EL PAN­DE­RO DE KEPA JUNKERA

El mú­si­co vas­co con más pro­yec­ción internacional: 22 ál­bums, un Grammy.... y to­da una vi­da de­di­ca­da a los rit­mos de la tri­ki­ti­xa

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES -

En Eus­ka­di lo lla­man in­fer­nu­ko haus­poa, el fue­lle del in­fierno. Por­que sus rit­mos se me­ten co­mo el dia­blo en el cuer­po. Y en­ton­ces no pue­des ha­cer otra co­sa, al sen­tir­lo, que bai­lar y bai­lar. De eso Kepa Junkera (Bilbao, 1965) sa­be mu­cho por­que lo lle­va to­can­do ca­si 35 años y se­du­cien­do a to­do aquel que lo es­cu­cha. Se tra­ta de un acor­deón vas­co, una tri­ki­ti­xa, el ins­tru­men­to del que se enamo­ró, ase­gu­ra, cuan­do te­nía só­lo nue­ve años, y que ha pa­sea­do por me­dio mun­do, li­te­ral­men­te. Des­de Nue­va York a Co­lom­bia, pa­san­do por Ir­lan­da, Fran­cia y Por­tu­gal. Cuan­do le pre­gun­tan, res­pon­de con or­gu­llo que es de Re­kal­de, Bilbao, y que es au­to­di­dac­ta. “A mí na­die me en­se­ñó na­da. No ha­bía ni es­cue­las y en ca­sa no so­bra­ban las pe­se­tas pa­ra com­prar­me un pan­de­ro y me­nos una tri­ki. De ni­ño, cuan­do mi ai­ti­te (abue­lo) re­gre­sa­ba de to­car de al­gu­na fies­ta, aca­ba­ba dán­do­le a la pan­de­re­ta al la­do de ca­sa, to­man­do unos txi­ki­tos (va­sos pe­que­ños de vino). Y mi ma­dre bai­la­ba, y lo ha­cía muy bien. Ha­bía mu­cha cos­tum­bre y yo ba­ja­ba del mon­te pa­ra es­cu­char­los. No ten­dría yo más de sie­te u ocho años. Y cuan­do oía ese rit­mo… sen­tía un amor in­creí­ble. Aque­lla mú­si­ca me atra­pó”. Y ya de ado­les­cen­te se me­tió en un gru­po de bai­les po­pu­la­res, Be­ti Alai; apren­dió el txis­tu (flau­ta de tres agu­je­ros) y la al­bo­ka, un ins­tru­men­to muy sin­gu­lar con dos as­tas de va­ca y pe­lo de ca­ba­llo. Has­ta que un ami­go le de­jó una tri­ki muy vie­ja que ha­bía si­do de un pa­rien­te. “Em­pe­cé ju­gan­do y has­ta hoy”. Con 17 y 18 años ya lo em­pe­za­ban a lla­mar de fue­ra y en su ba­rrio los ami­gos se echa­ban las ma­nos a la ca­be­za. “Pe­ro, ¿y ahí les gus­ta?”, le pre­gun­ta­ban ex­tra­ña­dos. Es­te mú­si­co vas­co, au­tor de 22 ál­bums com­pues­tos ín­te­gra­men­te por él, ga­na­dor de un Grammy en el 2004, con­ser­va el pan­de­ro que to­ca­ba su abue­lo, ya ras­ga­do. Nun­ca lo ha que­ri­do arre­glar. Pa­ra él, ex­pli­ca, es un sím­bo­lo de esa pa­sión por el fol­klo­re vas­co; y tam­bién un ob­je­to ar­te­sa­nal, sen­ci­llo. For­ma par­te de su vi­da y de su aven­tu­ra en la mú­si­ca. Con ca­ri­ño lo aca­ri­cia, lo mues­tra y ex­pli­ca: “Hoy mi ai­ti­te ten­dría 115 años. La pe­na es que nun­ca me vio to­car”.

Tex­to Cristina Sáez Fo­to Llibert Tei­xi­dó

ES­CE­NA­RIOS Jun­que­ra ha to­ca­do en­ci­ma de un trac­tor, en una cua­dra y tam­bién en un ga­lli­ne­ro, co­mo en el Fes­ti­val Cans, en Ga­li­cia. “Sa­can las ga­lli­nas y tú to­cas allí den­tro, ro­dea­do de gen­te, de­lan­te y de­trás. Yo pre­fie­ro to­car así, an­te un pú­bli­co pe­que­ño. Ha­ce­mos una mú­si­ca muy ar­te­sa­nal, sin gran­des des­plie­gues téc­ni­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.