UN PAI­SA­JE GE­NIAL

La Tos­ca­na ha si­do el lu­gar de na­ci­mien­to de gran­des fi­gu­ras del ar­te, y Flo­ren­cia ha sa­bi­do atraer tam­bién a los que ve­nían de otros lu­ga­res, pa­ra ate­so­rar un pa­tri­mo­nio co­lo­sal

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Los an­ti­guos ro­ma­nos in­ven­ta­ron una ce­re­mo­nia

de cer­ti­fi­ca­ción de ma­nus­cri­tos que lla­ma­ban ma­nu­fir­ma­tio y que re­cuer­da en va­rios as­pec­tos a las ac­tua­les prác­ti­cas no­ta­ria­les. Con el Re­na­ci­mien­to, lle­ga­ría la reivin­di­ca­ción de la au­to­ría, del or­gu­llo por la pro­pia obra y su plas­ma­ción en el au­tó­gra­fo. Leo­nar­do da Vin­ci ce­dió a la ten­ta­ción de fir­mar sus tex­tos cien­tí­fi­cos, pe­ro se­gu­ro que no ima­gi­na­ba que la mar­ca que de­jó de su pu­ño y le­tra al­can­za­ría los 24 mi­llo­nes de eu­ros al cam­bio en una subas­ta rea­li­za­da en Ch­ris­tie’s de Nue­va York. El li­bro que lle­va­ba es­tam­pa­da su fir­ma era el Có­di­ce Ham­mer, que per­te­ne­cía a un mag­na­te del pe­tró­leo y que pa­só a ma­nos del mul­ti­mi­llo­na­rio Bill Ga­tes en 1994 tras des­em­bol­sar la fan­tás­ti­ca ci­fra. En el co­ra­zón de la Tos­ca­na, la tran­qui­la po­bla­ción de Vin­ci vi­ve aje­na a se­me­jan­tes ci­fras, sin per­der la oca­sión de sa­car par­ti­do al nom­bre de su cé­le­bre hi­jo pre­di­lec­to. Tan­to es así, que to­do ne­go­cio o ins­ti­tu­ción lo­cal pa­re­ce lla­mar­se co­mo el ge­nio, des­de el mu­seo de­di­ca­do a sus in­ven­cio­nes has­ta la trat­to­ria de la es­qui­na. La verdad es que Leo­nar­do no na­ció exac­ta­men­te aquí, sino en una gran­ja cer­ca­na. Eso sí, se lo co­no­cía co­mo Leo­nar­do di ser Pie­ro da Vin­ci, es de­cir Leo­nar­do, hi­jo de Pie­ro, de Vin­ci.

El pai­sa­je de la in­fan­cia del ge­nio no se di­fe­ren­cia mu­cho de cual­quier otro de la Tos­ca­na: ro­dea­da de sua­ves co­li­nas cu­bier­tas de vi­des y oli­vos, Vin­ci se al­za so­bre un pro­mon­to­rio cu­bier­to de ca­lle­ci­tas bien cui­da­das y en cues­ta, co­ro­na­do por el inevi­ta­ble cas­ti­llo me­die­val que no im­pi­dió que ca­ye­ra ba­jo el do­mi­nio flo­ren­tino. Por eso, y por­que só­lo que­da a unos 40 km de la me­ca re­na­cen­tis­ta, tras vi­si­tar el im­pres­cin­di­ble Mu­seo Leo­nar­diano hay que des­pla­zar­se has­ta Flo­ren­cia. Una vez allí, re­en­con­tra­mos la pis­ta de Da Vin­ci en la ga­le­ría de los Uf­fi­zi, don­de hay una sa­la que lle­va su nom­bre. Es­to úl­ti­mo pa­re­ce ex­ce­si­vo, por­que aquí só­lo se ex­po­nen unas po­cas mues­tras del tra­ba­jo del Leo­nar­do ar­tis­ta, aun­que de gran va­lor. Una de ellas es el Bau­tis­mo de Cris­to, una de las pri­me­ras que eje­cu­tó, pin­tán­do­la mano a mano con Ve­rroc­chio. En fin, una ra­re­za que no lo es tan­to si pen­sa­mos que el per­so­na­je que nos ocu­pa apren­dió a pin­tar en el ta­ller del se­gun­do. Al la­do, po­de­mos ad­mi­rar su fa­mo­so óleo de la Anun­cia­ción. Otro ar­tis­ta tan re­co­no­ci­do co­mo Mi­guel Án­gel, del que abun­dan es­cul­tu­ras por to­da la ciu­dad, tam­po­co tie­ne una gran pre­sen­cia en la ga­le­ría, ya que de sus pa­re­des só­lo cuel­ga una pie­za, La sa­gra­da fa­mi­lia o Ton­do Do­ni, úni­ca pin­tu­ra del ar­tis­ta que hay en Flo­ren­cia. En com­pen­sa­ción, la ur­be tie­ne dos es­ta­tuas de Da­vid: la de verdad, ba­jo te­cho, y una co­pia

ins­ta­la­da en el em­pla­za­mien­to ori­gi­nal, don­de aca­ba el Pa­laz­zo Vec­chio y em­pie­zan los Uf­fi­zi. Sus for­mas sim­bo­li­zan la for­ta­le­za y la ira, vir­tu­des que se aso­cia­ban con la po­ten­cia de la Re­pú­bli­ca de Flo­ren­cia, re­cién pro­cla­ma­da cuan­do la coope­ra­ti­va de los mer­ca­de­res de la­na le en­car­gó a Mi­guel Án­gel que la es­cul­pie­ra. Ar­te y co­mer­cio siem­pre van de la mano en Flo­ren­cia, don­de los mis­mos Uf­fi­zi no eran otra co­sa que los des­pa­chos del go­bierno. Los ha­bi­tan­tes ac­tua­les de Flo­ren­cia tam­po­co se de­di­can a ofi­cios gla­mu­ro­sos y bohe­mios co­mo in­ci­ta a pen­sar la so­bre­do­sis de ar­te. En cuan­to uno se ale­ja de las tur­bas que in­va­den el Pon­te Vec­chio o los al­re­de­do­res del Duo­mo, des­cu­bre ba­rrios co­mo Por­ta al Pra­to, don­de los pa­dres re­co­gen a sus hi­jos en las guar­de­rías y les com­pran un he­la­do mien­tras van ca­mino del par­que de Le Cas­ci­na. Aquí Leo­nar­do no tie­ne ar­te ni par­te.

3

1 Es­te fres­co for­ma par­te del con­jun­to pic­tó­ri­co de Cap­pe­lla dei Ma­gi, crea­do por Be­noz­zo Goz­zo­lli

2 La fi­gu­ra de San Pe­dro, cus­to­dian­do las lla­ves del cie­lo, so­bre­sa­le de un mu­ro de una ca­lle de Flo­ren­cia

3 Des­de lo más al­to del Duo­mo se pue­den dis­fru­tar de pa­no­rá­mi­cas co­mo és­ta du­ran­te el atar­de­cer

El Pon­te Vec­chio, uno de los sím­bo­los de Flo­ren­cia, es el puen­te de pie­dra más an­ti­guo de Eu­ro­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.