Cul­ti­var plan­tas en oto­ño

En oto­ño tam­bién hay plan­tas cul­ti­va­bles. Aquí hay una se­lec­ción pa­ra ha­cer­lo en ca­sa en una ma­ce­ta. Las po­drán dis­fru­tar en la co­ci­na co­mo in­gre­dien­tes

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jor­di Jar­que

Es el mo­men­to de plan­tar las hier­bas cu­li­na­rias pa­ra de­lei­tar­se en la me­sa

En­ho­ra­bue­na. Pa­ra los afi­cio­na­dos a las plan­tas y a la gas­tro­no­mía, en oto­ño tam­bién hay es­pe­cies que se pue­den cul­ti­var, y en ca­sa, en una ma­ce­ta. Son plan­tas re­sis­ten­tes que se adap­tan bien en es­ta épo­ca del año. Es un pla­cer ver­las bro­tar y cre­cer. Dis­fru­ta­rá uti­li­zán­do­las co­mo in­gre­dien­tes en la co­ci­na, una ma­ne­ra de ir apos­tan­do por la au­to­no­mía ali­men­ta­ria, co­mo se­ña­la San­ti So­to, co­fun­da­dor de Hor­tec, una coope­ra­ti­va de agri­cul­to­res eco­ló­gi­cos ca­ta­la­nes. Y, por si fue­ra po­co, tam­bién pue­de re­per­cu­tir po­si­ti­va­men­te en su sa­lud. Al­gu­nas de las plan­tas in­di­ca­das aquí son eti­que­ta­das co­mo me­di­ci­na­les que pue­den re­du­cir los sín­to­mas de tras­tor­nos, co­mo re­cuer­da Te­re­sa Or­te­ga, pro­fe­so­ra de Far­ma­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid y vi­ce­pre­si­den­ta del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción so­bre Fi­to­te­ra­pia. En es­te úl­ti­mo ca­so se tra­ta de un be­ne­fi­cio aña­di­do al pla­cer de pro­du­cir en ca­sa plan­tas que se con­vier­ten en in­gre­dien­tes cu­li­na­rios. Un efec­to se­cun­da­rio na­da per­ni­cio­so. Se­gún el ca­len­da­rio de agri­cul­tu­ra bio­di­ná­mi­ca del 2014, con el ase­so­ra­mien­to de Ju­lio Arro­yo, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Bio­di­ná­mi­ca de Es­pa­ña, en­tre ma­ña­na domingo y el jue­ves de la se­ma­na que vie­ne (día 9) son al­gu­nos de los días más idó­neos pa­ra cul­ti­var es­te ti­po de plan­tas cu­li­na­rias. Es­to no sig­ni­fi­ca que no se pue­da rea­li­zar du­ran­te las pró­xi­mas se­ma­nas, pe­ro se es­tá ha­blan­do de las cir­cuns­tan­cias idea­les a te­ner pre­sen­tes si se quie­re ob­te­ner el ma­yor apro­ve­cha­mien­to de las pro­pie­da­des de es­tas plan­tas. Tam­bién es me­jor uti­li­zar abono eco­ló­gi­co, acon­se­ja San­ti So­to. En el ca­so de ha­ber com­pra­do pre­via­men­te la plan­ta, es im­por­tan­te que ten­gan el cer­ti­fi­ca­do de cul­ti­vo eco­ló­gi­co, pues­to que es una ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar que no hay tra­za al­gu­na de pes­ti­ci­das en las ho­jas an­tes de usar­las en la co­ci­na. Y, por úl­ti­mo, una cues­tión prác­ti­ca pa­ra evi­tar un error bas­tan­te co­mún: no en­char­que las ma­ce­tas con el rie­go. Ayu­da si se aña­de al fon­do una ca­pa de pe­que­ñas pie­dras que ayu­da­rán a dre­nar el ex­ce­so de agua sin da­ñar las raí­ces ni los nu­trien­tes de la tie­rra.

