­ve­char a nues­tro fa­vor

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, le ten­go en mu­cha es­ti­ma aun sin co­no­cer­le, por­que a ve­ces le he sen­ti­do co­mo un her­mano ma­yor en el que pue­do con­fiar. Mi vi­da psí­qui­ca no es fá­cil, y no lo es des­de ni­ña, por­que siem­pre me he sen­ti­do muy des­con­ten­ta. Me lla­mo Ro­mi­na y me diag­nos­ti­ca­ron ha­ce tiem­po un cuadro dis­tí­mi­co cí­cli­co, que es al pa­re­cer co­mo un pa­so pre­vio a la de­pre­sión. Prac­ti­co yo­ga, me­di­ta­ción y me gus­ta to­do lo que me ayu­de a co­no­cer­me. Pe­ro a ve­ces sien­to mu­cha an­sie­dad, tris­te­za e in­clu­so iras­ci­bi­li­dad. Ya sé que ten­go que es­tar tra­ba­ján­do­me in­te­rior­men­te e ir en­cau­zan­do mis fuer­zas, pe­ro me pre­gun­to: ¿cuán­to nos re­per­cu­te el ex­te­rior, el am­bien­te en el que nos mo­ve­mos? Mi tra­ba­jo no me lle­na, pe­ro tam­po­co es­toy mal en él. Sien­to que mi pa­re­ja no me com­pren­de y a ve­ces se har­ta de mi in­sa­tis­fac­ción y se que­ja de que na­da me con­ten­ta. Él es mu­cho más li­neal que yo, sin gran­des in­quie­tu­des exis­ten­cia­les, pe­ro es bon­da­do­so. Cuan­do me vie­ne la an­sie­dad, ¿qué es me­jor, que­dar­se quie­to o ha­cer al­gu­na ac­ti­vi­dad? Mu­chas gra­cias por aten­der­me, ya só­lo con eso me sien­to me­jor.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­da Ro­mi­na, siem­pre es­toy agra­de­ci­do por que me es­cri­báis y me ha­gáis con­fi­den­cias. So­mos así ami­gos es­pi­ri­tua­les, que re­cí­pro­ca­men­te nos en­se­ña­mos. No de­jes de se­guir prac­ti­can­do, con asi­dui­dad, yo­ga y me­di­ta­ción. No prac­ti­ques el yo­ga fit­ness ni mu­cho me­nos el yo­ga con ca­lor, pues te crea­ría más an­sie­dad. Prac­ti­ca el ver­da­de­ro yo­ga, sin­tién­do­te e in­terio­ri­zán­do­te, prac­ti­can­do la re­la­ja­ción y téc­ni­cas de res­pi­ra­ción que se­den el sis­te­ma ner­vio­so. De esa ma­ne­ra pue­des en­cau­zar ener­gías y so­se­gar­te. En­fo­ca tu in­sa­tis­fac­ción ha­cia ob­je­ti­vos cons­truc­ti­vos e in­tere­ses vi­ta­les que te mo­ti­ven. La an­sie­dad es una ener­gía: uti­lí­za­la a tu fa­vor, igual que la in­sa­tis­fac­ción. Bien uti­li­za­da im­pul­sa nues­tros po­ten­cia­les in­ter­nos. Lle­va tú a la an­sie­dad. Cuan­do la ten­gas, prac­ti­ca pos­tu­ras de yo­ga y haz res­pi­ra­cio­nes más pro­fun­das y len­tas. Tra­ba­ja con tu cuer­po, pa­ra que tus ener­gías psi­co­so­má­ti­cas acu­dan en tu au­xi­lio. Alar­ga el tiem­po de las pos­tu­ras y sien­te los es­ti­ra­mien­tos y ma­sa­jes que se pro­du­cen, uti­li­zan­do tu pro­pio cuer­po co­mo ob­je­to de aten­ción y pu­dien­do así fre­nar los pen­sa­mien­tos in­quie­tan­tes. Dé­ja­te de eti­que­tas psi­co­ló­gi­cas, co­mo la que me re­fie­res. Sí, las in­fluen­cias del ex­te­rior es­tán ahí y a ve­ces no son na­da fa­vo­ra­bles, pe­ro de­be­mos man­te­ner la ecua­ni­mi­dad o equi­li­brio an­te ellas pa­ra que no nos des­bor­den o nos de­jen a su mer­ced. Te­ne­mos que ser co­mo el equi­li­bris­ta que pa­sa por el alam­bre tra­tan­do de co­rre­gir ca­da vez que se in­cli­na de­ma­sia­do ha­cia un la­do. Hay que po­ner par­te de nues­tro afán en es­ta­bi­li­zar nues­tra vi­da in­ter­na, a pe­sar de las in­fluen­cias des­es­ta­bi­li­za­do­ras del mun­do ex­te­rior. Tú ya es­tás en ello. La cla­ve del éxi­to en to­da dis­ci­pli­na es la prác­ti­ca asi­dua. No des­fa­llez­cas y no es­tés en esa idea de si tu pa­re­ja te com­pren­de o no, por­que es muy di­fí­cil en­ten­der los es­ta­dos de áni­mo de las otras per­so­nas y lo que te­ne­mos que brin­dar­les es nues­tro ca­ri­ño in­con­di­cio­nal.

Ilus­tra­ción Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.