Oré­gano | 1

Es una de las plan­tas más usa­das co­mo con­di­men­to en la gas­tro­no­mía y muy re­sis­ten­te, una cla­ra in­vi­ta­ción pa­ra cul­ti­var­la en ca­sa, en una ma­ce­ta. Tan­to se acon­se­ja ha­cer­lo en pri­ma­ve­ra co­mo en oto­ño, te­nien­do pre­sen­te que se tra­ta de una plan­ta que es­tá más có­mo­da con al­gu­nas ho­ras de sol. Si siem­bra se­mi­llas, se re­quie­re una tem­pe­ra­tu­ra es­ta­ble de unos 20 gra­dos pa­ra que ger­mi­nen. Lo ha­rán en unos diez días. Si lo ha­ce por es­que­jes se re­co­mien­da es­pe­rar a la pri­ma­ve­ra pa­ra cul­ti­var­la. No pre­ci­sa mu­cho rie­go, más bien po­co. Me­jor de­jar que el sue­lo se lle­gue a se­car. Pro­du­ci­rá ho­jas y flo­res al me­nos du­ran­te cin­co años. Es un con­di­men­to ideal pa­ra pla­tos ela­bo­ra­dos con sal­sa de to­ma­te, co­mo la pas­ta y las piz­zas. Tam­bién se usa en cal­dos y pa­ra las car­nes. Ade­más se le atri­bu­yen pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas co­mo ca­pa­ci­dad an­ti­bac­te­ria­na y an­ti­sép­ti­ca por lo que pue­de usarse pa­ra ali­viar la tos, los res­fria­dos en ge­ne­ral y afec­cio­nes en las vías res­pi­ra­to­rias.

Pe­ri­fo­llo | 2

¿Les sue­na al­gún pla­to a las fi­nas hier­bas? Pues el pe­ri­fo­llo es uno de los con­di­men­tos de es­ta mez­cla. En lu­gar de com­prar­lo es fá­cil de ob­te­ner­lo cul­ti­ván­do­lo en ca­sa. Ideal pa­ra es­ta épo­ca del año por­que no le sien­ta bien ni los ca­lo­res ni sol in­ten­so. Pre­fie­re se­mi­som­bra o som­bra y los sue­los hú­me­dos, si no se es­pi­ga y ya no pue­de uti­li­zar­se pa­ra la co­ci­na. Ad­mi­te que se lo cul­ti­ve en ma­ce­tas y jar­di­ne­ras, con la pre­ven­ción de no ape­lo­to­nar las se­mi­llas, me­jor guar­dar una dis­tan­cia de unos quin­ce cen­tí­me­tros. La re­co­lec­ción em­pie­za a po­der rea­li­zar­se en­tre la sex­ta y oc­ta­va se­ma­na. A ni­vel gas­tro­nó­mi­co, aun­que su as­pec­to es pa­re­ci­do al pe­re­jil y pue­de lle­gar a con­fun­dir­se, con el olor anisa­do que des­pren­de se sa­le de du­das. Se em­plea co­mo con­di­men­to, a ve­ces en lu­gar del pe­re­jil, aun­que es me­nos ha­bi­tual y co­no­ci­do que es­te. Al me­nos en Es­pa­ña, por­que en Fran­cia, Ale­ma­nia y Ho­lan­da es más co­mún. Y cre­ce de ma­ne­ra es­pon­tá­nea en el sur de Ru­sia. En los pla­tos se usa co­mo con­di­men­to aro­má­ti­co y de­co­ra­ti­vo. De sa­bor sua­ve, se pue­de mez­clar con es­tra­gón, ce­bo­llino y pe­re­jil pa­ra res­trin­gir el uso de la sal en en­sa­la­das de pa­ta­ta, de pas­ta, le­gum­bres o arroz. Tam­bién es ap­to pa­ra usar­lo en sal­sas de to­ma­te y be­cha­mel, así co­mo en so­pas y cre­mas. Ideal pa­ra con­te­ner el con­su­mo de ca­lo­rías. . Tam­bién se ca­rac­te­ri­za por sus pro­pie­da­des diu­ré­ti­ca­si­cas y es­ti­mu­lan­tes. En ese ca­so­so se to­ma re­cién re­co­lec­ta­do,o, o bien aña­di­do a la so­pa oo enen la pro­pia en­sa­la­da.

PON­GA PIE­DRAS AL FON­DO DE LA MA­CE­TA A PA­RA QUE NO SE ENCHARQUEUE

Pe­re­jil | 3

Tal vez la hier­ba más uti­li­za­da co­mo con­di­men­to y la más re­ga­la­da en los pues­tos de al­gu­nos mer­ca­dos con la com­pra de sus pro­duc­tos ali­men­ta­rios. Cual­quier épo­ca del año es bue­na pa­ra plan­tar­la, aun­que con­vie­ne evi­tar los días de ex­ce­si­vo ca­lor o frío, así que oc­tu­bre sue­le con­ver­tir­se en un buen mo­men­to pa­ra ha­cer­lo en ca­sa. Eso sí, re­quie­re una zo­na con mu­cha luz, pe­ro hay que evi­tar el sol di­rec­to. La ger­mi­na­ción del pe­re­jil es muy len­ta com­pa­ra­da con otras plan­tas cu­li­na­rias, lo que lle­va a pen­sar a más de uno que no cre­ce na­da en la ma­ce­ta. Pue­den tar­dar has­ta un mes en apa­re­cer los pri­me­ros bro­tes de pe­re­jil. Y al me­nos pa­sa­rán tres me­ses an­tes de po­der re­co­lec­tar­lo pa­ra usar­lo en la co­ci­na. Si se deja flo­re­cer, se pue­de pre­pa­rar otra ma­ce­ta al la­do pa­ra que cai­gan las se­mi­llas de las flo­res so­bre la tie­rra y mul­ti­pli­car así la can­ti­dad de pe­re­jil. Hay que te­ner pre­sen­te que pa­ra usar en la co­ci­na hay dos ti­pos de pe­re­jil, que se dis­tin­guen por­que uno tie­ne ho­jas pla­nas, y el otro, de ho­jas ri­za­das. El pri­me­ro, el de ho­jas pla­nas, tie­ne un sa­bor más fuer­te y per­sis­ten­te que el de ho­jas ri­za­das, que tie­ne un sa­bor más sua­ve y ca­si dul­ce. Ex­qui­si­to cuan­do se le aña­de en la sal­sa pa­ra el pes­ca­do o en los me­ji­llo­nes, por ejem­plo. Cues­tión de ir pro­ban­do.

Ci­lan­tro | 4

Al igual que el pe­ri­fo­llo, es muy pa­re­ci­do al pe­re­jil. Y tam­bién es fá­cil cul­ti­var­lo en ca­sa. Es­co­ja una ma­ce­ta de al me­nos 45 cen­tí­me­tros de an­cho y vein­te de al­tu­ra. No le sien­ta bien tras­plan­tar­la, por lo que es re­co­men­da­ble man­te­ner­la en la ma­ce­ta don­de se ha plan­ta­do. Co­ló­que­la en una ven­ta­na don­de le dé luz so­lar. Ger­mi­na­rá más o me­nos en diez días. Rie­gue muy mo­de­ra­da­men­te. Ne­ce­si­ta muy po­ca agua, pe­ro no hay que per­mi­tir que el sue­lo se se­que to­tal­men­te. In­clu­so es me­jor ro­ciar con un pul­ve­ri­za­dor que re­gar di­rec­ta­men­te. Cuan­do los ta­llos ha­yan cre­ci­do en­tre diez y quin­ce cen­tí­me­tros, ya se po­drá em­pe­zar a cor­tar las ho­jas pa­ra su uso cu­li­na­rio. Pa­ra es­ti­mu­lar al cre­ci­mien­to de la plan­ta, se re­co­mien­da cor­tar no más de un ter­cio de las ho­jas; en ca­so con­tra­rio pue­de de­bi­li­tar a la plan­ta. Y pre­fe­ri­ble­men­te cor­te los bro­tes más jó­ve­nes y tiernos: los más vie­jos pue­den te­ner un sa­bor amar­go. El ci­lan­tro se usa en co­mi­das ame­ri­ca­nas y en pla­tos asiá­ti­cos. En las pri­me­ras des­ta­can el gua­ca­mo­le me­xi­cano, el arroz con po­llo de Pe­rú y los fri­jo­les ne­gros cu­ba­nos. En el se­gun­do ca­so el ci­lan­tro for­ma par­te de los in­gre­dien­tes del curry. En Eu­ro­pa es po­si­ble en­con­trar­lo en em­bu­ti­dos y en la ela­bo­ra­ción de al­gu­nas cer­ve­zas. Y más pró­xi­mo, en las is­las Ca­na­rias, en la sal­sa de mo­jo pi­cón pa­ra las pa­pas arru­ga­das. Us­ted pue­de ex­pe­ri­men­tar en su co­ci­na en en­sa­la­das o al­gu­nos gui­sos. Una cues­tión de gus­tos y des­cu­bri­mien­tos.

Men­ta | 5

Una de las plan­tas más po­pu­la­res, agra­da­bles al olor y re­que­ri­das en al­gu­nos de los cóc­te­les más desea­dos (léa­se mo­ji­to) o en in­fu­sio­nes. En es­te úl­ti­mo ca­so los fi­to­te­ra­peu­tas la acon­se­jan en ca­sos de mal alien­to, cuan­do hay al­gún ti­po de do­lor mus­cu­lar o co­mo tó­ni­co di­ges­ti­vo pa­ra ayu­dar en las di­ges­tio­nes pe­sa­das. Es muy fá­cil de plan­tar en ca­sa y re­quie­re po­cos cui­da­dos. La for­ma más sen­ci­lla de ha­cer­lo es a par­tir de es­que­jes de otra plan­ta, aun­que en oc­tu­bre tam­bién es ideal sem­brar se­mi­llas. Co­mo se desa­rro­lla ho­ri­zon­tal­men­te re­quie­re una ma­ce­ta an­cha y al me­nos de 20 cen­tí­me­tros de al­tu­ra, pa­ra que pue­da cre­cer có­mo­da­men­te. Aun­que pue­de es­tar al sol, le va mu­cho me­jor en lu­ga­res don­de no ha­ya ex­po­si­ción di­rec­ta, si no som­bra o se­mi­som­bra. Tam­po­co le pue­de fal­tar la hu­me­dad en el sue­lo. Ne­ce­si­ta rie­gos abun­dan­tes sin en­char­car. En la co­ci­na se pue­de em­plear en en­sa­la­das, so­bre to­do de to­ma­te, o pa­ra aro­ma­ti­zar vi­na­gres y acei­tes.

EL PE­RE­JIL TAR­DA MÁS EN GER­MI­NAR QUE EL RES­TO DE PLAN­TAS LAS FLO­RES DEL CE­BO­LLINO DE­CO­RAN EL PLA­TO Y SE PUE­DEN CO­MER

Ca­nó­ni­go | 6

Tie­ne su his­to­ria, por­que du­ran­te si­glos se iden­ti­fi­ca­ba co­mo la le­chu­ga de in­vierno. Ya ha­brán adi­vi­na­do por qué. Fá­cil. Co­mo fá­cil es su cul­ti­vo en es­ta épo­ca del año. Al me­nos los mon­jes las cul­ti­va­ban en los jar­di­nes de los mo­nas­te­rios. De ahí tam­bién su nom­bre. Ac­tual­men­te pue­de cre­cer es­pon­tá­nea­men­te en pra­dos hú­me­dos en zo­nas frías de Eu­ro­pa. Pe­ro si pre­fie­re te­ner­los a mano sin sa­lir de ca­sa, los ca­nó­ni­gos son muy agra­de­ci­dos y se adap­tan sin pro­ble­mas en ma­ce­tas. Tie­nen una raíz pe­que­ña y con un es­pa­cio de diez cen­tí­me­tros es su­fi­cien­te. Re­quie­ren rie­go re­gu­lar pa­ra man­te­ner esa hu­me­dad cons­tan­te que pre­ci­san: la fal­ta de agua y el ca­lor es una sen­ten­cia. Se siem­bra di­rec­ta­men­te en la ma­ce­ta, pe­ro 48 ho­ras an­tes es con­ve­nien­te po­ner a re­mo­jo la se­mi­lla. Ger­mi­na en­tre ocho y diez días. Y a las seis se­ma­nas es­ta­rá lis­ta pa­ra de­gus­tar­la. Otra vez fá­cil: só­lo hay que re­cor­tar las ho­jas ex­ter­nas pa­ra su con­su­mo, que rá­pi­da­men­te vol­ve­rán a cre­cer. Eso sí, cuan­do la plan­ta flo­rez­ca, co­sa que su­ce­de con la lle­ga­da de las es­ta­cio­nes más ca­lu­ro­sas, ya no es ap­ta pa­ra el con­su­mo. Cuan­do se re­co­lec­te hay que co­mer­la co­mo mu­cho a los dos o tres días. Los ca­nó­ni­gos se pue­den to­mar cru­dos en en­sa­la­das con ali­ños sua­ves. Hay quien tam­bién los aña­de a la piz­za una vez he­cha. Tie­nen pro­pie­da­des diu­ré­ti­cas, de­pu­ra­ti­vas y la­xan­tes y son una fuen­te de be­ta­ca­ro­teno, vi­ta­mi­na C y áci­do fó­li­co. Ca­lo­rías, po­cas, unas 14 por ca­da cien gra­mos.

Ce­bo­llino | 7

Una de las po­cas plan­tas en la que ade­más se uti­li­zan sus flo­res pa­ra de­co­rar el pla­to (su co­lor vio­lá­ceo las ha­ce su­ma­men­te atrac­ti­vas) y, ade­más, co­mér­se­las (muy sua­ve sa­bor a ce­bo­lla fres­ca). De fá­cil cul­ti­vo en el in­te­rior de ca­sa, pe­ro re­quie­re pa­cien­cia por­que su cre­ci­mien­to es len­to. Pue­de tar­dar un año has­ta con­se­guir el ta­ma­ño que per­mi­te uti­li­zar­la, in­de­pen­dien­te­men­te de la ma­ce­ta. Es más, el ce­bo­llino es una plan­ta muy apro­pia­da pa­ra ma­ce­tas pe­que­ñas. Las se­mi­llas se pue­den sem­brar a una pro­fun­di­dad de me­dio cen­tí­me­tro y a una dis­tan­cia en­tre ellas de un cen­tí­me­tro. Rie­guen ca­da tres días has­ta que las se­mi­llas ger­mi­nen. En to­do ca­so man­ten­gan siem­pre la tie­rra hú­me­da y a una tem­pe­ra­tu­ra es­ta­ble, sin fríos, que no ba­je nun­ca de los 10 gra­dos cen­tí­gra­dos, pe­ro tam­po­co pue­de con el sol di­rec­to. Cuan­do se abran las flo­res las po­de­mos re­co­lec­tar. Pe­ro si las de­ja­mos ma­du­rar, sin cor­tar­las, se pue­den apro­ve­char en­ton­ces sus se­mi­llas pa­ra cul­ti­var nue­vos ce­bo­lli­nos. Ade­más de las flo­res, pa­ra la co­ci­na se uti­li­zan las ho­jas pa­ra ela­bo­rar vi­na­gre­tas y otras sal­sas. Tam­bién se aña­den en so­pas, en­sa­la­das, pla­tos de pes­ca­do y de ver­du­ras, in­clu­so en bo­ca­di­llos. Ade­más es uno de los in­gre­dien­tes de la mez­cla las fi­nas hier­bas.

Al­baha­ca | 8

Las ex­ce­len­cias de la al­baha­ca son mu­chas. Tras­cien­de la gas­tro­no­mía por­que tam­bién se uti­li­za en el ám­bi­to de la sa­lud y el bie­nes­tar. Tie­ne pro­pie­da­des me­di­ci­na­les. Las ho­jas es­ti­mu­lan el sis­te­ma ner­vio­so y la memoria, ade­más de es­tar in­di­ca­da pa­ra la fie­bre y el res­fria­do. En los jarabes ex­pec­to­ran­tes no es ex­tra­ño en­con­trar la al­baha­ca co­mo uno de los in­gre­dien­tes. Tam­bién des­ta­ca por sus pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes y por su ca­pa­ci­dad de com­pen­sar los ni­ve­les de cor­ti­sol en si­tua­cio­nes de es­trés, ade­más de con­tri­buir a dis­mi­nuir el co­les­te­rol en la san­gre. En la me­di­ci­na ayur­vé­di­ca es una plan­ta muy apre­cia­da, has­ta el ex­tre­mo de que en el hin­duis­mo es de­fi­ni­da co­mo plan­ta sa­gra­da. Si quie­re be­ne­fi­ciar­se de ella, lo tie­ne fá­cil pa­ra ha­cer­lo en ca­sa. Re­quie­re o se­mi­llas o ha­cer­se con un ta­llo que ten­ga seis ho­jas o más. Y cuan­to más lar­go, me­jor. En es­te úl­ti­mo ca­so, cor­tar las ho­jas jus­to en el pun­to de ori­gen del ta­llo, y co­lo­car­lo en un va­so de agua. En una se­ma­na em­pe­za­rán a sa­lir raí­ces. Se­rá el mo­men­to de plan­tar­lo en una ma­ce­ta, de unos vein­te cen­tí­me­tros de al­tu­ra, no me­nos, cui­dan­do que las raí­ces no se do­blen. Y man­te­ner la tie­rra hú­me­da. La al­baha­ca cre­ce muy bien den­tro de ca­sa e in­clu­so si re­ci­be bue­na luz pue­de man­te­ner­se mu­cho me­jor que al ai­re li­bre, pues no le va bien ni la ex­po­si­ción al sol, ni las al­tas tem­pe­ra­tu­ras ni los fríos. En el ca­so de sem­brar se­mi­llas, hay que ha­cer­lo a po­ca pro­fun­di­dad, só­lo a un cen­tí­me­tro don­de se co­lo­ca­rán dos o tres se­mi­llas. A las dos se­ma­nas bro­ta­rán. Las ho­jas son las par­te que se irá cor­tan­do pa­ra usar en la co­ci­na, ya sea pre­pa­ran­do la sal­sa pes­to o la de to­ma­te. En cual­quier ca­so pa­ra pas­ta y piz­zas.

Rú­cu­la | 9

Po­co exi­gen­te, de cre­ci­mien­to rá­pi­do y no da pro­ble­mas en cuan­to a pla­gas y en­fer­me­da­des. Só­lo hay que te­ner cui­da­do en man­te­ner­la hú­me­da, es­to no sig­ni­fi­ca re­gar­la ca­da día, sino com­pro­bar que la tie­rra no se se­que. Se adap­ta muy bien a las ma­ce­tas y jar­di­ne­ras, pe­ro hay que evi­tar po­ner las se­mi­llas muy jun­tas. Re­quie­re una dis­tan­cia de quin­ce cen­tí­me­tros. En ca­so con­tra­rio, si bro­ta­ran to­das se irían mu­rien­do por es­tar de­ma­sia­do pró­xi­mas. Lo ideal es plan­tar­la cuan­do em­pie­zan a ba­jar las tem­pe­ra­tu­ras y que no le dé el sol. Ger­mi­na en­tre los ocho y diez días y se re­co­lec­ta a par­tir de la sex­ta se­ma­na. Se re­cor­tan las ho­jas ex­te­rio­res pa­ra la co­ci­na, mien­tras que en el cen­tro se van for­man­do ho­jas nue­vas de for­ma con­ti­nua de for­ma pa­re­ci­da a la le­chu­ga. Cuan­do en lu­gar de ho­jas sur­ja un ta­llo en ver­ti­cal del que sal­drán flo­res, sig­ni­fi­ca, co­mo en los ca­nó­ni­gos, que su ci­clo pa­ra el con­su­mo hu­mano ha to­ca­do su fin. Es­to su­ce­de nor­mal­men­te con la lle­ga­da de los ca­lo­res. La rú­cu­la se uti­li­za so­bre to­do en en­sa­la­das. Com­bi­na bien con nue­ces, pa­sas y par­me­sano, to­do ello ali­ña­do con una vi­na­gre­ta. Y en se­gun­dos pla­tos des­ta­ca en car­nes y pes­ca­dos cru­dos (car­pac­cios), y pla­tos ca­lien­tes co­mo tor­ti­lla, en pas­tas y arroz. Las pro­pie­da­des son sus­tan­cia­les ade­más de apor­tar ape­nas ca­lo­rías. Al­to con­te­ni­do en vi­ta­mi­na C y B7. Y en cuan­to a mi­ne­ra­les so­bre­sa­len el cal­cio y el hie­rro y en me­nor pro­por­ción, pe­ro en can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas, el mag­ne­sio y el man­ga­ne­so. Co­mo la vi­ta­mi­na que lle­va fa­vo­re­ce la ab­sor­ción del hie­rro, eso la con­vier­te en un ali­men­to que ayu­da a com­ba­tir las anemias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.